Inicio > GENERAL > AULLEMOS, DIJO EL PERRO

AULLEMOS, DIJO EL PERRO

“Aullemos, dijo el perro”

El culpable de todo lo que sucedió fue Excalibur, cual era el nombre del perro del señor Limón.

Como su esposa (la del señor Limón), él (el perro) se empeñó en contraer la enfermedad a pesar de los infalibles, que fallaron, protocolos de protección establecidos por las autoridades.

El asunto llegó a oídos del señor Z, delegado provincial del PDD (partido de la derecha), que no tuvo mejor ocurrencia, para evitar indeseados contagios, que pedir a la policía derribar la puerta del piso, entrar en él y, por procedimientos al uso o improvisados, matar al perro.

Ante la negativa del señor Limón, que puso a su favor a las protectoras de canes, el señor Z cedió. Aunque, para conseguir idéntico objetivo, tuvo la feliz idea de aislar y precintar el piso: no mataría al perro pero conseguiría que muriera de hambre.

Una vecina del bloque protestó. El señor Z aisló y precintó el edificio.

Los vecinos de bloques colindantes protestaron. El señor Z aisló y precintó los cuatro bloques de la urbanización.

En la ciudad se produjeron manifestaciones , unas de protesta, “salven al perro” y también en solidaridad con los aislados. En otras ciudades, el PDD organizó manifestaciones, “maten al perro” y también para que mantuvieran aislados a los aislados.

El señor Z aisló y precintó la ciudad.

Rodeando el perímetro de la ciudad, el PDD estableció un anillo de unidades del ejército que impidieron que nadie entrara o saliera. Cortaron el agua, los abastecimientos y la energía eléctrica;

Cuando al cabo de muchos meses se dejaron de percibir señales de vida en la ciudad y entraron ejército, policía y autoridades sanitarias, descubrieron con entusiasmo que nadie había sido contagiado de ébola.

Todos habían muerto por otras causas; la mayoría de hambre.

Es curioso resaltar que el perro Excalibur no murió; se las ingenió para escapar de su encierro y saciar su hambre con los que murieron de hambre. Otros perros también se salvaron.

El señor Z recibió el reconocimiento de su jefe de gobierno y del PDD en pleno por lo acertado de su gestión en tan amenazadora crisis.

En efecto, nadie había incubado el ébola.

(Nota: “Aullemos, dijo el perro” es la frase que prologa el magistral Ensayo sobre la Lucidez de Jose Saramago. Cosas similares a la aquí relatada cuenta en su ensayo. El texto es una burda pretensión de imitación del tono que él hubiera podido dar a una noticia como esta)

Anuncios
Categorías:GENERAL
  1. 8 octubre, 2014 en 11:44 AM

    Muy bueno el post!!!

    • 8 octubre, 2014 en 1:02 PM

      Muchas gracias Oscar…
      A ver si retomo el blog, que lo tengo abandonao.

  2. Juan J Cervera
    8 octubre, 2014 en 2:49 PM

    Enhorabuena por tu rapidez de respuesta a la alarma/histeria social que nos rodea… Como a soy muy cotilla, me gustaría saber si la Sra de Limón se recuperó de la enfermedad contraída y murió de hambre como la mayoría… O sea, to pa ná.

    Y si el bravo Excalibur quedó inmune al virus, una vez superado el trance… Podría ser de mucha utilidad para la ciencia.

    Un abrazo fuerte y, por favor, retoma el blog, que lo echamos de menos,

    Juanjo Cervera

    • 8 octubre, 2014 en 4:04 PM

      Doña Naranja (qué broma más tonta) está con salud. No se encontraba en la ciudad sitiada.
      Recuperó a Excalibur y nada más se sabe de ella.
      Pero, según cuentan las crónicas a las que he tenido acceso, el Sr. Limón se dio a las tertulias. Con dinero, y libre de perro y señora, marchó de España. Su posterior historia ya no interesa a nadie.
      Cuando esto sucedió, el PDD ya perdió el poder. Fue sustituido por el PDI, que formó alianza con los amigos de Excalibur. Aunque, según dicen, gobierna con las mismas formas que el PDD.

      Perdona la tontería y muchas gracias Juanjo.

      • juanluglez
        8 octubre, 2014 en 8:20 PM

        Oiga como que doña naranja??? Que me arruina el negocio!!

  3. juanluglez
    8 octubre, 2014 en 8:17 PM

    Sí me permite la licencia y el dicho, “muerto el perro, muerta la rabia ”

    Tristemente había que sacrificar a alguien, porque claro, a la dueña era difícilmente justificable que la matasen, pero ¿ a un can? ¿ Quién demonios va a protestar por un can? ( error de cálculo) .
    Nada mejor para una conciencia, inconsciente por cierto, que buscar a un turco ( perro) como cabeza y así todos en paz.
    Este pdd está cada día peor y con menos aciertos en su haber…

    Se echaban de menos sus post, menos mal, sigue vivo y ladrando

    • 9 octubre, 2014 en 3:34 PM

      Hola Juan Luis.
      Sí, me han dicho que el perro del que hablan fue muerto. “Eutanasiado” dicen unos, asesinado, dicen otros. Lo cierto es que murió, creo que sacrificado, como se dice cuando de perro se trata y muere sin violencia a manos de hombre.
      Pero el perro del que hablo sigue vivo, como queda sobradamente probado en el relato.
      Ah, y el PDD que se cita no es el PP del mundo del perro que murió.
      Es otro partido, que puede realmente ser cualquiera que, en cada momento, ostente (o, por decir mejor, detente) el poder.

      Un abrazo y muchas gracias.

  4. Joselito
    9 octubre, 2014 en 1:10 PM

    Hola Jaime,

    Qué entrada tan divertida y oportuna con la actualidad…

    Me alegro mucho de que hayas vuelto a escribir en el Blog.

    Ánimo, que seguro que esta historia da para mucho más…

    Un fuerte abrazo para tí y otro para tu capitana,

    Joselito

    • 9 octubre, 2014 en 3:21 PM

      Gracias Joselito.
      La publiqué porque salió muy espontánea y no gasté más de cinco minutos.
      El problema es que me he hecho vago. Era bastante exigente con las entradas y entre búsqueda de fuentes y escribirlas, me tiraba más de una hora; a veces varias.
      A lo mejor lo retomo con entradas rápidas. Ya veré.
      En cualquier caso, gracias por estar ahí, al otro lado.
      Abrazos

      • S. Guadiana
        13 octubre, 2014 en 8:24 PM

        Lo retomas como quieras, pero lo retomas…

      • S. Guadiana
        13 octubre, 2014 en 8:25 PM

        Por favor!!!

      • 13 octubre, 2014 en 11:33 PM

        Trataré, Teresunga, pero cuesta retomar la rutina.
        No es falta de tiempo; quizá sí de imaginación. El caso es que me da pena tanta inacción.
        Besos enormes.

  5. 9 octubre, 2014 en 3:39 PM

    Muy bueno, aunque sean breves, que sean!
    Me tomó la licencia de escribir el chiste de los 300 Negritos.

    El alcalde de un pueblo con problemas sociales, pide consejo a un experto de la “Junta de sabios”. Este le indica que para erradicar el problema, mataría a los 300 negritos y un perro.
    El alcalde sorprendido pregunta: ¿un perro?
    A lo que responde el experto: ¡lo ve! Nadie se preocupa de los negritos…

    • 13 octubre, 2014 en 11:27 PM

      Gracias Carlos.
      La anécdota es un poco reflejo de lo sucedido. Creo que el perro ha levantado pasiones desmedidas. Es decir, fuera de toda medida razonable.
      En fin, esperemos que el perro, además de Ana Mato (en otro sentido, claro) sean las únicas víctimas.

  6. pilar gs
    13 octubre, 2014 en 6:25 PM

    Felicidades por la Lucidez, la Singularidad y la Intigencia. Se te echaba de menos

    • 13 octubre, 2014 en 11:29 PM

      Muchas gracias Pilar.
      ¿Qué Pilar? ¿Te conozco?
      Sácame de la duda, please.

    • 16 noviembre, 2014 en 10:12 PM

      Muchas gracias “pilar gs”.
      ¿Quién será Pilar GS?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: