Inicio > MUSICA, POLITICA > LA CAMPAÑA, PLATÓN Y SAN MATEO.

LA CAMPAÑA, PLATÓN Y SAN MATEO.

“Allí donde el mando es codiciado y disputado no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia”

Es que mi mujer me está insistiendo para que lea La República, de Platón. Me dice que me ayudará a modelar o reconducir la ingenuidad que domina mi análisis de la política. Platón vivió en el siglo IV (ac), pero resulta tan actual esta cita a él atribuida que me parece muy apropiada para encabezar esta entrada. Porque todo lo que dice en tan concisa y certera frase se cumple en nuestra política y en esta campaña electoral que estamos sufriendo: hay codicia y disputa por el mando; y no hay gobierno -digno de tal nombre- ni concordia.

Haré caso (a mi mujer) porque este hombre parece bastante sabio. De momento, hablaré de la campaña electoral.

Mi voto.

Me sobran estos cuatro días que quedan de campaña. En realidad, me sobraban –supongo que como a casi todos– los quince días. Pero es que resulta que yo ya he votado; ventajas de no vivir donde dicen que uno vive, en Madri, es decir, voto por correo. Y, como ya he votado, la campaña es para mí cosa pasada y por tanto “cronicable”. Y como me han mandado todas las listas, he aprovechado para saber que hay 25 listas para el ayuntamiento y 18 para la asamblea. Y algunos partidos curiosos; no los reseñaré todos, pero veo con estupor que hay tres de falange: la auténtica, la española y la de las jons, qué barbaridad, lo que duran estos. Y algunos otros simpáticos (de nombre): el PUM+J (por un mundo más justo), el antitaurino, el partido pirata (en serio) y el de los fumadores.

Diré, para darme a conocer un pelín, que no he votado a Tomás Gómez, porque le considero –sin pretensión de ofender– un mitinero, populista y chuleta, con poca sustancia. Por favor, no confundáis con Don Adolfo, del que algunos utilizaban su apellido en los asadores para pedir, de segundo plato, un “suarez”: (¿Un “suarez”, señor?; sí, un chuletón de Ávila poco hecho). Porque aunque Tomás Gómez es también un “chuletón poco hecho”, lo es de una manera distante a como lo era Suarez; y, además, no es de Ávila, sino de Enschede (Holanda).

Y tampoco he votado al Faraón porque, aunque siendo alcalde no le gusta el “botellón”, me consta que tras el se esconde una “botella” que aflorará antes de un año y que no me gusta un pelo como alcaldesa. Los de Madrid ya entienden quién es el “Faraón” y quien la “botella”.

Como ya he votado, puedo decir que la campaña ha sido deplorable; y en estos últimos días lo será mucho más. El 21 de noviembre pasado publiqué un “post” con el título “Qué nivel Maribel”, en el que comentaba la campaña de las elecciones a la Generalitat de Catalunya. Aquella campaña fue cutre, y lo digo con respeto hacia los catalanes pero también con el convencimiento de que comparten el calificativo. No hubo debates, ni programas, ni autocrítica, ni siquiera mensajes de contenido político. Hubo, en cambio, mucha creatividad audiovisual en la que los orgasmos simulados, los semidesnudos de políticos (y de políticas, si se me permite) y las transmutaciones de candidatos en héroes de ficción dominaron el escenario de campaña.

Pero si aquella campaña fue cutre, esta ha sido –está siendo- deleznable.

Los Inicios.

El pistoletazo de salida se dio el 6 ó 7 de mayo, pero ya antes empezaron las trampas en formas muy diversas: inauguraciones de obras que aún no se habían concluido o no autorizadas por fuera de plazo (el acto, no la obra), videos electorales que se “cuelan” en el canal del Senado en pleno pleno, pegada de carteles del antes del inicio de campaña, saboteo de papeletas del partido contrario, compra de votos,… etc.

A partir de entonces, mentiras, insultos, denuncias, utilización de la miseria, del racismo y de la pobreza como arma arrojadiza, descrédito del contrario, carteles y frases manipuladas,…suciedad en fin. Y esta suciedad se concentra en los dos principales partidos, que son los que pueden robarse entre ellos unos cientos de miles de votos con esta indignidad. Porque es el PP el que, junto a un ZP y un Gómez desternillados de risa, escribe el mensaje “cinco millones de parados”. Y es el PSOE el que cuelga de su sede un cartel que, junto a un juego de palabras con “esperanza”, muestra un altivo Gómez junto a una arrugada y casi decrépita Aguirre. La porquería se centra fundamentalmente en estos dos. No digo que los otros partidos peleen con nobleza, pero si con menor vileza. De mi crítica general a los dos partidos excluyo, nobleza obliga, a Gallardón y Lizsavesky.

Izquierda Unida.

Una de las cosas que más me viene sorprendiendo desde hace tiempo es la extraña campaña que plantea Izquierda Unida. Soy de la opinión de que, como partido político, es una organización inútil y obsoleta y, más aún, que ellos mismos comparten parecido criterio. Es muy posible que sus líderes, que saben que nunca van a salir de pobres (en el sentido metafórico de la palabra) piensen en acogerse algún día bajo el paraguas del PSOE y no quieren ser demasiado agresivos. Como hace años hicieron López Garrido y Rosa Aguilar; aquel es hoy secretario de estado de relaciones con la UE; ésta, ministra de medioambiente.

Porque si no, no se entiende a qué juegan. Me parece suicida, con la cantidad de votos que con una campaña inteligente podrían arrebatar al PSOE, escorado por obligación hacia la derecha, que se dediquen a hacer campaña contra el PP. Sencillamente suicida. Fijaos en la evolución de IU en tres o cuatro legislaturas, desde mediados de los noventa:

Generales, pasa de un 10,5% a un 3,7% de votos.
Autonómicas, de 11,7% a 6,6%.
Europeas, de 13,4% a 3,7%.

En las CCAA, de 17 parlamentos (19 con Ceuta y Melilla), sólo tiene representación en 9. Incluso ha perdido la representación en dos regiones tradicionalmente de izquierdas: Extremadura y Castilla la Mancha. Cuestión de campañas, pero también de liderazgos, y es que va mucho de Julio Anguita a Gaspar Llamazares o a Cayo Lara.

No creo que puedan resistir un par de legislaturas más.

La corrupción.

La corrupción ha sido la gran ausente en esta campaña. Tan extendida está que las escasas críticas de los partidos a la corrupción del contrario, mientras la propia se justifica o se camufla, no hace mella en el electorado. Y por eso se ha prodigado poco. ¿Cómo puede comprenderse que en Valencia, manteniéndose la candidatura de Camps, el PP aumente su diferencia respecto al PSOE? ¿O que el PP no arrase en Andalucía? Lo único que reconforta es la desaparición de los ladrones de Baleares: los de Unión Mallorquina.

Bildu.

Queda Bildu. No he escrito nada aún sobre Bildu porque mis sentimientos son contradictorios y no se siquiera si yo mismo los comparto. Diré que me parece razonable que un partido de izquierda abertzale, que predica el independentismo, esté presente en las elecciones y, si obtiene respaldo suficiente, en los municipios y asambleas. Pero también tengo que decir que sería una locura aceptar que un partido que defienda la violencia y que no condene a ETA pueda presentarse. Y en Bildu está claramente lo primero; lo segundo, no tan claramente aunque haya muchos, muchísimos, que lo creen.

Estoy absolutamente convencido de que el PSOE ha jugado a dos barajas. Ha lanzado a sus huestes jurídicas (fiscalía y abogacía del estado) contra Bildu, sabiendo que era muy probable que el Supremo rechazara a la coalición pero teniendo la seguridad de que el Constitucional la iba a aceptar. Una jugada sucia. Pascual Sala y Eugeni Gay son a estos efectos deudores fiables, de los que sabes que cumplen con el “patrón” si este cumple con ellos. Y en cuanto al Tribunal Constitucional, ya sabemos lo que es y con qué criterios se mueve. ¿Para que decir más?

Hay mucha pasión en todo esto. Entiendo a las víctimas y comprendo a los que critican el proceso de legalización; yo también lo hago. También trato de entender que el hecho de que casi el 60% de los vascos consideren positivo que Bildu esté presente, no es un elemento a despreciar. Y yo no estoy muy seguro de que, independientemente del proceso (y soy consciente de que no se puede independizar proceso de resultado) hubiera sido mejor que Bildu esté ausente de las elecciones. Sin duda, yo habría preferido que fuera el Tribunal Supremo, y no el constitucional contra un auto de éste, quien legalizara a la coalición. Así, al menos, mis contradicciones internas serían de menor calado.

Por eso digo que no se si yo mismo comparto mi criterio. Habré de leer en serio a Platón.

Los perdedores.

Hay algo que me conmueve en esta campaña: la profunda tristeza de los “sin nombre”; de los candidatos casi desconocidos en su propia tierra que, aun representando a uno de los grandes partidos, saben que es imposible que obtengan una representación digna. Saben que ya han perdido. Ninguno de ellos es como el corajudo Tomás (al menos, esa cualidad hay que reconocerla); “Invictus”, como él mismo (con inaceptable arrogancia, pues Invictus fue sobrenombre de mi admirado Mandela) se autoproclamó. A Tomás, cuando se le escucha parece que va a arrollar en las elecciones; que la pobre Aguirre será la derrotada. Tal es su tono, su lenguaje corporal, su estilo de político luchador de los años setenta. Lástima que sólo sea eso.

Curioso también está resultando el papel del presidente del gobierno, otro perdedor, Zapatero. Nadie le quiere a su lado. Con la excusa de que estas elecciones son regionales y los candidatos habrán de atender primordialmente a la política local, los catalanes del PSC se han sometido con éxito al exorcismo y han expulsado de su cuerpo al demonio ZP. No pisará los països catalans. Tampoco acompañará a Barreda ni a muchos otros. Anda como desterrado, y casi solo pisa los terrenos de aquellos que saben que no tienen esperanza de triunfar.

Los mensajes.

Y luego están los mensajes. El de la extrema derecha, el famoso dóberman. Es cierto, muy cierto, que en el PP anida la extrema derecha; no tienen otra casa en la que cobijarse que la de Génova ni, de momento, capacidad para formar partido propio; además, en el PP comen caliente. Pero aunque el electorado lo sepa, lo tiene asumido y no se ve afectado porque se lo digan los del otro partido. El doberman no es lo que era, tiene puesto el bozal.

¿Y la crisis?, la verdadera protagonista de la campaña ¿Quién tiene la culpa de la crisis? Todos sabemos que la crisis es el cóndor negro que sobrevuela esta campaña y estas elecciones, como el andino lo hace, con menos daño, en el altiplano. Con poca duda y con bastante razón, casi todos culpamos a la política errática y tardía de Zapatero, no del origen de la crisis, pero si de su evolución en estos cuatro años.

Este es un mensaje muy sencillo para el PP: todos los parados de hoy, todos los que ya no son siquiera desempleados porque han dejado de percibir el subsidio, todos los chavales que han terminado sus carreras en los últimos años y aún no trabajan, todos los autónomos que han cerrado porque no cobran las deudas de las administraciones; en fin, todos los que están en una situación complicada, han llegado a ella mientras ZP gobernaba. Y es muy difícil sacarles de esa convicción. Por mucho que Zapatero, Blanco, Iglesias, Rubalcaba, Valenciano,…la vanguardia entera del PSOE, se esfuerce en lanzar su mensaje estrella de campaña: “la culpa de la crisis la tiene el PP y su ley del suelo, que provocó la crisis inmobiliaria”. Porque, aunque que haya algo de cierto –poco comparado con la culpa propia– en este mensaje, ¿Quién lo va a creer? Difícil para el PSOE convencer a los que no son radicalmente suyos.

Y nadie, nadie, ha lanzado mensajes positivos que pudieran mínimamente ilusionar al electorado. Con la fácil excepción del genérico “luchar contra el desempleo” y algunos de similar ambigüedad.

Barcelona.

La campaña catalana la sigo de lejos, unos 1200 kilómetros. Ya la trabajé en noviembre con la autonómica y esta la conozco poco. Pero es una plaza importantísima para el PSOE y no puedo dejar de mencionar la pelea entre Hereu y Trías. Me da la sensación de que el PSC aún no ha pagado la penitencia por sus pecados del tripartito e intuyo que seguirá cayendo. Lo que resulta curioso, aunque no es novedad, es ver cómo ambos reniegan del PP, sabiendo que es necesario para gobernar. Es casi seguro que Alberto Fernández irá al altar del brazo de Trías (CiU) porque es la única opción de alianza que tiene mayoría y sentido. El tripartito en la alcaldía es impensable. Y aunque a mi me gusta mucho la pareja vasca (López y Basagoiti) una alianza o acuerdo PSC-PP en Barcelona es impensable. PP apoyará sin contrapartidas a CiU, porque CiU apoyará recíprocamente a PP cuando este gane en marzo de 2012.

El brazo de Fabra.

No puedo acabar esta reseña superficial sin referirme a un caso gracioso que afecta tangencialmente a la campaña. Al presidente de la Diputación de Castellón, el multi-imputado Carlos Fabra, del que hablé en “Miscelanea (3), aterriza donde puedas” (31 de marzo), le ha sido amputado un brazo y ¡sorprendente!, tres manos. Ya le falta un ojo, compañero de desdichas, y lleva el hígado de otro señor. Sólo le faltaba esto. Pero no me quiero reír de la desgracia ajena; por tanto aclaro el asunto diciendo que no se trata de una amputación, sino de un robo. Seguramente sabréis que Fabra inauguró en marzo, dentro de esas trampas a las que me refería al principio, un majestuoso aeropuerto en Castellón (a media hora de Valencia) por el que aún no circulan aviones. Por si a nadie más se le ocurría, se hizo esculpir una enorme estatua en bronce (mataiotes mataiotetos kai panta mataiotes) costeada por nosotros para que, majestuosa, perdurara por los tiempos de los tiempos. Fijaos como será la estatua, que el brazo que le robaron medía nada más y nada menos que cinco metros.

¿Y después?

Y ¿qué pasará después del 22 de mayo? Fácil es preverlo, por mucho que ahora lo nieguen unos y otros. Tras la tradicional “levantada de alfombras”, los nuevos gobernantes se darán cuenta de lo que ya saben: que las arcas están vacías. Si los gobernantes no son nuevos no tendrán la excusa de la alfombra pero, ¿qué más da? 2015, las siguientes elecciones, están lejos, muy lejos. Unos y otros comenzarán a aplicar recortes y a imaginar qué nuevas tasas pueden inventar o impuestos subir. Los recortes se aplicarán como se está haciendo en Catalunya: en servicios sociales, en lo que llaman “estado del bienestar”.

Y entonces comenzarán las masas, azuzadas por la izquierda desalojada del poder, a salir a la calle; lo que no han hecho en estos siete años lo harán muy pronto, como ya ha sucedido en Barcelona hace pocos días. Siempre ha sido mucho más sencillo y explicable manifestarse contra la derecha que contra la izquierda. Cuestión de complejos. Porque en gasto corriente les resultará más difícil el recorte: tienen aún que pagar los favores recibidos durante la campaña y colocar a sus batallones inmediatamente de sacar los culos de “los otros” de sus sillones. Mientras unos entran, cuando aún no han terminado de salir los otros, hay mucho gasto solapado.

El llanto y crujir de dientes.

Porque “esta es otra”, como vulgarmente se dice, el baile de sillones. Enlazo con la frase que inicia esta entrada:

“Allí donde el mando es codiciado y disputado no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia”.

¿Qué es lo que hace tan atractivo conseguir el poder y tan doloroso perderlo? ¿Qué es lo que impulsa la codicia y genera la disputa? Lo decía, en relación con otro asuntos, en mi última entrada: el poder, el dinero: The Power and the Money.

El poder de quitar a los otros de los sillones, sobre todo a los que llevan treinta años, y colocar a los tuyos. El dinero que antes ganaban y manejaban los otros y que ahora ganarán y manejarán los tuyos. La felicidad para unos, el llanto para otros. Esto es lo que verdaderamente está en juego, no el gobierno de los pueblos, ciudades y regiones. Y todo parece indicar, según las encuestas, que habrá mucho movimiento de sillones.

Brrrr, qué frío hace ahí fuera.

Jesús lo dijo, San Mateo lo escribió: “Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes

 

El domingo sucederá. Johnny Cash, el de la roca voz y el alma cálida, cantó al domingo, Sunday Morning Coming Down, una canción triste, como el sentimiento que algunos tendrán este domingo que viene por lo que han perdido.

“…and lord, it took me back to something that i’d lost somewhere, somehow along the way.”
(“..y, señor, me recordó a algo que perdí, de algún modo, en el camino.”)

“…cause there’s something in a sunday that makes a body feel alone.”
(…porque hay algo en un domingo que le hace a uno sentirse solo.”)

Os la dejo para que la escuchéis antes de este domingo.

 

 

Well, i woke up sunday morning
with no way to hold my head that didn’t hurt.
and the beer i had for breakfast wasn’t bad,
so i had one more for dessert.
then i fumbled in my closet through my clothes
and found my cleanest dirty shirt.
then i washed my face and combed my hair
and stumbled down the stairs to meet the day.
I’d smoked my mind the night before
with cigarettes and songs i’d been picking.
but i lit my first and watched a small kid
playing with a can that he was kicking.
then i walked across the street
and caught the sunday smell of someone frying chicken.
and lord, it took me back to something that i’d lost
somewhere, somehow along the way.
On a sunday morning sidewalk,
i’m wishing, lord, that i was stoned.
‘cause there’s something in a sunday
that makes a body feel alone.
and there’s nothing short a’ dying
that’s half as lonesome as the sound
of the sleeping city sidewalk
and sunday morning coming down.
In the park i saw a daddy
with a laughing little girl that he was swinging.
and i stopped beside a sunday school
and listened to the songs they were singing.
then i headed down the street,
and somewhere far away a lonely bell was ringing,
and it echoed through the canyon
like the disappearing dreams of yesterday.
On a sunday morning sidewalk,
i’m wishing, lord, that i was stoned.
‘cause there’s something in a sunday
that makes a body feel alone.
and there’s nothing short a’ dying
that’s half as lonesome as the sound
of the sleeping city sidewalk
and sunday morning coming down.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: