Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > LA CHAVALA DEL PAÑUELO (los niños calvitos)

LA CHAVALA DEL PAÑUELO (los niños calvitos)

...NECESITAN ALEGRÍA

Lo habitual en este blog es que la historia que cuento, sea la que sea, me lleve a una música determinada. Lo primero, la historia; la música es accesoria.

Pero en este caso ha sido al contrario. Es la música la que sugiere la historia, breve historia, porque aquella es lo importante. Y es que ayer escuché en la radio, por casualidad, una preciosa canción rociera. Su título, la Chavala del Pañuelo; su historia, la lucha de una niña, de sus amigos y de su familia, contra el cáncer que sufre; sus autores: Ecos del Rocío.

No hay imagen tan triste como la de un niño enfermo de cáncer, todo calvito, ni desgracia tan profunda como que ocurra en la familia. No es difícil imaginar cómo todo alrededor cambia, cómo las prioridades sufren un vuelco y cómo la vida se descabala.

La enfermedad, este maldito cáncer, siempre genera tristeza. Pero así como en los adultos induce a la compasión, en los niños provoca la ternura. Pensamos que son más débiles o más indefensos que nosotros; que es mucho más injusto que les pase a ellos porque aún no han vivido y, de conservar la vida, habrán perdido parte de su infancia. pero como sucede a menudo, los que no somos protagonistas nos equivocamos; al menos parcialmente.

En España se registran cada año cerca de mil casos de cáncer en niños menores de 15 años. Felizmente, los avances en diagnóstico y tratamiento aumentan los casos de supervivencia. No solo eso. Los niños que padecen cáncer no son, parece, tan desgraciados, según el estudio de Carmen Bragado, de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid: “Los niños afrontan mejor que muchos adultos la enfermedad y su tratamiento, aunque se trate de una patología tan dura como el cáncer”.

Los niños son conscientes, sin duda, de su enfermedad y se saben en desventaja frente a los sanos. Pero “todo esto no parece afectar al concepto físico que tienen de sí mismos, ni a su autoestima”.

“Tras realizar varios cuestionarios, sobre autoestima, depresión y ansiedad los autores constataron “que los niños con cáncer en tratamiento activo no tienen más niveles de depresión y ansiedad, ni tampoco una autoestima más baja que los que están sanos. Este resultado, aunque parezca difícil de creer, no es nuevo. Otros muchos estudios previos han aportado hallazgos similares”, insiste la psicóloga de Madrid.

El apoyo familiar, la compañía de amigos y un soporte psicológico activo ayuda a los niños, mucho más que a los adultos, a superar el día a día de su situación. El adulto quiere muchas veces soledad para rumiar su pena; el niño necesita compañía. El adulto, reflexión; el niño extroversión. El adulto, quietud; el niño alegría. No debe notar que es el protagonista por estar enfermo; necesita saber que es protagonista porque es niño. “La enfermedad debe incorporarse a la rutina de la familia y no al revés: paralizar todo por ella”.

No digo más porque no sé qué decir y porque la excusa para hablar de esto es La Chica del Pañuelo. En su letra, más que en los informes de psicólogos, está el tratamiento.

En aquel recreo to’ el mundo le dijo

lucharemos a una, con ella y contigo,

y si hay que traerle la luna

pa eso están los amigos…

Quizá el informe ayude, pero me sigue entrando una pena y una ternura infinitas cuando veo la imagen de un niño calvito.

Os dejo LA CHAVALA DEL PAÑUELO, de Ecos del Rocío. Escuchadla hasta el final siguiendo la letra. Acaba bien.


Lo pago a patadas con todas las flores

de aquel callejón sin salida…

con sus batas blancas llegan tres doctores,

sin andar por la rama dan explicaciones,

lo que tiene la niña se llama, por dios señora no llores.

Le dijeron al novio recoge las flores,

son los golpes que nos da la vida a los soñadores,

hablaremos con ella, que se una la gran batalla de los luchadores…

Mas que a nadie la quiero…

¿que hago con los piropos a su mata de pelo?

cuando en el barrio la llaman todos…

la chavala del pañuelo…

Digame doctor quien es este canalla,

que ahora me mira de frente…

encalló los dientes mientras juraba,

por mi madre que a este le gano la batalla

los doctores los tres sonrientes le pedian que luchara…

Sacaré de mi padre el sudor de su frente,

de mi madre la rabia, el coraje de mujer valiente,

y por mis hermanillos, mis amigos y mi novio

ese niño que tanto me quiere…

Yo marcharme no puedo…

¿Que hago con los piropos a mi mata de pelo?

cuando en el barrio me llaman todos

la chavala del pañuelo…

Se rapó diciendo lo mismo que ella

pensando que le ayudaría…

En aquel recreo to’ el mundo le dijo

lucharemos a una, con ella y contigo,

y si hay que traerle la luna

pa eso están los amigos…

Ayudarle a mi niña por lo que más quieras,

porque yo le había prometio casarme con ella,

le diré que luchando cambiaremos un día el pañuelo por la diadema…

Su matita de pelo…

Le ha cortao su novio la mata de pelo…

y en el barrio la llaman todos…

La chavala del pañuelo…

Le ganaba el pulso a la mala suerte,

y por fin la luz se le encendía…

le servía otra copa al barril de la vida,

y la madre le compra peines y horquillas,

y las flores crecen a la sombra de aquel

callejon sin salida…

En el pueblo sonaban campanas de boda…

esta tade en el campo le dice el trigo a las amapolas…

ha llegao la hora, en el barrio se casa la reina de las luchadoras…

Vive con el desvelo,

de ayudar a los niños de la matita de pelo…

y la llaman con cariño…

…LA CHAVALA DEL PAÑUELO…

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: