Inicio > CINE, EDUCACION Y SOCIEDAD, ESTRELLAS DE LA POLITICA, LA CRISIS ECONOMICA, MUSICA > REBUS SIC STANTIBUS (las uvas de la ira)

REBUS SIC STANTIBUS (las uvas de la ira)

Antes que nada, ¡¡Feliz 2012, amigos!!

La sorpresa de fin de año ha sido de órdago. Todos nos preparábamos para las uvas pero quien “entró a por uvas” de verdad, en el sentido del refranero (“afrontar valientemente un riesgo que se prevé grande”), fue don Mariano Rajoy. Sabíamos que el Consejo de Ministros del 30 de diciembre iba a tener enjundia, pero nadie se imaginó que tanta. La sospecha, ya muy fundada, de que la cifra de déficit se acercaba más al 8% del PIB que al 6% comprometido y confirmado por el gobierno saliente, alertó a Rajoy y a su equipo que sin demora alertaron a Merkel y al suyo, en demanda de apoyo y de órdenes. En un par de días, sin equipos operativos porque el secretismo de Rajoy en cuanto al nombramiento de sus ministros había impedido que estos definieran con tiempo a sus segundos, los ministros económicos se remangaron y, de acuerdo con Berlín y Bruselas, en solo un par de días prepararon las Uvas de la Ira: las tremendas subidas de impuestos.

¿Por qué ha subido el presidente los impuestos si siempre ha dicho –además de que no estaba en su programa– que no era su intención? No tenemos que irnos mucho más atrás del 11 de diciembre, veinte días antes del consejo de las uvas del 30. Estas fueron en el debate de investidura sus respuestas a las intervenciones de los principales líderes de oposición:

A Rubalcaba: “Yo tengo que decir que mi intención es no subir los impuestos, porque en un momento como este, y más a los pequeños y medianos empresarios o a las empresas, con las dificultades que están pasando, no me parece lo más razonable”.

A Durán Lleida: “Ha dicho que comparte el principio de estabilidad presupuestaria y que los ingresos deben aumentar por vía de crecimiento y del empleo, lo cual es una apelación a no subir los impuestos, sobre todo en una situación como la que estamos viviendo en estos momentos en España. Yo estoy sustancialmente de acuerdo con estos principios generales que usted acaba de afirmar y, por tanto, no voy a entrar en más detalles…”.

Y a Cayo Lara: “Soy consciente de que es importante que haya consumo en España, que haya inversión. Por eso no quiero subir los impuestos, porque eso va contra la inversión y contra el consumo”.

Es dificil ser más concluyente ¿Qué ha pasado para ese cambio tan radical entre intenciones y acciones? Al margen de la presión de Europa que, sin duda, ha sido lo más relevante.

Lo primero que tenemos que entender, más bien asumir forzados por la experiencia, es que el político es de naturaleza mentiroso. Por mucho que la política, en general y en teoría, tenga como objetivo conseguir el bienestar de los ciudadanos mediante la adecuada gestión de los recursos desde el poder, la realidad es muy distinta. Solo hay que jugar con las palabras y colocarlas donde mejor convenga para entenderlo así: “El político tiene como objetivo conseguir el poder mediante la adecuada gestión de sus promesas. Una vez en el poder, su objetivo primordial será tratar de mantenerse en él mediante la adecuada gestión de los medios a su alcance”.

Si Rajoy hubiera sido claro en su programa, en sus compromisos, promesas e intenciones, no habría triunfado con la rotundidad con que lo ha hecho. Y sin mayoría absoluta es harto difícil desarrollar la política que ahora necesita España. No seré yo quien diga que el presidente hizo bien en ocultar sus intenciones, pero sí estoy satisfecho con la probable consecuencia de esa ocultación: un gobierno respaldado por una mayoría parlamentaria fuerte. De la misma manera que habría preferido, en la anterior legislatura, un gobierno fuerte que no hubiera necesitado venderse al mejor postor en cada acuerdo parlamentario.

Pero, además, como jurista sostengo que la mentira –o la ocultación– de Rajoy es disculpable e, incluso, defendible. Más aún, desde una perspectiva no cínica de la política, tal vez loable. El contrato que Mariano Rajoy ha firmado con sus electores es un contrato de servicios: “Si vosotros me dais vuestro apoyo, yo me comprometo a gobernar el país y a hacer mis mejores esfuerzos para sacar a España de esta crisis”. El plazo de ejecución de este contrato queda establecido, en principio, en cuatro años.

Y como en todo contrato civil o mercantil debemos considerar que es de aplicación la cláusula, normalmente tácita aunque Mariano la expresó verbalmente (diario de sesiones) en su discurso de investidura, “Rebus Sic Stantibus”. Esta cláusula no está directamente recogida en nuestro derecho positivo pero sí tiene soporte doctrinal y jurisprudencial. Se suele aplicar a los contratos de tracto sucesivo; aquellos en los que el cumplimiento de las prestaciones no se produce en un único momento, sino que se dilata en el tiempo, o en los que una prestación única se ejecuta con posterioridad al perfeccionamiento del contrato.

Los contratos de perfeccionan cuando hay acuerdo en la cosa y en el precio. Puede suceder que las circunstancias que existían en el momento de la conclusión del contrato y que fueron tenidas en cuenta por las partes como elemento fundamental para el mismo varíen de manera sustancial, de tal manera que pudiera ser necesario revisar el contenido de las obligaciones de una o de todas las partes, con el fin de obtener el equilibrio perdido por causa de esa variación. Esto es lo que ha sucedido en nuestro contrato con el Presidente del Gobierno.

Ciertos compromisos adquiridos por Rajoy (en este caso el de no subir impuestos), se deberían entender como obligación “rebus sic stantibus”, es decir, “mientras estén así las cosas”, que es el significado de tal latinajo. Rajoy se comprometió a reducir el déficit público al 4,4% del PIB en 2012; ese era su compromiso revelado. El gobierno anterior (también parte en este contrato atípico, puesto que era la parte que había de entregar “la cosa”, es decir el poder y sus recursos) nos había dicho, sin lugar a duda, que el déficit terminaría el año en un 6%. Consecuentemente, Rajoy se comprometió a reducirlo en 1,6 puntos porcentuales, esto es, 16 mil millones. Pero hete aquí que una vez entregada (y analizada) “la cosa”, resulta que el agujero es de 8%, es decir, 20 mil millones más.

¿No es razonable pensar que tiene derecho Rajoy a adaptar, reinterpretar o alterar sus compromisos contractuales puesto que su obligación “principal” se ha demostrado mucho más onerosa al haberse visto alterada, con posterioridad a la firma del contrato, la naturaleza de “la cosa”, esto es, el tamaño del agujero?

Puestas así las cosas yo entiendo que Rajoy no ha mentido a su electorado. Otra cosa es que haya sido hábil en jugar sus cartas preelectorales. Sin duda, sospechaba la existencia del agujero adicional pero prefirió darlo por bueno para no tener que adquirir compromisos incómodos que hubieran hecho peligrar su triunfo.

Vayamos, después de esta digresión, en todo caso oportuna, a las medidas. El gobierno ha vuelto a tirar del refranero. Ha “entrado a por uvas” con el convencimiento de que “más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo”. Cualquier cosa que hubiera hecho (y, muy especialmente, no haber hecho nada), habría sido ferozmente criticada. Sin entrar en decisiones muy cuestionables, como la congelación del SMI o la drástica reducción en I+D+I, me centro en las de carácter fiscal que son, quizá, las más criticadas. Conociendo el desfase del déficit, Rajoy ha preferido quitarse “de un plumazo” la preocupación del ajuste originalmente previsto: los 16 mil millones. Ya se ocupará en marzo, tras las andaluzas (de nuevo el “trilerismo” electoral), del agujero adicional de 20 mil millones.

No ha sido complicado: un decreto de no disponibilidad presupuestaria (al prorrogarse los presupuestos, la única manera de no gastarlo es prohibir específicamente que se gaste) por 9 mil millones, más un incremento de ingresos de 6 mil suman, con cuatro cositas más, los 16 mil necesarios.

Para mi crítica, parto de la base de que las subidas en IRPF, a más tener caracter temporal, son tan solo un parche inicial que, tras la lluvia de golpes que de todos lados le caerá y aliviado del primer apretón de los 16 mil, le permita concentrarse en reformas que generen impulso en la actividad productiva, al margen de otras medidas muy selectivas de carácter fiscal y de lucha contra el fraude y la economía sumergida. En fin, aquellas (o algunas de aquellas) que detallaba en mis recientes entradas sobre el asunto (Esto no está para Cenas, 1 a 5). Si así no fuera, si el esfuerzo total que va a pedir en el conjunto de sus reformas se centra en las clases medias y medio-altas que tienen sus fuentes de ingresos controladas y no decretara serias reformas de reactivación económica, me reservo el derecho de utilizar mi “rebus sic stantibus” particular y me desdiré de mi favorable crítica de hoy.

Porque con cinco millones de parados tiene mucho sentido que los que tienen trabajo y un cierto capital que les produce renta, colaboren más en la generación de ingresos públicos que reduzcan el déficit. Como también lo tiene que aquellos que no pueden perder legalmente su trabajo por estar blindados (sí, los funcionarios) y que, además, tienen una jornada laboral menor que los que están en riesgo, vean congelado su salario y aumentada su jornada. Incluso a pesar de que en 2011 ya les redujeran sus ingresos. Hoy he leído en twitter un comentario que decía algo así:

“Esta semana se decide en mi empresa si yo voy a continuar trabajando o me dan de baja. Hace dos semanas despidieron a mi mujer. De modo que como me encuentre un funcionario que se queje de la congelación, le parto la cara”. A su autor no le falta razón.

Así veo yo las cosas “Rebus Sic Stantibus”, de momento. Esperemos a que en marzo, antes, durante o después de las andaluzas, complete Rajoy el expediente. Quienes no las ven como yo son todos los demás. Me refiero a los otros partidos, a casi todos los medios y a casi todos los opinión makers. Intuyo que la mayoría de la gente común, como yo, incluso aunque estas medidas les afecten, está razonablemente de acuerdo. Y lo que más le critican es haber engañado al electorado. Por eso mi apoyo, entre otros argumentos, se centra, precisamente, en la ausencia de engaño.

Porque, aunque esa mayoría de gente común prefiera, prefiramos, la lealtad y el honor a la palabra dada por encima de las habilidades políticas, seguro que entienden la situación y aceptan que aquellos compromisos en que Mariano Rajoy incurrió, rebus sic stantibus, pasen a engrosar El Cementerio de las Promesas Olvidadas.

LAS UVAS DE LA IRA

Viene muy bien a esta entrada –de ahí el subtítulo-, por las fechas en que el Gobierno nos regaló el “paquete”, aunque no solo por eso, traer a colación la novela de John Steinbeck Las Uvas de la Ira (The Grapes of Wrath, 1939). La novela se ambienta, precisamente, en la gran crisis del 29 en Estados Unidos y narra la epopeya de una mísera familia, los Joad, forzada a emigrar de Oklahoma a California en busca de trabajo. La obra es un canto a la justicia y dignidad humanas en un entorno de injusticia social y económica.

Al cine la llevó un mito: John Ford. A la música, aunque después otros lo hicieron, la llevó otro mito de la canción social: Woody Guthrie. En esta canción, muy recomendable, aunque solo para quien guste de este tipo de música, hay una estrofa que quiero destacar:

They stood on a Mountain and they looked to the West And it
looked like the promised land. That bright green valley with a
river running through, There was work for every single hand, they
thought, There was work for every single hand.

(Se detuvieron en una montaña y miraron hacie el oeste.
Aquello parecía la tierra prometida. Un valle esplendorosamente verde con un río que lo atraviesa.
Aquí hay trabajo para todos, pensaron.)

Con Woody Guthrie y su balada de Tom Joad os dejo.

 

Tom Joad got out of the old McAlester Pen
There he got his parole
After four long years on a man killing charge
Tom Joad come a walking down the road, poor boy
Tom Joad come a walking down the road

Tom Joad he met a truck driving man
There he caught him a ride He said: “I just got loose from
McAlester’s Pen On a charge called Homicide, A charge called
Homicide.”

That truck rolled away in a cloud of dust,
Tommy turned his face toward home,
He met Preacher Casey and they had a little drink,
But they found that his family they was gone,
He found that his family they was gone.
He found his mother’s old fashion shoe
Found his daddy’s hat.
And he found little Muley and Muley said:
“They’ve been tractored out by the cats,
They’ve been tractored out by the cats.”

Tom Joad walked down to the neighbors farm
Found his family.
They took Preacher Casey and loaded in a car
And his mother said “We got to git away.”
His mother said ‘We got to get away.”

Now the twelve of the Joads made a mighty heavy load
But Grandpa Joad did cry.
He picked up a handful of land in his hand
Said: “I’m stayin’ with the farm till I die.
Yes, I’m stayin’ with my farm till I die.”

They fed him short ribs and coffee and soothing syrup
And Grandpa Joad did die.
They buried Grandpa Joad by the side of the road,
Buried Grandma on the California side,
They buried Grandma on the California side.

They stood on a Mountain and they looked to the West And it
looked like the promised land. That bright green valley with a
river running through, There was work for every single hand, they
thought, There was work for every single hand.
The Joads rolled away to Jungle Camp, There they cooked a stew.
And the hungry little kids of the Jungle Camp Said: “We’d like to
have some too.” Said: “We’d like to have some too.”

Now a Deputy Sheriff fired loose at a man
Shot a woman in the back.
Before he could take his aim again
Preacher Casey dropped him in his track.
Preacher Casey dropped him in his track.

They handcuffed Casey and they took him to Jail
And then he got away.
And he met Tom Joad on the old river bridge,
And these few words he did say, poor boy,
These few words he did say.

“I preached for the Lord a mighty long time
Preached about the rich and the poor.
Us workin’ folks got to all get together,
Cause we ain’t got a chance anymore.
We ain’t got a chance anymore.”

The Deputies come and Tom and Casey run
To the bridge where the water run down.
But the vigilante they hit Casey with a club,
They laid Preacher Casey on the ground.
They laid Preacher Casey on the ground.

Tom Joad he grabbed that Deputy’s club
Hit him over the head.
Tom Joad took flight in the dark rainy night
A Deputy and a Preacher lying dead, two men,
A Deputy and a Preacher lying dead.

Tom run back where his mother was asleep
He woke her up out of bed.
Then he kissed goodbye to the mother that he loved
Said what Preacher Casey said, Tom Joad,
He said what Preacher Casey said.

“Ever’body might be just one big soul
Well it looks that a way to me.
Everywhere that you look in the day or night
That’s where I’m gonna be, Ma,
That’s where I’m gonna be.

Wherever little children are hungry and cry
Wherever people ain’t free.
Wherever men are fightin’ for their rights
That’s where I’m gonna be, Ma.
That’s where I’m a gonna be.

Anuncios
  1. 3 enero, 2012 en 8:29 PM

    Muchas felicidades por el post y por el blog. En todo caso, creo que en el párrafo copiado está la clave de la ausencia del requisito de imprevisibilidad para la parte que sufre la mayor onerosidad en el contrato que hace que no se pueda aplicar la cláusula rebus sic stantibus en un sentido estricto.

    “Puestas así las cosas yo entiendo que Rajoy no ha mentido a su electorado. Otra cosa es que haya sido hábil en jugar sus cartas preelectorales. Sin duda, sospechaba la existencia del agujero adicional pero prefirió darlo por bueno para no tener que adquirir compromisos incómodos que hubieran hecho peligrar su triunfo.”

    • 3 enero, 2012 en 8:44 PM

      Gracias Ernesto, por leer, alabar y comentar.
      Como dije hace poco a un lector, el rebus sic stantibus no es mas que una excusa, como mucho una licencia jurídica, para dar cierta originalidad a la entrada. No es un enfoque jurídico serio.
      Todos sabemos que el agujero adicional era, cuanto menos, sospechado; por mucho que Salgado lo negara. Y todos conocemos la habilidad, picaresca o, más en crudo, falacia de nuestros políticos. Sean del partido que sean.
      Un abrazo

  2. 9 enero, 2012 en 11:20 AM

    enhorabuena, Jaime, por desgranar de forma tan lúcida el entramado gubernamental, y el panorama desde el puente de lo prometido es deuda.
    saludos blogueros y liberales (los liberales debemos, creo, tendernos, la mano) Suscribo ya su blog para no perderme sus textos. Ya soy seguidor de su blog

    • 9 enero, 2012 en 9:12 PM

      Hola José Antonio.
      Muchas gracias por entrar y dejar el comentario.
      Visitaré en tu blog.
      Abrazos

  3. 10 enero, 2012 en 1:10 PM

    hola, otra vez, Jaime, ¿cuál es tu twitter para leerte t ahí?
    el mío es @joseantoniodelp
    saludos blogueros y liberales

    • 10 enero, 2012 en 1:25 PM

      Hola Jose Antonio.
      Es @jchicheri. No confundir con @jaimechicheri, hijo mio y mi maestro en estos arcanos de la cibernética.

      El post que acabo de publicar no va de política. A veces, hay que descansar la mente y dejar correr el alma.

      Abrazos

  4. 25 enero, 2012 en 9:11 PM

    Mi buen Jaime,

    intentaré ser breve porque este tema ya es “agua pasada” (yo sigo fascinada con los aventureros, exploradores, barcos, etc..) pero intentaré explicarte un poco porqué esta entrada me escoció un poco.

    Para empezar porque es una realidad que el nuevo presidente “fantasma” (fantasma, en principio, porque es invisible) que tenemos mintió como un bellaco y quizás tú como jurista estés acostumbrado a minimizar culpas : (“Pero, además, como jurista sostengo que la mentira –o la ocultación- de Rajoy es disculpable e, incluso, defendible. Más aún, desde una perspectiva no cínica de la política, tal vez loable. El contrato que Mariano Rajoy ha firmado con sus electores es un contrato de servicios: “Si vosotros me dais vuestro apoyo, yo me comprometo a gobernar el país y a hacer mis mejores esfuerzos para sacar a España de esta crisis”), pero yo que no soy jurista lo vi y lo sigo viendo como una más que fea ocultación de su falta de ideas o soluciones y una sarta de pueriles mentiras, tengo que decir también que su oscura postura durante la campaña no me hacía esperar nada mejor pero eso no lo justifica ni le resta culpabilidad, mintió a sus electores y a los que no lo somos y me temo que el fin no justifica los medios, al menos en este caso, al menos para mi.

    Por otro lado mucho acusar desde la oposición al anterior gobierno de estar “improvisando constantemente”, cosa innegable, pero a él, bueno a sus portavoces (porque él no está y no sé si se le espera o no) no les está luciendo mejor el pelo, -ahora digo una cosa y ahora digo o mi colega dice lo contrario- no es esperanzador Jaime, es un desastre, con lo que todavía me resulta menos justificables su postura y sus mentiras, no es el crack que pretendía ser para resolver los problemas del país.

    Y me temo que tampoco me sirve como argumento que no se esperaban la situación que se encontraron, un déficit del 8%, ni poniendo mi mejor intención lo consigo Jaime, la mayor parte, por no decir el todo, de este desfase procede de las comunidades autónomas y la mayor parte de ellas estaban en sus manos, en las de su partido, él tenía que saberlo y si no se interesó por este “pequeño” detalle antes de las elecciones, peor me lo pones, porque salimos de Guatemala y caemos en Guatepeor, no estamos, el país y sus problemas no está en mejores manos que antes, en absoluto.

    Y ya para terminar voy con lo que leíste en Twiter.
    Yo siento la situación en la que se encuentra esa persona que en dos días sabría si seguía teniendo trabajo o no (siento la situación a la que se están enfrentando muchas personas, muchas familias), tiene todo el derecho a quejarse, pero también tengo muy claro que los funcionarios no SOMOS los que la hemos provocado, la mayor parte de la masa funcionarial, la base, no somos unos privilegiados colocados a dedo con sueldazos, no, somos mileuristas por oposición, obtuvimos estos puestos de trabajo invirtiendo nuestro tiempo y algún dinero en prepararlas, en prepararnos para desempeñar nuestro trabajo dentro de un servicio público, competimos miles por decenas de puestos y algunos lo logramos y otros no, pero en todo caso cualquiera podía intentarlo, no hay que ser un superdotado ni un cerebro privilegiado, eso sí, tienes que estar dispuesto a ser mileurista toda tu vida y también a que en muchas ocasiones te coman los demonios porque no puedes dar un buen servicio, una respuesta ágil a lo que el ciudadano demanda, a lo que necesita, porque los medios no lo permiten. Estaría horas contándote cosas al respecto pero no es el momento.

    Bueno, a donde quería llegar, espero que ese señor no me parta la cara si un día me oye quejarme de que me hayan bajado el sueldo en el 2010 y me lo congelaran en el 2012 ” per sécula seculorum” (ya vivimos esto antes), una porque también me quejo y me cabrea lo que le pasa a él y a su mujer y a millones de españoles y dos, aunque tú pienses que no le falta razón a esa persona, yo creo que nosotros también tenemos derecho a quejarnos por la parte que nos toca, a cada uno le repercute la situación como le repercute y cada uno se queja de lo suyo, insisto, la masa funcionarial es mileurista.

    Y esto no quiere decir que yo vaya a rebelarme contra esta medida, ya que esta crisis la tenemos que resolver, bueno la van a resolver a cuenta y a costa del trabajador, no seré yo la que sea insolidaria con los demás trabajadores, pero ya me cansa que ellos carguen su rabia y su indignación contra nosotros en lugar de pedir cuentas a todos aquellos que han gestionado mal o malversado los caudales públicos y nos han llevado a la situación en la que nos encontramos.

    Ufffff, ves???, no he sido breve, por eso no quería comentar nada en esta entrada.
    Ahora ya está, ahí queda mi escocedura.

    Un beso enorme.

    Espero que no te canses de leer, tengo pendiente la de los navegantes y más

    • 27 enero, 2012 en 12:32 PM

      Uffff, Guadiana, qué complicado me lo pones. Pero tengo que contestar.
      No me atreveré a rebatir nada de lo que dices porque, como muchos, eres víctima de esta situación. Y las víctimas suelen tener razón en casi todo lo que dicen.
      Empezando por el sentido de mi entrada. Aunque soy jurista, no pretendo justificar las decisiones del gobierno con base en la cláusula Rebus…No se tendría en pie. Tan solo quise dar al asunto un cierto toque de originalidad o, al menos, enfocarlo desde un prisma diferente.
      “Quizás tú, como jurista, estés acostumbrado a minimizar culpas”: No. A minimizarlas, no. Tal vez a comprenderlas abstrayéndome del efecto de la decisión y analizando las causas, el estado de necesidad, el entorno, etc…Parto de la base de que el político es, por naturaleza, mentiroso. O, dicho de otra manera, disfraza la verdad en todo lo que piensa que puede ser negativo para su objetivo primordial: ganar el poder o no perderlo si lo tiene. ¿Justifico eso? No, desde luego; solo lo comprendo. Como comprendo que es diferente mentir en datos fácticos que ocultar promesas o no desvelar decisiones futuras.
      Si te asomas a las entradas de mi blog de la primavera-verano de 2010 verás que mis críticas a Rajoy eran duras.
      Una política de trayectoria bastante intachable dijo una vez: La obligación del gobernante es ganar las próximas elecciones. Es una aberración. La obligación del gobernante es gobernar como mejor sepa en bien de su país; de unos y de otros.
      Desde luego que el gobierno conocía que el déficit iba a ser muy superior al 6%. O, al menos, lo intuía. Pero no porque fuera el causante, aunque sí co-partícipe (“porque la mayor parte, por no decir el todo, de este desfase procede de las comunidades autónomas y la mayor parte de ellas estaban en sus manos, en las de su partido”). Se aprovechó sin duda del encabezonamiento de Salgado (igual que Barreda, Fz Vara…) que aseguraba pocos días antes de las elecciones que el déficit estaba bien previsto en el 6%. Como Griñan ahora, que anteayer dijo en parlamento que quizá estaría “muy poco más” que en el previsto 1,4%, y ayer mismo su consejera decía que “alrededor del 3%). Todos mienten; unos para no perder, otros para ganar. Unos aprovechan las mentiras del otro, aunque sepan que lo son, para no cumplir sus compromisos.
      Ese es el panorama.
      En cuanto a los funcionarios. Tienes mucha razón. El colectivo de funcionarios está “demonizado” tan solo porque tiene la seguridad en el trabajo de que otros no disfrutan. Su puesto lo consiguieron con las reglas del juego: oposiciones, seguridad en no perder el trabajo y seguridad también en que sus sueldos no serían nunca estratosféricos y que progresar en ese magma burocático no es sencillo. Pero qué quieres, en este mundo de paro inmenso y de envidias sois un colectivo envidiado. Hoy sacan la EPA del 4T. 5,27 millones que no pueden trabajar; un 22,7%.
      Tienen derecho a tener envidia como los funcionarios tienen derecho a que no se les demonice.
      Y, por último, un comentario sobre la decisión. Como no se te oculta, la subida es progresiva. A un “mileurista” le afecta en 0,75%; a un “dosmileurista, en un 2%….etc. Es progresiva y eso está bien. Ha subido también las rentas del capital. Y eso, a los que no tienen activos financieros o tienen poco, les debería alegrar. Los adversarios le tildan de mentiroso y de cargar el esfuerzo sobre las clases medias y los trabajadores. En lo primero estoy de acuerdo. En lo segundo, no. Las clases medias se verán poco afectadas (además, me parece que van a subir el mínimo exento) y los “trabajadores”, entendiendo por tales a los que no tienen elevados sueldos (concepto indeterminado) también. Para mi tengo que esta es una medida que hubiera cuadrado más a un Psoe que a un PP.
      Claro, que si la hubiera adoptado el Psoe habría sido durísimamente criticada por el PP.
      Asi es el juego.

      No se si tuviste paciencia de leer la serie “Esto no está para Cenas” (5 posts) sobre lo que yo haría si tuviera capacidad de decisión. Es un tocho, pero sería mi programa.
      Un beso muy fuerte y no me odies por estas tonterías.

  5. 25 enero, 2012 en 9:25 PM

    Y quizá también tenga algo de culpa algún “super empresario” que otro.

    Otro beso por castigarte con semejante afloramiento.

    Guadiana

    • 25 enero, 2012 en 10:27 PM

      5 de noviembre de 1997. Inundaciones en Badajoz y Valverde de Leganés. La repentina crecida de dos pequeños afluentes del Guadiana provocó la muerte de varias personas, así como graves y cuantiosas pérdidas materiales y económicas. Además de la capital, el resto de la provincia también se vio afectada por las fuertes lluvias que ocasionaron en algunos puntos el desbordamiento del Guadiana.
      Aunque el mas devastador desbordamiento del río Guadiana tuvo lugar en 1823 en Sanlucar de Guadiana.Casi la mitad de las casas fue destruida.
      Pero ninguno como el de hoy, mi querida Sarah. Muchas gracias por esa explosión tan sentida.
      Mañana te contesto.
      Muchos besos

  6. Sarah Guadiana
    17 marzo, 2012 en 11:04 PM

    Vengo para atrás como los cangrejos, tenía que decirte aquí que entendí tu planteamiento y que nunca podría odiarte por “estas tonterías”. La razón o la reflexión y el respeto para mi son valores, se acerquen o alejen los planteamientos…..

    Tengo pendiente releer la serie “Esto no está para cenas” y ver lo que sería tu programa electoral, ya te diré si te votaría o no. ¿¿¿?????

    Otro beso enorme (y van tres hoy).

    S. Guadiana

    • 20 marzo, 2012 en 11:27 PM

      Madre mía, temía ese retroceso.
      Pero me tranquiliza tu reacción.
      Lee, lee. No podrías no votarme. Soy muy ecléctico y poco dogmático. En otras palabras, gris, neutro, desapasionado (en la política, me refiero).
      Gracias por los tres besos. Aunque, en realidad, han sido un abrazo y dos besos. Los tres, enormes.
      Te los devuelvo (quiero decir que te mando otros tres de cada, no que te devuelva los tuyos)

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: