Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA, navegacion a vela > POR LOS QUE NUNCA VOLVIERON (Tabarly, Arias…)

POR LOS QUE NUNCA VOLVIERON (Tabarly, Arias…)

EL AHOGADO MÁS HERMOSO DEL MUNDO

En mi última entrada, De capitanes, Piratas y navegantes, incluía unos misteriosos versos:

Ahora trazamos estimas
Destinos y rumbos inciertos
El Mar devuelve a los muertos
De barcos aún por naufragar

Es más o menos lo que le sucedió a Ulises Adsuara en aquella extraña, triste y romántica novela (premio Alfaguara 1999) de Manuel Vicent, Son de Mar. Un día, el mar depositó con dulzura a Ulises en la playa de Circea, muerto y vestido con su elegante smoking. Sucedió antes de que se ahogara, porque “todos los muertos vuelven si los llama el amante con la fuerza necesaria”.

 Aunque en otras historias sucede al revés: el mar los vuelve a acoger después de, ahogados, haberlos devuelto. Como el caso de Ernesto, el Ahogado más Hermoso del Mundo, de García Márquez. El mar lo llevó a tierra; pero tan hermoso era que las mujeres, y luego los hombres, se encariñaron con él. Lo devolvieron al mar con tristeza y con la esperanza de que éste lo trajera otra vez de vuelta.

 “Los primeros niños que vieron el promontorio oscuro y sigiloso que se acercaba por el mar, se hicieron la ilusión de que era un barco enemigo. Después vieron que no llevaba banderas ni arboladura, y pensaron que fuera una ballena. Pero cuando quedó varado en la playa le quitaron los matorrales de sargazos, los filamentos de medusas y los restos de cardúmenes y naufragios que llevaba encima, y sólo entonces descubrieron que era un ahogado.” (El ahogado más hermoso del mundo)

Pero hay náufragos que nunca volvieron. No es cierto eso que algunos sostienen: que el mar siempre devuelve a los muertos. Suele quedarse con aquellos de los que más amor recibió. Hay muchos casos, pero hoy relataré tan solo dos:

Eric Tabarly

TABARLY

Eric Tabarly fue un extraordinario navegante francés. De los mejores que este mundo ha dado en su siglo. Nació en 1931; murió exactamente, y me trae nostalgia recordarlo, el mismo día en que yo cumplía medio siglo y el mismo día que un estúpido accidente se llevó la vida de una de las personas que más he querido: el 13 de junio de 1998.

 Eric era hijo de navegante y fue precoz en el mundo de la vela. A lo largo de su vida ha sido referente de varias generaciones de navegantes y maestro de muchos que después fueron grandes: Kersauson, Pajot, Lamazou, Desjoyeaux, Le Cam…Construía o diseñaba sus propios barcos, siempre con el mismo nombre: Pen Duick. El barco en el que con su padre, cuando era niño, navegaba (Pen Duick I, botado en 1898). Su palmarés es tan extenso que renuncio a reflejarlo aquí.  Muchos años y barcos pasaron hasta el Pen Duick VII que, en 1979, se convirtió en el Paul Ricard. La vela de alta competición y de aventura es muy cara; y como el dinero proviene de los sponsors hay que renunciar a ciertos romanticismos.

 Una noche, del 12 al 13 de junio de 1998 se perdió. Navegaba, sin competir, por el mar de Irlanda a bordo del Pen Duick I, réplica reconstruida del original. Había viento duro y aparejaba un foque pequeño y vela de capa. Con él, navegaba gente poco experta, tan solo amigos.

 “Los cuatro tripulantes que acompañaban a Tabarly no tenían demasiada experiencia en navegación a vela, se trataba de un fotógrafo, un oficial de la marina francesa y dos compañeros de esquí de nieve. El fotógrafo llevaba el timón, mientras dos tripulantes estaban en el palo trabajando con las drizas y Tabarly estaba más a popa esperando a que bajaran el pico de la cangreja para amarrarlo junto a la botavara. La vela bajó con dificultad mientras el pico se movía con fuerza de un lado al otro, debido al balanceo que imprimían al barco unas olas de 3-4 metros. Al no tener el apoyo de la mayor, el barco que navegaba a un largo, da un fuerte bandazo, la verga pasa sobre la cubierta a gran velocidad y golpea a Tabarly en el pecho lanzándolo al agua sin remedio.”
Así se relata el suceso en el foro “La Taberna del Puerto”.

PEN DUICK I

El resto de la tripulación, no demasiado expertos, no saben qué hacer. Cuando consiguen sujetar el pico de la cangreja, recuperar el foque y poner motor y proa hacia donde creen que puede estar Tabarly, ha pasado mucho tiempo. Para ponerlo peor, el aro salvavidas que lanzan no tiene luz incorporada, el motor se para, las bengalas están caducadas, aunque aún funcionan, y la VHF se queda sin batería. En fin, un desastre.

 Eric Tabarly fue un maestro del mar. Se creyó invulnerable y fue más imprudente que valiente. De noche, con temporal y mar montada de cuatro metros y acompañado de inexpertos, no solo no utilizó una línea de vida, sino que no se aseguró del buen estado del material ni preparó a sus compañeros para una eventualidad como esta.

 De mi sabio padre he aprendido mucho. Una de las cosas que siempre trato de recordar –aunque no siempre lo aplique– es algo que decía a menudo: “Los planes hay que prepararlos según la hipótesis más probable, pero la seguridad, siempre, según la hipótesis más peligrosa”.

 Nunca se ha encontrado el cuerpo de Tabarly. El mar se suele quedar con los que más le quieren.

—————–

Isidoro Arias

MEMORIAL ISIDORO ARIAS

El caso de Isidoro fue muy diferente. De Tabarly, todo se sabe porque quienes con él estaban pudieron contarlo. De Isidoro nada, porque estuvo solo. Ni siquiera existen suposiciones creíbles basadas en indicios mínimamente reveladores.

 También la vela fue su pasión. Sin ser navegante puntero de competición o de gran aventura, realizó importantes travesías. Su diario de a bordo relataba, al menos, diez travesías atlánticas. Su ilusión era dar la vuelta al mundo en solitario y se preparó para ello durante años. Arranchó la embarcación Islero, un swan 44, y zarpó el 28 de octubre de Benalmádena, con todo el tiempo y todo el mundo por delante. Durante casi año y medio, nada fuera de lo normal sucedió. Navego durante cerca de 30.000 millas hasta casi completar la circumnavegación. Las comunicaciones con la familia y con Rafael del Castillo* eran frecuentes.

 *Rafael del castillo es una especie de ángel de la guarda de trotamundos del mar que, desde su Rueda de los Navegantes, central de comunicación establecida en Las Palmas pero con colaboradores en todo el mundo sigue, ayuda y ampara a todos los marinos que con él quieren contactar.

 El 25 de marzo de 2003, un año y cinco meses después de zarpar, tuvo el último contacto con su hijo y con Rafael. Desde hacía algunas semanas ambos le notaban confuso y, en ocasiones, delirante. Contaba Isidoro que “pequeños seres extraños”, brujas y hadas, subían al barco e incluso salían de los altavoces de bañera, haciéndole la vida imposible. Llegaron a pensar que estaba afectado de malaria y eso podía producirle alucinaciones y confusión extrema.

 A partir de entonces las comunicaciones cesaron. Se dio aviso al SAR español y este alertó a las comandancias de salvamento marítimo de la zona por donde navegaba, el atlántico sur, entre el cono sur de Sudamérica y el de África.

 Transcurrieron treinta y ocho días hasta que el Islero fue localizado al oeste de Santa Elena, a unas 600 millas. El estado de la embarcación era perfecto, sin signos de deterioro ni violencia y con el material de a bordo intacto, sin atisbo alguno de robo. Como si fuera un barco fondeado en cualquier cala de Ibiza, lo único que faltaba era el patrón, Isidoro, y la zodiac. Sin embargo, el motor de la zodiac estaba en el barco. Nadie se explica que pudo haber pasado ni por qué, con un barco en perfectas condiciones, el patrón abandona el barco. Los más imaginativos creen que pudo tratarse de una abducción de seres extraterrestres. Los más realistas, que simplemente se volvió loco de soledad o de la malaria.

 O, quizá, se enamoró de una sirena.

 Nunca se ha encontrado el cuerpo de Isidoro Arias. El mar se suele quedar con los que más le quieren.

A BEAUTIFUL ROSE EVERY DAY...

 Como homenaje a Eric Tabarly, a Isidoro Arias y a todos los que jamás volvieron del mar, dejo esta triste canción tradicional: What did the Deep Sea Say (¿Qué dijo el profundo mar?).

A beautiful rose every day
I placed on the crest of the waves
I said “Take it please
And let the pedals fall
Upon his watery grave”

Una bella rosa, cada día,
Deslicé en las cresta de las olas.
Y les dije: tomadla por favor
Y dejad que los pétalos caigan
Sobre sus tumbas acuosas.

Me habría gustado encontrar la versión de Woody Guthrie o, incluso la de Cisco Houston. No ha podido ser. Os la dejo con Dave Alvin.

 

Oh captain tell me true
Does my sailor sail with you
No he does not sail with me
He sleeps on the bottom of the sea

What did the deep sea say
Tell me, what did the deep sea say
It moaned and groaned
And it splashed and it foamed
And it rolled on its weary way

He promised he’d write to me
His promise he never kept true
Never a word from my sailor have I heard
Since he sailed on that ocean blue

What did the deep sea say
Tell me, what did the deep sea say
It moaned and groaned
And it splashed and it foamed
And it rolled on its weary way

Well a beautiful rose every day
I placed on the crest of the waves
I said “Take it please
And let the pedals fall
Upon his watery grave”

What did the deep sea say,
Tell me, what did the deep sea say
It moaned and groaned
And it splashed and it foamed
And it rolled on its weary way

What did that deep sea say,
Tell me, what did that deep sea say
It moaned and groaned
And it splashed and it foamed
And it rolled on its weary way

Anuncios
  1. JLC
    20 enero, 2012 en 11:31 PM

    Gran marino Eric Tabarly, épica su regata TRANSAT sin piloto automatico y capeando tormenta tras tormenta, el decía , o dicen que decía, aunque parece que es verdad, que un verdadero marino no necesita un arnés, partidario del viejo dicho “una mano para el barco y otra para tí”, al final eso le costó la vida.

    A Isidoro le conocí bastante en las Canarias y en Santa Lucía, cruzó el charco el el 92 en un viejo barco de 11 metros, simpatico pero fanfarrón, navegante y marino muy flojito en mi opinión y en la de otros que navegaron con el, no se si aprendió despues.. Parece ser que fue la malaria ,que posiblemente contrajo en Nueva Guinea, lo que produjeron sus desvarios y posterior abandono del velero. Hablé con su hijo cuando tratamos de conseguir un avion de rescate ORION para rastrear la zona, no lo conseguimos.

    Las familias de los naufragos siempre tienen las esperanza de recuperar sus cuerpos, no se si por tradición o por razones legales, posiblemente ambos, a mi me gustaría que me dejaran en la mar como una suerte de Holandés Errante, es más romántico.

    Cuando tenía 21 años y despues de una noche de copas me estaba bañando en la playa de riazor y me topé de bruces a las 3 de la mañana con un cadaver que debía llevar 3 meses en el mar, no tenía ropa y tenía comidas partes de su cuerpo, sin ojos, lo arrastré a la playa…si llego a estar sobrio bato el record de los 100 libres ¡¡ Dijeron que era de un patrón de un pesquero, supongo que la familia se llevaría una alegría por muchas razones, entre ellas la posibilidad de cobrar las indemnizaciones y pensiones ya que hace años si no aparecía el cuerpo no se cobraba, creo que ahora es distinto.

    Rafael del Castillo sigue al pie del cañón , un gran tipo con una labia increible y muy eficaz para resolver problemas de los marinos por todo el mundo gracias a su red de radioaficionados.

    Tu sabio padre tenía mucha razon ¡¡

    abrazos

    • 25 enero, 2012 en 12:45 PM

      Hola Chiky.
      Perdona, llevo retraso en contestar vuestros comentarios.
      Contigo siempre se aprenden cosas nuevas. Tendrías que escribir tus experiencias.
      No se como anda ahora, desde el punto de vista jurídico (seguros, testamentos, etc.) el asunto de muerto cierto y muerto presunto (desaparecido). Supongo que los registros civiles, los bancos, las compañías de seguros, necesitarán alguna prueba más que la de “mi padre ha desaparecido y queremos cobrar el seguro de vida y repartir su patrimonio”.
      De hecho, sigo viendo de vez en cuando en la prensa edictos de juzgados dando por legalmente fallecidas a personas que desaparecieron muchos años atrás. Da para muchas historias este asunto.
      Abrazos

  2. JLC
    20 enero, 2012 en 11:47 PM

    Otro ilustre navegante que se quedo en el mar fue Joshua Slocum que desapareció son su Spray en el atlántico Norte. Creo que fué el primero en hacer el gran bucle en solitario, a traves de Magallanes, hace nada menos que 115 años.

    Su barco, el “Spray” fue construido con el armazón de un viejo pesquero de ostras

    Las velas de “Spray” se izaban a mano, las drizas se deslizaban a través de poleas de madera, el lastre de cemento y su quilla, no llevaba ni acero ni plomo, era evidentemente, un barco de otra época, sería increible pensar ahora en navegar de aquella manera.

    Otros tiempos , otros hombres, pero los mismos oceanos.

    Alguien dijo que la mar no guarda memorias y estoy de acuerdo, hace poco navegue por donde desapareció el Spray y no vi rastro de quellos tiempos pero pensé en el.

    Hoy toca homenaje a Etta James gran cantante de Blues que se fué hoy.

    Abrazos

  3. Joselito
    22 enero, 2012 en 11:53 AM

    Hola Jaime,

    Vuelvo cual naufrago a este blog, después de unos meses ausentes, y sigo disfrutando con la forma en la que cuentas tus historias. Al confirmar de nuevo lo bien que las cuentas, me acuerdo de algo que ya hemos hablado antes, respecto a afrontar retos mayores, en estos menesteres literarios…. Sé que eras reacio, pero ya has un hecho la primera incursión con recuerdos y reflexiones de nuestra pasión común, que disfruté mucho. Sería estupendo que en el futuro pudiéramos leerte en una trama de ficción – quizás de marinos – y con tapas duras.

    Será la edad, o la costumbre, pero siempre preferiré un conjunto de hojas encuadernadas a la pantalla plana.

    No obstante, una vez llegado de nuevo a la costa, seguiré atento a lo que el mar nos siga trayendo periódicamente desde este blog.

    Un abrazo muy fuerte para tí y tu capitana,

    • 25 enero, 2012 en 7:10 PM

      Hola Joselito.
      Cada uno es consciente de sus capacidades, normalmente sobrevaloradas y, sobre todo, de sus carencias. Me divierte escribir sobre cosas en las que pueda tener criterio o de las que pueda disfrutar. Reflexiones, cuento o historias, pero siempre cortas. Lo demás son palabras mayores reservadas para unos pocos escogidos.
      La ficción, además de buena pluma, require imaginación…que me falta. Lo más sencillo es lo de las tapas duras.
      Muchas gracias. Besos a los tuyos.

  4. andreas guadalupe
    24 enero, 2012 en 1:09 AM

    Hola Jaime, simplemente saludarte y decirte que leo atentamente tus historias y que me gustan mucho. Aunque vivo en zona de mar, la navegación no forma parte de mis aficiones. Sin embargo, me producen mucha admiración y respeto la pasión de personas como Tabarly o Isidoro Arias capaces de querer al mar lo suficiente como para que éste se los lleve. En fin, que aunque tiene un regusto triste la entrada ha sido una delicia compartirla. Me gusta mucho la pintura que la ilustra, es tal cual el Esteban de Marquez, tan hermoso….¿Quién es el autor? Me encanta. Bueno, nada más Jaime, ¡que me gusta tu blog!. Gracias.

    • 25 enero, 2012 en 7:35 PM

      Hola mi niña Guadalupe.
      Te echaba de menos. Esteban…tienes razón; le llamé Ernesto cuando, como bien dijo una de las mujeres del pueblo “tiene cara de llamarse Esteban”.
      “Cuando lo tendieron en el suelo vieron que había sido mucho más grande que todos los hombres, pues apenas si cabía en la casa, pero pensaron que tal vez la facultad de seguir creciendo después de la muerte estaba en la naturaleza de ciertos ahogados”. Qué pensamiento extraño este de “la facultad de seguir creciendo después de la muerte”.
      La imagen es preciosa. La saqué de internet. Al pie hay un nombre Williamd Awash; pero no me dice nada.
      Te mando el enlace del relato por si no lo leiste. Es cortito.
      http://literatura.net16.net/wp-content/uploads/2009/08/El-ahogado-m%C3%A1s-hermoso-del-mundo.doc
      Muchos besos

  5. andreas guadalupe
    27 enero, 2012 en 2:16 PM

    Gracias Jaime, acabo de releer el cuento y me pareció incluso mejor que la primera vez que lo leí hace años. La verdad es que me encanta Márquez, me encantan su realismo mágico y esa lógica caribeña que aplica a sus personajes. Hace años vino a visitar a una amiga mía su tía colombiana y comenzó a contar como cuando era niña en el pueblo de su madre había una vecina que le tenía manía y le tiraba a través de la valla del jardín, patas de pollo negro. Comprendí perfectamente de donde extraía García Márquez sus argumentos y que el realismo mágico quizás fuese realismo a secas. Besos.

    • 15 febrero, 2012 en 11:02 PM

      Mi querida Guadalupe.
      Disculpa por haber tardado tanto en responderte. He andado unos cuantos dias en otras cosas y con el blog abandonado.
      Muy descriptivo lo de las patas de pollo negro. Pega bien con Márquez y sus personajes. Al menos, esas guerras entre vecinos eran menos cruentas que las reuniones de comunidades de hoy.
      Besos cariñosos

  6. Peraltés
    14 febrero, 2012 en 11:45 PM

    Hola Jaime. Mucho tiempo sin leerte y sobre todo, sin intervenir. La navegación ya sabes que no es mi fuerte. Ni el Arga por Peralta ni el Esca por Burgui son navegables, salvo por las almadías este último (vid. http://www.almadiasdenavarra.com/)
    Dos ideas musicales para tus comentarios. El primero, para los marinos, una bonita canción de Crosby, Still & Nash titulada Shadow Captain. Te dejo el enlace http://www.youtube.com/watch?v=WZTez7XqIOg

    El segundo, para completar tus viajes polares, sobre el tributo que el grupo Mecano hizo en su día a la expedición del Capitán Scott: http://www.youtube.com/watch?v=QlG-9rl7H4w. Bonita canción con un estupendo vídeo-documental fotográfico de la expedición de Scott al polo Sur. Un fuete abrazo para Carmela en estos momentos

    • 15 febrero, 2012 en 11:07 PM

      Hola Miguel.
      Y yo mucho tiempo sin verte por aquí. A ver si te menudeas más.
      Hay mucha gente de tierra adentro que navega con el alma, a falta de mares y barcos.
      Buenas y oportunas piezas musicales. El documental de Mecano mejor que la música (es que yo les tengo manía porque fueron clientes míos y me dejaron minutas pendientes, con la pasta que tenían).
      Un abrazo fuerte; repártelo con todos los de allí.

  7. marinera
    25 septiembre, 2015 en 4:56 PM

    No es verdad que nunca encontraron el cuerpo de Eric Tabarly. Lo encontro un pesquero frente a la costa irlandesa en julio del año 1998. Te mando varias enlazes que hablan de este triste hallazgo. La mar es una fuerza de naturaleza y no distingue sus victimas. Un saludo. marinera

    http://www.lanacion.com.ar/103906-hallaron-el-cuerpo-de-tabarly

    http://elpais.com/diario/1998/07/21/deportes/900972014_850215.html

    http://www.granjotitichallenge.com/es/mundo-nautico/leyendas-oceanos-eric-tabarly.html

    https://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89ric_Tabarly

    • 25 septiembre, 2015 en 8:59 PM

      Gracias Marinera.
      Cómo me gusta recibir un comentario casi cuatro años después de haber escrito la entrada.
      Pero, si te digo la verdad, casi es mejor que no lo hubieran encontrado y recordarlo como era, que recuperar un paquete de huesos y ropa.
      Quizá, para sus familiares no.
      ¿Por dónde navegas?
      Abrazos

  1. 25 febrero, 2012 en 9:16 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: