Inicio > PERSONAL > OTROS TRES…

OTROS TRES…

Me disculparán que hable de mí. Hace tiempo que no lo hago…excepto conmigo mismo.

Hace tres años, apenas un soplo de tiempo, escribía con cierta melancolía sobre la tenue tristeza que me producía no poder ya, con propiedad, cantar aquella preciosa música de Paul Mcartney, When I’m Sixty Four.

Y es que, al día siguiente, cumplía mis 64.

Aún así, cada vez que he tenido ocasión, fuera sólo o con amigos, la he seguido cantando (When I get older, losing my hair…)  con esa manía mía de cantar cuando estoy haciendo cualquier cosa o cuando no hago más que esperar a que suceda cualquier cosa; cuando estoy solo o cuando estoy con gente.

Es decir, siempre. Siempre ando cantando. Cierto es que cuando no estoy solo o no es una fiesta de cantar, canto bajito, apenas tarareando o incluso con los labios cerrados, nada más emitiendo un murmullo que me sale del alma, grave si es soul o gospel, agudo si es aria de ópera o sonata de Mozart.

Hay gente a la que le gusta, o eso creo yo, porque me dicen ¡qué bien cantas! Otros, no muchos, a pesar de ser amigos me dicen que qué pesado. Pero los hay más directos: el otro día estaba cantando bajito, apenas un murmullo, y una señora que estaba a mi lado me dijo con enfado: “¿Puede usted callarse?”. Ni por favor ni nada; así de seco. Y me callé, claro. Yo creo que fue porque estábamos en la sala de espera de un médico y probablemente le dolía la cabeza.

Pero no iba yo a hablar de mis cantos, sino de mis años.

El tiempo pasa deprisa, muy deprisa. Apenas da tiempo para recordar con sosiego lo que ha sucedido en los años inmediatamente anteriores.

El futuro de acerca deprisa, muy deprisa. Apenas queda tiempo para disfrutar con sosiego los proyectos que se han cumplido; o para lamentar los que no fructificaron.

¿Qué me ha pasado, qué he hecho en este lapso que ha transcurrido, veloz como nunca, desde que cumplí aquellos sesenta y cuatro hace hoy exactamente tres años?

¿Nada? ¿Solo el tiempo? ¿Solo -tantos como- tres años?

Decir nada es quizá una exageración, pero si alguien me preguntara, espero que no, ¿qué has hecho en estos tres años? No sabría qué decirle.

Quizá le respondería simplemente, por salir del paso: “vivir”.

Y es cierto, he vivido, que no es poco. He disfrutado de la vida que tengo, que la fortuna permite que sea buena y digna. He cumplido con el itinerario de la vida que contaba en aquél escrito, Las Edades del Hombre, que me inspiró mi padre. He conseguido, creo, que mi tiempo sea mío, para disfrutarlo, y de nadie más, excepto para compartirlo con las personas que quiero y que me quieren, como me enseñó Manuel Vicent.

Y hoy, tan rápido como un suspiro, han pasado tres años desde aquellos 64; son ya 67. Los setenta llegarán sin avisar, más rápido, mucho más, de lo que han llegado estos. Y luego los 73; y, en seguida, los… La vida que Dios me dé, que espero mantenga un razonable equilibrio entre duración y calidad; entre tiempo y salud. Nada de eso puedo controlar.

El tiempo no avisa, te asalta. Porque el tiempo, en cuanto medida de la vida que transcurre, no es más que una entelequia. Ya lo decía el Gaucho Fierro en aquella payada con el Moreno que relataba hace justo tres años:

Moreno voy a decir,

Según mi saber alcanza

El tiempo solo es tardanza

De lo que está por venir;

No tuvo nunca principio

Ni jamás acabará.

Porque el tiempo es una rueda,

Y rueda es eternidad;

Y si el hombre lo divide

Solo lo hace en mi sentir,

Por saber lo que ha vivido

O le resta que vivir.

Así que hasta que llegue el siguiente momento, haré lo que he hecho hasta ahora: vivir. Y, en lo posible, emulando lo que dijo Horacio en su Libro de las Odas: Carpe diem quam minimum credula postero (aprovecha el día, confía lo menos posible en el mañana).

Trataré de seguir aprovechando cada día, con los míos, pero seguiré confiando en el mañana y en los míos. Como siempre he hecho.

Ah, y seguiré cantando hasta que ya no quede voz.

Como cantaba con mi queridísima hermana Blanca, que no tuvo la suerte que yo he tenido y que nos dejó en el único cumpleaños triste, tristísimo, que he tenido en mi vida: el de mis cincuenta.

Este fue el último suyo.

Felicidades, amigo. Un beso enorme, hermanita.

Explorar48 (5)

Anuncios
  1. 13 junio, 2015 en 11:05 AM

    ¡Muchas felicidades!

    • 14 junio, 2015 en 6:05 PM

      Muchas gracias Mr Walls.
      Abrazos

  2. OLOMAN
    13 junio, 2015 en 11:22 AM

    La vida se hace a golpes de alegrías y tristezas.. Las alegrías se amortizan, las tristezas quedan forjadas y no las borras nunca como la de nuestra hermana Blanca, quizá la mas carismática y fiel representante de las virtudes y los defectos de los Chicheris. El golpe final es inexorable, solo deseamos que sea digno. Muchas felicidades y recuerdos alegres de nuestra hermana, a pesar de que se escape alguna lagrimita

    • 14 junio, 2015 en 6:12 PM

      Gracias Manolete.
      Qué filósofo estás hoy.
      Aunque discrepo en alguna cosilla. Quizá sea por el carácter de cada uno. Yo no amortizo las alegrías; las mantengo para recordarlas. Y las tristezas, como las de Blanca y Nacho, claro que se mantienen. No se borran, pero si eres capaz de recordar más allá, antes de que se fueran, su recuerdo es alegre.
      “No lloremos por haberlos perdido; alegrémonos de haberlos disfrutado”. Recuerda esta cita a menudo, porque es muy cierta.
      Abrazos

  3. Teresa
    13 junio, 2015 en 11:46 AM

    Muchas felicidades Jaime y enhorabuena por ser dueño de tu propio tiempo. Un gran logro. Tus reflexiones sutiles y filosóficas son una delicia, siempre nos desvelan lo esencial. Muchos besos
    Teresa

    • 14 junio, 2015 en 6:14 PM

      Muchas gracias Teresunga.
      Llevo tanto tiempo por aquí que ya casi se me olvidó nuestro sur.
      Os veremos pronto.
      Un abrazo

  4. guadiana 1
    13 junio, 2015 en 1:48 PM

    Jaime, no sabes cuánto hecho en falta tus escritos. Te reñiría por prodigarte tan poco en ellos, desde hace ya algún tiempo, pero… como lo que me gusta es que las personas hagan (dentro de los límites de mi escala de principios) lo que realmente les hace felices, tengo que respetar tus ausencias.
    Pero hoy me desquito y voy a aprovechar la oportunidad. Hoy celebro las dos cosas, tu cumpleaños y que hayas decidido compartir esta entrada con los que te leemos e inevitablemente te queremos como alguien, también, un poco nuestro (no solo eres de los tuyos…).
    Ante todo repito o tripito (por tercera vez… en RRSS) mi felicitación por tu cumpleaños y tras ella mi felicitación por vivir las cosas como las vives y por sentirlas como lo cuentas.
    Me encanta esa humilde (y para mi… sabia) reflexión sobre lo que has hecho los últimos tres años, vivir!!! Para mi la vida trata de eso, de vivir.
    Está sobrevalorado lo de hacer constantemente cosas espectaculares, excepcionales, impactantes, exclusivas, originales y minusvalorado lo de disfrutar de lo sencillo, lo cotidiano, la armonía, la tranquilidad, el equilibrio, las cosas y momentos que pasan desapercibidos…
    Conozco (y dosifico los encuentros) personas que tienen la curiosa capacidad de tenerlo todo ( padres, hermanos, buenos trabajos, pareja, hijos, amigos, casa, etc…) y quejarse constantemente por todo, eso no es vivir, bueno sí es vivir pero vivir amargado y amargando a los que te rodean. Un horror, una pérdida de tiempo y para los oyentes (de sus quejas y lamentos)… un soberano coñazo. Por lo que está claro que me encanta y disfruto, con las personas que lo que desean e intentan hacer es disfrutar de y con lo que tienen, y en ese ámbito te mueves tú.

    Respecto a lo de que te pasas la vida cantando ¿qué te voy a decir?… eso para mi dice mucho. Ya sabes que la música es mi droga (y no lo sabes pero el tabaco también) hoy, por ser tu cumple, escribo en tu blog escuchado mi programa de radio favorito, sábado a las 13:00…Toma Uno… y en lugar de charlar con ellos charlo aquí.

    Por cierto, me hizo mucha gracia la reacción de la señora en la sala de espera del médico, es probable que tuviera dolor de cabeza o de alguna otra parte de su anatomía, también es bastante probable que estuviera cabreada por algún retraso en su hora de cita o sencillamente es probable que viva un tanto cabreada en general, como aquellos a los que me refería un par de párrafos antes. (En otro momento te contaré una anécdota de ayer en el trabajo, no quiero que mi comentario sea más extenso que tu entrada, que ya debe estar a punto, y que el resto de tus lectores me odien).

    Así que termino mi “muy más querido amigo”. Me encanta y me emociona que tu balance de estos años, que lo que hayas hecho en este tiempo, haya sido vivir y espero que así siga siendo.
    Un abrazo más que enorme y mil afectuosos besos.
    Tu amiga Guadiana – Bolboreta .
    Cuídate y sigue disfrutando de tu vida y de los tuyos y que ellos lo hagan también.

    • 14 junio, 2015 en 6:40 PM

      Mi querida dama de los ml nombres.
      Me resulta difícil contestar tu inmenso comentario. Sólo diré un par de cosas:
      1. Gracias.
      2. Tienes parte importante de la culpa de que este blog siga, aunque muy débil, vivo.

      Trataré de enmendar esta debilidad, aunque me resulta cada vez más difícil. No sé por qué; no es cuestión de falta tiempo ni de fuentes de inspiración, que las hay a cientos. Será que no sé ver o que no me siento capaz de saber expresar.
      Vete a saber.
      Es cierto que hay mucha gente infeliz con lo que tiene o que agiganta sus problemas. Allá ellos. Yo, como muchos otros, cuando tengo algún problema miro a mi alrededor. Y, en seguida, mi problema pierde gravedad. Aunque sea relativa.
      En fin, muchas gracias por tu felicitación por tus palabras y por estar siempre ahí, rondando esta casa tan abandonada.
      Mil besos. Uno para cada nombre. Como aquella canción infantil de las estrellas.

  5. Carmen Cacho Ordax
    13 junio, 2015 en 7:54 PM

    Felicidades Jaime. Recuerdo tu cincuenta cumpleaños y el duro golpe de la pérdida de tu hermana, corazón tan blanco en aquella mañana tan negra.
    Sigue cantando Jaime, incluso (o con mayor motivo) en la consulta del médico. Besos

    • 14 junio, 2015 en 6:52 PM

      Muchas gracias Carmen.
      Tristes recuerdos.
      Hace días estábamos unos cuantos viendo un video rescatado por mi hermano pequeño. Era el 50 cumple de Blanca, que celebró en Samarcanda.
      Alguna lágrima, pero mucha alegría.
      Como va todo?
      Un beso fuerte.

  6. Odile
    13 junio, 2015 en 11:16 PM

    ¡Que suerte tiene tú capitana!

    • 14 junio, 2015 en 6:54 PM

      No digo yo que no la tenga, misteriosa Odile.
      Pero si conocieras a mi Capitana, mi querida Odile, verías que la suerte está también de mi parte.
      Besos.

  7. 13 junio, 2015 en 11:36 PM

    Felicidades D. Jaime!

    Siga cantando muchos años mas.

    • 14 junio, 2015 en 6:55 PM

      Muchas gracias Carlos.
      ¿Cómo llevamos ese reloj?
      Abrazos

      • 14 junio, 2015 en 9:54 PM

        Esta casi terminado! Prometo fotos. Gracias. Un fuerte abrazo y siga escribiendo por favor

  8. pepe Beotas
    14 junio, 2015 en 5:26 PM

    Querido Jaime. ¡ Muchas felicidades ! de todo corazón.
    Me sigue pareciendo extraordinario como cantas y recuerdo, al finalizar nuestras navegaciones, con el ocaso gaditano y envueltos en la alegría de disfrutar de la amistad regada por nuestros rones y ginebras, como mi hija (desde muy pequeña) siempre decía, con admiración y gusto, al regresar a casa ¡que bien canta Bolo !.
    Pues tengo que decir que no solo cantas bien, escribes maravillosamente y rezumas esa sensibilidad (que contrasta con tu exterior de aventurero africanista), tan poco frecuente en nuestro sexo (ahora genero, aunque tratemos sobre personas) que permite expresar sentimientos tan íntimos que cuesta exteriorizar y que muy pocos pueden hacer con la naturalidad y autenticidad, con que lo haces tu. Ese es el resultado de tu mejor cocktail bondad, cultura e inteligencia.
    Un abrazo y hasta pronto Pepe Beotas.

    • 14 junio, 2015 en 7:02 PM

      Joder Pepe, que me pongo colorao!!
      Me gusta el comentario de tu peque, que nunca podía imaginar, y lo de “aventurero africanista”.
      Bueno, y todo lo demás. Aunque lo acepto como regalo (excesivo en todo caso) de cumple.
      Un abrazo fuerte y hasta pronto.

  9. Rafael Rubio
    14 junio, 2015 en 7:23 PM

    Querido Jaime, mi felicitación más cariñosa y admirativa. Al fin y al cabo, ya sólo te quedan dos años para alcanzar ese guarismo mágico que sin duda celebrarás como es menester ! Me encantaría verte en Madrid antes de agosto; seguro que vienes por aquí y podemos aprovechar para comer en el Club, como el año pasado con Tano y su mujer. Todavía me gustaría más, si cabe, que hiciéramos por cazar juntos. Guardo un imborrable recuerdo de nuestras jornadas cinegéticas y me encantaría tener la oportunidad de volver a compartir una buena montería, bien aderezada con unas sabrosas migas de inicio y finiquitada con un cocido “bien come Il faut”. En fin, compartir pasiones es la forma más placentera de perpetuar amistades. Te envío un muy fuerte abrazo, que espero poder darte personalmente muy pronto.
    Rafael

    • 14 junio, 2015 en 9:35 PM

      Hola Rafa.
      Muchas gracias.
      El guarismo mágico te lo regalo, cabroncete. Y no lo voy a celebrar especialmente.
      Estoy por los madriles, pero la semana última de junio me voy a Ibiza y nada más volver, a Chochogrande.
      Ahora cazó menos montería. De hecho, no tengo nada reservado para 15-16; ya cogeré sobre la marcha. Estoy muy encelado con un coto que cogí con unos amigos en Jerez. Perdiz brava y terreno complicado. Ah, y tengo perrete nuevo, así que cazaré bastante por ahí y menos por aquí.
      En fin, a la vuelta de verano espero que nos veamos.
      Un abrazo fuerte.

  10. Rafael de la Brena
    15 junio, 2015 en 5:14 PM

    Gracias por vover y hablar de ti.

    Rafa de la Brena

    • 15 junio, 2015 en 10:20 PM

      Gracias a ti Rafa, por leer estas cosas.
      Qué poco nos vemos con lo que nos veíamos.
      Hay que poner remedio.
      Abrazos

  11. Señor G
    15 junio, 2015 en 9:56 PM

    Bien escrito está lo que sale del magín y de corazón. Lástima que no pudieramos cantar Just a Gigolo. Un abrazo Oneyed.

    • 15 junio, 2015 en 10:21 PM

      Tiempo habrá, señor G.
      En cuanto estés recuperado del todo y nos invites a tus posesiones castellanas.
      Un abrazo fuerte.

      • Carmen Cacho Ordax
        18 junio, 2015 en 10:33 AM

        Canto y escribo poco Jaime.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: