Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA, NAVEGACION > MERMAIDS (dos sirenas de leyenda)

MERMAIDS (dos sirenas de leyenda)

Hay dos cosas que me atraen especialmente: las mujeres y la mar. Diré que con cierta moderación y sin excesiva pasión; pero de ambas he disfrutado a lo largo de mi vida y, mientras Dios me la conserve junto con una mínima fortaleza, seguiré disfrutando. Por eso, hoy hablaré de sirenas, que son mujeres y habitan el mar.

De las mujeres y del mar he escrito mucho en este blog. Conoced, si queréis a Jessica Watson, a Gisela Pulido, a Laura Dekker y a muchas otras Heroínas del Mar a través de este blog. Todas ellas extraordinarias navegantes con, quizá, menos fuerza pero, sin duda, más corazón que la mayoría de los hombres marinos.

Las dos sirenas de las que hoy, escribiendo, me he enamorado, no navegan a vela; tampoco tienen cola de pez. Pero son Sirenas; el mar es su vida.

Dicen de las sirenas que son criaturas mitológicas de incierto origen y errática trayectoria. Las primeras de que se tiene constancia escrita se describen en la Odisea de Homero, pero no son estas las primeras que fueron. Antes, y antes de antes, desde que hubo hombres en la tierra, las sirenas existieron.

A pesar de la belleza y de la dulzura con que ahora las asociamos, fueron seres peligrosos. Con su atractivo e hipnótico canto atraían a los marinos hacia la perdición. Muchos murieron engañados. Otros, como los Argonautas, se salvaron gracias al canto de Orfeo, que ocultó el de las sirenas. Ulises, que no sabía cantar, hubo de tapar los oídos de sus marineros con cera para que no escucharan el canto de las malvadas. Algunos cuentan que las sirenas, que hoy conocemos con torso y rostro de mujer y cola de pez, tuvieron alas. Su soberbia les llevó a retar a las musas a una competición de canto. Perdieron la batalla y las alas y se arrojaron al mar. Desde entonces nadie las ha visto, pero todos sabemos que están ahí.

No solo fueron los griegos. Otros pueblos y otras tradiciones tienen también sus sirenas. Así, Derceto, la madre de Semíramis que fue Reina de Babilonia, llena de ira al perder el amor, se arrojó al aguan convirtiéndose en sirena. Así también Dahud, la Princesa de la ciudad galesa Caer Ys que, maldita su ciudad y ella misma por sus pecados, fue condenada por los dioses a ser tragada por las olas. Casi todas las leyendas identifican a las sirenas con el mar, con el pecado, con el engaño, con la muerte. Para los chinos, en cambio, las sirenas eran seres cuyas lágrimas se convertían en piedras preciosas y eran consideradas como “criaturas maravillosas, hábiles y versátiles”.

Nuestra tradición tiene también cuentos de sirena: desde la Sirenuca cántabra, una doncella que, maldecida por su madre (“permita Dios que te vuelvas pez”) se transformó en sirena, aunque de las buenas. La Sirenuca sigue hoy alertando con su dulce canto a los marineros que se acercan demasiado a los acantilados. Hay también sirenas vascas y navarras e, incluso, extremeñas. Pero ninguna buena, como lo era la Sirenuca.

MERMAID. WATERHOUSE

Las dos sirenas de hoy son españolas. Una, valenciana, tierra bañada por el mar; la otra, zaragozana, tierra sin mar pero cortejada por otras aguas que van al mar. Con ellas os dejo.

SELINA

SELINA, LA SIRENA

Selina Moreno Pasagali es una bellísima sirena de 39 años. Aunque nacida en Madrid, es valenciana. Ha sido cuidada y mimada desde niña por las olas de las playas de Gandía y su vida es devolver al mar toda la felicidad que de él ha recibido.

Disfruta con la natación y comienza a dedicarse a ella en serio a los 27 años. Muy tarde para la natación competitiva, pero aún suficientemente joven para la de travesía. “Descubrí un mundo de sensaciones nadando en espacios abiertos…”

Su vida transcurre feliz ¿Cómo no ha de serlo, con su juventud, su belleza y su querido mar? Pero en el año 2005, a sus 33 años, le detectan un cáncer de mama. En las dos operaciones que sufre, pierde parcialmente la movilidad del brazo izquierdo pero su corazón sigue más fuerte que nunca. A modo de terapia, se vuelca de lleno en su afición; su salud, su fortaleza y su técnica mejoran. Y en mayor medida, su autoestima.

En los meses siguientes, terminado el tratamiento, se tira literalmente al agua. Las primeras travesías en Cullera le dan la forma y la fuerza para afrontar mayores retos. La travesía del Estrecho de Gibraltar al año de su operación. La Lanzarote-Fuerteventura al mes siguiente. Tiempo después, el Canal de la Mancha, el canal de Menorca y, finalmente, la vuelta a la Isla de Manhattan, con 52 kts, nadados en 8 hrs y 40’.

Su próximo reto es conseguir la Triple Corona; el logro de completar tres grandes travesías en aguas abiertas: Manhattan, el Canal de la Mancha, ya conseguidas, y el Canal de Santa Catalina (California), “zarpando” desde la Isla Sta Catalina para llegar a Los Ángeles. Un recorrido de 40 kilómetros muy duro, con muchas corrientes y bajas temperaturas.

Selina no se olvida de su pasado ni de los que, como ella, sufren esa maldita enfermedad: “Todos mis proyectos los dedico a la prevención del cáncer”.

TERESA

TERESA, LA SIRENA

Teresa Perales Fernández es otra sirena preciosa. Nació en Zaragoza un 29 de diciembre de 1975. A los diez y nueve años, media vida de la que hoy tiene, sufre una neuropatía que deriva en paraplejia y condena su vida a la silla de ruedas. Pierde la capacidad de andar; pero es lo único que pierde.

El resto de sus facultades, la superación, la capacidad de adaptación, el coraje y la dignidad adquieren inusitada potencia. Era aficionada a la natación y decide dedicarse a ella en alma y corazón. Y encontró la mejor forma de demostrar al mundo que no estaba derrotada: se lanzó a la competición.

Campeonatos del mundo de Nueva Zelanda en 1998 y Campeonatos de Europa al año siguiente. Medallas de todos los metales y en todos los estilos: libre, mariposa, espalda y estilos. No se queda ahí. Participa en los JJOO Paraolímpicos de Sydney en 2000, de Atenas en 2004 y de Pekín en 2008. Y sigue acumulando medallas.

El resumen de su palmarés entre 1998 y 2008:

3 Campeonatos de Europa, con 14 medallas.
3 Campeonatos del Mundo, con seis records mundiales batidos y 11 medallas
3 JJOO, con 16 medallas.
En total, 41 medallas: 6 oros, 19 platas y 16 bronces.

Teresa no solo nada. Escribe (su autobiografía: “Mi vida sobre ruedas”); enseña (durante 2 años fue profesora en la Universidad de Zaragoza de la asignatura de libre elección Fisioterapia en el deporte paralímpico); participa en la política (ha sido diputada por el PAR y ha asumido la Dirección General de Atención a la Dependencia).

Teresa Perales me era desconocida hasta ayer. Tuve la suerte de escuchar su voz en un programa de radio esta madrugada y me enamoré de su voz, de su ilusión y de su historia. Me habría gustado que, en lugar de hablar para unos pocos a las dos de la mañana, se hubiera escuchado su voz y visto su precioso rostro en la hora de máxima audiencia de televisión.

Seguramente, muchos de los que andan rumiando sus penas, tendrían hoy el corazón más grande y tratarían de sacar mayor partido a la vida.

Dos Sirenas. Dos ejemplos de pundonor, de dignidad, de fuerza, de superación, de autoestima.

Abandonemos las miserias cotidianas y brindemos por ellas.

En su homenaje, dejo hoy una maravillosa canción: The Water is Wide. La canta la extraordinaria Emmylou Harris, junto con Teddy Thompson, Kate y Anna McGarrigle. En vivo, en el concierto homenaje a Pete Seeger en su 90 cumpleaños, en el grandioso escenario Madison Square Garden. Cinco de Febrero de 2009.

Si habéis leído hasta aquí, escuchadla.

The water is wide, I can’t cross over
and neither I have wings to fly
give me a boat that can carry two
and both shall row – my love and I

(El cauce es ancho y no puedo alcanzar la otra orilla.
Tampoco tengo alas para volar.
Dame un bote que pueda llevarnos a los dos.
Y ambos remaremos, mi amor y yo)



The water is wide, I can’t cross over
and neither I have wings to fly
give me a boat that can carry two
and both shall row – my love and I

Now love is gentle, and love is kind
the sweetest flower when first it’s new
but love grows old, and waxes cold
and fades away like morning dew

There is a ship, she sails the sea
she’s loaded deep as deep can be
but not as deep as the love I’m in
I know not how I sink or swim

The water is wide, I can’t cross over
and neither I have wings to fly
give me a boat that can carry two
and both shall row – my love and I
and both shall row – my love and I

Anuncios
  1. Luis
    15 marzo, 2012 en 8:51 PM

    Muchas gracias, una vez más, por este regalo que nos haces a todos. Tsn solo una pregunta: “Hay dos cosas que me atraen especialmente: las mujeres y la mar..” ¿y el golf donde se queda?. Un saludo

    • 15 marzo, 2012 en 10:56 PM

      Gracias a tí, Luis.
      La clave de tu duda está en el término “especialmente”.
      El golf queda para cuando no hay mar, ni mujeres, ni algunas otras cosas.
      Abrazos

  2. Lolita
    17 marzo, 2012 en 9:25 AM

    Hola Jaime,

    Tengo un ejemplo en la familia de lo que supone vivir sin movilidad en las piernas, ella está así practicamente desde que nació. Los que tenemos la suerte de disponer de todo nuestro cuerpo no nos damos cuenta del valor que tiene el día a día de estas personas y del esfuerzo que realizan para adaptarse y no quedarse fuera “del mundo”.

    Lo que para nosotros no tiene importancia, como una tarde de conversación o juegos de mesa, para ellos es tal vez el mejor momento de la semana ya que, por desgracia, como este mundo va tan deprisa, nunca encontramos tiempo para parar un minuto.

    “Mi luchadora particular” ha tenido la suerte de tener unos padres y unos hermanos que siempre la han arropado. Ha hecho el esfuerzo de estudiar una carrera, a pesar de lo que le costaba tener que asistir todos los dias a clase con sus problemas de salud y no deja de realizar actividades que la ayudan a sentirse una más. Os sorprendería la poca pereza de estas personas y la ilusión que ponen a todo lo que hacen.

    Un abrazo.

    • 20 marzo, 2012 en 11:07 PM

      Hola Lolita.
      Es cierto lo que dices. Las cosas que para los “capaces” son rutinarias, para quienes no tienen la plenitud de sus facultades son triunfos.
      Larga y feliz vida para tu luchadora particular.
      Besos

  3. Lolita
    17 marzo, 2012 en 9:27 AM

    Olvidé decirlo, también es una sirena, aunque a pequeña escala y en agua dulce.

  4. Sarah Guadiana
    17 marzo, 2012 en 10:33 PM

    Mi querido Jaime,
    bonita, muy bonita entrada, como romántica que soy y enamorada del mar (sin condiciones) el tema de las sirenas me parece delicioso, me encanta pensar que están ahí y esta entrada me ha parecido realmente dulce, por las sirenas mitológicas y por tus dos estupendas sirenas españolas, bravas, fuertes y valientes. Me ha encantado.

    Personalmente, en este momento me encuentro sufriendo una crisis de identidad “sirenil”, verás… yo soy de mar, no tengo ninguna duda al respecto, es una atracción irresistible y una necesidad para mi, como decirlo….. soy una sirena descolocada, por algún capricho del destino me ha tocado tener piernas y vivir en tierra, pero al mismo tiempo tengo, virtualmente hablando, nombre de río, con lo que ahora me siento una sirena polivalente (y no me digas que soy como un salmón) total que ya no sé si soy sirena de mar o de río.

    Acabo de decidir que en este durante dos minutos seré sirena de río y ya que tú nos has regalado una canción preciosa (me ha emocionado) de un señor Seeger, yo te regalaré a ti y a todas tus sirenas, las mitológicas, las reales y las “corajudas” Selena y Teresa y también a la sirena de Lolita otra de un señor Seger, que me encanta y algo tiene que ver con el río….

    Un abrazo enorme

    Guadiana

    PD: desde ayer tengo problemas para publicar aquí un comentario, de ahí el cambio de cuenta…….

    • Lolita
      19 marzo, 2012 en 12:37 AM

      Hola Guadiana:

      Gracias por tu dedicatoria a mi sirena, por tu dulzura y por tu amabilidad.

      Un abrazo.

      • Sarah Guadiana
        21 marzo, 2012 en 10:09 PM

        Hola Lolita,
        uffff, cuánto tiempo!!!
        De nada, es estupendo compartir cosas bonitas, qué mejor que una canción para las sirenas, todas las sirenas lo son,
        “especialmente bonitas”.

        Otro abrazo para ti.

    • 20 marzo, 2012 en 11:15 PM

      Querida Sirena polivalente.
      Gracias por la música de Bob Seeger. Me ha encantado By the River, no la conocía.
      Si en algún momento tu crisis de identidad te supera, déjate caer por estos mares. Recuperarás tu personalidad y te acercarás a la felicidad.
      Un beso acuático.

      • Sarah Guadiana
        21 marzo, 2012 en 10:12 PM

        No creas, está en mi mente buscar aguas más cálidas para disfrutarlas con más intensidad y a lo mejor me decido por una emigración temporal.

      • 24 marzo, 2012 en 5:19 PM

        La calidez no está en las aguas. Ya quiriéramos tener la temperatura de la Ría de Aldán por estos pagos.
        La calidez está en este que le habla, su seguro servidor.
        Muchos besos

  5. andreas guadalupe
    19 marzo, 2012 en 12:35 AM

    Tenías razón Jaime, esta entrada es deliciosa y emocionante. Selina y Teresa son dos sirenas que dan ejemplo de fuerza y coraje, de superación y de lucha, y, sobre todo, de alegría de vivir. !De cuantas tonterías nos quejamos a veces! Un beso muy fuerte para ellas y otro para ti.

    • 20 marzo, 2012 en 11:29 PM

      Gracias Guadalupe.
      Me alegro de haber compensado ese mal recuerdo de los muertos vivos.
      Muchos besos

  6. Greta
    4 abril, 2012 en 12:32 AM

    Maravilosas historias. Yo al pensar en sirenas modernas me acuerdo de Audrey Mestre. Trágica historia de superación personal con final trágico en las profundidades marinas.
    Un beso muy fuerte

    • 6 abril, 2012 en 7:36 PM

      No conocía la hazaña de Audrey Mestre. Indagaré y, quizá, la escribiré.
      Besos

  7. Corsario
    4 abril, 2012 en 2:04 AM

    Impresionante Audrey Mestre tratando de superar los 160 metros de Tanya Streeter, su muerte en el profundo mar azul me llenó de tristeza, era una mujer bella y valiente. Cuando conocí a Pipín en cuba, buceando en playa Girón, me habló de ella con admiración.

    Hablando de sirenas hay una canción muy divertida de Fito y Fitipaldis que habla de ellas, y de otras muchas cosas de la vida y del amor, se llama “Soldadito Marinero”, como todas las canciones de esta genial banda de rock es muy divertida.

    Abrazos

    Corsario

    • 6 abril, 2012 en 7:39 PM

      ¿Corsario?
      Me dijeron que tuviste un accidente por alguna autopista perdida del oeste americano.
      Me alegro de que no fuera cierto o, de serlo, que hayas retomado la ruta.
      Buscaré a Audrey y a Fito, del que nunca he escuchado nada. Mi música es música vieja, ya lo sabes.
      Abrazos

  8. Greta
    8 abril, 2012 en 8:58 PM

    No es corsario, sino capitán pirata!qué no nos engañas!…

    De “Los versos del Capitán” a su amada sirena en el frenesí marino:

    “Aguas arriba, en medio de las olas externas,
    Tu paralelo cuerpo se sujeta en mis brazos
    Como un pez infinitamente pegado a mi alma
    Rápido y lento en la energía subceleste”

    Buenos vientos y corrientes para navegantes y sirenas!

    • 10 abril, 2012 en 10:50 PM

      ¿Capitán? ¿Qué Capitán?
      Muy bonito poema. El de Walt Whitman no te lo mado, porque es muy triste.
      Besitos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: