Inicio > ESTRELLAS DE LA POLITICA, MUSICA, POLITICA > LA PELEA POR LA ROSA (la guerra de las dos rosas)

LA PELEA POR LA ROSA (la guerra de las dos rosas)

Ante la duda de qué título poner a esta entrada, me he decidido por la doble metáfora: por la forma, El Baile de la Rosa; por el fondo, La Guerra de las dos Rosas. Porque aunque aún mantengan un tono versallesco, la rosa se escindirá.

El Baile de la Rosa es un evento social que se celebra en el Sporting Club de Montecarlo desde 1964. Asisten personalidades de las monarquías y de la “alta sociedad” monegasca e internacional, sea aquella financiera, social o cultural. Lo solían presidir los príncipes Alberto y Carolina de Mónaco. Sin embargo, esta última primavera, por razón del fallecimiento de la princesa Anoinette, hermana de Rainiero, los príncipes no asistieron. Actuaron como anfitriones los “sucesores”: los tres hijos mayores de Carolina.

LANCASTER

YORK

La Guerra de las dos Rosas fue un conflicto civil y cruento que transcurrió en la Inglaterra del siglo XV y duró

treinta años. En ella se enfrentaron los partidarios de la Casa de Lancaster y los de la casa de York, ambas pretendientes del trono de Inglaterra y enemistadas desde el asesinato, a manos del duque de Lancaster, del rey Ricardo II. Cuenta la historia que Ricardo de Plantagenet, duque de York, se empeñó en maniobrar para derrocar al rey Enrique IV. Parece que la esposa de éste, Margarita de Anjou se molestó notablemente y, en alianza con otras ramas de la nobleza, se enfrentó y echó a patadas al de Plantagenet. La guerra de las dos rosas comenzó.

Treinta años hubieron de transcurrir para resolver el conflicto. En 1485,  Enrique Tudor se convierte en Enrique VII de Inglaterra y, tras su matrimonio con Isabel de York, se reunifican las dos casas; las dos rosas. Desaparecen la Rosa Roja de Lancaster y la Rosa Blanca de York y nace la Rosa Tudor: roja y blanca, como no podía ser de otra manera.

La guerra provocó, además de miles de muertos, el debilitamiento de Inglaterra y su pérdida de influencia en Europa.

TUDOR

La guerra que hoy me ocupa, también alrededor de una Rosa, la del puño, tiene formas galantes, como el baile de la rosa, pero su fondo es de guerra, como la de las dos rosas. Y, como esta última, su desenlace supondrá el debilitamiento y la pérdida de influencia del partido que, con su puño, está apunto de marchitar la rosa. El rey ha muerto, Zapatero se ha extinguido. Rubalcaba, como el de Plantagenet, quiere hacerse con el trono sin guerra, sin oposición, sin primarias. Carme Chacón, como la de Anjou, hará todo lo posible por impedirlo. Se aliará con otros nobles y tratará de echar a patadas de palacio a aquel que se cree, por historia, con más derecho. Por su parte, Alfredo tratará de impedir que la intrusa, la advenediza, se haga con el poder de la Rosa.

Lo que entonces fue el inicio del conflicto, la batalla de San Albano es, en esta guerra que parece un baile, el ya famoso manifiesto “Mucho PSOE Por Hacer”. En él, Chacón ha renegado del rey con el apoyo de muchos de los nobles: López Aguilar, Narbona, Borrell, Pajín, Moratinos, Caamaño, Rojo,..El manifiesto abre un frente de batalla compuesto por una línea de 25 baterías con carga letal. El documento rebosa autocrítica, pero es una “autocrítica” ciertamente hipócrita. La hacen los mismos que defendieron con uñas y dientes la política y la gestión que hoy denuestan. Cuando refieren las causas de la derrota no admiten, o no lo hacen claramente, que ellos mismos fueron causa de las causas. Y piden, ahora, “a buenas horas mangas verdes”, un cambio de rumbo; de política y de organización.

“Nuestro reto es ahora recuperar la credibilidad”, dicen. Como lo decía Rubalcaba en su campaña electoral: promoviendo políticas que antes no impulsaron, cuestionando políticas que antes apoyaron.

ANTES

El bando adversario, que antes fuera aliado, el de Rubalcaba, encajó el ataque pero no tardó en lanzar su contraofensiva. También de papel, también letal. Sus armas llevaban el título “Yo Sí Estuve Allí”. Con firmas de treinta notables, contestan con indisimulada ira al manifiesto de los de Chacón, defendiendo al que ésta ataca: a Zapatero, el presidente de todos ellos y al que todos ellos sirvieron, apoyaron y consintieron.

Su arma más letal es la acusación explícita al colectivo firmante del manifiesto: “Porque no sería decoroso que quien estuvo allí de manera evidente, y cabe decir entusiasta, aspirase ahora a sugerir lo contrario. Por eso, los abajo firmantes manifestamos que “sí estuvimos allí”. Que formamos parte de los Gobiernos que presidió José Luis Rodríguez Zapatero y estamos orgullosos de ello”.

Y, más letal aún, la referencia personal a Caamaño y a Chacón: “Lo firman quienes antes firmaron la propuesta de indulto al banquero Alfredo Sáenz o el acuerdo antimisiles con Estados Unidos”.

Las hostilidades están rotas, los frentes conformados y los adversarios identificados. Por mucho que unos y otros se esfuercen en decir que no quisieron decir lo que dijeron o que no pretendieron atacar a quien atacaron. Unos cuantos escritos más se han preparado y cargado en las baterías, pero a última hora, se han abortado. Porque saben que la lucha abierta entre ellos implicará la destrucción de todos ellos y, durante mucho tiempo, el estancamiento del partido.

Pero ya ellos saben, todos sabemos, que ya es tarde. El ex presidente trata de poner paz. Está con todos y contra nadie. Pero nadie le hace caso; todos le menosprecian. Algunos, representantes de “la vieja guardia”, intentan por todos los medios ganar tiempo aconsejando retrasar el 38º congreso. Febrero está muy cerca y el partido muy partido. Y con un PSOE dividido, además de la que está cayendo, el último bastión socialista que representa Andalucía caerá estrepitosamente ante el ejército del enemigo real. Las dos facciones actúan, sin pretenderlo, como caballos de troya.

Unos y otros claman que se trata de un “debate de ideas”; pero todos saben que es un duelo entre personas.

DESPUÉS

Presentado el escenario bélico, el teatro de operaciones, los adversarios y las armas, diré cómo lo veo yo.

El resultado de las recientes elecciones generales, es decir el triunfo del Partido Popular es, probablemente, producto de muchas razones y muy especialmente de la crisis económica. Pero la estrepitosa derrota del PSOE, que ha perdido votos en todos los frentes ideológicos, sociales o territoriales, es consecuencia de su desastrosa gestión en la última legislatura. Y prácticamente todos los firmantes de ambos manifiestos, del que parece que critica y del que parece que defiende, participaron en primera o casi en primera línea junto a JLRZ, su presidente y nuestro Presidente.

En consecuencia, ninguno de ellos tiene derecho –o si lo tiene, carece de credibilidad– a liderar una renovación o regeneración, sea ética o política del partido.  Porque, centrándonos en los dos candidatos “in pectore”, Rubalcaba y Chacón, ¿qué pueden ofrecer?

Alfredo Pérez Rubalcaba, del que bastante se ha hablado en este Blog (Give my Love to Rose, El Gran Monje y la Gaviota, La Metamorfosis,…) es un viejo conocido. Ingresó en el PSOE a sus 23 años y con 41, hace ya 20, fue ministro de educación con Felipe González. Tuvo la mala suerte de ser su ministro de presidencia cuando explotó el asunto del GAL y la corrupción del partido. Su carrera política en las dos legislaturas de Zapatero se ha desarrollado en primera línea y su ejecutoria mezcla indudable eficacia con áreas ciertamente oscuras. Pero no se trata ahora de pasado, sino de futuro. ¿Qué puede ofrecernos hoy Rubalcaba, tan conocido ya, que nos haga pensar en regeneración, en nuevas políticas, en una cierta frescura de acción que ilusione al simpatizante, al afiliado o, en el futuro, al elector? Nada, absolutamente nada. Lo intentó en su campaña como candidato nombrado, no elegido, y se vio el resultado. Se le vieron las plumas de Buitre Negro, de Gran Monje.

Carme Chacón. Desde que su nombre sonó como candidata potencial me he preguntado por sus virtudes, seguro que ciertas pero, sin duda, ocultas. Desde los 18 años milita en el partido y con 40 puede presumir de haber ostentado dos carteras ministeriales, seguro que con dignidad aunque sin éxitos dignos de mención. Nade duda que es inteligente, trabajadora y buena jurista pero ¿qué puede ofrecer? Zapatero, su mentor, tampoco ofrecía mucho cuando fue elegido; y segundas partes nunca fueron buenas, dicen. A más a más, como dicen los catalanes, ella es catalana, lo que considero una virtud, y catalanista, lo que considero un hándicap si pretende ser líder nacional.

Y así estamos. No sé cómo no se dan cuenta los militantes de que ni uno ni otra sirven para el futuro PSOE. No sé cómo no ven que, mientras ellos disputan la partida, el partido se deteriora y que, cuando cualquiera de ellos triunfe, el partido se romperá.

Si la guerra de las dos rosas terminó fusionando ambas en una nueva, la de Tudor, esta guerra terminará dividiendo la única rosa, la del puño, en dos rosas. Paradojas de la vida, consecuencias de las guerras.

Hoy más que nunca es necesaria una “tercera vía”. Que ni sea vieja, ni demasiado nueva; que no haya estado en primera fila del desastre pero que no sea desconocida; que tenga mentalidad de socialdemócrata europeo, no de socialista trasnochado; que trate y sea tratado de la misma manera por la gran banca y por el viejo sindicato, sin servir a ninguno de ellos y sin que de él se sirva uno u otro; que represente con dignidad a su país en los foros internacionales. En fin, que sea un líder de verdad: el mejor, no el menos malo.

Yo tengo mi nombre; lo he mencionado en otras ocasiones. Y no es ninguno de estos segundos de los que muchos hablan y que se dejan querer: García Page, Oscar López, Fernández Vara,…

Es joven,es malagueño y anda por Europa. Pero nadie piensa en él.

——————

Hay muchas canciones que hablan de rosas. Y ya que hoy he escrito sobre dos eventos: social y bélico y sobre dos personas: él y ella. Pondré dos canciones de rosas. Una para Rubalcaba, cantada por una mujer: Bouquet of Roses; canta Slim Whitman; antigua versión en la que se escucha el nostálgico rasgado de la aguja sobre el vinilo. Otra para Carmen, cantada por un hombre: Red Roses for a Blue Lady (rosas rojas para una mujer triste); canta Dean Martin.

En la primera de ellas, una estrofa dice:

“Te he rogado que fueras diferente, pero siempre fuiste falso.

Estoy cansada de olvidar y no hay ya nada que hacer.

Así que te envío un gran ramo de rosas,

Una por cada vez que rompiste mi corazón”

Es algo que Carme podía decir a Alfredo.

Y, en la segunda, otra estrofa dice:

“Quiero unas rosas para una muchacha triste,

Mándelas, por favor, señora florista.

Tuvimos una pelea tonta hace días,

Espero que estas lindas flores ahuyenten su tristeza”

También es algo que Alfredo podía decir a Carme.

Pero que se dejen de pelear, coño.

 

I’m sending you a big boquet of roses

One for every time you broke my heart

And as the door of love between us closes

Tears will fall like petals when we part

Chs

I’ve begged you to be different

But you’ll always be untrue

Now I’m tired of forgiving

And there’s nothing left to do…

So I’m sending you a big bouquet of roses

One for every time you broke my heart

Vs

You made our lover’s lane a bed of sorrow

‘Till at last I had to say goodbye

Now I walk alone to face each new tommorrow

Teardrops falling freely from my eyes

Chs

How can I forgive you after

All you put me through

I’m tired of forgiving

And there’s nothing left to do

So I’m sending you a big boquet of roses

One for every time you broke my heart

I want some red roses for a blue lady
Mister florist take my order please
We had a silly quarrel the other day
I hope these pretty flowers chase her blues away

I want some red roses for a blue lady
Send them to the sweetest gal in town
And if they do the trick, I’ll hurry back to pick
Your best white orchid for her wedding gown

(I want some red roses for a blue lady)

We had a silly quarrel the other day
I hope these pretty flowers chase her blues away

I want some red roses for a blue, blue lady
Send them to the sweetest gal in town
And if they do the trick, I’ll hurry back to pick
Your best white orchid for her wedding gown

Your best white orchid for her wedding gown

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: