Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA, RELIGION > Y TU TRABAJO ¿TE HACE FELIZ?

Y TU TRABAJO ¿TE HACE FELIZ?

El trabajo es cosa buena,

es lo mejor da la vida;

pero la vida es perdida

trabajando en campo ajeno.

Unos trabajan de trueno

y es para otros la llovida.

Así lo cantaba Atahualpa Yupanki, Héctor Roberto Chavero por desconocido nombre. El gran poeta y cantor argentino hizo bien en mudar el nombre. El suyo propio nada significaba. En cambio, Atahualpa (gallo, en quechua) era nombre de un dignísimo Rey Inca, enemigo y luego amigo de Francisco Pizarro y por él traicionado y ejecutado.

“Atahualpa fue hijo de Huayna Cápac y Tocto Coca, nieta del Inca Pachacútec. Nació en el Cusco, pero desde niño residió en Tumibamba y Quito acompañando a su padre en las campañas del norte. Siendo joven mostró valentía , inteligencia y carisma, por lo que se convirtió en uno de los hijos predilectos del Sapa Inca; muy querido, además, por la nobleza norteña y los principales generales de la región.”

Yupanki es la palabra quechua que significa “el que viene de tierras lejanas para contar algo”. Bendito lenguaje que dice tanto con tan poco.

 El Payador Perseguido, al que pertenece la copla que encabeza, es un extenso poema en el que Yupanki mezcla su biografía, su pensamiento y el mundo que le tocó vivir, con estilo y métrica que recuerdan al Gaucho Martín Fierro, de José Hernández. El payador  trabajó mucho y en muchas cosas. Tuvo trabajos dignos y de esclavo; de azada y de pluma; fue emigrante y fue, sobre todo, explotado. El trabajo de Atahualpa, más digno y feliz fue, como su nombre indica, nada más y nada menos que contarlo.

El payador trabajó como cantero, panadero, leñador, cargador, pelador de cañas, pinche de escribanía, campesino, arriero, carpintero, pastor de ganado y muchas otras cosas más. Mucho se movió de un lado para el otro por las pobres tierras de la pampa:

Tal vez otro habrá rodao
tanto como he rodao yo,
y le juro, creameló,
que he visto tanta pobreza,
que yo pensé con tristeza:
Dios por aquí no pasó.

Yupanki cantó su propia vida en la vida del payador. En sus cantos y en sus poemas nos deja su pensamiento, sus sufrimientos, su alma. Pero Yupanki también fue lo que el payador no pudo ser. Fue tenista, boxeador, periodista, maestro de escuela, tipógrafo, cronista y, fundamentalmente, poeta y cantor. No se tenía por artista, era cantor social. Cantaba para los suyos y relataba lo que veía, lo que vivía, que no era otra cosa que pampa y miseria:

Cantor que cante a los pobres
ni muerto se ha de callar
pues ande vaya a parar el canto
de ese cristiano
no ha de faltar el paisano
que lo haga resucitar

Si alguna vuelta he cantao
ante panzudos patrones
he picaneao las razones
profundas del pobrerío
yo no traiciono a los míos
por palmas ni patacones.

Si uno canta coplas de amor
de potros de domadores
del cielo y las estrellas
dicen qué cosa más bella
si canta que es un primor;

Pero si uno como Fierro
por ahí se larga opinando
el pobre se va acercando
con las orejas alertas
y el rico bicha la puerta
y se aleja reculando

Yupanki fue persona humilde; la vanidad no iba con él, mala yerba decía que era…

La vanidad es yuyo malo
que envenena toda huerta
es preciso estar alerta
manejando el azadón
pero no falta el varón
que la riega hasta en su puerta.

…pero lo cierto es que, como todo aquel que ama  lo que hace, se dejó vencer por esa misma vanidad en una de las últimas coplas de su milonga. Quizá no fuera vanidad, sino tan solo empeño en dejar testimonio, en que su canto le sobreviviera:

 Y aunque me quiten la vida
o engrillen mi libertad.
Y aunque chamusquen quizá
mi guitarra en los fogones,
han de vivir mis canciones
en la alma de los demás.

————————
¿A qué viene todo esto? ¿Por qué esta entrada tan difusa?

En primer lugar, porque me apetecía rendir homenaje a Atahualpa Yupanki. Fue hombre íntegro.Tenía honor, dignidad y arte. Como Larralde, Cafrune o Cabral, es de esos cantores que te impactan y te hacen pensar cuando eres joven. Si cuando viejo lo rememoras, vuelve tu alma por unos momentos a los años de juventud.

Y además, porque me vino a la memoria el cantor y su payador cuando, hace pocos días, leí un estudio realizado por la Organización Nacional para la Investigación de la Universidad de Chicago en el que se establecía una clasificación de trabajos según la felicidad o insatisfacción que generaban en el actor. Yupanki y su payador acumularon en sus vidas tantos trabajos que seguramente, me dije, ellos solos podrían haber dado contenido a este estudio.

El payador era persona infeliz; se sentía explotado, cambiaba mucho de trabajo y de “centro de trabajo”. Tan pronto andaba en la rocosa cantera, como en los bosques, en la pampa, en las sierras…Pero cuando el payador se iba transmutando en su autor, en Atahualpa, cuando comenzó a “relatarse a los otros” y dejó de pensar en él, empezó a ser feliz.

Terminó su historia, la del payador, dejó todo, tomó su caballo criollo, fuera flete o mancarrón, y se fue. Nada más necesitaba; ni destino al que ir, ni casa en la que guarecerse:

Ahora me voy no se a donde
pa mi todo rumbo es bueno
los campos con ser ajenos
los cruzo de un galopito
guarida no necesito
yo se dormir al sereno.

Y con ese galopito, el payador Yupanki dejó su vida y la de los demás. Tras contar su propia historia, pidió que le olvidaran. Él mismo empezó a hacerlo en el momento en que el sol del ocaso le cegaba la mirada:

No me nuembren que es pecao
y no comenten mis trinos
yo me voy con mi destino
pal lao donde sol se pierde
tal vez alguno se acuerde
que aquí canto un argentino

——————————–

Así, nos topamos con el trabajo bueno y el trabajo malo, el que te da felicidad y el que te la quita. El trabajo como bendición y el trabajo como maldición.  
Aunque la literatura religiosa siempre lo plantea como bendición, fue precisamente su primer libro, el Génesis, el que nos lo presenta como castigo por haber cometido pecado:

“Y dijo Dios al hombre: Porque hiciste caso a tu mujer y comiste del árbol que yo te prohibí, maldito sea el suelo por tu culpa. Con fatiga sacarás de él tu alimento todos los días de tu vida. Él te producirá cardos y espinas y comerás la hierba del campo. Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la tierra, de donde fuiste sacado. ¡Porque eres polvo y al polvo volverás!”. (Génesis 3:17-19).

Aunque, ya puestos, mejor que Moisés en el Génesis lo describe José Saramago en su “Caín”, irónica y muy divertida interpretación de la biblia y de la extraña y perversa personalidad del creador.

“…Y qué hiciste, mujer perdida, mujer liviana, cuando despertaste de tan bonito sueño, Me acerqué al árbol, comí del fruto y le llevé a adán, que también comió, Se me quedó aquí, dijo adán, tocándose la garganta, Muy bien, dijo el señor, ya que así lo habéis querido, así lo vais a tener, a partir de ahora se os ha acabado la buena vida, tú, eva, además de sufrir todas las incomodidades del embarazo, incluyendo las náuseas, también parirás con dolor, y, pese a todo, sentirás atracción por tu hombre, y él mandará en ti, Pobre eva, comienzas mal, triste destino va a ser el tuyo, dijo eva, Deberías haberlo pensado antes, y en cuanto a tu persona, adán, la tierra ha sido maldecida por tu causa, con gran sacrificio conseguirás sacar de ella alimento durante toda tu vida, solo producirá espinos y cardos, y tú tendrás que comer la hierba que crece en el campo, solo a costa de muchos sudores conseguirás cosechar lo necesario para comer, hasta que un día te acabes transformando de nuevo en tierra, pues de ella fuiste hecho, en verdad, mísero adán, tú eres polvo y en polvo un día te convertirás.” (Caín, José Saramago, cap. 1)


“Ganarás el pan con el sudor de tu frente”; “Solo a costa de muchos sudores conseguirás cosechar lo necesario para comer”
¿No es esto denigrar, maldecir el trabajo?

El trabajo, como concepto, no es maldición ni bendición. Es nada más, y nada menos, un medio. Un medio necesario para que el mundo no se detenga y la especie no se extinga. El mundo podría haberse concebido de otra manera, podría haberse detenido cuando el hombre, aún mono, como las hormigas, como las cigüeñas o como las hienas, trabajaba lo justo para conseguir a su hembra y sustento y cobijo para él y los suyos.

El problema es que, fuera según inventó Moisés o según estudió Darwin, se nos concedió un poco más de cerebro que al resto de las especies. Pronto empezamos a crear necesidades que en origen no teníamos. Y, así, el trabajo se convirtió en medio para ganarnos la vida y para progresar. Pero también para atesorar lo que no necesitamos y para robar lo que no tenemos; para odiar y ser odiados; para envidiar y ser envidiados; para oprimir y ser oprimidos; para fabricar armas y matar con ellas; para hacer guerras y para comprar paces. Y, en esta evolución, a unos les toca producir el alimento y a otros fabricar las armas. A unos procesar aquel y a otros matar con estas. Y, casi todos, están insatisfechos con la suerte que les ha tocado.

Pero hay algunos que se escapan, al menos colectivamente, según el estudio al que antes hice referencia. Porque, efectivamente, hay trabajos que generan felicidad. Y, curiosamente, con muy pocas excepciones, son aquellos cuyo objetivo es el de ayudar al prójimo, incluso siendo, también en general, actividades de baja remuneración comparativa. Son interesantes las conclusiones.

Encabezan el “ranking”de la felicidad en el trabajo los sacerdotes, o quienes dirigen iglesias en general. Su “equidistancia” entre los dioses y los hombres, entre el cielo y la tierra y el respeto que en general infunden son causas probables de su privilegiada posición.

Es curioso conocer que el segundo lugar lo ocupan los bomberos. No están bien pagados, desde luego, pero igual que la función de salvar almas y enviarlas al cielo satisface a los clérigos, tratar de que, aun a riesgo de la vida propia, se queden en la tierra debe de ser muy gratificante.

Y más aún sorprende el tercer puesto. Asómbrense: los fisioterapeutas. Sin duda, tampoco se harán millonarios con su trabajo, pero está claro que si salvar alamas o cuerpos genera felicidad, manosearlos para quitar el dolor no se queda atrás.

Tras los fisioterapeutas son, por este orden, los más felices: escritores, profesores de educación especial, maestros, artistas, sicólogos (Yupanki fue todo esto). Tiene sentido, pues son actividades en las que destaca la ayuda a los demás o la autonomía laboral. La cierran dos profesiones intrusas: los brokers, sin duda por lo que ganan, y los ingenieros de maquinaria pesada, dato curioso que seguramente obedece al sentimiento de superioridad que comporta la función.

Y ¿cuáles son las profesiones que generan mayor insatisfacción? Da lo mismo. Hoy, solo me quería centrar en los pocos que trabajando son felices.

No tengo que discurrir mucho para encontrar música. Os dejo, habréis adivinado, con las Coplas del Payador Perseguido. Es más “pura” la versión original, la de Atahualpa. Pero para escucharla, mejor la de Jorge Cafrune; digno intérprete para tan magnífico poema.

Anuncios
  1. Lolita
    4 diciembre, 2011 en 9:38 PM

    ¡Hola Jaime!

    Desde anoche esa pregunta ronda por mi cabeza.

    Para mi la felicidad en el trabajo depende de muchas cosas, sobre todo en este momento en el que no todo el mundo tiene la oportunidad de trabajar en algo relacionado con lo que ha estudiado y tiene que “buscarse la vida” como buenamente puede, “aguantando el temporal”.

    Otros se equivocan al escoger sus estudios y trabajan descontentos toda su vida por no haber tenido la valentía de perseguir sus sueños o, simplemente, por no saber “por dónde les venía el viento” cuando tuvieron que elegir.

    Para algunos la única motivación es el dinero, para otros lo más importante es el trabajo bien hecho y el reconocimiento personal. Hay quienes son felices en puestos de responsabilidad y los hay que prefieren “estar tranquilos” y “cobijados”.Hay para todos los gustos y tipos de persona (como el anuncio de coca-cola: “para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos, etc…).

    Por otro lado:¿Es posible que Steve Jobs tuviera razón cuando decía que en España había muchos mileuristas porque todos éramos “lisensiados”?

    Lo que sí es cierto es que todo cambia de forma muy rápida, que es muy importante el esfuerzo personal, que nadie regala nada y, que la vanidad es mala cosa.Recuerdo que mi padre un día me dijo: “siempre hay alguien mejor que uno”. Todavía no sé si aquello fue por si me llevaba un batacazo o para bajarme “algún humo forastero” que pudo percibir (hay explicación, no es que yo me parezca a “Franklin Delano Roosevelt”, usando esa broma comparativa de un familiar tuyo).

    Mi consejo siempre será: “descubre lo quieres y lucha por ello con humildad”.

    Un abrazo.

    • 8 diciembre, 2011 en 11:21 PM

      Hola Lolita,
      Perdona el retraso en responder.
      Pues si, has hecho una relación exhaustiva de motivaciones. Cada u o tiene las suyas.
      Tu padre era sabio, como todos aquellos de los que se recuerdan las cosas que dijeron.
      Descubrir lo que uno quiere no es fácil. Conseguirlo una vez descubierto, menos aun. Pero lo que es cierto es que, si no se busca y no se lucha, el fracaso está asegurado.
      Besos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: