Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, LA CRISIS ECONOMICA, MUSICA > EMERGENCIA NACIONAL ¿ALGUIEN SABE QUÉ HACER? (1)

EMERGENCIA NACIONAL ¿ALGUIEN SABE QUÉ HACER? (1)

LA SITUACIÓN

 El mismo día en que se firmaba lo que han dado en llamar “El Pacto Social”, se publicaron los datos de la Encuesta de Población Activa para el año 2010. Todos los parámetros de la encuesta (quizá con la excepción de un ligero descenso del paro en el País Vasco) son negativos; más que negativos, escalofriantemente desalentadores. Desciende la ocupación, aumenta el paro; descienden los hogares con “pleno empleo” (en los que todos sus miembros trabajan), aumenta notablemente el número de hogares con todos sus miembros en paro (1.328.000 hogares en los que no entra un solo euro por trabajo). Desciende el contrato indefinido, aumenta el temporal. Difícilmente podrían ser datos peores.

El doloroso resumen: 4.696.000 personas que quieren trabajar y no pueden, un 20,33% de la población activa. Y lo más grave, sin duda, el aumento de los jóvenes sin trabajo, cuyo porcentaje (42,7% de paro en menos de 25 años; hace tres años, sólo el 17,7%) duplica con creces el general.

Pero mientras el gobierno sigue manteniendo sus mejores –y paupérrimas– estimaciones: en 2011 se podrían crear entre 50 y 100 mil puestos de trabajo neto, la realidad, terca, dice que no: sólo en enero de 2011 el paro creció en 131.000 personas y la Seguridad Social perdió 223.000 afiliados.

¿Qué hacen nuestros gobernantes? se lamentan y hacen declaraciones; no saben hacer otra cosa. Zapatero, Salgado, Gómez (antes Corbacho), dicen exactamente lo mismo desde hace casi dos años: “el dato es malo, pero estamos llegando, poco a poco al final de la destrucción de empleo”. Algunos se salen del guión para decir alguna estupidez mayor. Así, la secretaria de estado de empleo, Mari Luz Rodríguez, dice que “el dato es negativo, pero que otros puntos del acuerdo social, como los cambios en políticas activas de empleo, contribuirán positivamente a enfrentar los problemas de los parados, ofreciéndoles preparación y protección económica”; bla, bla, bla. Salgado comparte que el dato es negativo, pero añade que “siempre en enero sucede lo mismo”. Vaya por Dios. Menos mal que tras reconocer lo negativo del dato y echar la culpa al calendario, añade «estamos en estos momentos diseñando un plan de choque para los jóvenes que están buscando su primer empleo y para las personas que llevan paradas mucho tiempo» ¿Nadie le preguntó que por qué no lo han tratado de diseñar antes? Dios mío, qué ineptitud.

De algún sitio extraigo este triste rosario de declaraciones:

>Zapatero: El 8 de enero de 2009, el presidente aseguraba que a partir de marzo «deberíamos empezar a ver unas cifras menos preocupantes»; el 22 de abril adelantaba que la tasa de parados iba a tener «un color más llevadero en los próximos meses»; y el 17 de junio confirmaba que «lo peor de la crisis ya ha pasado y se ha desacelerado el proceso de destrucción de empleo». El último vaticinio del Jefe del Ejecutivo llegó el 26 de abril de 2010, cuando afirmó que «la tasa de paro disminuirá a partir de este mes».
>Salgado: Los augurios de la vicepresidenta no han sido mucho más certeros que los de su líder, ya que el 2 de diciembre de 2009 afirmaba que el aumento del paro «se va a ir desacelerando en los próximos meses y, por lo tanto, podemos esperar noticias positivas para el próximo año»; y el 2 de septiembre de 2010 garantizaba que «la situación actual pasará y muy pronto comenzará a crearse de nuevo empleo».
>Corbacho y Gómez: El ex ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, aventuró el 15 de enero de 2009 que el año siguiente sería «no ya el de la salida de la crisis económica, sino el de la recuperación». Un año después, su sucesor, Valeriano Gómez, retomaba la misma premisa al afirmar que «la economía española ha alcanzado casi el nivel en el que ya no destruye empleo», además de vislumbrar por enésima vez «el comienzo de la recuperación».

Dios mío, Dios mío ¿cabe mayor ineptitud? ¿mayor inconsciencia? ¿mayor engaño?

Las cifras empiezan a preocupar al Gobierno, que ve cómo se le acorta el plazo para obtener algún resultado menos negativo ante la proximidad electoral”. Esta es la realidad; el paro es el problema; pero más lo es el escaso tiempo que queda para mejorar la imagen del gobierno antes de las elecciones de mayo.

LAS IDEAS

Mientras tanto, en algunos lugares, surgen ciertas ideas brillantes emanadas de las lúcidas mentes de algunos políticos.

Por ejemplo, en Extremadura, con un 23,9% de paro. La Consejería de Igualdad y Empleo de la Junta de Extremadura ha lanzado una curiosa campaña de difusión publicitaria, con el correspondiente coste de material y campaña, sin duda encargados a amigos, contratados a su vez a través de comisionistas afines. La finalidad de esta campaña no es facilitar el acceso al trabajo; qué va, eso lo hace cualquiera. El objetivo es, nada más y nada menos que «cambiar la habitual visión de la oficina del paro» por otra bien distinta, «la de la oficina de los recursos y servicios para el empleo». Ha editado la consejería miles de folletos propagandísticos con el siguiente texto: «no tengo empleo pero no estoy parado, estoy buscando trabajo»; «no tengo empleo pero no estoy parado, estoy orientándome»; «no tengo empleo pero no estoy parado, estoy formándome» y «no estoy parado, trabajamos [la Junta y las entidades que colaboran con esta campaña] para tu empresa». Esos folletos, ¿se “buzonearán”? ¿se colocarán en los parabrisas de los coches? ¿los llevarán los “no parados” a modo de tarjeta de presentación? De risa, si no fuera tan triste.

Además de los folletitos, se ha instruido (¿se les habrán tenido que dar cursos subvencionados por centros de formación amigos?) a los técnicos de las oficinas del paro (con perdón) para que se dirijan a los desempleados que van a inscribirse con la siguiente aseveración: «No está usted en el paro, trabaja a partir de ahora para el Sexpe (Servicio Extremeño Público de Empleo)». Así, se van a casa más satisfechos.

Porque, como dice la consejera, «estar en situación de desempleo no implica necesariamente estar en paro». Brillante.

Aunque quizá no tanto, no tan brillante, como su anterior ocurrencia. Y es que parece que hace unos meses exigió por mail a nada menos que 13.000 trabajadores que iban a ser contratados dentro del Plan de Apoyo al Empleo Local, que acudieran «uniformados» con una gorra, una camiseta y un mono de trabajo decorados con unos carteles donde lucían los logotipos de la Junta de Extremadura. ¿Para qué? Pues para ir haciendo propaganda de la Junta por la calle. Brillante. ¿Quién pagaría las 13.000 gorras, camisetas y monos que, supongo, se encargaron a empresas amigas contratadas a través de comisionistas afines?

El gobierno ha tenido otra idea. Se trata de que los parados no paren. Paradójico. El truco es mantener a los parados en movimiento continuo, haciendo una especie de gymkana a la que esllos llaman “itinerarios personalizados”. La idea es empezar a movilizar; que la persona esté desempleada, pero no parada. Hoy tenemos una escasa movilización“, dicen. Los funcionarios les diseñarán recorridos que deberán seguir para abandonar su situación lo antes posible. Los parados “estarán obligados a participar en las acciones que marque ese acuerdo, ya sean cursos, tutelas para el autoempleo o cualquier tipo de orientación profesional”, dicen.

Y también dicen que en caso de no querer participar, serán sancionados con la retirada de la prestación como máximo castigo. Contratarán (algo es algo) 1.500 “orientadores de empleo” que, con los otros 1.500 que ya hay, consumirán 104 millones. Pero, al menos, estarán trabajando; aunque sea para marear a los parados.

Porque, como dice la secretaria de empleo, “son desempleados; no están parados”. Brillante.

————————
No digo que no haya acciones “de verdad”, en la buena dirección; quizá mañana hable de ellas, pero he querido estereotipar estas para que sepamos valorar la capacidad intelectual y la imaginación de algunos de los máximos responsables de la creación de empleo en España. Así nos va; así nos va a seguir yendo.

¿Cómo no va a ser así, con esta política de nombramientos? Veamos:

Nombran director de Empleo en Andalucía a un entusiasta del paro. Antonio Toro Barba ha sido nombrado (en noviembre 2010) director del Servicio Público de Empleo de Andalucía. Este “responsable de la creación de empleo“, declaró hace años, cuando era técnico de la Consejería de Trabajo de la Junta de Andalucía, que el paro y la pobreza beneficiaban a Andalucía: “El paro y la pobreza beneficiarán a Andalucía pues a más paro y con índices elevados de pobreza aumenta el porcentaje de ayudas del Fondo Social Europeo”.

Así, con dos …. ¿Cómo no va a pasar lo que pasa?

En fin, me deprimo. Y la música que traigo no eleva el ánimo. José Larralde es un cantautor Argentino, poeta social y discípulo de Cafrune, que a su vez lo fue de Yupanqui. Sus canciones son profundas y tristes; profundamente tristes. Hoy os dejo Cosas que Pasan. Habla del “despido” del capataz de una hacienda. De la injusticia y del dolor; de la dignidad y de la deslealtad.

La letra es de Victor Abel Jiménez. La música y la voz, del propio Larralde. Con él os dejo.

 

COSAS QUE PASAN

Nadie salió a despedirme
cuando me fui de la estancia
solamente el ovejero, un perro nomás,
Cosas que pasan.
El asunto, una zoncera,
un simple cambio de palabras,
y el olvido de un mocoso,
del que puedo ser su tata.
Y yo que no aguanto pulgas,
a pesar de mi ignorancia,
ya no mas pedí las cuentas,
sin importarme de nada.
No hubiera pasado esto,
si el padre no se marchara,
pero los patrones mueren,
y después los hijos mandan.
Y hasta parece mentira,
pero es cosa señalada,
que de una sangre pareja,
salga la cría cambiada.
Los treinta años al servicio,
pal’ mozo no fueron nada,
se olvido mil cosas buenas,
por una que salió mala.
Yo me había aquerenciao,
nunca conocí otra casa,
que apegado a las costumbres,
me hallaba en aquella estancia.
Sí hasta parece mentira,
mocoso sin sombra e’ barba
que de guricito andaba,
prendido de mis bombachas.
Por él, le quité a unos teros
dos pichoncitos, malaya!
Y otra vez, nunca había bajao un nido,
y por él gatié las ramas.
Cuando ya se hizo muchacho,
yo le amansé el malacara,
y se lo entregué de riendas,
pa’ que él solo lo enfrenara.
Tenía un lazo trenzao,
que gané en una domada,
pal’ santo se lo osequié,
ya que siempre lo admiraba.
Y la única vez que El patrón,
me pegó una levantada,
fue por cargarme las culpas,
que a él le hubieran sido caras.
Zonceras, cosas del campo,
la tranquera mal cerrada,
y el terneraje e’ plantel,
que se sale de las casas.
Y eso, pal’ finao patrón,
Era cosa delicada.
Y bueno, pa’ que acordarme
de una época pasada,
me dije pa’ mis adentros,
todo eso no vale nada.
Sin mirarnos, arreglamos,
metí en el cinto la plata,
le estiré pa’ despedirme mi mano,
Pa’ que apretara,
y me la dejó tendida,
cosa que yo no esperaba.
Porque ese mozo no sabe,
si un día ha de hacerle falta…
Tranqueando me fui hasta el catre,
alcé un atado que dejara,
y me rumbié pal’ palenque,
echándome atrás el ala.
Ensillé, gané el camino,
pegué la ultima mirada
al monte, al galpón, los bretes,
el molino, las aguadas,
De arriba abrí la tranquera,
eche el pañuelo a la espalda,
por costumbre, prendí un negro,
talonié mi moro Pampa,
y ya me largué al galope,
chiflando como si nada.
Nadie salió a despedirme
Cuando me fui de la estancia,
Solamente el ovejero, un perro nomás,
Cosas que pasan

Anuncios
  1. Joselito
    10 febrero, 2011 en 11:41 AM

    Hola Jaime,

    Cuando era pequeño y leía comics de aventuras, una frase se me quedó grabada: ” a grandes males, grandes remedios”. Ante tu pregunta de si alguien sabe que hacer, yo apunto un gran remedio: a la vista de las cifras de paro tan abultadas que apuntas, por Real Decreto Ley instauraría unos nuevos incentivos fiscales, muy altos, nunca vistos, de ahorro de impuestos,tanto para personas jurídicas como físicas, para todos aquellos que creen empleo en los próximos dos años, por ejemplo.

    Y de ahorro de cuotas de seguridad social para la empresa, exención total en los próximos dos años.

    Para aquel que cree empleo se le exime de pagar el 21 % de las rentas de inversión… y así con todo. Como siempre, dinero y proyectos existen. Lo que falta es confianza…y mucho me temo que hasta que la casta política no se reconvierta no se restaurará.

    Un abrazo,

    Joselito

    • 11 febrero, 2011 en 5:30 PM

      Hola Joselito.
      “En la guerra como en la guerra”, es otra manera de decirlo.
      Hay que buscar soluciones que huyan del dogmatismo ideológico y tiendan a la resolución práctica del problema en el plazo más costo posible. Tiempo habrá, cuando el pico de aplane, de volver a una cierta ortodoxia.
      Más Sentido Común, menos sindicatos, más carcel para lo corruptos.
      Un abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: