Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, ESTRELLAS DE LA POLITICA, LA CRISIS ECONOMICA, MUSICA, POLITICA > ESTOS FABIO, ¡AY DOLOR! (estamos tocando el fondo)

ESTOS FABIO, ¡AY DOLOR! (estamos tocando el fondo)

Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora
Campos de soledad, mustio collado,
Fueron un tiempo Itálica famosa.

Así se lamentaba Rodrigo Caro, el polifacético poeta sevillano del XVI, ante la visión de las ruinas itálicas.

Tan convulsa está la política y tan confusa la economía que desde hace ya bastante tiempo –casi tres meses– este blog huye de ella como de la peste. Después de la lectura cotidiana de la prensa y de la escucha de los informativos, tal es la depresión que a uno le invade que pocas ganas quedan de repetir lo que ya muchos dicen o, lo que es más difícil, tratar de ser original en la crítica o en la glosa.

Un país, una nación, se construye a lo largo de cientos de años de historia. De historia plagada de guerras y de paz, de tiempos de bonanza y tiempos de penuria, de ataques soportados y de ataques perpetrados. De debilidades, de fortalezas, de amenazas, de oportunidades.

Esa historia la protagonizan los hombres. Son los grandes hombres los que encumbran un país. Son también los hombres miserables quienes lo destruyen. Lo triste es que para construir se precisan siglos; para destruir, con una década es suficiente.

Esto es lo que desgraciadamente está pasando en España.

Una panda de miserables corruptos y codiciosos, amparados por un poder político voluntariamente ciego cuando no cómplice, han convertido en profunda sima lo que pudo haber sido, tan solo, un bache provocado por la crisis global.

Una tropa de ineptos políticos, muchos de ellos corrompidos, que sólo piensan en obtener el poder o en no perderlo, está echando tierra sobre esa sima hacia la que han empujado el presente y el futuro de millones de españoles y de cientos de miles de empresas.

Y una medianía de medios de comunicación, vinculados por razones de maridaje simbiótico con aquella panda de miserables y esta tropa de ineptos, ayuda a la confusión y al entierro defendiendo al corrupto o atacando al inocente, en función del partido que le proteja o de la cuerda a la que se le asocie.

LOS CONSEJEROS

Excuso decir que no a todos culpo. Tan solo a los truhanes. Pero tan truhán es el que comete expolio como el que lo oculta, defiende o, simplemente, justifica. Y esos son muchos, muchísimos.

¿Cómo hemos llegado a esto? Se me ocurren, como os pasará atodos, muchas preguntas. La respuesta es, casi siempre, la misma.

¿Cómo puede ser que el 80% de la banca pública, disfrazada de privada, es decir las Cajas, haya quebrado arruinando a miles de familias y poniendo en riesgo la solvencia del país, mientras sus directivos se van de rositas con los bolsillos llenos?

La respuesta es bien sencilla: dependían del poder político.

¿Cómo puede ser que España tenga la mejor y más inútil infraestructura de Europa, con aeropuertos de última generación sin aviones, estaciones sin pasajeros, autovías sin origen ni destino y obras faraónicas en los más recónditos lugares?

La respuesta es bien sencilla: sus promotores erandirectamente o por persona interpuesta políticos y las obras fueron financiadas por las Cajas que ellos mismos controlaban.

¿Cómo puede ser que ni los Consejos de Administración, ni los auditores, ni el Banco de España fueran conscientes de la ruina de Bankia -y de otras cajas- antes de su salida a Bolsa? ¿Cómo puede ser que fallaran a la vez los gestores, los controladores, los calificadores, los reguladores?

La respuesta es bien sencilla: sí eran conscientes; unos se amparaban en otros y no era cosa de incomodar al poder político que podía remover al consejero, cambiar al auditor o incomodar al gobernador. Y, mientras el problema permaneciera oculto, habría dinero a ganar por unos y otros.

¿Cómo puede ser que, con muy contadas excepciones, los directivos que se han hecho de oro tras quebrar las Cajas, no hayan siquiera sido llamados a capítulo, y no digamos inmediatamente encausados?

La respuesta es bien sencilla: los políticos de los dos partidos mayoritarios se niegan, pues en sus filas militan aquellos tahúres.

¿Cómo pueden seguir libres tantos ladrones -no presuntos, sino ya condenados- de fondos públicos, con fianzas que ni siquiera han pagado ni, probablemente pagarán?

La respuesta es bien sencilla: favor con favor se paga o, dicho de otra manera, mientras se mantengan libres no cantarán.

¿Cómo pueden los gobiernos indultar a tantos condenados y archivar tantos casos por forzadas prescripciones, mientras se desahucia a unos pobres miserables por no poder atender sus hipotecas?

La respuesta es bien sencilla: aquellos son prohombres importantes que auparon al político en su momento, en tanto que estos son pobres miserables sin nombre ni capacidad de reacción.

LOS POLÍTICOS

Y, en otro orden de cosas,

¿Cómo puede ser….

…que los dos grandes partidos se culpen mutuamente de la esclerosis en los órganos de gobierno de TVE, del CGPJ, del TC?

…que las centrales sindicales, COCO-UGT convoquen a las masas contra la reforma laboral al tiempo que se aprovechan de ella para sus propios despidos colectivos?

…que Mariano Rajoy siga justificando su incompetencia con la herencia recibida?

…que Alfredo Rubalcaba continúe dando lecciones de cómo debieran hacerse las cosas?

…que uno y otro no sean capaces de llegar a acuerdos en lo esencial aunque para ello tengan que renunciar a lo accesorio?

LOS RESPONSABLES

¿Cómo puede ser que, después de todos estos “cómo puede ser”, sigan echando la culpa de nuestra situación a la crisis global, a Grecia, a Merkel, a Draghi, al BCE, a los mercados, a las agencias de calificación, a los hedge funds, al sursum corda?

La respuesta es bien sencilla: Nuestra clase empresarial, política y mediática está plagada de miserables corruptos y codiciosos, de ineptos y de aprovechados.

Y así están, entre todos y en tan poco tiempo, hundiendo a España en esta sima de pobreza para muchos, de tristeza para la mayoría y de vergüenza para todos.

Ahí están los resultados: más de dos millones de niños en umbral de pobreza, casi seis millones de parados, miles de cierres empresariales, sistema financiero colapsado, desconfianza internacional, estrepitoso fracaso educacional…

Eso sí, con las mejores infraestructuras del mundo que, a no mucho tardar, quedarán como aquellas Ruinas de Itálica.

Fabio, si tú no lloras, pon atenta

la vista en luengas calles destruidas;

mira mármoles y arcos destrozados,

mira estatuas soberbias que violenta

Némesis derribó, yacer tendidas,

y ya en alto silencio sepultados

sus dueños celebrados.

EL RESULTADO

¿Dónde están los líderes que necesitamos para salir de la sima?

¿Dónde los hombres honrados que dignifiquen la política?

¿Dónde los gestores competentes que hagan lo que ha de hacerse, por encima de lo que les convenga que se haga?

Ausentes, como en Itálica:

¿Cómo en el cerco vago de su desierta arena el gran pueblo no suena?

¿Dónde, pues fieras hay, está el desnudo luchador?

¿Dónde está el atleta fuerte?

ESTOS, HIJO, ¡AY DOLOR!

Estos, hijo, ¡ay dolor! Que ves ahora
Pueblos humillados, hombres derrumbados
Fueron, un tiempo, una tierra orgullosa.

Cantará pronto cualquier otro Rodrigo Caro.

Porca miseria. Sabía yo que no me tenía que haber metido. Estoy triste y muy, muy cabreado.

Estamos Tocando el Fondo.

Para ustedes, Paco ibañez cantando al poeta Gabriel Celaya.

 

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
más se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmando,
como un pulso que golpea las tinieblas,
que golpea las tinieblas.

Cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades;
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades,
amorosas crueldades.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos, dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo, estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo,
cultural por los neutrales, que lavándose las manos
se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido,
partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren.
Y canto respirando. Canto y canto y cantando
más allá de mis penas,
de mis penas personales, me ensancho,
me ensancho.

Quiero daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso, con técnica, que puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España,
a España en sus aceros.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo, estamos tocando el fondo.

Anuncios
  1. 19 junio, 2012 en 9:40 PM

    Imposible decirlo mejor ni más claro.

    • 24 marzo, 2013 en 7:56 PM

      Íñigo, estoy repasando el blog para hacer un índice de entradas y veo este comentario tuyo que dejé sin contestar.
      Nunca lo hago, aunque sea un comentario que no requiera respuesta.
      Así que muchas gracias.

  2. Rafael Rubio
    19 junio, 2012 en 10:12 PM

    Querido y doliente Jaime, desgraciadamente, sólo se me ocurren 2 frases hechas para intentar dar respuesta a tus preguntas.

    Me temo que “Los Pueblos tienen los gobernantes que se merecen” -atribuida a Churchill, como tantas otras frases celebres- y que “los Pueblos que olvidan su Historia, estàn condenados a repetirla”. Y ya llevamos 35 años tolerando que se flirtee con el olvido hasta la deformación de nuestra Historia, por un mal entendido pragmatismo, que en realidad ha disfrazado el entreguismo y pancismo reinantes. Y ahora, nos está llegando la factura. Nada es gratis, y menos que nada, la pérdida de Valores esenciales y la tolerancia con la subversion dolosa de los mismos.

    En definitiva, tenemos lo que nos merecemos, lo que nos hemos ganado a pulso durante estos 35 años, probablemente 50. Y hasta que no lo aceptemos e interioricemos, no podremos empezar a reconstruir. Desgraciadamente, me temo que todavia no hemos tocado fondo y que nos hace falta una pasadita por el Caos.

    Espero y deseo equivocarme. Un fuerte abrazo, Rafael

    • 22 junio, 2012 en 7:38 PM

      Hola Rafa.
      Te veo poco últimamente; yo no voy por los campos y tu no apareces por las redes. Me alegro de verte hoy por aquí.
      Como en muchas cosas, estamos en desacuerdo. Bien es cierto que en desacuerdo parcial. Rechazo frontalmente que la culpa y/o la responsabilidad, sea “del pueblo”.
      Es de algunos de los miserables que tienen el control y que no quieren perderlo, sean políticos (fundamentalmente), poderosos o medios. De todos aquellos que, pudiendo hacer por el bien general, hacen por el bien particular a costa de aquel.
      “Llevamos 35 años tolerando…” ¿Qué sugieres? ¿a las armas? ¿a las barricadas?
      Hay muchos que han acudido a la calle (15M) y tuvieron mi simpatía, hasta que se dejaron manipular por otros que tenían intereses más particulares.
      Hubo otros (23F) que quisieron “arreglar las cosas” por otros medios. Nunca tuvieron mi simpatía.
      ¿Qué sugieres, amigo Rafa, para reordenar esto?
      ¿Imponer desde arriba, con violencia, o exigir desde abajo, con violencia?
      Abrazos

  3. Juan Luis
    20 junio, 2012 en 12:30 AM

    Jaime, si no mal recuerdo, fue Lord Acton quien dijo :”el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente” , pues buen algo de esto ests pasando.

    Los partidos gobiernan desde las mayorías ( cierto absolutismo ,motor llamarlo de alguna forma) y estas le dan la mayoría para ejercer el poder y gobierno para seguir manteniéndose en él. El termino corrupción a mi entender es mas doloroso que lo que pueda interpretar la justicia o lo que se pueda legislar, es mas dañino el sentido ético del mismo.

    Hace mucho, muchísimo, que los políticos no gobiernan para el pueblo…( de nuevo me remito al Absolutismo….. “todo para el pueblo (¿¿??) pero sin el pueblo” ).

    Siento tomar un slogan de los perro-flautas del 15M , pero a mi “NO ME REPRENTAN”.

    Cuando no hay valores es difícil juzgar a otros que los omiten y pisotean, y en esa estamos, en gente sin valores ni criterios para exigir gobiernos justos y responsabilidades …..

    Como lamento tener que darle, la razón una vez mas…. Le dejo un enlace , lea la letra hasta el final

    Buenas noches y gracias por dejarme entrar en este rincón de tertulia y paz

    • 22 junio, 2012 en 8:02 PM

      Tienes razón, Juan Luis. La corrupción en el gobernante es, además, indignidad, deshonor, deslealtad, traición.
      Es duro el video. Desde la civilizada Europa vemos lejanas esas situaciones tan cotidianas en Latam, Africa, Asia….
      En fin, poco más puedo decir.
      Un abrazo

  4. Jmm
    2 enero, 2017 en 11:29 AM

    Discrepo absolutamente de quienes critican tanto y tan genéricamente a “los políticos”.

  5. 14 junio, 2017 en 11:28 PM

    Buenas noches JMM.
    Disculpe haber dejado tanto tiempo este comentario sin responder. Apenas entro en este blog, que antes me entretenía tanto.

    Discrepar de una crítica concreta es lógico. Suele suceder habitualmente. No sé si lo dice por mí, pero yo acostumbro a criticar conductas, no actividades o profesiones.

    Muchas gracias.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: