Inicio > CULTURA > POESÍAS INÉDITAS (6)

POESÍAS INÉDITAS (6)

Después de tanta política y tan intenso debate, conviene el sosiego de la poesía. Pedí permiso y se me concedió. Así que, transcurridos dos meses desde la última,os obsequio con una sexta entrega de las Poesías Inéditas.

 De tiempos y lugares

 

Aquí no estás

 Aquí no estás, no eres

Eres lejos de mí

 .

Fuera de este universo, tus estelas

No dañan a mis ojos

 .

Duermevela de lujo y de alegría

Surcas el mar y vuelves

            Rodeando mi vida

 —

Ayer no era

 Ayer no era

Hoy tampoco, y el miedo

De perderme en mí misma

Se supera, y confunde

Las fatuas existencias

Haciéndonos creer

            Que ya si somos

Que partimos de antaño

Que el dolor de vivir

Y el futuro indeciso

Se envuelve en un paseo

            De lóbregos saludos

 .

Hoy no estoy ni en mis sueños

No existo casi….

Espectador incierto

Me desvelo en la noche

            Y no encuentro recuerdos.

 —

Os he abandonado

 Os he abandonado

A mis locos queridos

Ya no voy a escuchar

Los disparates, los versos

 .

Sólo estudio algoritmos

De estrellas y planetas

Ajenos al hechizo

Que les da su belleza

 .

Ajenos a nosotros

Como si solo fueran

Trozos de luz perdida

En la bóveda oculta de la vida

 —

 Quiero perder….

Quiero perder

El pasado y el presente

Antes de no ser yo.

 .

Quiero recuperar

Lo que no he sido

Nunca quiero ser yo.

 .

Quiero saber

Si el tiempo que perdí

Ha encontrado otro dueño

 .

Quiero saber

Si tú sigues estando

Quiero saber si eres

 —

Vamos a pintar estelas

 Vamos a pintar estelas

Y vendrás conmigo

Surcando un rumbo.

 .

Estaremos más tarde que ayer

Sabremos quienes fuimos

            Y después

 .

Entre el vacío y la alegría

Nos encontraremos una noche.

 —

Cincuenta años

 Tenía cincuenta años

Cuando la muerte

Se me metió debajo de la piel

Se fue atrincherando por las venas

Con dulzura

Como sin darse cuenta

 .

Como si el laberinto fuera

La sangre misma

            Y no supiera salir.

 —

 Acercándonos

 Acercándonos

Al último peldaño de la escala

Que separa la vida

            De la muerte

 .

Llegamos a pensar

Que no hemos sido

Y somos, ahora sí,

            Nosotros mismos.

 —

 No quiero que exista el futuro

 Yo no quiero que exista el futuro

No quiero tener que crear

            Infinitos presentes

Llenos de minutos oscuros

 .

Quiero que pare aquí

Que termine la urdimbre

De pasados-futuros.

 .

Comenzar desde cero

Recordando las horas perdidas

Y llenarlas de vida

 .

O romper este tiempo

            Y que no exista nada.

 —

 Arropado por las dunas

 Y arropado por las dunas

Transparentes de los sueños

Me dejé llevar….

 .

No hubo más recuerdos

            Sólo el mar

 .

Envolvimos el pasado y el presente

            En un mismo paño

 .

Y anidamos en él

            Como raros retazos de antaño.

 .

No supimos de dónde venía

            La luz del hastío

 .

Sólo, acaso, que nunca existieron

            Presente y pasado

Y, como siempre que hay poesía, ha de estar sola; no hay, pues, música que distraiga.

Anuncios
Categorías:CULTURA Etiquetas:
  1. corsario
    22 febrero, 2011 en 12:43 AM

    Bonita poesía, triste como casi todas.

    Yo le he pedido permiso a un amigo mío ,EAP, para publicar la poesía que dedicó a su mujer Virginia cuando ella se estaba muriendo, es la visión poética de su vida junto a ella. “Yo era un niño y ella una niña,en un reino a orillas del mar..”

    En sus ultimos momentos EAP llamaba desesperadamente a Reynolds, el explorador polar que misteriosamente se convertiría en el símbolo final de esas tierras del más allá. Imagino que alguien habrá cantado esta preciosa poesía de la que no he podido encontrar una traducción “digna”.

    Annabel Lee

    IT was many and many a year ago,
    In a kingdom by the sea,
    That a maiden there lived whom you may know
    By the name of Annabel Lee.
    And this maiden she lived with no other thought 5
    Than to love and be loved by me.

    I was a child and she was a child
    In this kingdom by the sea:
    But we loved with a love that was more than love—
    I and my Annabel Lee, 10
    With a love that the wingèd seraphs of heaven
    Coveted her and me.

    And this was the reason that, long ago,
    In this kingdom by the sea,
    A wind blew out of a cloud, chilling 15
    My beautiful Annabel Lee,
    So that her high-born kinsmen came
    And bore her away from me,
    To shut her up in a sepulchre
    In this kingdom by the sea. 20

    The angels, not half so happy in heaven,
    Went envying her and me—
    Yes! that was the reason (as all men know,
    In this kingdom by the sea)
    That the wind came out of the cloud one night, 25
    Chilling and killing my Annabel Lee.

    But our love it was stronger by far than the love
    Of those who were older than we—
    Of many far wiser than we—
    And neither the angels in heaven above, 30
    Nor the demons down under the sea,
    Can ever dissever my soul from the soul
    Of the beautiful Annabel Lee:

    For the moon never beams without bringing me dreams
    Of the beautiful Annabel Lee; 35
    And the stars never rise, but I feel the bright eyes
    Of the beautiful Annabel Lee;
    And so, all the night-tide, I lie down by the side
    Of my darling—my darling—my life and my bride,
    In the sepulchre there by the sea, 40
    In her tomb by the sounding sea.

    • 22 febrero, 2011 en 10:02 PM

      Hola de nuevo Corsario
      Precioso poema; he buscado algunas traducciones pero es dificil encontrar algo que no decepcione. Algunas, que suelen ser la peores, tratan de mantener una rima. Supongo que sucederá lo mismo al contrario, por ejemplo en las traducciones del romancero a cualquier otro idioma. Te dejo una de las que he visto, que supongo habrás visto tu también.
      También la han cantado, pero mucho menos de lo que debieran haberlo hecho. He visto una de unos que se llaman Radio Futura; no me gusta. Y he buscado entre los míos, seguro de que alguno la cantó. Teniendo en cuenta que el origen de Poe es -como el de muchos americanos- irlandés y sobre toso por el tipo de poema, merecía haber sido cantada por las Celtic Women; pero no. Luego indagué con Emmilou Harris; tampoco.
      Al fin, una versión bastante vieja de una Joan Baez bastante joven. No es maravillosa, pero de un binomio Joan Baez-Annabel Lee tampoco puede salir nada malo.
      Te la dejo con un abrazo

      ANNABEL LEE
      Sucedió hace muchos, muchos años,
      en un reino junto al mar.
      Allí vivía una doncella conocida
      por el nombre de Annabel Lee;
      y esa doncella no vivía con otro pensamiento
      que el de amarme y que yo la amara.
      Yo era un chiquillo y ella una chiquilla,
      en aquel reino junto al mar:
      Pero nos amábamos con un amor que era más que amor –
      mi Annabel Lee y yo -.
      Con un amor que los alados serafines del cielo
      envidiaban de nosotros.
      Y éste fue el motivo por el que, hace mucho tiempo,
      en aquel reino junto al mar,
      un viento llegó desde una nube, helando
      a mi hermosa Annabel Lee;
      entonces vino aquel hidalgo pariente suyo
      y la apartó de mi lado,
      para encerrarla en un sepulcro
      en aquel reino junto al mar.
      Los ángeles que no eran tan felices en el cielo,
      nos tenían envidia
      – ¡ Sí ! – éste fue el motivo ( como toda la gente sabe,
      en aquel reino junto al mar )
      para que el viento viniera por la noche desde la nube,
      helando y matando a mi Annabel Lee.
      Pero nuestro amor era mucho más fuerte que el amor
      de aquellos que eran más viejos que nosotros
      – de muchos que sabían más que nosotros –
      y ni siquiera los ángeles allá arriba en cielo,
      ni los demonios en las profundidades del mar,
      podrán nunca separar mi alma del alma
      de la hermosa Annabel Lee.
      Jamás brilla la luna, sin que yo sueñe
      con la hermosa Annabel Lee;
      jamás salen las estrellas, sin que yo sienta los brillantes ojos
      de la hermosa Annabel Lee;
      y así, durante toda la noche, permanezco tendido al lado
      de mi querida, mi querida, mi vida y mi novia
      allá en el sepulcro junto al mar
      en su tumba junto al mar sonoro.

  2. Lolita
    22 febrero, 2011 en 11:25 AM

    Como siempre, preciosas (sobre todo, “Cincuenta años”).

    Pues vaya amigos “viejunos” que tienes, Corsario, nada más y nada menos que decimonónicos.Tú entonces debes ser de los que llevan jazmines en el ojal (es una broma).

    “Olisqueando” por internet a lo “Paco el Bajo” encontré unos textos de Chateaubriand acerca de sus pensamientos más íntimos llegada su vejez.Dichos textos fueron “rescatados” por su secretario, pues él no pensaba publicarlos.

    Jaime, he de decir que la curiosidad por saber más de Chateaubriand vino tras leer algunas entradas del blog de tu “heteróclito amigo” (original y fuera de lo común, sin duda alguna).

    Besos.

    • Lolita
      22 febrero, 2011 en 11:29 AM

      Con las prisas olvidé decir que estos textos se han recopilado bajo el nombre de “Amor y Vejez”.Son apenas quince páginas que ponen la piel de gallina.

      ¡Besos!

    • 22 febrero, 2011 en 10:06 PM

      Lolita, gracias.
      Buscaré “Amor y Vejez” (lo de Chateaubriand, me refiero).
      El Heteróclito anda “encamao” o hibernando. Asomó el hocico hace algunos días, pero se retiró de nuevo a su osera.
      Besos

      • Lolita
        28 febrero, 2011 en 12:05 PM

        Si, es raro que el Sr Heteróclito no haya salido de su guarida al escuchar a su “político favorito” anunciar la reducción de la velocidad máxima para “ahorrar combustible”.

        ¡Besos!

      • 28 febrero, 2011 en 8:36 PM

        Lolita, nuestro querido amigo es persona ocupada. Solo las cosas importantes, muy importantes, le atraen.
        Especialmente en invierno; como las tortugas y los osos, animales prudentes y sesudos, pero sobre todo inteligentes, se introduce en su osera o mete cabeza y patitas en su caparazón y desaparece para los demás, no para los suyos. No malgasta energías, no consume calorías (excepto, quizá, algun gin&tonic de vez en cuando). Reduce sus funciones metabólicas a lo mínimo imprescindible y duerme, duerme,…
        Pero sigue pensando, maquinando,…y cuando en primavera despierta, con esa voracidad intelectual que caracteriza a los de su especie, ay del que esté cerca y desprevenido.
        Besos lolita, ya aparecerá.

  3. Cosimo Piovasco di Rondó
    23 febrero, 2011 en 10:13 PM

    Dicen que fue Aristóteles quien dijo que “todos los genios son melancólicos”, aunque lo cierto es que no fue Aristóteles.
    Beso a la dama misteriosa.
    Cósimo

    • 28 febrero, 2011 en 7:45 PM

      Gracias Cosimo.
      Besaré a la dama en cuanto tenga ocasión favorable.
      Abrazos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: