Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD > POESÍAS INÉDITAS (5)

POESÍAS INÉDITAS (5)

No quiero despedir este año de tristezas sin algo de poesía. No mía, que soy incapaz, sino de mi anónima poetisa de la que en ocasiones os he hablado, y que me permite publicar esta quinta entrega.

—————-

Las tres primeras recuerdan, con nostalgia porque se fue y con alegría porque la tuvimos, a alguien que fue mucho en la vida de algunos. Aunque son recuerdos privados mi querida poetisa, que la adoraba, me permite compartir sus recuerdos con quien quiera con ella compartirlos. Ana se llamaba y era todo belleza y corazón.

 

 

Ana

Sigues allí

            No vienes

Te metiste en su cuerpo

            Y en su alma

Él no lo pudo ver

            Pero tú tienes

Aquí y allí

            La vida del que ama

Ana (2) 

Desde hace meses

Me acompaña la misma música

Aquella que escuchamos

En ese último día

.

No la he vuelto a escuchar

Y, te miento otra vez….

Cuando la escucho

No paro de llorar.

 

Romance a Ana

El día que murió Ana

Pasó delante del sol.

Qué tristes fueron sus horas

Horas que nunca vivió.

.

Nadie supo sus historias

Historias que no buscó

Y que asaltaron su vida

Mucho antes de que nació

.

Estaba alegre muriendo

Su risa me despertó

Y cantando sus tristezas

A los días nos dejó

.

Tierna vida sin recuerdos

Casi todo lo olvidó

No sabiendo que moría

En su cama se durmió

.

Un romance sin palabras

A todos nos alteró

Sabiendo que ya no estaba

Y que se fue sin dolor

————————–

.

Ana se fue, aunque en nuestro recuerdo vive. Como vive todo lo que nos rodea, las cosas, la naturaleza, el tiempo, las estrellas, el mar…

.

Las estaciones

En el otoño

Ha cambiado el amor

El dolor sigue

.

En el invierno

Ha nacido el amor

La vida sigue

.

En primavera

Se adormeció el amor

El sueño sigue

.

En el verano

Resurgirá el amor

La noche sigue

.

El hielo llegó

Olvidemos el frío

Vendrá el calor

.

Explosión, calor

El radiante universo

Por fin nació

.

Egoísmo, dolor

El radiante universo

Desapareció

.

Murmullo frío

Retornan las palabras.

Lo dice el sol

.

Supe escuchar

El mar y el sol hablaron

Supe olvidar

 

Visiones desde mi terraza

La flor perdura.

Cuando no queda nada

La flor perdura

.

El aire claro

La gaviota se mece

Dulce letargo

.

Grazna, navega

Al lado de los barcos

Su ruta sigue

.

Una magnolia

La soledad recuerda

Que está dormida

.

Ruta sin rumbo.

Debajo de la tierra

Habrá otra vida

.

Fotografía

Naturaleza muerta

Alma sin vida

.

Una palmera

Vive sin saber nada.

Eso la salva

.

El árbol seco

Dejó caer en su sombra

Lluvia y viento

.

Locura y vida

Las flores se han perdido.

Vuelvo a nacer

.

El crisantemo

Nos habla de los muertos

Que ya se han ido

.

La luz, el aire

Navegar insensible

A los tornados

.

En el invierno

Esperemos la sombra

Del árbol muerto

.

Estoy muy triste

Y aquellas nubes grises

Lo están también

.

Me llama la luz

Aquel amanecer total

Del universo

.

La fruta seca

Dormía sobre el cuenco

Roto por el sol

.

Agua estancada

La libertad perdiste

Sólo al nacer

.

Nos diste vida

Universo perdido

Mala partida

.

Si te pintara

Perderías la fuerza

De tu alegría

.

Entre el cemento

Brota un árbol de luz

Que me deslumbra

 

Venus

Desde mi ventana

            Siempre veo a Venus

Tengo otras ventanas

Desde donde mirar

Pero Venus,

            Venus no está

 

 

¿Dónde se acaba el mar?

¿Dónde se acaba el mar?

                        No me contestes

Un gradiente de amor con la distancia

                        Surgirá entre nosotros

Tendremos ilusión

                        Pasión de vida

Llegaremos al fin

                        Del arco iris

Donde se acaba el mar

 

 

Sólo la inmensidad

Sólo la inmensidad

Nos quita el rumbo

            Torcido de los hechos

.

Sólo el mar perpetúa

El silencio dormido

            Del ayer y del olvido.

.

Sólo nuestro perdón

Nos permite la vida

.

Sólo existe el no ser

El estrecho sentido

            De envolvernos en algo

Eterno y monstruoso

Más allá del oscuro

            Atardecer dormido.

——————–

Hoy, amigos, no hay música; sólo poesía.

Anuncios
Categorías:EDUCACION Y SOCIEDAD Etiquetas: ,
  1. Juanjo Cervera
    27 diciembre, 2010 en 9:45 PM

    Bellísimas palabras para recordar a una amiga, a la mar, y a la muerte…
    Me atrevo a animarte a que sigas este link para escuchar a Maite Martín cantando a un poeta malagueño, Manuel Alcántara. La canción se llama “Por la mar chica del puerto”, y en el disco hay otro, con la misma música, que no lo he encontrado en You Tube, que hubiera sido más apropiado para tu entrada de hoy. Te puedo copiar la letra, que reza así:
    No pensar nunca en la muerte
    y dejar irse la tarde
    mirando como atardece…
    Y toda la mar de frente
    y no estar triste por nada
    mientras el sol se arrepiente…
    Y morirme de repente
    el día menos pensao
    ese en el que pienso siempre…

    Muchas gracias, Jaime, y ahi va el link. Espero que funcione…

    • 28 diciembre, 2010 en 10:09 PM

      Muchas gracias Juanjo.
      Precioso poema e interpretación. He buscado el otro poema, No pensar nunca en la muerte, pero no esta en Youtube. Aparece en una aplicación que no se como funciona: GOEAR. La buscare mejor porque la letra cala hondo.
      Un abrazo fuerte.

  2. Sarah
    27 diciembre, 2010 en 9:49 PM

    Hola Jaime,

    Son bonitos los poemas de tu poetisa, pero !!tan tristes¡¡.

    Es una sensibilidad tan tocada por la tristeza, que espero que vuelva a ver brillar la luz.
    Efectivamente, la vida sigue aunque nos cueste entenderlo, aceptarlo e interiorizarlo cuando el dolor nos lleva a tomar distancia de ella. Lo sé.

    Me parece precioso el “Romance a Ana”, me ha producido una sensación agridulce, pero me sigue pareciendo precioso.

    Esto es un atrevimiento por mi parte porque la poesía no es lo mío, pero ya que tu poetisa acepta compartir su alma con nosotros siento que debo decirle lo que me hace sentir.

    Aunque me llega esa tristeza me gusta su forma de manifestarla, será que me gusta la gente que tiene alma. La tristeza tan solo cuando es su momento, cuando es ineludible y siempre sabiendo que al igual que la alegría, se acaba, que no es eterna.

    Un beso fuerte y feliz año.

    Sarah Guadiana.

    PD. Como verás me he quedado con el nombre, espero que no te importe porque me encanta.

    • 28 diciembre, 2010 en 10:21 PM

      Hola Guadiana.
      Me alegra ver que menudeas tus afloraciones.
      Si, son tristes. Mi poetisa suele serlo cuando escribe, pero ve brillar la luz todos los días. Como en ocasiones lee este blog, diré que es maravillosa.
      Y te aseguro que le gustara leer tus impresiones.
      Un beso fuerte. Feliz año y nombre nuevos

  3. Cosimo Piovasco Di Rondò
    30 diciembre, 2010 en 12:56 PM

    Anda, con haikus y todo 5-7-5
    Besos a la poetisa!
    Cósimo Piovasco di Rondò

    • 30 diciembre, 2010 en 3:22 PM

      Eso me dijo ella, que eran Haikus. Yo no supe saber, pero mire en la biblioteca universal y ya lo supe.
      Besarela de tu parte.
      Un abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: