Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, ESTRELLAS DE LA POLITICA, LA CRISIS ECONOMICA, MUSICA, RELIGION > HA NACIDO UNA ESTRELLA (de nuevo los desahucios)

HA NACIDO UNA ESTRELLA (de nuevo los desahucios)

Ayer vi en una cadena de televisión un debate sobre diversos asuntos de actualidad. Todos ellos vinculados con la turbulenta situación política y social que estamos viviendo. Se discutió sobre la corrupción política (del partido popular), sobre los dineros del presidente del gobierno (del partido popular), sobre las corruptelas de una ministra en particular (del partido popular) y sobre la tristísima situación de los desahuciados de sus viviendas.

No tuve que esperar mucho para ver que se trataba de un juicio popular contra el partido del mismo nombre. No sólo porque la mayoría de los temas a debate le afectaban directamente, sino porque en el asunto de mayor enjundia, el de los desahucios, se culpaba implícitamente (o explícitamente) a este partido. En efecto, los que discrepaban de la posición de la estrella invitada, Ana Colau, eran periodistas simpatizantes del PP o, al menos, habituales en los medios afectos (valga la expresión) a tal partido, mientras que quienes se posicionaban a su favor lo eran del partido opositor, el PSOE. Fue una maniobra envolvente preparada por la cadena, a la que las víctimas, en un rasgo de inocencia, de vanidad o de valentía, se ofrecieron voluntarios; casi como chivos expiatorios.

ANA COLAU

El mensaje era evidente: el PSOE está en contra de los desahucios puesto que “los suyos” apoyan sin firuras a Ana, la estrella invitada, en tanto que el PP es favorable a ellos porque discrepan de Ana. Esa es sin duda la imagen que quiso dar el conductor del programa, que debe de ser un tipo muy listo, y esa fue, sin duda, la percepción del 90% de los espectadores y del 100% de los asistentes en vivo.

Yo tengo para mí que, si hablamos de responsables indirectos, tanto lo es un partido como otro. Y, si me apuran, más el que gobernó hasta 2011, pues tuvo mayor responsabilidad en el ahondamiento de la crisis. Pero a ambos, por omisión, por esa política de “laissez faire, laissez passer” ante las entidades financieras que les dan préstamos y en ocasiones se los condonan, les corresponde la culpa de este asunto, así como de tantos otros.

La estrella invitada al debate fue una señora hasta hace poco desconocida, Ana Colau, que unos días antes había tenido una espectacular comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, como experta (ella es representante de PAH, Plataforma de Afectados por Hipotecas), en el marco de las labores preparatorias de una posible nueva legislación

Ana es una extraordinaria comunicadora. Habla con soltura, sin papeles y no le hacen falta demasiados datos. Los que se sabe de memoria, porque lleva años en esta lucha, los utiliza con destreza, contundencia y una notable dosis de demagogia. Tal es la dosis de demagogia que utiliza (la demagogia tiende a debilitar los argumentos) que podría pensarse que no aguantaría un debate de toma y daca. Error: cuando alguien le respondía hurgando en los resquicios de sus argumentos, la respuesta era aún man contundente y Ana se sentía más segura de sí misma. Y segura, claro, de tener al auditoria tras ella.

Ana habla de estafa y de criminales, pero nadie se querellará contra ella. No ataca directamente a uno u otro partido –aunque sin duda se le ven las antipatías mejor que las simpatías-, sino a las instituciones financieras, a las Administraciones Públicas en general, a los notarios y a todo quisque que se le ponga por delante. Aún así, a pesar de que no identificó directamente al PP como diana de sus dardos, fue el PP el perdedor en el debate. Como he dicho, los espabilados periodistas afines al PSOE se posicionaron radicalmente a favor de sus tesis. Lo contrario hicieron los afines al PP. Los aplausos y los silbidos del público asistente, en su mayoría entusiastas de Ana, se prodigaron en correspondencia con estas posiciones.

Conforme pasaban los minutos, el debate fue poco a poco convirtiéndose en un combate. Tal era la demagogia empleada, la virulencia de las posiciones y la violencia en su exposición. Había muchos participantes y cada uno gritaba más que el anterior, interrumpiendo su turno de palabra. El conductor del combate, ese tipo listo y muy mediático, más que ordenar el discurso alentaba la violencia dialéctica.

Poco a poco, pasadas unas horas (el programa es inusitadamente largo) y al mismo ritmo que el griterío de los exaltados agotaba sus gargantas y que los argumentos se repetían, el combate se fue apaciguando. Los contrarios a Ana se replegaban, apabullados por la vehemencia de los afines; los afines sonreían y sacaban pecho, confortados por el silencio, casi forzado, de aquellos.

(Observen que me esfuerzo en identificar a los contendientes como contrarios o afines a Ana, porque no tengo ninguna duda de que todos son contrarios a este terrible drama de los desahucios).

——————————–

Posiblemente sea la última vez que asista desde mi sillón a un combate de este tipo, que algunos llaman tertulias, emitido por una cadena como esta, cuyo único interés es el fatídico “share” y que es conocida por la cantidad de mierda que emiten. Seguiré viendo los de la TV pública nacional que, al menos, permiten escuchar los argumentos de unos y otros sin necesidad de estar con el mando del volumen en la mano.

————————-

Quizá algún lector se sorprenda de que me haya centrado en lo superfluo y no tome partido en el problema debatido. Le diría que expresé mi opinión en algunas entradas de este blog y que, si acaso tuviera interés, aquí tiene los links:

Home, Sweet Home (11-11-11)

¿Cuántas muertes serán necesarias? (27-10-2012)

(Pero si alguien quiere entrar al debate de fondo, aquí me tienen).

Hoy tan sólo quería hablar de ese violento combate al que asistí como lejano espectador y mostrar mi admiración por esta Ana Colau que dedica tiempo y energía en exponer a la sociedad este terrible drama de los desahucios. Con exageración y demagogia, sin duda; pero también con corazón, conocimiento y mucho arte.

Si careciera de cualquiera de estas cualidades y habilidades, nadie hablaría hoy de Ana Colau ni el drama de los desahuciados tendría estos días tanta presencia en los medios.

Y es que se hace necesario que ciertas palabras sean gritadas, para que las escuchen los que tienen en su mano buscar las soluciones. Y, así, quizá pudiera evitarse que mucha más gente no tenga otro sitio al que ir que el triste Valle de las Lágrimas.

Es esta, Valley of the Tears, una canción que publicó Fats Domino, uno de los reyes del R&B, en 1957. Soberbia, como todas las suyas.


I want you to take me
Where I belong
Where hearts has been broken
With a kiss and a song

Spend the rest of my day
Without any care
Ev’ryone understands me
In the valley of tears

Soft words has been spoken
So sweet an low
But my mind has made up
Love has got to go

Spend the rest of my day
Without any care
Ev’ryone understand me
In the valley of tears.

Anuncios
  1. Curioso Constante
    11 febrero, 2013 en 1:29 AM

    Yo también presencie el debate y coincido en la mayor parte de tu análisis. Lamentablemente la democracia lleva a la demagogia, cuando aquella no esta fuertemente implantada entre la población.
    Asistimos a un momento de nuestra historia interesante. Construimos, y empleo el plural por haberme implicado, una democracia hace 30 años. No obstante, se dejaron temas para irlos desarrollando…….., bueno y no se hizo.
    Lo que vimos, es un reflejo de los movimientos de aquellos que persiguen mantener una situación insostenible. Es momento de que el Gobierno, este gobierno, ponga encima de la mesa los fundamentos de un Estado, de que límite los excesos y de libertad a las oportunidades.
    Saludos amigo

    CuriosoConstante

    • 19 febrero, 2013 en 10:28 PM

      Hola CC-
      Disculpa el retraso en contestar a tu comentario, que te agradezco.
      “Se dejaron temas para irlos desarrollando…y no se hizo”.
      Es posible, pero las causas de que hayamos llegado a esta situación no son tanto las cosas que no se hicieron como los cosas que, quienes nos han gobernado, pervirtieron. Se está convirtiendo en un tópico, pero es cierto que no tenemos una eficaz division de poderes.
      El legislativo se elige en listas cerradas. Éste elige a un ejecutivo que, si no tiene mayoría absoluta compra votos a los minoritarios a cambio de prebendas; y si la tiene, gobierna para su interés. Y también elige al CGPJ, que decide la acción del poder judicial.
      Del constitucional y del cuarto poder, ni hablemos. Prostituidos.
      Pero de eso, no tenemos culpa ni tu ni yo. Quizá la de no protestar lo suficiente, pero ¿cómo?. En abril de 2010 empecé este blog que, como no le ponga remedio, irá languideciendo. En mi primera entrada (Justificación de este Blog) me refería a estos asuntos. Y decía:

      Pero la posibilidad de influencia de cada uno de nosotros es muy escasa. Abarca a nuestra familia y a nuestro círculo más próximo de amigos. ¿Qué podemos hacer? Nada o muy poco. Abstenernos de votar no es una opción. Dejar de informarnos a través de los medios tampoco. No valen actitudes pasivas como aquella de “para que se joda el capitán no como rancho”. Hay que hacer algo, pero no se el qué. No se cómo se crea una dinámica social que haga temblar y caer al actual establishment y que se sustituya este absurdo régimen de partidos que tenemos en España por otro que no sea peor. ¿Otro mayo del 68? No estaría mal, pero ¿Quién lo lidera?

      No confío yo en que este gobierno tenga capacidad para construir los fundamentos de un nuevo Estado. No mientras el sistema de partitocracia no caiga.
      Un abrazo

  2. Corsario
    12 febrero, 2013 en 12:07 AM

    Se merece una entrada, da gusto sentir aire fresco, en lugar de los discursos huecos de los politicos de turno.

    Esta señora me parece sensacional, se llama ADA, no Ana, hasta el nombre me gusta.

    Es apasionada y valiente,se le entiende muy bien solo con mirarla a los ojos, además dice verdades como puños.

    Vi parte de las dos intervenciones, la del congreso y la de telecinco, a los banqueros les puso en su sitio sin cortarse un pelo, si eso es demagogia a mi me parece muy bien, el mensaje ha llegado, era el objetivo, a ellos no les tiembla un ápice el pulso cuando estafan a algun cliente viejo o incauto.

    A esos dos cínicos impresentables, Sanchez Dragó y German no se qué, tambien los dejó temblando, los del PSOE que no hicieron nada por resolver el problema de los desahucios apostaron a caballo ganador en un ejercicio de hipocresía absoluto.

    Espero que siga dando la batalla y que admitan a tramite su propuesta de mínimos, avalada por mas de 1 millón de firmas, no estoy muy seguro que lo consiga, teniendo en cuenta que los partidos son rehenes de los banqueros.

    Bravo Ada se te escucha alto y claro, sin duda

    Corsario.

    • 15 febrero, 2013 en 12:43 AM

      Hola Corsario.
      Ya, tengo que corregirlo. Me empeñé en Ana y no me di cuenta.
      Su propuesta no es de mínimos, es de máximos. No se llegará a lo que piden pero algo tienen que hacer; la situación no puede seguir así.
      Al final, el PP se acoquinó, quizá porque un par de horas antes de la votación se suicidó un matrimonio en Mallorca, y votó a favor. Eso indica la “seriedad” de su planteamiento.
      Al grupo de Ada, Stop Desahucios, le faltó grandeza a la vista del resultado de la votación. Debieron irse tranquilos y en silencio; lo habían conseguido! Sin embargo, su guión les decía que tenían que armarla y la armaron.
      Yo no creo que la ley que se apruebe sea demasiado agresiva; como dices, el PP tiene presiones de bancos y de Europa. Pero al menos, parece que ya hay un pacto con el PSOE y algo arreglarán.
      Porque el Código de Buenas Practica y el RDL que se aprobó a finales de 2012 no arregló nada.
      Un abrazo

  3. Sarah Guadiana
    18 febrero, 2013 en 9:40 PM

    No vi ese debate, sí la la comparecencia de Ada Colau ante la comisión del Congreso. Probablemente tengas razón en lo que cuentas que sucedió durante el programa, porque suele ser así, dos bandos claramente diferenciados y a la gresca.
    Sobre la demagogia yo ya he decidido tomarla como “lo habitual” porque todos tienden a ella.

    Y sobre Ada Colau, estoy de acuerdo con Corsario, esa mujer apasionada y valiente que dice verdades como puños y que, como tú dices y es algo que a mi me llama la atención, no necesita papeles para leer un discurso porque ella va exponiendo verdades y llamando a las cosas por su nombre, cuando eso sucede no necesitas un guión para hablar retorciendo el lenguaje y la realidad ni recordar palabras inventadas para suavizar esa realidad.

    Yo tampoco creo que la ley que salga de esa aceptación de la iniciativa popular sea la que ellos y muchos otros desearíamos, me temo que tan solo será un parche para algún tipo de caso concreto con unos requisitos casi imposibles de cumplir, pero de todos modos celebro que existan personas como Ada Colau que están peleando por hacer de este país un sitio más justo luchando contra una ley antigua e injusta.

    Es justo lo que pasó hoy en La Coruña?

    http://www.eldiario.es/galicia/Fracasa-intento-desalojo-sorpresa-Coruna_0_102540286.html

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/2013/02/18/proceden-desahucio-anciana-coruna-pago-mes-alquiler/00031361175447072772545.htm

    (pongo dos fuentes para que no se diga…)

    Se iba a ejecutar el desahucio de una octogenaria por tener dos impagos en el alquiler de su vivienda, uno hace 14 años y otro en 2011, impagos de 165€ que ya regularizó, pero la justicia siguió su curso y llegaron al desalojo Fue por los impagos?, No, no fue por dos impagos en más de treinta años de inquilina (impagos por otro lado ya regularizados por ella misma), es porque los dueños del piso se quieren librar de esta inquilina y de su alquiler de renta antigua.

    Tengo que creer que la ley les ampara y lo permite pero eso me produce más tristeza y más rabia todavía, los propietarios pueden no tener corazón, esas cosas pasan, hay aberraciones en la naturaleza y cada vez se descubren más casos de seres sin corazón, bueno, sin corazón, sin conciencia, sin vergüenza, sin humanidad, sin dignidad, sin honestidad, sin honor, etc. etc.

    Bien, perdona, me disperso , decía que los propietarios pueden no tener corazón, están en su derecho, pero que la ley permita que se pueda echar de su casa a un inquilino por tener dos impagos (insisto, ya regularizados) en más de 30 años, sin ver que es una maniobra del propietario para librarse de un inquilino de renta antigua, y como yo soy una sentimental y una blanda, le añadiría el agravante de que es una octogenaria que y tan solo cobra 375 €.

    No sé que opinarás de esto, pero a mi no me parece justo en absoluto (y ya sé que en este caso no se trata de una hipoteca pero viene a cuento en esta entrada en cuanto a desahucio).

    Si los juzgados actuasen con tanto celo de las leyes y de su trabajo en otros casos más sangrantes y que son auténticos delitos en lugar de dejar que prescriban o que se produzcan irregularidades en la detención o instrucción cuando (curiosamente) “coincide”…

    En fin… ya sabes como respiro.

    Un afectuoso abrazo

    La Guadiana de siempre

    • 19 febrero, 2013 en 11:02 PM

      Hola Guadiana
      ¿Ves como no te había bloqueado? Soy yo el que estoy bloqueado y no encuentro el tiempo (teniéndolo de sobra) ni el asunto (habiendo asuntos a miles) para escribir.
      ¿Qué quieres que te diga? Tienes razón en todo lo que dices. La Justicia es una virtud natural. Todos intuimos lo que es: dar a cada uno lo que en justicia le corresponde. Pero es definición tautológica, porque habremos de preguntarnos de nuevo: ¿Qué es lo que a cada uno, en justicia le corresponde?
      Es justo que quien hizo esfuerzo por comprar un piso y lo cede en alquiler cobre por ello; en justicia le corresponde. Y que si no le pagan, recupere el piso. La ley le asiste.
      Pero es tremendamente injusto, aunque la ley lo permita, que una anciana que no tiene recursos sea puesta en la calle para que la justicia de aquel propietario sea repuesta.
      ¿Qué pasa si, en un mismo tipo de contrato, cambiamos la posición económica de las personas?
      Pudiera ser que el propietario es casi indigente y necesite el alquiler para vivir y el inquilino un potentado al que no le apetece pagar. La ley civil que les ampara es la misma. Pero, en este caso, sería enormemente injusto no echar al inquilino potentado.
      Lo que quiero decir es que la perspectiva de un problema es la correcta cuando nos abstraemos de las posiciones personales. Pero si no tenemos en cuenta esas situaciones personales no será posible impartir JUSTICIA, con mayúsculas.
      Y eso nos lleva al concepto de justicia social, que no es desde luego la que aplican los tribunales. Porque no pueden. Los jueces tienen que aplicar la ley positiva, la que aprueba el parlamento. No pueden salirse de ella; como mucho, atender a los casos de extrema necesidad para impedir algún desahucio dramático. No es lo que debería ser, desde luego.

      Pero no podemos eludir el debate social que existe aquí y ahora. Unos bancos -fundamentalmente cajas- que han estafado, robado y arruinado, y cuyos directivos se han aprovechado y enriquecido ilegítimamente, están asistidos por la ley para poner en la calle a unos pobres ciudadanos (naturalmente, estoy generalizando y estereotipando).
      Y en este debate, viene la famosa ILP de Ada y su grupo. A mi me ha parecido muy bien la iniciativa y la aprobación por unanimidad del Congreso.
      Pero te diré que me parece aberrante que Stop Desahucios diga ahora, con violencia verbal, que la ILP no se toca “ni una coma”. La ILP tiene que ser debatida. Toda la presión callejera (sin violencia) y mediática que doble la muñeca del PP y permita que se apruebe una ley digna, me parecerá bien.
      Como me parece cínico e hipócrita el papelón del PSOE, que colaboró activamente con omisiones y acciones concretas a que haya tantos desahucios como hay.
      So ellos dos los que se tienen que poner de acuerdo. A ver si lo hacen. Sin miserias; con grandeza.
      ¿Sabes qué hay que aplicar en todo esto? SENTIDO COMÚN…y algo de música.
      Un beso y disculpa el rollo, querida amiga.

  4. Corsario
    21 febrero, 2013 en 8:59 AM

    Sin duda la aprobación de la ILP fue “forzada” por dos suicidios que se produjeron en Mallorca mientras se estaba tramitando, la idea del PP esa misma mañana era no aprobarla.

    Corsario

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: