Inicio > CINE, ESTRELLAS DE LA POLITICA, MUSICA, POLITICA > ANDALUCIA (2) (La Familia)

ANDALUCIA (2) (La Familia)

 

Hace unos meses, el 25 de septiembre, escribí una entrada sobre Andalucía. En su primer párrafo decía:

“Seguramente esta entrada tendrá poco interés para muchos, pero como vivo más tiempo aquí, en Andalucía, que en ningún otro sitio hoy escribo sobre esta “tierra de acogida”; tierra de buena gente, triste realidad e incierto futuro”.

PABLO IGLESIAS

Lo primero no se cumplió porque, al contrario de lo que pensaba, fue un artículo que motivó entretenido debate. Lo segundo sigue vigente: Andalucía sigue siendo tierra de buena gente, triste realidad e incierto futuro. Hoy más que nunca hay que añadir que es también tierra dominada por la corrupción. Corrupción perpetrada por unos cuantos miserables –cada vez más y cada vez más miserables-, que actúan a la sombra del poder del partido que hace ya 32 años gobierna Andalucía. Camuflados bajo el disfraz de “progresistas” y con la excusa del promover el bienestar social de las clases más desfavorecidas (la mayor parte de la población) han logrado su propio bienestar económico, a costa precisamente de aquellas clases desfavorecidas. Dejo a salvo de mis críticas las siglas del partido al que dicen representar pero ataco a los miserables que desde el poder roban y a quienes, desde el poder, les amparan. El problema es que son tantos, entre unos y otros, que la identificación entre siglas y personas es imposible de evitar.

RAFAEL ESCUREDO

Así es; hoy vuelvo a escribir sobre Andalucía por parecidas razones a  las que me llevaron a escribir aquella vez. Decía entonces: “¿Por qué se me ha ocurrido hoy escribir sobre Andalucía? Pues viene a cuenta de la tristeza que me ha producido leer en un periódico nacional de hace pocos días, en la parte dedicada a la región, las noticias sobre Andalucía”. Aquellas noticias eran síntesis de lo que la región es; de lo que los últimos ciento cincuenta años de historia han hecho de ella. La indignación, mucho más que tristeza, que me impulsa hoy a escribir obedece a todos estos casos de grosera e indecente corrupción que cada día se descubren y que amenazan con terminar de hundir Andalucía. El mayor problema social de Andalucía es el paro. Y es precisamente de los fondos destinados a combatir el paro de donde se están lucrando a manos llenas estos miserables.

RODRIGUEZ DE LA BORBOLLA

Algunos dirán que los casos que leemos no merecen tanta alarma; que son exageraciones de los medios e interesados ataques de la oposición en estas épocas preelectorales. Y es seguramente cierta esa exageración y ese oportunismo. Argumentarán que en otras regiones y otros partidos existe también corrupción; que en Cataluña los “Millet” de CiU, en Valencia los “Camps” del PP y en Mallorca los “Munar” de UM y los “Matas” del PPsin que con ellos pretenda completar el catálogo de corruptos-, también meten la mano. Y sin duda es verdad. Pero ni exageración, ni oportunismo ni comparación hacen menor el pecado. Hoy, además, hablo de Andalucía; y hablo de un partido cuyo eslogan, en su reaparición en la democracia, “100 años de honradez” (que los satíricos completaron a raíz de los escándalos de final del ciclo felipista con un “eso sí, ni un minuto más”) hubo de ser abandonado por obvias razones: el producto ya no respondía a la descripción. Hoy, hablar de socialismo  honrado en Andalucía supone casi un oxímoron.

Porque el que ha sido durante más de 130 años el Partido Político de más larga trayectoria y más transcendencia social y que, con sus luces y sus sombras pero con dignidad ha sido protagonista fundamental de la historia moderna de España, corre el riesgo de verse convertido –en Andalucía– en un clan, en una simple, aunque muy numerosa, pandilla de rufianes. Digo “clan” y “pandilla” con absoluto ánimo peyorativo, si bien acogiéndome al uso que los diccionarios de sinónimos permiten para el vocablo “familia”. La “familia socialista” en Andalucía corre el riesgo de convertirse, a los ojos de los andaluces, en una pandilla de rufianes. Muchos de sus miembros ya lo son.

 

MANUEL CHAVES

Hablando de familia, la más popular en estas semanas y por estos pagos es la familia Chaves. Yo estoy convencido –lo digo de veras, sin fariseísmos– de que el Patriarca Chaves es persona honrada en el sentido estricto (no roba) de la palabra. No creo que haya entrado en sus bolsillos ni un euro que no debiera. Pero me cuesta dar crédito, y al mismo tiempo seguir manteniendo su integridad, a lo que leo. Ambas cosas son incompatibles: o lo que leo es incierto y Don Manuel es honrado, o la viceversa: es cierto lo leído y no es honesto Don Manuel. Añado que no son los “períodicos del régimen” los que desvelan estas situaciones, sino los contrarios; pero son datos -no opiniones- que no se han desmentido. Por tanto, los doy por buenos

 Don Manuel (“Manué el Egipcio” le llaman en algún foro) tiene seis hermanos: Leonardo, Francisco y Rosa, trabajan desde hace tiempo en la Junta (no se si como funcionarios o no, pero parece que están en nómina). Antonio no trabaja en la Junta, pero trabaja para ella desde una empresa que se llama Climo Cubierta, que parece ser ha tenido adjudicaciones “delicadas” de la Junta. Otro hermano, Carlos, que trabajaba como guarda de seguridad, ha progresado: hoy es Coordinador de Seguridad de la Consejería de Justicia o de la Junta, no lo se muy bien; serán méritos propios, pero hay quien piensa que no. Queda otro, Fernando, que es profesor de Instituto pero ha sido nombrado recientemente candidato a la alcaldía de El Arrabal. Tiene también algunos sobrinos que laboran en la Junta.

De sus dos hijos, Iván y Paula, se habla mucho estos días en los medios. No añado nada y, excepto en el hecho de haber utilizado para su lucro personal el apellido paterno y lo que ello significa en Andalucía, nada más puedo decir. Repito, Chaves puede ser personalmente honesto, pero sin duda es extremadamente débil ante las presiones y pretensiones familiares. Es lo que hacen más de veinte años de presidente de la Junta y casi cincuenta en la política.

Y supongo que esa cualidad representaba un flanco débil dentro del partido. Tenía la sartén por el mango, sin duda, pero colocar a tan numerosa familia y facilitar los negocios de los que preferían no colocarse exigía pedir favores. Y, aunque dicen que “un favor pagado pierde todo su valor”, en política los favores -al menos los de este tipo- siempre se devuelven. Don Manuel devolvía o pagaba, seguramente, esos favores. ¿Cómo? Pues, posiblemente, cerrando los ojos ante algunas de las cosas que pasaban a su alrededor.

JOSE ANTONIO GRIÑAN

Los casos de Mercasevilla, del filibusterismo en los Expedientes de Regulación de Empleo, del fraude del PER, del robo a manos llenas en las ayudas de empleo de la Unión Europea, del nepotismo como filosofía de desarrollo personal y familiar, de las subvenciones “según a quién”, son conocidos desde hace tiempo. Pero nadie hacía nada. Los de arriba, porque debían favores que no convenía ni interrumpir ni arriesgarse a su publicidad. Los de abajo, simplemente por miedo a ver interrumpidas sus carreras. Y los de afuera, por el miedo de que, al desvelar las corruptelas de los otros, viéranse descubiertas las propias; o, simplemente, por no quedarse fuera del reparto de actuales o futuras prebendas. Así ha sido.

ARENAS, PP

¿Y los otros partidos? La oposición real, el PP, carece de fuerza moral y de credibilidad, no solo por su incapacidad de condenar y barrer su propia basura, sino por mantener en sus listas e, incluso, encumbrar en la organización a los corruptos, como se ha visto en Valencia. La “otra” oposición, es decir IU, ha perdido hace tiempo su derecho a la crítica y pronto va a perder incluso su propia existencia. El paulatino pero imparable descenso de su representación parlamentaria, desde que el PC fue legalizado en España, es fiel reflejo de la caducidad de su ideología –si es que le queda algo– y de la deshonestidad con que sus representantes la divulgan y, sobre todo, la practican. Los 19 diputados conseguidos en el 86, cayeron en las dos siguientes legislaturas a 11 y, tras un efímero repunte en 96 (a 13) se convirtieron en 6 actas en las tres últimas elecciones. Seguirá la estela de su representación en el Parlamento nacional, con un sólo diputado (dos con el bueno de Joan Herrera, de IC-Verts) de 350.

VALDERAS, IU

Y ¿qué decir del partido “comparsa”, del Partido Andalucista? La importancia que adquirió en los años noventa con 10 diputados, cuando vendía “ideología nacionalista andaluza”, cayó como el plomo hasta perder totalmente su representación en las últimas elecciones. Triste destino de los partidos carentes de ideología y que, mediante la excusa de la sensiblería regionalista buscan tan sólo el medre personal. Cualquier repunte que se produzca en las elecciones andaluzas de 2012 en estos partidos testimoniales, será atribuible a la previsible debacle socialista; en modo alguno impedirá, según yo lo veo, su definitiva desaparición.

GONZALEZ MODINO, PA

Esto es lo que pasa en Andalucía (además de muchas otras cosas buenas, naturalmente). Pues, todo sea por la familia y todo queda en familia, sea esta la gran familia socialista o la más escueta de los Cháves. Como antes dije, Familia es sinónimo de casta, dinastía, parentela, clan,…y Clan lo es a su vez de secta, partido, panda, pandilla, horda,…Quedémonos con cualquiera de estos términos: todos sirven para identificar colectivamente a estos miserables a que antes aludí y que, por encima de todas las tropelías que han cometido, amenazan con arruinar la historia de un partido que fue digno.

Pero, aún con todo, lo mejor son las justificaciones de algunos de los pillados con las manos en la masa. No puedo resistirme a contarlas.

 La primera es de Antonio R. Torrijos, primer teniente de alcalde de Sevilla. Este “comunista incoherente” (es de IU) tuvo la debilidad (o, quizá, tuvo que asumir el penoso deber) de meterse entre pecho y espalda, junto con Mellet, el ex DG de Mercasevilla también imputado, esta mariscada que podéis ver (la colgué en otra ocasión) en el transcurso de un viaje oficial a Bruselas. Tras la debilidad, tuvo la desvergüenza (el poder te blinda de todo) de colgar la foto en su web personal. Y tras esta desvergüenza tuvo la intolerable chulería de responder a una inoportuna pregunta de algún periodista con un: “Es lo normal en un representante público”. Este fulano es el mismo que acaba de ser imputado por la justicia en el caso Mercasevilla justo cuando IU ha aprobado su código ético “por la regeneración de la democracia”. ¿Cuál ha sido la reacción? Mientras que él mismo dice que “lo mío no entra exactamente en la definición de las conductas incompatibles con la candidatura”, Diego Valderas, líder andaluz de IU le anima a repetir candidatura y Cayo Lara, el jefe nacional, dice que hay que esperar, que “mientras la coalición de izquierdas no conozca con exactitud en qué consiste la imputación no adoptará medidas” «en positivo o negativo». Buen estreno para el código ético.

TORRIJOS, EL REPRESENTANTE PUBLICO

La segunda se refiere al máximo responsable –por el momento- del escándalo de los ERE’s: Javier Guerrero, que fue DG de Empleo durante 9 años. Javier metió a su suegra como “intrusa” en una de las pólizas de prejubilación financiadas por la Junta, creo que en SOS Cuétara. Naturalmente, la suegra nunca había trabajado en la empresa acogida al ERE. Pues bien, este altruista y simpático socialista ha justificado este hecho con un: “he actuado con ella como lo hubiera hecho con cualquier otra persona” (que me hubiera pedido ayuda).

Griñán; queda Griñán ¿qué puede hacer él además de tratar de esconder la basurilla bajo la alfombra y pelearse con la Jueza Alaya para no entregar las famosas actas? Es culpable por estar donde estuvo cuando se cometió lo que se cometió y no desvelarlo; o, siendo extremadamente bondadoso con él, por no detectarlo. Y no tiene carácter, ni liderazgo ni poder para enderezar al partido; ni valentía para denunciar. Sólo le cabe renunciar; junto con Chaves, claro ¿qué futuro esperan estos dos en un partido al que tanto daño están haciendo?

Bien, aquí acabo. No creáis que me gusta escribir sobre estas cosas, más bien me da asco. Pero es una manera de escupir sobre los miserables; aunque no les llegue. Y, para colmo, escucho hoy en la radio que el cangrejo americano está acabando con la rana de Doñana. No ganamos para sustos

 Los andaluces tienen que rebelarse, no pueden seguir aceptando esta situación. No se cómo, porque no tienen muchas alternativas: la rebelión civil pacífica, las manifestaciones permanentes ante el Palacio de San Telmo, la objeción de conciencia fiscal, el voto en blanco (o un terrible castigo electoral al Psoe, con lo que eso representa de poder inmerecido para los demás partidos), la abstención,…

Y LOLA, LA PICONERA

Porque hacerse tirabuzones con los escándalos, como hacían las gaditanas con las bombas de los gabachos, no es suficiente. Esta era la copla que cantaba Lola la Piconera (Juanita Reina) en la película del mismo nombre (Luis Lucía, 1951) basada en el drama de Jose María Pemán, “Cuando las Cortes de Cádiz“. Es la mejor canción que se me ha ocurrido; conjuga el hartazgo contra la tropelía de los intrusos, sean franceses o falsos jubilados, con el espíritu desenfadado y alegre (“no me quitarán las ganas de bailar por alegrías”) de los andaluces.

Os la dejo en la versión de Lolita Sevilla

 

Cañones de artillería,
aunque pongan los franceses
cañones de artillería,
no me quitarán las ganas
de bailar por "Alegrías"(**).

Con las bombas que tiran
los fanfarrones
se hacen las gaditanas
tirabuzones.
Pues las hembras cabales
en esta tierra
cuando nacen ya vienen
pidiendo guerra.

¡Guerra! ¡Guerra!

Y se ríen alegres
de los mostachos
y de los morriones
de los gabachos.(*)
Y hasta saben hacerse
tirabuzones
con las bombas que tiran
los fanfarrones.

Fin del estribillo

Son de tierra y no se notan,
las murallitas de Cádiz,
son de tierra y no se notan,
pa que en ellas los franceses
se rompan la cabezota.

Con las bombas que tiran
los fanfarrones...(etc)

Cañones de artillería,
aunque pongan los franceses
cañones de artillería,
no me quitarán las ganas
de bailar por "Alegrías"(**).

Con las bombas que tiran
los fanfarrones... (etc)
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: