Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, LA CRISIS ECONOMICA, MUSICA, POLITICA > EL PÁJARO QUE DA CUERDA AL MUNDO (crónica de un extraño verano)

EL PÁJARO QUE DA CUERDA AL MUNDO (crónica de un extraño verano)

La pereza, según la religión cristiana, es un pecado capital. Ignoro qué castigo tiene asignado en esa otra vida que no es esta; pero lo cierto es que en este mundo sí tiene castigo: el remordimiento de conciencia que te asalta cada vez que piensas que debías hacer algo y, consciente y alevosamente, te refugias en asuntos que bien podrían esperar su turno en esa cola de cosas, acciones, gentes e ideas que componen la vida cotidiana.

Viene esto a cuento de lo siguiente. Empecé este blog con mucha ilusión y cierto temor. Temor a no saber qué decir o a que lo que dijera no tuviera interés ni siquiera para mí; temor a quedarme vacío de ideas. Y, sobre todo, como sucede con todo lo que nace, temor a que la criatura muriera de inanición.

SENTIDO COMÚN (y música) ha estado es situación cataléptica, sin vida aparente, durante tres meses. Y semiinconsciente durante los dos anteriores. Hoy logro vencer la pereza y me lanzo de nuevo a la arena; casi sin ideas porque se me niegan, o con demasiadas y ninguna que destaque; pero con ganas, porque quiero vencer a esa pereza, madre de tantos vicios. A mi desconocida amiga Guadiana prometí que, “quizá”, retomaría el blog antes de la luna de septiembre; no ha podido ser. Será tras la luna de octubre, mi querida Guadiana.

Empezaré tratando de recuperar el tiempo perdido.

————————-

Un par de pájaros me han tenido entretenido durante este verano que se resiste a morir. El primero, el que da título a esta entrada, tan solo durante unos días. El otro, el pájaro que trina, durante bastantes minutos de cada día. Los dos pájaros llevan, cada uno a su manera, a mundos de fantasía. El que da cuerda al mundo porque, cuando se detiene, la fantasía penetra la realidad, la confunde e incluso, en ocasiones, la suple. El que pía, porque muchos de los que a través de él se expresan lo hacen, bien con personalidad simulada, bien con su propio “avatar” pero, en ambos casos, frecuentemente con lenguaje fingido, artificial y en ocasiones esperpéntico; como para aparecer diferentes a cómo son. Confieso que no me excluyo del todo.

El Pájaro que da cuerda al mundo realmente no existe, o nadie lo ha visto. Pero Tooru Okada, el protagonista de la novela homónima de Murakami, si lo ha oído. Es su constante “ric-ric” –el sonido de dar cuerda a un reloj– lo que mueve el mundo real; lo que hace que funcione. Cuando cesa de dar cuerda, cuando Okada deja de escuchar durante algún tiempo el “ric-ric”, la realidad se confunde con la fantasía; las cosas suceden (¿suceden?) en un tiempo que no es el suyo y con unos personajes que no se sabe si son, fueron o serán.

Aquí, en nuestro mundo, el pájaro dejó de dar cuerda antes de la luna de agosto y el mundo que creemos real estuvo, y aún hoy lo está, a punto de venirse abajo.

BREIVIK

La masacre de la isla noruega de Utoya, protagonizada por el loco Breivik a fines de julio sirvió de preámbulo a este verano loco. “La matanza fue atroz, pero necesaria”, confesó el asesino. ¿Vivía Breivik en su mundo real y mató, conscientemente, para crear su mundo de fantasía? O fue al revés: desde su mundo de fantasía, desde su locura, segó vidas reales. Sea como fuere, el mundo real se distorsionó durante días. No tanto por la muerte violenta de docenas de personas, sino sobre todo por el significado que unos y otros (me refiero a los “relatores”) quisieron dar al suceso. Y lo que es más triste, por la vesania con la que unos culpaban a otros o a las ideologías que estos mantenían de algo sucedido a tres mil kilómetros de distancia. El pájaro que pía estuvo durante días escupiendo veneno.

Con parecida violencia, aunque sin matar al instante, la locura de los mercados, de las deudas, de las bolsas, irrumpió con estrépito en esta crisis que dicen que empezó hace cuatro años pero nació hace mucho más. Los “mercados” conforman un mundo paralelo al de las personas. Parece que debieran ser estas las que gobernaran sus destinos pero no es así. Solo unas pocas, las que dicen gobernar, crearon el caos; otras, las que realmente gobiernan sobre quien cree gobernar se aprovecharon del caos. Las demás, lo sufren. El pájaro que da cuerda al mundo se hartó y su “ric-ric” cesó. La fantasía del papel, de las anotaciones contables, de la especulación, de la ambición, entró entonces en tromba y socavó los cimientos del mundo real. Se dice que la crisis es financiera. Quizá sea esa la consecuencia; el origen, la causa, es una confusión de valores. La codicia, la vanidad y la torpeza ocupan el espacio que debiera albergar a la generosidad, la dignidad y el valor.

INDIGNADOS MADRID, 15 OCT.

Fue entonces cuando los descreídos, los desamparados, los indignados de este mundo que creemos cierto, levantaron sus manos al cielo, gritaron ¡basta! y presentaron batalla. Desde aquel 15M de Madrid, en Sol, nacido de la nada, hasta el reciente 15O global, los indignados levantaron sus voces en todos los soles del mundo real y clamaron contra los magos de las finanzas y los políticos inmorales. El mundo que creemos real contra el mundo que nos cuentan como real. No habrá vencedores; ambos saldrán derrotados de la batalla. Los poderosos, porque no podrán aguantar durante mucho tiempo la presión creciente; no pueden asumir el riesgo de una violencia real que acabe con sus reinos de fantasía. Los indignados, porque la carcoma les irá devorando desde dentro y los aprovechados de siempre robarán su corazón desde fuera. Aunque minoritarios, los grupos antisistema, los violentos y los radicales germinan en las vísceras de un movimiento que nació noble.  Y desde el exterior, los políticos tratan de llevarse el gato indignado al agua, apropiándose de sus propuestas o caricaturizándolas; utilizándolos, en fin, para su cortoplacista carrera hacia las elecciones. Incluso el padre espiritual del movimiento, Stephan Hessel, que lo impulsó como transversal, apartidista y pacífico, ha traicionado a su criatura.

INFILTRADOS

Al mismo tiempo, pero también antes y después, los creadores de (su) riqueza siguen provocando guerra y generando miseria. El norte de África se desangra en revoluciones de petróleo y religión mientras que, más al sur, miles de desamparados mueren cada día de hambre; de hambre real, de hambre física. Y no solo por causa de la sequía, ni siquiera del egoísmo y ambición innatos al hombre; también porque los creadores de riqueza, en su ilimitada ambición, acaparan la materia prima y los alimentos para que la escasez que provoca su inmovilización incremente su precio y, con ello, sus ganancias. Si ya antes eran insuficientes los recursos aportados por estados, fundaciones y ONG’s para aliviar la hambruna, mucho más lo son ahora.

Y mientras todo esto sucede en ese mundo de fantasías globales y realidades locales, en esta parte del sur de Europa todo gira, todos giramos, alrededor de una fecha mágica que aún no ha llegado: el 20 de noviembre de 2011. Nadie actúa como es, sino en función de lo que habrá de suceder en esa fecha. Cualquier realidad, idea, acción o pensamiento se distorsiona para parecer que es otra. Las mezquindades reales se pretenden convertir en nobles acciones; las mentiras, en verdades; las promesas que se hicieron, en cumplimientos que no se han hecho; lo que realmente se hizo, en lo que sin duda no se hizo; las vergüenzas pasadas, en sinceros arrepentimientos. La corrupción propia, en gestión; la gestión del adversario, en corrupción. La verdad, el mundo real, acaba sucumbiendo frente a la desvergüenza de la fantasía, de la perra fantasía provocada por quien puede hacerlo.

¿Y el otro pájaro, el que pía? Este pájaro, que no es otro que twitter, “red social” de comunicación tan activa, tan inmediata, tan eficaz para la movilización, actúa como relator. Muchas de las cosas que suceden no habrían pasado si el relator –a través de millones de bocas– no las hubiera provocado, contado, anticipado, criticado, ensalzado, exagerado o distorsionado. También este pájaro, el relator, además de crearla en ocasiones, distorsiona la realidad, transforma los hechos, convierte realidades en fantasías y hace que ciertas fantasías muten en realidades.

¿Qué parte de lo que vivimos es realidad? ¿qué parte es fantasía? Tooru Okada no lo sabía. Como Aomame o como Tengo, otros personajes de Murakami (1Q84). Pero lo que sí sabían todos ellos es que la realidad y la fantasía se confunden en la vida de cada uno.
Como en la vida del pájaro que da cuerda al mundo y en la del pájaro que pía.

Pronto lloverá y acabará este verano de fantasía, de locura; este verano que se ha asentado tan intensamente que parece empeñado en impedir que el otoño meteorológico, el real, acuda a su cita. Y, con el otoño, lloverá. Ojalá lo haga mansamente y el agua se lleve las perras fantasías, las locuras que hacen que las vidas se tuerzan o se pierdan. Aunque, tal como están las cosas, es más probable que la gran lluvia que anticipaba Bob Dylan, esa “Hard rain is a-gonna fall” se lleve por delante ambos mundos, el real y el otro. Y a los pájaros. Y a todos nosotros.

 ————————

No se me ocurre traer a esta entrada aquella preciosa canción que por vez primera cantó Armstrong, What a Wonderful World; no es este, hoy, un mundo maravilloso. Pero tampoco me apetece reiniciar el blog con algo apocalíptico, que es lo que esta entrada merece. Dejaré una posibilidad a la esperanza con este magnífico himno religioso que escribió en el siglo XVIII el poeta inglés John Newton: AMAZING GRACE, Sublime Gracia. Uno de los himnos que mueve el mundo.

Hay versiones majestuosas: Mahalía Jackson, Areta Franklin, Diana Ross… Os dejo la de otra diosa, esta blanca, Joan Baez. Sin instrumental y ciertamente atípica.

Un día me perdí, pero ya me encontré
Un día quedé ciego, pero ahora veo

 

 

Amazing Grace, how sweet the sound,
That saved a wretch like me.
I once was lost but now am found,
Was blind, but now I see.
T’was Grace that taught my heart to fear.
And Grace, my fears relieved.
How precious did that Grace appear
The hour I first believed.
Through many dangers, toils and snares
I have already come;
‘Tis Grace that brought me safe thus far
and Grace will lead me home.
The Lord has promised good to me.
His word my hope secures.
He will my shield and portion be,
As long as life endures.
Yea, when this flesh and heart shall fail,
And mortal life shall cease,
I shall possess within the veil,
A life of joy and peace.
When we’ve been here ten thousand years
Bright shining as the sun.
We’ve no less days to sing God’s praise
Than when we’ve first begun.

Amazing Grace” (conocido en algunas regiones hispanohablantes como “Sublime gracia”)1 2 es un himno cristiano escrito por el clérigo y poeta inglés John Newton (1725-1807) y publicado en 1779. La composición, una de las canciones más conocidas en los países de habla inglesa, transmite el mensaje cristiano de que el perdón y la redención es posible a pesar de los pecados cometidos por el ser humano y de que el alma puede salvarse de la desesperación mediante la Gracia de Dios.

Anuncios
  1. Oscar Cantero
    19 octubre, 2011 en 9:45 AM

    Me alegra que vuelvas a estar en “marcha”. Te echábamos de menos
    Saludos

    • 21 octubre, 2011 en 1:37 PM

      Gracias Oscar.
      A ver si recupero el tiempo perdido. Aunque te aseguro que no lo perdí.
      Abrazos

  2. Guillem Rosselló
    19 octubre, 2011 en 10:28 AM

    Se echaban de menos tus palabras… re-bienvenido e intenta que esas otras cosas no te hagan dejar de lado este blog. No sé cuantos lectores tendrás, pero los que lo conocemos, somos fieles.

    • 21 octubre, 2011 en 1:41 PM

      Hola Guillem
      No sabía que te vería también por aquí.
      Gracias por leer este blog y por tu re-bienvenida..
      ¿Lectores? Suficientes, aunque el que escribe es, por naturaleza, vanidoso y siempre quiere mas.
      Un abrazo.

  3. 19 octubre, 2011 en 4:07 PM

    Mi querido Jaime, que alegría saber que estás de nuevo ocupándote de tu campo, este tiempo de barbecho empezaba a preocuparme, bueno, al menos a “ocuparme” en pensar que no estabas con nosotros por una buena razón, quizás “queme”, quizás otras ocupaciones de la vida cotidiana, quizás disfrute y después resaca de unas largas vacaciones. Ahora no importa, veo que ha sido un poco de todo, es decir, lo normal.
    Creo que todos hemos estado y estamos un poco “así”, presos de esa pereza estival y post-estival.

    Y tienes razón, ya toca volver a la supuesta realidad, así que yo también estoy dispuesta (poco a poco, sin agobios, sin prisas) a ponerme la pila.
    Volveré a leer esta entrada con calma y volveré a pasearme por aquí (ahora debo comer algo), también tengo pendiente una respuesta a mi último comentario,,,, algo que le debo “al mago”.

    Te doy un afectuoso abrazo celebrando tu regreso, me he llevado una gran alegría.

    Besos

    Guadiana

    Nota: También Guadalupe estaba extrañada, varias veces me comentó que no había nuevas entradas.

    • 21 octubre, 2011 en 1:51 PM

      Qué alegría leerte de nuevo, querida Guadiana.
      Sigue siemdo tiempo de barbecho, aunque ya ando preparando la sementera.
      “Quemes”, ya no tengo en el sentido que intuyo sugieres. Ocupaciones de vida cotidiana, sí. ¿Sabes lo que pasa? Que quienes ya hemos trabajado (en el sentido habitual del término) lo suficiente y nos hemos gestionado razonablemente bien esta “nueva juventud”, tenemos tanto tiempo libre que ya no nos queda tiempo para el ocio.
      Esta “vuelta a la realidad” que mencionas es quizá para mí una vuelta a la fantasía; o más bien esa mezcla de realidad y de fantasía que los pájaros sugieren ¿qué otra cosa es recrear, escribiéndola a la manera de uno, la realidad que es objetivamente igual para todos? Fantasear. Nunca mejor dicho.
      Te mando un fuerte abrazo.

  4. andreas guadalupe
    20 octubre, 2011 en 12:24 AM

    Hola Jaime, que alegría recuperarte, te confieso que con frecuencia entraba en el blog a ver si habías vuelto. Hoy compruebo que sí, gracias de verdad. Un abrazo.

    • 21 octubre, 2011 en 1:54 PM

      holaholahola, Guadalupe.
      Ya me habla Guadiana de tí, de vez en cuando. Me alegra verte; no te vayas lejos…
      Besos

  5. antonio
    20 octubre, 2011 en 2:34 PM

    Hola Jaime , yo tambien te leo cuando “sales en mi pantalla”. Yo tambien te animo a seguir y recibe un fuerte abrazo . Antonio

  6. antonio ramirez
    20 octubre, 2011 en 2:35 PM

    Perdona Jaime ,el anronio anterior es ….antonio ramirez

    • 21 octubre, 2011 en 1:56 PM

      Hombre Antonio, dichosos los ojos.
      Gracias por entrar en este sentido común.
      Un abrazo fuerte

  7. Cosimo Piovasco di Rondò
    20 octubre, 2011 en 9:05 PM

    Coño brother, ya era hora! Sí, casi casi que nos metemos al pozo hasta tocar fondo para luego ya subir, ¿No era esa la metáfora de Tooru Okada?
    Abrazos
    Cosimo

    • 21 octubre, 2011 en 2:08 PM

      Hola lítel pípol.
      Si, mucho tiempo. ¡¡No sabes cómo he andado de ocupado!! Bueno, igual si lo sabes.
      Parece que si, que estamos casi tocando fondo, como escribía Celaya. Una vez que tocas, las alternativas son quedarte o subir, no hay otra; para nosotros.
      Okada bajó porque supo que tenía que bajar. No tenía otro interés ni objetivo que recuperar a su mujer con nombre de gato y a su gato, que se llamaba como su cuñado. Sabía, aunque no sabía por qué, que si quería recuperarla tenía que bajar al pozo. Salir de él no le preocupaba demasiado ¿Por qué? Cosas del pájaro, que dejó de dar cuerda.
      Un abrazo

  8. José Luis Cores
    6 noviembre, 2011 en 10:13 PM

    Buenas noches Jaime,
    Leí esto hace tiempo y se nota que has tenido tiempo para la meditación. Me ha parecido un post excelente, cosa que, por otra parte, viniendo de ti no me ha extrañado en lo absoluto.
    Yo desde el 31 de julio, ya pertenezco al club de los que no tienen tarjeta de parking de Torre Picasso. Tome conciencia de mi nueva situación a mediados de septiembre cuando la cría comenzó de nuevo el colegio. Ahora me encuentro en fase de reparación de daños cerebrales que, espero, no tengan carácter irreversible. Te seguiré leyendo y posiblemente próximamente incluya alguna reflexión a los comentarios que publicas.
    Que seas feliz
    JLCores.

    • 11 noviembre, 2011 en 10:02 PM

      Hombre José Luis.
      Cuanto me alegra saber de ti. Muchas gracias por leer y por tu comentario.
      Y wellcome to the club. Se pasa bien en este lado del mundo. Los daños cerebrales, a poco bien que te plantees la vida, se curan pronto. Estos dias ando por Madrid; si te apetece nos tomamos un gin tonic cualquier tarde la semana que viene.
      Ahora que tienes tiempo, metete en este blog. Menos algunas cosas de política, es bastante atemporal. Hay una serie de entradas “Las edades del hombre” que son adecuadas en tu nueva vida.
      Escribe mas.
      Un fuerte abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: