Inicio > BUROCRACIA Y ADMINISTRACIÓN, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA, POLITICA > TRABAJO, QUIERO TRABAJO, por que esto no puede ser (y 2)

TRABAJO, QUIERO TRABAJO, por que esto no puede ser (y 2)

[Continuación de la entrada de ayer…]

…Imaginad, decía ayer,  que un funcionario acusa a su jefe de que le mantiene inactivo (bastante habitual), o de que le pide cosas imposibles (como que despeje una cola de 50 en media hora) o que, por el contrario, le encarga chorradas “sin valor productivo” –que le acerque un cafelito de la máquina– o que le reprende reiteradamente (más de una vez) aún con toda la razón del mundo, ante terceros.

De suceder cualquiera de estas situaciones, el funcionario tiene el derecho, y cualquiera que pudiera ser testigo la obligación, de denunciar el caso a través del modelo oficial de denuncia (no vale cualquiera). Este es el proceso que seguirá tal denuncia:

1. Se identifica, inequívocamente, la unidad responsable del proceso. No dice quien debe identificar, supongo que el destinatario de la denuncia.
2. Se decide su admisión a trámite o rechazo. No establece la norma si el rechazo tiene apelación.
3. Se “indaga y valora”, con carácter provisional, solicitando los informes pertinentes.
4. El Servicio de Prevención habrá previamente informadosobre la situación previa de los riesgos psicosociales en la Unidad implicada, así como de posibles antecedentes o indicadores de interés para el caso, con los límites que pudiera tener, en su caso, determinada información confidencial” (literal, manda huevos otra vez).
5. Además,“si dispone de algún especialista en el área de la Psicosociología laboral aplicada, y a petición del responsable de la Unidad tramitadora, deberá asesorar a dicha Unidad sobre la orientación del caso, incluida la posible necesidad de recurrir a especialistas, internos o externos”.
6. El proceso se puede enredar, se enredará según Murphy’s law, cuando dice la norma que “en el proceso de recopilación de información, que deberá desarrollarse con la máxima rapidez, confidencialidad, sigilo y participación de todos los implicados, podría ser necesario proceder a entrevistar a los afectados –denunciante y denunciado– y posiblemente a algunos testigos u otro personal de interés, si los hubiere”. Los entrevistadores serán “personal técnico experto en análisis y resolución de conflictos interpersonales”. Eso sí, ya conocemos a nuestros gobernantes y su exquisito tacto: “la indagación debe ser desarrollada con la máxima sensibilidad y respeto a los derechos de cada una de las parte afectadas, tanto reclamante como persona presuntamente acosadora”.
7. Se emitirá, con todo lo anterior, un informe previo, pero ¡ojo! En diez días naturales, con las conclusiones.
8. Se elaborarán las propuestas resultantes del informe de valoración inicial. Entonces, el jefe de personal decidirá si archivar o proseguir. Pero, además, indagará si hay otras conductas sancionables.
9. Tomada decisión de seguir, se forma un Comité Asesor en no más de cinco días de plazo.
10. Este comité asesor vuelve a investigar para decidir, nuevamente, si archivar o proseguir.
11. Y una vez decidido lo que proceda, elaborará un informe.
12. Parecería que aquí se acaba, pero no. A la vista de este nuevo informe, el jefe de personal decidirá si no hay acoso, en cuyo caso archiva, o si hay acoso, en cuyo caso incoará expediente. Y, como antes, si sí o si no, indagará si hay indicios de otras posibles faltas.

No he sido capaz, y he leído hasta el final, de adivinar de qué manera continuaría el expediente incoado. Pero no os quepa duda de que la continuación del proceso no será sencilla.

Habla mucho la norma de psicosociología, ergonomía, estrategias de sensibilización y otras zarandangas que tanto gustan, sobre todo a nuestras ministras.

Dije antes que lo peor es el proceso. Quizá es cierto que sea lo peor, pero lo que más yo temo es todo lo que va a costar este asunto. Porque la norma que gloso es muy, muy ambiciosa y muy, muy paternalista. No se conforma con identificar y sancionar conductas, con promover y obligar a la delación, con establecer procesos inviables. Pretende poner la venda antes que la herida estableciendo mecanismos de prevención que, aun con el riesgo de hacer esta entrada farragosa para el lector, no me resisto a transcribir. Estos son los mecanismos (podéis, naturalmente, obviarlos en la lectura):

– Establecer instrumentos de identificación precoz de conflictos y procedimientos para la resolución de los mismos.
– Proporcionar una formación adecuada en prevención y resolución de conflictos, especialmente dirigida a responsables de equipos de personas, para que puedan reconocer y atajar los posibles conflictos en su origen.
– Integrar en la formación continua de los mandos una definición clara de conductas «obligatorias» y de conductas «prohibidas», tanto en su propia función de mando como en la conducta de sus subordinados.
– Organizar actividades formativas específicas para colectivos de responsables de Unidades u órganos involucrados en la prevención y gestión de los casos de acoso, por un lado, y para representantes sindicales, por otro, en las que se suministre información suficiente para dar a conocer la filosofía asumida por la Administración en cuanto a la no tolerancia de determinados comportamientos vinculados al acoso laboral y en cuanto a los procedimientos que se establezcan para su prevención y/o resolución.
– Integrar los códigos éticos y los compromisos de la Administración, de forma transversal, en toda la formación continua.
– Difundir información a través de las intranets y de otros medios de comunicación.
– Elaborar documentos divulgativos sobre el riesgo y las medidas preventivas y hacer una amplia difusión.
– Realizar sesiones de información para los empleados públicos para explicarles sus derechos, los reglamentos y las leyes que los protegen, las sanciones establecidas y el procedimiento para activar el protocolo. Así mismo, informar de las responsabilidades en que se podrá incurrir en caso de denuncias falsas o improcedentes.
– Proporcionar información de la existencia del protocolo de acoso y de la web donde lo podrán encontrar.
– Proporcionar información sobre el procedimiento administrativo contra el acoso.
– Informar de la existencia del protocolo de acoso en los manuales de acogida.
– Hacer difusión dirigida y adaptada a los diferentes colectivos y categorías laborales.
– Establecer algún sistema (buzón, correo electrónico o teléfono) dónde se puedan realizar consultas y recibir asesoramiento informativo sobre acoso de forma anónima.
– Informar sobre la existencia de herramientas que, en su caso, pudieran ser utilizadas por los presuntos acosados para dejar constancia de las situaciones concretas del presunto acoso”.

¿Podéis imaginar la locura que todo esto representa?

Yo he sacado un par de conclusiones de todo esto. A saber.

1. El extraordinariamente farragoso proceso, con funcionarios reuniéndose en comités, haciendo informes, tomando testimonio, etcétera, hará que los funcionarios trabajen mucho más que ahora,…pero en tareas endogámicas que generarán, si cabe,  mayor ineficacia que la actual. Un funcionario, o un testigo con ganas de enredar, que denuncie un posible acoso, pondrá directa e inmediatamente a trabajar a varias docenas de funcionarios. Pa qué, pa ná, como decía aquel humorista. El caso es no verlos mano sobre mano, o sobre cualquier otra cosa.

2. Esta tontería, porque es una soberana tontería que carece del más mínimo sentido común, costará un dineral. No ya por el “lucro cesante” de tanto funcionario haciendo nuevas cosas inútiles, sino por el “daño emergente” de la cantidad de trabajo accesorio, pero obligado por la norma, y que habrá que encomendar a terceros especialistas de la comunicación, del “coaching”, de la formación, de la informática, de la…es decir, a amigos, para cumplir con la docena larga de labores preventivas que, con mis disculpas a los lectores, me he permitido transcribir. Eso sin contar las subvenciones que sin duda se arbitrarán.

Los sindicatos, felices naturalmente; sacarán tajada. Queda ahora que Leire Pajín meta mano en esta normativa porque, claro, no se puede regular de la misma forma el acoso a ellos que el mobbing a ellas. Sean ellos o sean ellas las posibles víctimas o los presuntos acosadores; o, incluso, los testigos o testigas. Faltaría más.

Lo que digo; una auténtica marramachada, una estupidez, una tontería. ¿No tenddrán otra cosa que hacer con la que está cayendo? Dios nos coja confesados y no permita que estos duren demasiado tiempo más.

Como decía Asterix, están locos estos romanos.

 

Como estamos hablando de trabajo, del que hay y no hacen, del que no hay, del que se inventan,… cantaré hoy con Héctor Roberto Chavero, para los amigos Atahualpa Yupanqui, aquella zamba que da título a esta entrada: Trabajo, Quiero Trabajo…(por que esto no puede ser).

Por los funcionarios a los que sobra el trabajo (y a quienes pido disculpas si se sienten ofendido) y por los parados que no lo tienen.

 

 

TRABAJO, QUIERO TRABAJO

Cruzando los salitrales
uno se muere de sed.
Aquello es puro desierto
Y allí no hay nada que hacer.
Trabajo, quiero trabajo
Porque esto no puede ser
Un día veré al desierto
Convertido en un vergel.

El río es puro paisaje,
Lejos sus aguas se van,
Pero mis campos se queman
Sin acequias ni canal.
Trabajo, quiero trabajo,
Porque esto no puede ser,
Un día veré a mi campo
Convertido en un vergel.

Las entrañas de la tierra
Va el minero á revolver.
Saca tesoros ajenos
Y muere de hambre después.

Trabajo, quiero trabajo
Porque esto no puede ser.
No quiero que nadie pase
Las penas que yo pasé.

Despacito, paisanito,
Despacito y tenga fe,
Que en la noche del minero
Ya comienza á amanecer.

Trabajo, quiero trabajo,
Porque esto no puede ser.
Sin acequias ni canal.
Trabajo, quiero trabajo,
Porque esto no puede ser,
Un día veré a mi campo
Convertido en un vergel.

Las entrañas de la tierra
Va el minero á revolver.
Saca tesoros ajenos
Y muere de hambre después.

Trabajo, quiero trabajo
Porque esto no puede ser.
No quiero que nadie pase
Las penas que yo pasé.

Despacito, paisanito,
Despacito y tenga fe,
Que en la noche del minero
Ya comienza á amanecer.

Trabajo, quiero trabajo,
Porque esto no puede ser.

Anuncios
  1. Guillem Rosselló
    10 junio, 2011 en 8:54 AM

    Estimado Jaime,

    Sólo en una cosa no voy a estar de acuerdo con este fantástico doble post, y es en la postura de defensa que pareces mostrar ante la típica acusación de holgazanería que se vierte sobre los funcionarios.

    Y aunque no vaya yo a decir que todos los funcionarios sin vagos, si me atrevería a decir que todos los vagos quieren ser (y muchos lo consiguen) funcionarios.

    Y lo que lo provoca son medidas de blindaje de su puesto de trabajo como la que ha provocado este post tuyo.

    No ahondaré en el tema, básicamente porque escribir desde el móvil me desespera, pero me pregunto cuánta gente opositaría para obtener un trabajo que no tuviese tanto privilegio

    • 12 junio, 2011 en 12:00 AM

      Hola Guillem.
      Muchas gracias por entrar en el blog y por escribir tu comentario.
      Antes de nada, mis disculpas por la tardanza en contestar, especialmente a un nuevo lector; es imperdonable. Suelo entrar a diario en el blog, sea a escribir, sea a leer y responder comentarios. Pero estos días ando por otros derroteros, nunca mejor dicho, y son pocas las ocasiones en que encuentro las dos cosas que se necesitan: sosiego y cobertura.
      Hoy, despues de diex horas de navegación, ordenar el barco y dar un paseito por esta preciosa ciudad que es Cartagena, encontré ambas cosas.
      No se si lo que quieres decir es que no estas de acuerdo en que les llame colectivamente ineficientes (vagos) o precisamente lo contrario: que les defienda. Seguramente quieres decir lo segundo, porque mi opinion queda clara en laprimera de las entradas.
      La verdad es que me cuesta mucho atacar a la gente excepto que en mi criterio lo merezcan. Y, mucho menos, criticar a colectivos. Aunque cada día me traiciono cuando hablo de estos políticos de mierda, sabiendo que ha muchísimos que no lo son. En fin, debilidades humanas.
      Digamos que, además de que colectivamente sea una clase profundamente ineficiente, el sistema ha hecho que muchos de ellos, individualmente, hayan asumido esa cualidad o ese defecto y se hayan hecho, conscientemente, profundamente vagos.
      Y así, tendremos los dos razon.
      Un abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: