Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA, NAVEGACION > EL LARGO VIAJE DE UNA VIRGEN

EL LARGO VIAJE DE UNA VIRGEN

VIRGEN DE LAS MERCEDES

Muchos barcos tienen nombres de vírgenes y pocos de dioses. Cierto es que hay muchas más vírgenes que dioses, si no contamos las cientos de deidades mitológicas. Y cierto también que, siendo el marino gente de religión, quizá más por temor que por devoción, pocos pensarían en adoptar nombre de dios pagano para su embarcación excepto, quizá, el de Poseidón, que para algo es el dios del mar.

El barco de la historia de estos días se llamó Nuestra Señora de las Mercedes. La orden que lleva el nombre de esta Virgen fue fundada por San Pedro Nolasco, de quien dicen tuvo la dicha de su aparición, en 1218, y que, de ella, recibió la recomendación de fundar una comunidad para ayudar a socorrer a los que eran llevados cautivos a lugares lejanos. Ni a la Virgen ni al santo les preocupaba, al parecer, cual pudiera ser la razón de la cautividad. Tan solo les interesaba la condición de cautivo y la lejanía de su destino. (Aun saliéndome de la historia, se me ocurre pensar que quizá los de Amaiur pudieran estar interesados en esta fundación religiosa para argumentar las bondades del acercamiento de presos).

Lo cierto es que la Virgen no protegió a la fragata que llevaba su nombre. Muy posiblemente por el hecho de que quienes se trasladaban a lugares lejanos no eran cautivos sino, más bien, captores. Y que lo que llevaban cautivo eran los tesoros de tierras lejanas.

FRAGATA NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES

Nuestra Señora de las Mercedes zarpó de Montevideo, al mando del Capitán de Navío Don Jose Manuel de Goicoa y Labart, el 9 de agosto de 1804. Provenía del puerto del Callao, en Perú. Su destino era España, el Puerto de Cádiz. Acompañaban a la Mercedes las fragatas, también de la armada, Medea, Clara y Fama, así como otras cuatro embarcaciones comerciales a las que daban protección: el Castor, la Joaquina, la Dos Amigas y el Astigarraga. Las embarcaciones, tanto las de guerra como las privadas, iban hasta la cofa de tesoros, principalmente plata y oro, extraído de las minas de Perú. Pero también estibaban riquezas privadas (joyas, metales preciosos, telas de vicuña y especias) y la recaudación de la corona española. No es necesario decir que el origen de toda esa riqueza expoliada era Sudamérica.

La duración de una travesía de esas características podría estimarse entre dos y tres meses, dependiendo de los vientos. Teniendo en cuenta los vientos alisios, que soplan de SE en el hemisferio sur y de NE por encima del Ecuador, una travesía con derrota SSW-NNE como la de esta flota es rápida y predecible en su primera mitad, hasta llegar al Ecuador. Una vez sobrepasado este, la ceñida con velas cuadras la hace complicada.

Aún así el viaje fue bien, sin complicaciones, hasta el sur de Portugal. El puerto de destino estaba próximo, apenas a 70 millas; una singladura apenas. La flota había sorteado el riesgo de piratería y, por otro lado, España no estaba en aquellos años en conflictos bélicos con otras naciones europeas. De modo que arribar a puerto era cuestión de horas.

Pero el 5 de octubre de 1804, a la altura del Cabo de Santa María, el viaje se trunca. Una flotilla de fragatas de la armada británica sorprende a la flota española. Aquella sabía cuál era su objetivo; ésta no lo sospechó hasta que tuvo a las fragatas, ahora enemigas, a su barlovento y a distancia de “tiro de pistola”. Imposible la huída, impensable el ataque. Don José Bustamante, Almirante al mando de la española ordena, demasiado tarde, zafarrancho de combate. El mando británico, Comodoro y Vicealmirante de la marina británica Graham Moore, bota una embarcación auxiliar al mando del Lieutenant Ascott hacia la Medea para negociar con Bustamante los términos de una rendición incondicional e inmediata, sin combate y sin sangre. A bordo de la Medea le reciben el Almirante Bustamante y el Mayor General Diego de Alvear y Ponce de León, segundo comandante de la escuadra, a quien acompañaba su hijo Carlos. En la Mercedes viajaban la mujer de Don Diego y sus otros siete hijos.

EL CAÑONAZO IMPACTA EN LA SANTA BARBARA DE LA FRAGATA

Al ver que tardaba en volver, la HMS Indefatigable de Moore dispara un cañonazo de aviso sin apuntar a objetivo.

La flotilla británica confunde la llamada al bote de Ascott con un aviso de orden de combate y el cañoneo empieza. La batalla naval dura poco. Uno de los primeros cañonazos impacta en la santa bárbara de la Mercedes que tarda minutos en hundirse con su tesoro y su tripulación, 230 personas entre las que se encuentran la mujer y los siete hijos de Don Diego. Bustamante rinde entonces la flota que, apresada, toma rumbo a las islas británicas.

Dos meses después, el 14 de diciembre, España declara la guerra a los ingleses. En mala hora; el año siguiente España pierde su flota y con ella su hegemonía marítima: Trafalgar.

Hoy, 25 de febrero de 2012, doscientos siete años después de su salida de Montevideo, el tesoro de Nuestra Señora de las Mercedes llega a España. No a Cádiz, sino a Torrejón; y no a bordo de la Mercedes, sino a bordo de los Hércules del ejército español.

———–

La historia de la negociación con la empresa que rescató el tesoro Odissey Explorer Marine y los juicios en jurisdicción española y americana no es objeto de esta entrada y está, con mucha más información y detalle, explicada en todos los medios de comunicación. Solo comentaré el mérito y la torpeza de quienes extrajeron el tesoro del pecio. El mérito de haber sabido localizarlo con exactitud a la profundidad en que se encontraba y de haber puesto todo su conocimiento, recursos económicos y técnica en su rescate. La torpeza de haber simulado que se trataba de un barco británico, el Sussex, hundido en 1694. El engaño se descubrió porque las monedas fueron acuñadas muchos años después de que el barco británico se hundiera.

Este dato, junto con el hecho de que, por tratarse de una fragata de la armada y no comercial su contenido pertenece al estado de bandera aunque el pecio esté en aguas internacionales, han sido determinantes para que el litigio se fallara a favor de España.

OTRAS AREAS DE BUSQUEDA DEL ODISSEY FRENTE A MI CASA

Esta es la historia, breve, de un largo viaje. Dos siglos después de su inicio y casi cinco años antes de su desenlace, fui testigo directo, aunque no muy cercano, de una parte de la historia. El tesoro se rescató en mayo de 2007. La empresa Odissey le dio demasiada publicidad (sus acciones cotizan en la bolsa americana y el hallazgo era importante). Algunas instituciones españolas, entre ellas el Organismo de Historia y Cultura Naval de la Armada y el Ministerio de Cultura se interesaron por el asunto y, por los datos que reveló Odissey, dedujeron sin demasiada dificultad que el pecio correspondía al Nuestra Señora de las Mercedes.

La armada alertó a las Guardia Civil del Mar. El buque Odissey Explorer estaba a la sazón atracado en el puerto de Gibraltar aunque el tesoro ya volaba rumbo a las Américas.

A bordo de mi Wanawaki hicimos alguna entrada a Gibraltar para verlo de cerca. Ya la prensa y las televisiones hablaban del asunto y un buen día zarpé más temprano de lo habitual rumbo a la roca. Cerca de ella, preferí quedarme navegando en lugar de entrar en la bahía. A media mañana veo asomar la proa del Odisey por detrás de Punta Europa y media hora después observo que unas patrulleras de la Guardia Civil, acompañadas de neumáticas armadas, se acercan e interceptan al Odissey a tres o cuatro millas de la Roca.

Al día siguiente me entero por los medios que el juzgado de la Línea había dictado orden de detención del Odissey, que las patrulleras que intervinieron eran la Descubierta y la Río Pisuerga, conocidas por aquí y que, en medio de una tremenda tensión se produce el siguiente diálogo entre el comandante de la Descubierta y el Odisey:

“-Somos un buque de guerra español. ¿Sabe que está usted en aguas españolas?

-Estamos en aguas internacionales. (el ‘Odyssey Explorer’ proporciona su posición).

-Negativo. Está usted en el Mar Territorial Español. Le conmino a que corrija su posición o nos veremos obligados a abordarles. Cumplo una orden judicial y ésta es mi misión.”

“El viento de Levante en la zona, con rachas de hasta 28 nudos, hacían arriesgado intentar el abordaje del barco. La patrullera solicitó hasta en tres ocasiones al buque explorador que pusiera rumbo a Algeciras. Al no obedecer a sus órdenes, el buque de la Armada cortó la proa del ‘Odyssey Explorer’ mientras la patrullera se colocaba junto a su costado de estribor. A las 11.09, el cazatesoros se plegó a las exigencias de los barcos españoles y puso proa a Algeciras.”

(El texto entrecomillado no es del autor)

EL ODISSEY CON LA PATRUYERA A SU ESTRIBOR

El largo viaje ha terminado. Atrás, en el fondo del océano atlántico, quedan los restos de 269 hombres y mujeres que no pudieron terminarlo. Entre ellos, la mujer y los siete hijos de Don Diego de Alvear y Ponce de León.

Reposan con Los que Nunca Volvieron.

Don Diego habría preferido que su familia quedara en tierra uruguaya para, desde Cádiz, cantarle:

My lover stands on golden sands…
somewhere beyond the sea,
she’s there, waiting for me”

(En algún lugar, más allá del mar, ella me está esperando)

Beyond the Sea, Bobby Darin.

 

 

Somewhere beyond the sea,
Somewhere, waiting for me,
My lover stands on golden sands
And watches the ships that go sailing.

Somewhere beyond the sea,
She’s there, watching for me.
If I could fly like birds on high
Then straight to her arms, I’d go sailing.

It’s far beyond a star,
It’s near beyond the moon.
I know beyond a doubt
My heart will lead me there soon.

We’ll meet beyond the shore,
We’ll kiss just as before.
Happy we’ll be, beyond the sea
And never again I’ll go sailing,
Some sailing.

Anuncios
  1. Teresa Nevado
    25 febrero, 2012 en 11:06 PM

    Impresionante. Simplemente delicioso leer este artículo. Y la guinda sobre el pastel, Beyond the Sea por Bobby Darin. Muchas gracias, Jaime. Un abrazo.

    Teresa

    • 26 febrero, 2012 en 12:02 AM

      Muchas gracias Maitechu mía, por leer y por dejar tu comentario.
      Me alegro de que te haya gustado. Como el asunto está en todos los medios, he preferido darle un enfoque más romántico, más humano y algo más marinero.
      Ahora que ya conoces el blog, navega por él cuando estés triste, aburrida o demasiado alegre.
      Da gusto no tener que limitarse a 140.
      Un beso

  2. Lolita
    26 febrero, 2012 en 5:17 PM

    Aunque el texto que voy a copiar de un libro de 1878 no tenga mucho que ver con la historia de “Nuestra Sra. de las Mercedes”, tiene que ver con el mar y otra Virgen, la de las Maravillas, que llegó a España desde Nápoles:

    “En aquella época, en la que tan pocos medios de comunicación había, y en los que todavía no había nacido el célebre Fulton, que más tarde había de aplicar a la navegación la fuerza motriz del vapor, no era de extrañar que tardara mucho en venir el encargo del señor Pereti.Sin embargo, habían pasado cerca de cuatro años, y a pesar de tener noticia de que la Virgen estaba terminada y entregada a un buque inglés para que la dejara en Cartagena, éste no había llegado aún (…) Mas por fin se supo que el buque había tenido un contratiempo en alta mar, del que milagrosamente se había librado. Cuando más descuidados se hallaban los tripulantes de la embarcación inglesa, se desencadenó una furiosa tempestad que amenazaba sumergirlos en el abismo. El tremendo bramar del oleaje y el espantoso rugido del huracán tenían aterrados a aquellos infelices marineros, que ya habían perdido toda esperanza de salvación. En medio de tanto peligro, entre el firmamento y el mar, luchando con las olas y los vientos, estaban desesperados porque la nave ya se había desmantelado. Aunque todos eran protestantes, cuando recordaron que en el cargamento iba una imagen de María Santísima, se encomendaron fervorosamente a la Virgen,y Ella, que nada niega a los que de corazón la invocan, los sacó ilesos de aquella tormenta. Así que el mar se tranquilizó, el buque fue remolcado a un puerto para reparar las averías que había sufrido, en cuya operación se empleó bastante tiempo, y esa fue la causa de haber tardado tanto. Por último, habiendo zarpado de nuevo, después de reparados todos los desperfectos, llegó felizmente a la vista de la antigua Cartago nova el día 16 de julio de 1725.”

    A Cehegín llegaría el 25 de julio.

    Respecto a las monedas encontradas en el barco Nuestra Sra de las Mercedes, he escuchado decir que parte se expondrán en Cartagena.

    Espero haberte contado algo que no supieras de un lugar que tiene algo que ver contigo.

    Un abrazo, Jaime.

    • 26 febrero, 2012 en 11:12 PM

      Interesante Historia Lolita. Muchas gracias por compartirla.
      Las Vírgenes, los mares y los pueblos tiene muchas historias compartidas.
      Hace un par de años mi mujer y yo fuimos a conocer un pueblito de la sierra de Cádiz, en la ruta de los pueblos blancos. Su nombre: Algar.
      El interés radicaba en que el fundador, en el siglo XVIII, era antepasado de Carmela: Domingo López de Carvajal. Pero más interés tenía la historia de su fundación. Domingo hizo fortuna en México. Volviendo a España, el barco en que viajaba encontró una fortísima tormenta y estuvo a punto de irse a pique. Domingo se encomendó a la Virgen de Guadalupe a la que ofreció fundar un pueblo en su honor si salvaba su vida…y sus riquezas.
      El barco llegó a puerto sin más novedad y Domingo fundó el pueblo con el nombre de Nuestra Señora de Guadalupe de Algar en las tierras que en aquella sierra poseía. Cedió tierras a agricultores del lugar y el pueblo cobró vida gracias a la vida que no se quiso cobrar el mar.
      Algar es una monada de pueblo, aunque tiene muchas cuestas!
      Otra historia para contar.
      Besos, Lolita.

  3. JLC
    28 febrero, 2012 en 5:00 PM

    Las Virgenes son muy queridas por los marinos, la mayoría de los barcos llevan una en un lugar destacado del puente, la cual les protege desde su botadura hasta su desguace, las he visto no sólo en los barcos españoles sino en japoneses y de otras nacionalidades. Me gustaría saber si el Costa Concordia llevaba una, supongo que sí, aunque milagros no hacen..

    Recuerdo que mandé un barco de Arabia Saudita y llevaba una imagen aunque no recuerdo como era, desde luego no una Virgen, no se estila por esos pagos.

    En cierta ocasión tomé el mando de un barco japones y los vendedores quisieron llevarse la Virgen a lo que me negué rotundamente pues los marinos somos muy superticiosos y pensamos que eso puede traer mala suerte, por cierto a los curas se les prohibe terminantemente el acceso al puente de mando, es una tradición muy arraigada en la mar, lo pude comprobar en mi primer barco de grumete, la Motonave Covadonga, el cura que era un zafio tenía terminantemente prohibida la entrada en el puente, una vez osó entrar y el famoso Capitan Victor Perez Vizcaino, un autentico lobo de mar y de bar, puso el grito en el cielo, el pobre cura contrabandista salió despavorido.

    Me alegro mucho que hayamos podido recuperar el tesoro de Nuestra Señora de las Mercedes, robado por esos piratas prepotentes. En Galicia, en la época que estaba Fraga en la Xunta, unos buscatesoros ingleses expoliaron las aguas de la Costa de la Muerte con la complacencia de la guardia civil y las autoridades españolas, creo recordar que los engañaron disfrazandose de barco oceanográfico…capullos ignorantes ¡¡

    Buen articulo Don Jaime

    Saludos

    • 28 febrero, 2012 en 9:09 PM

      Hola Capitán.
      Siempre que escribo algo que tenga relación con el mar se que no pasará mucho tiempo sin leerte y aprender de lo que escribes.
      Te repito lo que te dije no hace mucho: deberías escribir sobre las historias, aventuras y anécdotas de tus tantos años de mar por tantos mares.
      Hace pocos días, cuando leía la nueva chapuza de Costa Cruceros, me recordó (y lo releí) al cuento (novelita corta) de Joseph Conrad: Juventud. El relato de Marlow sobre un carguero maldito que pretendía hacer Inglaterra-Singapur y todo era zarpar y volver, zarpar y volver (me recordaba también al Sawa-Sawa de Tano)como una maldición. Se pasa casi mal rato leyéndolo.
      Fíjate si no habrás pasado tu historias para contar!
      En cuanto a los “piratas prepotentes”, lo cierto es que también tienen su mérito. Ellos rescatan, no otros, lo que está hundido y perdido en los fondos de los mares. Luego lo pierden en los foros.
      Un abrazo y gracias por las historias.

  4. Joselito
    28 febrero, 2012 en 7:53 PM

    Hola Jaime,

    Me ha gustado mucho tu historia y la del antepasado de Carmela.

    Casualmente pasamos unos días la semana pasada en Guadalupe y nos quedamos gratamente impresionados por las pinturas de Zurbarán, del Greco, e incluso un Goya que tienen en el Monasterio. Como sabes conocía el pueblo, bueno la ciudad como allí dicen, pero sólo de comidas frugales de excursión en días ociosos de verano. Por cierto, me acerqué a saludar a nuestros cercanos amigos y están todos bien, como siempre.

    Me sigue gustando más el enfoque de las historias en el blog. Creo que la política nos está desmoralizando más cada día…

    Un abrazo fuerte, para tí y tu capitana

    • 28 febrero, 2012 en 9:24 PM

      Hola Joselito
      Good to see you again!
      Muchas gracias por tu elogio. Lo gracioso del antepasado es que su promesa se basaba en que la virgen salvara “su vida y su tesoro“. La excusa que parece que dio es que sin tesoro ¿cómo iba a fundar un pueblo?
      Hace años que no paso por Guadalupe (Y semanas que no veo por aquí a mi querida Guadalupe, a quien yo mismo bauticé. Pongo esta acotación por si ella lo lee :-))
      A mi también me gustan más las historia, pero requieren más imaginación. Con la política, casi te lo dan hecho.
      Aprovecho para recordarte invitación para un finde largo en mi casa del sur.
      Abrazos

      • Joselito
        4 marzo, 2012 en 11:47 AM

        Hola Jaime,

        Acabo de ver tu contestación. Antes del verano nos organizamos y bajamos a veros.

        Un abrazo fuerte

  5. JLC
    28 febrero, 2012 en 11:28 PM

    No recuerdo ese libro de JC, yo creo que he leido casi todo de él pero igual no recuerdo, pobrecito Sawa Sawa, los veleros abandonados en las marinas secas dan un poco de pena, van muriendose poco a poco sin remedio, habría que hacerle un funeral Vikingo, al menos descansaría en el mar y se convertiría en arrecife artificial por los siglos de los siglos en lugar de acabar en un desguace.

    Lo siento pero los Yankees no son santos de mi devoción, en los 70 y 80 era un País que me interesaba mucho pero ahora sólo me interesa su música.

    Reconozco que tiene mucho mérito descubrir un tesoro de esta naturaleza pero la ambición les perdió pues supongo que antes de iniciar la busqueda podrían haber llegado a un acuerdo con las autoridades españolas y se hubieran repartido el tesoro al fifty fifty.

    Los buscatesoros son una raza especial, un poco piraos, recuerdo a Mel Fisher, el que descubrio el Santa Maria de Atocha en un cayo de La Florida a 12 m de profundidad, creo que en el proceso perdió a varios buzos entre ellos uno o dos hijos.

    Abrazos

    • 4 marzo, 2012 en 7:58 PM

      Hola captain.
      Es un libro de relatos cortos (La posada de las dos brujas, Juventud, El socio…); no es de los conocidos. Pero Juventud es estresante.
      El Sawa Sawa fue comprado por quien tu sabes por bastantes miles de USD y vendido, finalmente, por 1 dolar; ni siquiera de plata. No se puede comprar un barco quien sabe que no va a navegarlo.
      Que los de Odissey sean yankees, no añade nada. Podrían ser british o franceses, como los piratas clásicos. El hecho es que, si no fuera por ellos, el tesoro seguiria durmiendo al sur de Santa María.
      Un abrazo

  6. andreas guadalupe
    1 marzo, 2012 en 6:59 PM

    Gracias Jaime por acordarte de mí, cierto es que hace tiempo que no participo en tu blog pero te leo, es más, estoy al día en las entradas. A veces no sé que comentar, pero la verdad es que tus entradas siempre son interesantes y mueven a la reflexión. Respecto a Guadalupe, a mi me encanta ir de vez en cuando, siempre disfrutamos en ese pueblo paseando, comiendo algo en su plaza y visitando una y otra vez el monasterio y sus múltiples tesoros. La última vez que estuve fue en diciembre. Comparto la opinión del otro lector cuando afirma que la política nos está desmoralizando más cada día. Lo que más me preocupa es la crispación que se vive y como se gestiona. Me preocupa de verdad. En fin, que me gusta mucho tu blog y lo sigo con interés y placer. Muchas gracias por él Jaime y un beso.

    • 4 marzo, 2012 en 8:24 PM

      Hola Guadalupe!!!
      Qué alegría verte de nuevo. Sabía que estabas rondando y que mi alusión a tí en aquel comentario sería como una invitación a entrar.
      ¿Sabes algo de Guadiana? hace tiempo que no viene por aquí. ¿Quizá por mi última respuesta a uncomentario suyo?
      En fin, espero que esta mención provoque un nuevo afloramiento suyo.
      Un beso muy fierte.

      • 6 marzo, 2012 en 3:46 PM

        Jajajaja, mi querido Jaime, claro que esta mención provoca un afloramiento. He “andado” por aquí, con tiempo para leer pero vaga, muy vaga para escribir. Nada me molestó en tu respuesta (pero te lo diré allí).
        Ahora solo entro para darte un afectuoso abrazo (todavía no he comido).
        Ya te diré cosas, ya… y ninguna mala.

        Un abrazo enorme.

        Guadiana

      • 11 marzo, 2012 en 9:14 PM

        Ya sabia yo que si tiraba una piedra al río, los peces se asustarían, las ondas nacerían y, sobre todo, las sirenas de agua dulce emergerían.
        Poco has tardado y eso me alegra, porque significa que estas por aquí, rondando la casa aunque, como en verano, esté casi deshabitada.
        Me alegro mucho, sirena.
        Un beso especial.

  7. Sarah Guadiana
    19 marzo, 2012 en 9:18 PM

    Ayer olvidé entrar aquí,
    me encantó este comentario Jaime.

    Ahora que está claro que sabes el truco, cuando quieras, remueve un poco las aguas y ahí apareceré yo, ese ser “curioso” que anda brujuleando y observando, disfrutando, aunque no siempre esté de acuerdo, de lo que ve, lee e imagina sin manifestarse, hasta que algo le hace sacar la cabeza del agua y dejarse ver, bueno, en este caso “leer”.

    Guarda alguna piedra para tirar al agua pero ten cuidado no vayas a darle a algún pez.

    Un cariñoso abrazo

    Guadiana

    PD: Aunque no tengo nada contra el agua dulce, definitivamente soy de agua salada y muero de ansiedad esperando que llegue el verano para poder sumergirme de nuevo en ella!!!!

    • 20 marzo, 2012 en 11:32 PM

      Gracias de nuevo Guadiana.
      Cuando te eche de menos, que será muy a menudo a no ser que lo evites, lanzaré piedras al río. Con cuidado y sin alterar a tus amigos. Se que andarás por ahí.
      O escribiré algo que sepa que te gustará.
      Besos.

  8. Sarah Guadiana
    21 marzo, 2012 en 10:19 PM

    ¿Ves? por aquí sigo, y como esta entrada iba de tesoros, piratas y barcos (aunque no estoy muy segura del orden…) esta sirena va dejar otra canción muy bonita de Bob Seger. “Ship of Fools”.

    Espero que te guste, la conozcas o no.

    Otro abrazo enorme.

    • 24 marzo, 2012 en 5:23 PM

      Preciosa, Guadiana (sin coma también).
      El marino que aparece en la foto del video es una mezcla entre Popeye y yo (aunque yo, algo más alto, más guapo, más joven).
      Besos

  9. LaVerdadOfende
    17 noviembre, 2013 en 11:53 AM

    Reblogueó esto en Verdades que ofenden...

    • 17 noviembre, 2013 en 6:54 PM

      Muchas gracias!

      • LaVerdadOfende
        17 noviembre, 2013 en 7:16 PM

        Interesantisimo. Un placer leerte y seguirte

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: