Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, LA CRISIS ECONOMICA, MUSICA, POLITICA > 15M, 25S… (¿Hay Esperanza? gritan las Campanas de Rhimney)

15M, 25S… (¿Hay Esperanza? gritan las Campanas de Rhimney)

 

El 22 de abril de 2010 (el mes en que vio la luz este blog) escribía una breve entrada bajo el título A LAS BARRICADAS (3). Era, como el paréntesis indica, la tercera de una serie bajo el mismo título. En aquel mes, y en los siguientes, la situación de aquí era muy convulsa: luchas intestinas en el TC  a cuenta del Estatut, juicio al Juez Garzón y consecuente radicalización en las instituciones y en las calles, proximidad del 1º de mayo con descafeinada respuesta sindical (en el poder estaba “el amigo”). Y casi víspera de aquel terrible 10 de mayo que inició la bajada a los infiernos de ZP y del PSOE y la carrera a ninguna parte de Rajoy, que hoy pide lealtad cuando entonces fue profundamente desleal.

Tan convulsa estaba la situación, tan radicalizadas las posiciones.

Iniciaba así la entrada de referencia:

Estoy viendo en este momento, las 10 de la noche de hoy miércoles, el inicio del programa de Gabilondo en la CNN. Empieza con el parte de final de guerra:

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.
El Generalísimo Franco
Burgos 1º abril 1939.”

Dos años y medio después de aquel abril nada ha mejorado; las cosas están aún peor.

–          El conflicto del Estatut ha trasmutado en conflicto de secesión.

–          La judicatura sigue convulsa, con presiones externas y luchas internas.

–          Los sindicatos, que hoy tienen al enemigo en el poder, han tomado las calles. Intentan, sin éxito, regenerar la credibilidad que solo tuvieron en tiempos de Redondo y Camacho.

–          La corrupción continúa impune; tal parece que mientras las rejas carcelarias no se abren para los corruptos, las puertas del indulto o del olvido están de par en par.

–          La crisis social y económica se profundiza gracias, en gran medida, al gobierno que no da una a derechas.

–          España es noticia en todo el mundo como ejemplo de nación abocada a la ruina.

–          Y dieces de mayo hemos, tenido ya tantos que aquel de 2010 es ya casi un dulce recuerdo.

Nadie sabe qué hacer. Ninguno de nuestros supuestos líderes hace otra cosa que no sea atacar a quien tiene el poder o defenderse del que aún no lo tiene.

Y surgió el 15M.

Y SURGIÓ EL 15M

La situación era insostenible. Nadie entendía que la calle, abandonada por los sindicatos amigos, permaneciera vacía. Por algún lado tenía que explotar la indignación social. Motivos había de sobra, pero faltaba la espoleta que iniciara la deflagración.

La movilización social, especialmente de la juventud, vino de la mano de un anciano de 93 años, Stephan Hessel, y su modesta publicación “Indignez-vous”.

Sobre SH y su llamada a la movilización escribí (pido disculpas por esta y otras autocitas) en enero 2010 –antes de los movimientos del 15M-, un par de entradas: INDIGNARSE ¿SIRVE DE ALGO? Claro que sirve, me respondía, pero no es suficiente; hay que hacer algo, pero ¿qué?

Pocos meses después la respuesta vino de la mano de las movilizaciones del colectivo 15M. Tan apasionado estaba con el asunto que seguí dándole a la tecla:

INDIGNAOS (El Partido del Quince de Mayo) (18 mayo11). Mi primera reacción ante la masiva concentración fue muy positiva, si bien con muchas dudas sobre su continuidad como movimiento espontaneo y transversal. Un colectivo sin organización, estructura, líderes ni recursos, está abocado al fracaso, pensaba. Pero tan pronto empiecen a aflorar los recursos, los líderes y la estructura, otros se adueñarán del movimiento, pensaba también.

En los siguientes días, (The Spanish Revolution, 20 mayo 11; Disimula con las Uvas, 21 de mayo 11), el movimiento transcurre pacífico y mi esperanza de que el mensaje empiece a calar en la sociedad y en la clase política aumenta. Tras varios días de concentración sigue siendo destacable el civismo de los concentrados, la solidaridad de la población próxima y, en fin, la dignidad del movimiento. Mis dudas sobre su futuro, no obstante, continuaban.

Y nació el 25S

Y NACIÓ EL 25S

Dos años y medio después, el movimiento 15M, más bien lo que en sus inicios representaba, se ha diluido como el azúcar en el agua. Los radicales han inoculado su virus y lo han matado.

Su heredero, el 25S, ha nacido enfermo.

Y que nadie entienda que con “enfermo” pretendo quitar un ápice de legitimidad a los miles de personas que, reclamando sus derechos y exigiendo un mínimo de lealtad a sus gobernantes con lo que prometieron, tomaron las calles y las plazas ese día 25 de septiembre y los siguientes. Digo que ha nacido enfermo porque, al contrario que el 15M en sus inicios, el 25S ha nacido manipulado.

Los manipuladores han utilizado el desencanto social no sólo para mostrar rechazo, ni sólo para presionar a los gobernantes una reconducción de la gestión de la crisis. Han llenado las calles para exigir, nada más y nada menos, la dimisión del gobierno, la disolución del parlamento y el inicio de un nuevo proceso constituyente. Los mismos manipuladores que desde las tribunas alardean de adalides de la democracia, los mismos que estuvieron callados no hace mucho tiempo, cuando también había razones pero no tenía el poder quien ahora lo tiene, pretenden, manejando el descontento de millones expresado por unos cuantos miles de personas, cargarse la democracia: exigir con el chantaje de la presión callejera la disolución de un Parlamento democráticamente elegido 10 meses antes.

Y que nadie entienda que con estas palabras defiendo al gobierno actual. Su pésima gestión de la crisis, su agresividad en las políticas de recorte del gasto social y su cobardía cuando se trata de racionalizar la estructura del estado donde medran los amigos, merecen que salgan a la calle no diez mil ni cien mil, sino millones de personas.

Pero el 25S ha nacido enfermo y ya está, casi, muerto. El día en que surja un movimiento popular contra el sistema –el sistema que han pervertido, no la democracia– y no contra un partido o un gobierno, el día en que ondeen miles de banderas nacionales junto a las republicanas que también quieran ondear, ese día será el gran día. Porque ese movimiento será el de todos, apartidista e independiente. Y esa revolución de indignados podrá ser, de verdad, el inicio de la regeneración.

Sé que esa posibilidad es, hoy, utópica. Los movimientos populares suelen nacer manipulados y, una vez que han cumplido una parte de los objetivos de los manipuladores, terminan disolviéndose.

Como es utopía, hoy, esperar que gobierno y oposición se pongan de acuerdo en encauzar la solución de los grandes problemas de estado. Ninguno quiere: el gobierno, porque con su mayoría absoluta no ve necesidad en ceder; la oposición, porque cualquier éxito sería capitalizado por el gobierno.

¿Hay Esperanza?

GRUPO TÁCITO

La sociedad no puede quedar cruzada de brazos. Es preciso que reaccione, con energía pero sin violencia; con indignación pero sin manipulación. Sobran los motivos y tenemos las armas: todos nosotros. Pero falta el catalizador, la espoleta.

Hace un par de meses coincidí en una cena de verano, en casa de un buen amigo, con un conocido periodista político, muy activo hace años aunque poco asiduo de los medios hoy. Hablando de estos asuntos, me reveló que hay un “grupo de notables” que, en la sombra de momento, está trabajando en un proyecto de “regeneración” de nuestra parcialmente pervertida democracia.

–          ¿Quiénes?, le pregunto

–          Hombre, de momento es algo que no se debe divulgar, me responde.

No sé si habrá algo de cierto, de verdadera sustancia tras este comentario, o tan solo fue cebo para un debate. De haberlo, lo que yo espero es que en ese “grupo de notables” no figuren políticos de primera línea ni periodistas contaminados ni intelectuales de mamandurria ni sindicatos ni banqueros ni empresarios. Nadie que tenga interés material, sea personal o por representación. Que no participe ni la Fundación IDEAS ni la FAES. Que sea, en fin, un grupo de intelectuales de verdad, de políticos que ya fueron y que hoy no aspiran a seguir siéndolo, de economistas que no icen en exclusividad las banderas de John Maynard Keynes, ni de Milton Friedman, ni de Paul Krugman, ni de Joseph Stiglitz. Sabios con criterio para que lo ecléctico domine sobre el dogma.

Quiero que sea gente comprometida; con inteligencia, con Sentido Común, con espíritu de servicio… Sin afán de notoriedad, sin poder, sin ambición…

Porque estamos hartos de mesianismo, de dogmatismo, de partidismo, de trasnochadas ideologías, de radicalismo, de codicia y de ambición por el poder,

Necesitamos algo parecido, y adaptado a nuestro momento histórico, a aquel Grupo Tácito que en la década de los setenta lideró el cambio reformista de la dictadura a la democracia. Cierto que sus propuestas, hoy, parecerían ridículamente retrógradas, pero comparémoslas con lo que había; cierto que en aquellos tiempos fue demasiado monocolor, porque solo había dos colores: el negro profundo del franquismo y el gris de quienes, habiendo estado en él, querían salir. Hoy sería polícromo, como corresponde a un sistema democrático de libertades.

Este nuevo Grupo Tácito, con hombres y mujeres de hoy, tendría la capacidad de influir en la sociedad a través de los medios, universidades, instituciones, fundaciones y demás foros públicos y privados para que ésta presione a los gobiernos y a las oposiciones. Con manifestaciones masivas, con indignación y con banderas de todos los credos y colores; pero sin siglas de partidos ni de sindicatos.

Y sin violencia de ningún lado.

Apelo a los Cabanillas, Areilzas, Osorios, Mirandas, Carriles, Oteros, Satrústeguis, Cañadas, Alzagas, Silvas y otros notables, en sus equivalencias de hoy, para que luchen con inteligencia por la regeneración ética de nuestra política y para que nos ayuden a salir de esta ruina social y económica a la que un grupo de mediocres nos está llevando.

Y para que ningún Gabilondo tenga que volver a iniciar el boletín de noticias con un parte de guerra.

Que suenen las campanas de Rhymney.

BELLS OF RHYMNEY, un poema de Idirs Davies

No suelo repetir música en este blog. Aunque la que pongo es tan buena, que escucharla por segunda vez no es malo. La que hoy cuelgo es de la entrada de 17 de enero de 2011, la segunda sobre Stephan Hessel. Repito también, por ahorrar trabajo, la introducción que hice entonces a esta preciosa canción: Las Campanas de Rhymney. Viene muy a cuento.

“Podría traer muchas canciones hoy, pero después de darle vueltas me decido por “The Bells of Rhymney”. Esta canción se basa en un poema del galés Idris Davies, nacido precisamente en Rhymney, que vivió durante la primera mitad del siglo pasado. El poema se inspira en la huelga general que tuvo lugar en Reino Unido en 1926. Como muchas rebeliones, la huelga fracasó; pero finalmente, el movimiento social triunfó.

Las campanas, como los ciudadanos, tañen, gritan, acusan; pero, como hoy nosotros, no se mueven. Se indignan, preguntan, exigen; pero nadie les hace caso.

Is there hope for the future? , cry the brown bells of Merthyr.

(¿Hay esperanza para el futuro?, gritan las campanas de Merthyr)

La canta uno de los mejores, a quien ya conocéis porque lo he traído en varias ocasiones: Pete Seeger. En actuación en directo, Australia 1963. Muy buen sonido para la época de la grabación y un Pete en plena forma, en su salsa y con su público entusiasmado; pero tranquilo, como es él.”

 

Oh what can you give me?
Say the sad bells of Rhymney.
Is there hope for the future?
Cry the brown bells of Merthyr.
Who made the mine owner?
Say the black bells of Rhondda.
And who robbed the miner?
Cry the grim bells of Blaina.

They will plunder willy-nilly,
Cry the bells of Caerphilly.
They have fangs, they have teeth,
Say the loud bells of Neathe.
Even God is uneasy,
Say the moist bells of Swansea.
They will plunder willy-nilly,
Say the bells of Caerphilly.

Put the vandals in court,
Say the bells of Newport.
All would be well if, if, if,
Cry the green bells of Cardiff.
Why so worried, sisters, why?
Sang the silver bells of Wye.
And what will you give me?
Say the sad bells of Rhymney.

Oh, ¿qué me daréis?/ Dijeron las tristes campanas de Rhymney./ ¿Hay esperanza para el futuro?/ Dijeron las campanas marrones de Merthyr./ ¿Quién hizo al propietario de la mina?/ Dijeron las negras campanas de Rhondda./ ¿Y quién robó a los mineros?/ Dijeron las graves campanas de Blaina.// Saquearán queramos o no,/ Dijeron las campanas de Caerphilly./ Tienen colmillos, tienen dientes,/ Dijeron las claras campanas de Neath./ ¡Hasta Dios está inquieto!/ Dijeron las húmedas campanas Swansea./ ¿Y qué me daréis??/ Dijeron las tristes campanas de Rhymney.// Lanzar a los vándalos en el tribunal,/ dijeron las campanas de Newport./ Todo estaría bien si, si, si, si, si, si…/ Dijeron las verdes de Cardiff./ ¿Por qué estáis tan abrumadas, hermanas, por qué?/ Cantaron las plateadas campanas de Wye./ ¿Y qué me daréis?

 

 

 

 

 

Anuncios
  1. 11 octubre, 2012 en 1:15 AM

    Hola, Jaime.
    He leído su post porque su hijo lo ha enlazado en Facebook. No conocía este blog, pero voy a tener que leer algunas entradas más, porque si son tan buenas como esta de aquí arriba, me va a gustar, y mucho.
    Firmo todas y cada una de las palabras que componen este pensamiento. Sin fisura alguna.

    Y sí, necesitamos una regeneración, pero de las de verdad, no de las que proclaman quienes quieren regenerar a su conveniencia y siguiendo postulados trasnochados.
    Hace mucho tiempo que perdí la fe en la política, si es que acaso la he tenido alguna vez, sobre todo cuando descubrí que los mediocres, los de la cultura del pelotazo, los que son capaces de pasar por encima tuya sin importarles si te rompen la cabeza, se convirtieron en los nuevos representantes de una casta que, desgraciadamente, dejó de ser precisamente política para convertirse en un negocio y un puesto de trabajo facilón y de por vida. Esos son los que nos llevaron a la ruina (junto con sus amigos los banqueros y empresarios sin escrúpulos, que se aprovecharon de la incultura y el analfabetismo de esos mediocres políticos).

    En fin, mejor nos iría con ideas generalizadas como la suya.

    Un saludo 🙂

    • 15 octubre, 2012 en 9:43 PM

      Hola Rafa.
      Muchas gracias por leer y por tu comentario. No puedo estar más de acuerdo con lo que dices.
      Espero verte más por aquí.
      Un abrazo

  2. Mía
    11 octubre, 2012 en 3:50 PM

    Hola Jaime,
    Solamente unas líneas para darte la enhorabuena por tu artículo. Me parece que no puede estar más cargado de razón.
    Un abrazo.

    • 15 octubre, 2012 en 9:45 PM

      Hola Mía ¿Eres la Mía que conozco?
      Muchas gracias por escribir; y por tu enhorabuena.
      Un abrazo

  3. Sarah Guadiana
    16 octubre, 2012 en 10:44 PM

    Hola Jaime,

    Llego unos días más tarde de lo que anuncié pero es que mi remo/ala izquierdo persiste en su incompetencia, es pertinaz como la sequía, llevo todo el fin de semana remando en círculo (sentido figurado).

    Celebro esta entrada/regreso al blog (hoy me ha dado por la /), me encanta el artículo de principio a fin. Como me decían unos amigos de mi padre, si algún día fundas un partido político nosotros te votamos!!!, pues lo mismo, yo te voto (en principio…)

    Ya hemos hablado en varias ocasiones sobre falta de nivel, calidad, profesionalidad, honestidad o dignidad de los políticos y ( me voy a quedar a gusto) “sobre la convenida decadencia de la denominada clase política”. En este momento se me va la cabeza y tiraría hacia la cuestión de las castas ¿por qué los políticos en nuestro país han creado una auténtica casta?, eso parece sintomático, pero no me apetece ahora tirar por ahí, me enredaría y me perdería en un bucle, seguro.

    Ahora me interesa más el tema de “La Esperanza” quizá especialmente por que en mi comunidad estamos de elecciones y al ver la prensa cada día con los resultados de los sondeos, me paro un poco a pensar en ¿qué demonios pasa?. Si me creo los sondeos, cosa que interesará a algún partido y menos a otros, no entiendo a las personas y si no me los creo, que es a lo que tienden mi razón y mi espíritu, entonces me corroe la duda ¿qué demonios va a pasar?.
    A unos cuantos de los que se presentan ya los conocemos, pertenecen a esa “decadente casta”, a los que no conocemos o conocemos menos porque nunca han tenido la oportunidad de ejercer el poder y el gobierno, existe la duda , si esta vez lo logran ¿serán capaces de hacerlo bien? o al menos ¿mejor?, ¿será diferente?. También aquí podría desviarme en otro bucle hablando de “cuestión de fe”, pero me perdería de nuevo (seguro) y además no viene a cuento.

    En definitiva y para no liarme más, que no sé lo que va a pasar pero sí sé que lo que yo quiero es exactamente lo que tu expones en esta entrada, sin enmiendas y me parece tan justo el planteamiento, tan evidente, que no entiendo por qué no es lo que desea todo el mundo. Sin duda sería una muy buena segunda oportunidad para que nuestra democracia creciese sana y fuerte y por lo tanto para hacer un mundo mejor.

    Nota tranquilizadora: teniendo en cuenta que hace años trabajé algún tiempo en una empresa de estudios de mercado y opinión y que ahí pude constatar que la gente en las encuestas políticas miente, hasta el domingo me mantendré en la postura de no creerme los sondeos y mucho menos los de estas elecciones.

    Nota II: tu blog y por lo tanto tú, bueno al revés, tú y por lo tanto tu blog no tenéis nada que envidiar al tranquilo Seeger y su entregado tranquilo público.

    Un abrazo, fuerte

    S. Guadiana

    • 23 octubre, 2012 en 10:32 PM

      Hola Guadiana.
      El que llega tarde, más que nunca, soy yo. Tengo poco tiempo (intelectual, físico tengo bastante) para meterme en el blog. No se si esta pereza será pasajera o tendrá carácter más permanente. Quizá con el cambio de hora, la noche más temprana, los fríos y la chimenea, vuelva el León en Invierno. En fin, mis disculpas.
      Y tu, ¿qué tienes en el remo izquierdo? Disculpa la indiscreción, pero ya somos tan virtualmente casi íntimos, que me preocupa lo que te pase.
      No hablemos de política, que ya estamos ahítos, atragantados, indigestados, consumidos. Hablemos de esa Esperanza que tenías antes de lo que ya pasó.
      No albergues esperanza en los que aún no han gobernado. En ausencia de verdaderos líderes, casi da lo mismo quien esté. Aquí tenemos democracia, es cierto, en el sentido habitual del término: hay elecciones libres, aunque intelectualmente manipuladas; hay libertad de expresión, de asociación, de prensa, incluso separación (aparente) de poderes, etc…Pero por encima del sistema democrático esta enmerdando todo esta partitocracia que tenemos.
      Supongo que una vez transcurrido el día que motivaba tu (vana) esperanza, se habrá evaporado. Intuyo, no la conozco, cuál es tu orientación política (mejor diría intelectual). E intuyéndola, veo dificil que, de haber sido otros los resultados, tus esperanzas se hubieran cumplido.Porque la política es poder cuando se tiene la mayoría, pero es mercadeo de votos, de “dame y te daré”cuando se gobierna sin tenerla. Al menos en esta tierra; en la tuya y en la mía, que es la misma.
      En fin, ante este panorama desolador, luchemos por aquello en lo que creemos y en lo que tengamos posibilidad de influir no con un voto, sino con nuestra acción.
      En tratar de ser felices y hacer felices a los demás.
      A veces me aburre parecer tan poco pasional. Pero sólo lo parezco.
      Un beso querida Guadiana.

      • Sarah Guadiana
        5 noviembre, 2012 en 10:43 PM

        Holaaaa, como verás en otro comentario de hoy mi remo está un poco mejor… no te preocupes, no es nada grave tan solo muy latoso, muy doloroso y muy lento de recuperación, son calcificaciones en el hombro.

        Ya está, aquí no voy a hablar de política (acabo de quedar extenuada después del otro comentario que acabo de publicar) y además paso de hablar del resultado de las elecciones gallegas, no me da la gana.

        Yo también de talante optimista me sigo quedando con la Esperanza de un mundo mejor, no sé si será en este o en otro mundo, sea donde sea y cuando sea, tiene que haber un mundo mejor, más justo, más amable, más humano, tenemos el derecho y casi la obligación de luchar por él.

        Un beso enorme mi querido amigo

        Guadina Bolb….

      • Sarah Guadiana
        5 noviembre, 2012 en 10:46 PM

        Por cierto, estoy esperando los “tesoritos……” saldrán a la luz ¿no????

      • 9 noviembre, 2012 en 11:18 AM

        Quizá hoy.
        Ya estoy más tranquilo en el nuevo caparazón. La capitana en el sur, y yo con ella pronto.
        besos

  4. guadalupe
    25 octubre, 2012 en 7:45 PM

    Hola Jaime, me alegro mucho de volver a ver actividad en tu blog ya que me gusta muchísimo. No siempre tengo tiempo para bucear en él. Tu entrada es interesante y certera, la comparto en su totalidad. También estoy de acuerdo con el comentario de Rafa Gallego. Pero soy de las cerriles que se empeñan en creer que de todo este descalabro tendrá que surgir algo bueno, honesto, bien canalizado, sin manipulaciones de ninguna índole. Esperanza y más esperanza……..Un abrazo.

    • 27 octubre, 2012 en 4:25 PM

      Hola Guadalupe.
      Extrañado estaba de que no aparecieras junto a la querida Guadiana.
      Yo, optimista compulsivo, tengo poca esperanza de que surja algo honesto y sin manipulaciones. No desespero en que, a pesar de lo que digo, emerja algo bueno; o más bien, algo mejor que lo que hay ahora.
      Aun así, que no falte la esperanza.
      Un beso.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: