INDIGNARSE ¿SIRVE DE ALGO? (1)

Se habla estos días de un fenómeno literario, con el título de “Indignez-vous” y cuyo autor, de 93 años de edad, es uno de los padres de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: Stèphane Hessel. Se trata de un folletito de apenas 30 páginas, de encuadernación grapada y con precio de 3 euros. Ya tiene casi un millón de lectores y la riada no para. Como aún no he tenido la oportunidad de leerlo, me limito a reseñar una crítica de tercero: Harlem Désir, diputado europeo y número dos del Partido Socialista francés, fundador de la ONG Sos Racisme:

“Es un libro de rebeldía, de indignación, que se inscribe plenamente en nuestra época. Se subleva contra la sumisión, contra la dictadura de los valores financieros. Y dice que el mayor peligro sería la resignación (…) Hessel es un hombre modesto y auténtico. Plantea las cuestiones sociales en términos morales, hace un llamamiento a la ética y a la responsabilidad personal (…) a los 93 años se dirige a los jóvenes predicando una rebelión humanista y optimista (…) Es una llamada a la reflexión, no un programa político; es un llamamiento a la sociedad a partir de unos valores, …En él aparecen los valores de justicia social, de prevalencia del interés general sobre los intereses particulares, de basar la vida colectiva en los valores republicanos….Quiere construir una sociedad de la que podamos sentirnos orgullosos, pero no presenta la más mínima ambigüedad: no es un programa político”…. “Predica un cierto radicalismo, pero construido en torno a un proyecto común. No expresa una utopía revolucionaria, que no podría cumplirse. Stéphane Hessel ofrece encontrar una esperanza… por eso este librito ha encontrado tanto eco”.

 

Como en cualquier éxito literario, en seguida surgen las críticas: objetivas –al libro– y subjetivas –a la personalidad del autor-. Pero, quizá, lo importante no sea en este caso la calidad de la obra ni las cualidades del autor. Lo importante es el revulsivo que puede suponer, especialmente si nuevos elementos de la sociedad civil o líderes de opinión, quizá aún desconocidos, siguen la senda marcada por Hessel con este método de mensajes catalizadores dirigidos a una maltratada sociedad.

Una de las críticas, poco inteligentes creo yo, a pesar de la personalidad de su autor, es la que dedica a Hessel el neuropsiquiatra Boris Cyrulnik. Dice esta lumbrera estar “indignado de que (Hessel) nos pida que nos indignemos, porque la indignación es el primer paso del compromiso ciego. Hay que pedirnos  (sic) que razonemos y no que nos indignemos”.
Y yo le pregunto al psiquiatra: al margen del juego de palabras, impropio de tí,  ¿qué conseguimos con razonar, si no hacemos nada más? Porque, probablemente, la indignación es una fase mental posterior y consecuente al razonamiento, en tanto que el razonamiento, por sí solo, no tiene mayor consecuencia que la de confirmar nuestro acuerdo o desacuerdo con aquello sobre lo que razonamos. La indignación, sin embargo, supone algo más que el razonamiento: supone un “sentimiento de intenso enfado que provoca un acto que se considera injusto, ofensivo o perjudicial”. Razonar e indignarse son conductas compatibles y consecutivas, no alternativas.

Pero, seguramente, tampoco indignarse es suficiente. A este “sentimiento de intenso enfado” debería seguir otra acción más elocuente. Pero ¿cuál?

Destacaré algunos de los mensajes de “Indignez-vous”:

«La actual dictadura internacional de los mercados financieros amenaza la paz y la democracia».
– «Llamo a la insurrección pacífica contra el consumo masivo, el desprecio por los débiles y la competencia de todos contra todos».
– «Hago un llamamiento a los ciudadanos, jóvenes y no tan jóvenes, a asumir la responsabilidad por las cosas que no funcionan en nuestra sociedad. Deseo que cada uno encuentre un motivo por el que indignarse con el sistema».

Desde luego, los mensajes no son ni novedosos ni originales. Pero el librito está teniendo un éxito brutal. ¿Cuál es el secreto?

…………………

Hace unos de días leí un suelto (carta) de parecido tono, con la firma de Anson y en su medio habitual, con el explícito título ¿De verdad que no se os cae la cara de vergüenza?, que dedica a los dirigentes de los partidos políticos. Destaco parte del texto:

“Mis queridos amigos…

¿De verdad que no se os cae la cara de vergüenza? ¿De verdad que os pasaréis una vez más por el arco del triunfo el barómetro del CIS? ¿De verdad que os echaréis a las espaldas sin pestañear la ignominia publicada? Resulta que la clase política es, según el CIS, el tercer problema que hoy sacude a España, tras el paro y la crisis económica.

Cifras no desmentidas aseguran que más del 90% de los gastos totales de los partidos políticos proceden de subvenciones directas o indirectas del Estado, es decir de los impuestos con que sangráis de forma inmisericorde a los ciudadanos para pagar la parafernalia de vuestros actos públicos, las desmesuradas campañas de publicidad, los incesantes viajes gratis total, la multiplicación de las sedes en toda España, el incremento imparable de vuestros empleados, la incesante caravana de coches, chóferes y escoltas, el rosario inacabable de asistentes, secretarias y enchufados….

Además, mis queridos amigos, habéis establecido en las tres administraciones el despilfarro por sistema. ¿Qué cifra de automóviles, con sus correspondientes choferes, seguros, facturas por averías, amortización, gasolina y gastos varios pagamos los españoles en las tres administraciones?….

Renglón especialmente sangrante es la invasión en varias ciudades españolas de los principales palacios y edificios suntuarios que ahora pagamos entre todos para solaz de los políticos…. Por poner un ejemplo entre mil, el Instituto de España, tan útil y necesario, debería ser una dirección general que funcionara en 300 metros cuadrados. Ocupa uno de los edificios más grandiosos de la capital: el antiguo Banco Central. Todo un derroche, en fin, que no es más que un botón de muestra de los abusos de las otras administraciones, de la municipal, con la fantasía del palacio de Cibeles, o de la autonómica, con la fórmula soviética de los teatros del Canal….

El hartazgo ciudadano ante vuestra incompetencia, ante el derroche de que hacéis gala, ante el egoísmo partidista, ha conducido a la opinión pública a considerar que su clase política no es una solución sino un problema, el tercero de los grandes problemas contra los que lucha el pueblo español.

¿De verdad, mis queridos amigos, de verdad que no se os cae la cara de vergüenza tras leer los resultados de la última encuesta del CIS?”

Nada nuevo dice el amigo Anson. Su indignación proviene directamente del último barómetro del CIS, que sitúa a la clase política, tras el paro y la situación económica, como el tercero de los grandes problemas que aquejan a la sociedad española. Nada nuevo bajo el sol. Llueve sobre mojado. Como llovía sobre mojado cuando el barómetro de Transparencia Internacional confirmaba hace poco que tres de cada cuatro españoles cree que hay ahora más corrupción que tras años atrás (que no era poca). Poco me parece tres de cada cuatro; si¡upongo que el cuarto es el “no sabe no contesta”.
………………….

Es que, de verdad, ¡manda güevos! Nuestros políticos son, al menos como colectivo, cada vez más gorrones, más corruptos, más inmorales, más aprovechados, más…(no quiero calentarme).

Es que duele escuchar a Fabra, ese político Valenciano con aspecto de mafioso y presunto corrupto cuando, tras la sentencia de la Audiencia de Castellón que declara la prescripción de varios de sus delitos probados, dice: “La prescripción es como una absolución”. Y, lo que es peor, su partido lo defiende.

Es que duele ver cómo, a pesar de las débiles protestas del Banco de España, las nuevas Cajas de Ahorro resultantes de las fusiones de las arruinadas viejas Cajas, continúan siendo copadas, en sus Consejos, por los políticos de medio pelo que provocaron primero su ruina y después el coste milmillonario de su salvación a través de las ayudas del FROB. Sirva un ejemplo: una de las cajas de menor importancia en activos y recursos, Caja Duero-España, tiene un Consejo de Administración de treinta y cinco miembros (BBVA tiene 12, Banco Santander 20 y Telefónica 17); de ellos, veinte son políticos. ¿Qué coño hacen presidentes de diputaciones, alcaldes o secretarios provinciales de partidos políticos decidiendo, por ejemplo, los riesgos inversores que tiene que tomar una entidad? Y todos cobrando.
Es que duele saber que los diputados y senadores, quienes tomarán la decisión de cuándo y cuánto se recortan las pensiones de los ciudadanos, son a su vez quienes deciden que las suyas, además de privilegiadas, son intocables.

Es que duele enterarse de que las suculentas indemnizaciones o cesantías, en ciertos casos vitalicias, de altos cargos son compatibles con los millonarios ingresos de actividades complementarias, mientras que un pensionista común no puede recibir ingresos por otros conceptos. No rechazo que mentes brillantes continuen aportando a la sociedad, lo que me subleva es que no admitan a los demás lo qu ellos guardan para si. Como duele, hasta sangrar, el despilfarro intolerable de la cuádruple superposición de competencias que permite nuestra actual estructura del Estado o el de las docenas de inútiles –para el ciudadano, que no para el político- televisiones locales o autonómicas.

Duelen tanto tantas cosas y con tanta frecuencia suceden….No nos sorprende, ya, enterarnos de nuevos –decenas cada día– casos de corrupción. Convivimos sin inmutarnos, y casi sin querer enterarnos, con los cuatro millones y pico de parados que seguirán así por mucho tiempo. Aceptamos como habituales los millones en subvenciones a asociaciones y movimientos “sociales” creados, precisamente, para recibir subvenciones. No nos alteramos, ya, cuando nos hablan del inasumible coste de nuestra estructura administrativa. Las peleas entre partidos, cuando no la venta de votos por prebendas, nos parece lo normal y ya no pensamos en que lo lógico, lo esperable, sería un pacto entre quienes, quizá con enfoques ligeramente diferentes, debieran tener objetivos convergentes.

Pues aunque ya nos hayamos acostumbrado, no podemos seguir pasándolo por alto. El hecho de que se hayan denunciado tantas veces estas y muchas otras situaciones, no debe hacernos pensar que la reiteración es inútil. Al contrario. Más vale el cansancio que el olvido. Por eso, aun a riesgo de que de tanto repetirse, leerse, escucharse, parezca que todos estos abusos al amparo del poder van perdiendo importancia, hay que seguir insistiendo, alertando, denunciando.

Hay que repetirlo hasta la saciedad. Que, más que la indignación, se extienda la marea del cabreo social. Hay que pasar de la fase del razonamiento, incluso de la indignación, al ataque. Habra que ver cómo, pero habrá que atacar; no hay otra. Y no sólo contra el gobierno, sino contra toda la clase política. Porque son miembros de la clase política –aunque sean minoría– los que corrompen y se corrompen. Porque son miembros de la clase política y ya no tan minoría– los que amparan, permiten u ocultan la corrupción de algunos de los suyos. Porque son miembros de la clase política los que impiden que se ponga freno al despilfarro. Porque son miembros de la clase política los que se niegan a pactar los acuerdos y a acordar los pactos que exige la ciudadanía. Porque, en fin, es la clase política la que decide los recortes sociales de sus electores mientras se niega siquiera a someter a cuestión sus propios privilegios.

Y, por eso, la clase política –y no hace falta acudir al CIS para saberlo– representa hoy, para la sociedad, uno de los mayores problemas y, para el desarrollo de España y la salida de la crisis, uno de los mayores obstáculos.

Hace unos días, y aprovecho para cerrar con ello esta primera entrada, me mandaron un mail de esos que invitan a reenviar en cadena. Yo no suelo hacerlo pero, como excepción, haré referencia aquí. Es un cutre, cutrísimo, ejemplo de lo que pasa. El protagonista, según ese mail, es el portavoz de un partido minoritario del ayuntamiento de una importante ciudad andaluza. Parece ser que está preocupadísimo por la difusión de la noticia y de la foto que acompaño. Y no me extraña, porque la foto está tomada con ocasión de un “apretado” viaje de trabajo a Bruselas cuyo coste, incluida esta espectacular mariscada de la que tan orgullosos se sienten, pagamos nosotros. Como no puedo confirmar la veracidad de la noticia, no doy nombres. Pero así es como funcionan muchos políticos y politicuchos. “To pa mí; paga el pueblo”. Como foto de cierre, no está mal. Muy representativa.

 

Indignación, hartazgo, cabreo, ….¿Sirve de algo indignarse? supongo que sí, pero habrá que hacer algo más. Indignarse, hartarse, cabrearse, te dejan jodidamente melancólico. Hay que actuar; pero habrá que ver cómo.

En unos días, si me quedan ganas, me viene alguna idea y se me pasa algo la indignación, seguiré.

 

 

 

Anuncios
  1. Joselito
    13 enero, 2011 en 9:00 PM

    Jaime, indignarse habría de servir para movilizarnos…hace ya meses que vengo diciendo que lo que me extraña es que nadie salga a la calle para intentar cambiar las cosas y denunciar el sistema tan caro que han montado los políticos. Creo que es lo que habría que hacer. Irse un domingo a la puerta del Sol, con un par de cacerolas, y enviar dos docenas de emails a friends & family con el famoso pásalo, y seguir con la misma convocatoria cada Domingo. Gracias a Internet y a las redes sociales, el crecimiento de asistentes estoy convencido que sería exponencial, acudirían los medios de comunicación y se copiaría la iniciativa en todas las Plazas Mayores de ciudades y pueblos de toda España.

    Sólo falta hacer un decálogo de porqué hacer la cacerolada y … yo me apunto. Porque lo único que tengo claro es que el 95 % de la culpa de lo que está pasando – por acción u omisión – la tiene la casta política, y esto sólo lo puede cambiar la sociedad civil, los movimientos de masas no liderados por los políticos.

    Un abrazo y seguro que se te ocurre algo más inteligente y práctico para pasar a la acción ¡¡¡

    Joselito

    • 13 enero, 2011 en 11:00 PM

      Hola Joselito.
      Es lo que digo; indignarse no es suficiente. Hay que hacer algo más, pero ¿qué?, ¿cómo? ¿con quién? ¿contra quién?….
      Si tuvieramos un gobierno de derechas, la calle estaría ardiendo hace tiempo. Como es de “izquierdas”, la calle está tranquila.
      Pero no es contra el gobierno contra quien hay que actuar. Es contra la clase -la casta- política. Y no puede, no debe ser una reacción violenta.
      A ver si esta noche se me ocurre algo….je je.
      Un abrazo

  2. Oscar Cantero
    14 enero, 2011 en 12:03 PM

    Querido Jaime,
    La verdad es que últimamente te veo muy quemado con esa basura humana que son los políticos españoles. Existen algunos empresarios y profesionales que están marchando de España por necesidad o simplemente por supervivencia. Quizás ha llegado el momento que luchemos y que creemos un movimiento social/civil, similar al “Tea party” aunque sin una ideología tan marcada para manifestar nuestro malestar. No creo que fuese tan difícil ya que con la difusión de los medios actuales y con lo quemada que está la gente te aseguro que podríamos tener éxito.
    Aquí dejo mi propuesta…
    Saludos

    • 16 enero, 2011 en 7:19 PM

      Estoy cabreado, más que quemado, como la mayoría de la gente. En estos últimos días he tenido varias conversaciones con grupos diferentes de gente. En todos ellos, sin que haya sido yo quien lo sacara, ha surgido este asunto a debate. Y lo curioso es que todos los que habitualmente criticaban a ZP y su gobierno, lo que critican ahora es a la política en general y a los políticos de cualquier color.
      Pero no se trata, en mi opinión, de crear un movimiento político -que al fin no sería otra cosa que un nuevo partido- hiperconservador y de ultraderecha, aunque el Tea Party también arremeta contra los republicanos.. No se trata de crear algo contra ZP y su gobierno que, además, están con un pie en la calle. Es la clase política en general la que envenena a la sociedad.
      Debería ser una rebelión (no revolución) de la sociedad civil. Dices “no creo que fuese tan difícil”; yo si lo creo, a pesar de la velocidad de difusión de mensajes y consignas que permiten los medios de difusión (supongo te refieres a las redesd sociales) actuales. Porque una cosa es movilizar a muchos alguna vez y otra cosa es que esa movilización tenga motivos compartidos y sean lo suficientemente importantes y aceptados como para mantener la acción con persistencia en tiempo e intensidad, de manera que tenga efecto y promueva cambios en las conductas.
      Sobra gente cabreada, sobran motivos, sobran medios de difusión. Faltan líderes sociales.
      Un abrazo

  3. Cosimo Piovasco Di Rondò
    14 enero, 2011 en 12:06 PM

    Bien, bien, brother, te imagino corriendo delante de los “grises”, “¡chts, chts, que vienen que vienen!”, tu sigue escribiendo, que lo haces muy bien y te sienta divinamente.

    Sí, esta crisis es mucho más que económica, es una crisis de valores morales, hay sensación de agotamiento en una forma de sentir, en una forma de pensar, un exceso de materialismo (los del Atleti somos distintos, que conste), cuando en realidad los factores importantes de la felicidad están en otro sitio. No sé lo que saldrá de aquí, pero si somos capaces de reflexionar, algo saldrá bueno de todo esto, digo yo.

    Siempre he pensado que los verdaderos momentos de lucidez, cuando uno alcanza a saber qué cosas son “lo importante”, llegan al final de la vida (cuando casi no queda margen para cambiar el rumbo), al igual que las decisiones más importantes que marcarán el resto de nuestra vida se suelen tomar antes de los treinta (cuando son las circunstancias las que le marcan a uno el rumbo). O sea, muy mal, todo al reves.

    En cuanto a la dicotomía “indignación/reflexión”, estoy de acuerdo contigo, creo que el psiquiatra interpreta tal sentimiento poniendo excesivo peso en lo que se refiere a la “vehemencia”, más propia de un comportamiento primario (impulsivo) que reflexivo, pero salvo en ese matiz linguístico -y propio de la psicología-, yo tampoco veo mal que la indignación sea resultado de la previa reflexión.

    Abrazos,

    Cósimo

    • 16 enero, 2011 en 7:38 PM

      Hola Cosimo
      “Cualquiera tiempo pasado fue mejor”. Ya no son grises y ya no hay “manis”.
      Y, a lo mejor, esa es una parte del problema. Uno de los comentarios más comunes en esas tertulias que mencionaba en mi respuesta al comentario de Oscar, se refería a la pasividad de la gente joven. Es el colectivo que peor presente tiene y, sobre todo, más negro futuro. Más del 30% de paro y pocas expectativas de trabajar. En este blog ha habido debates sobre el comportamiento de los jóvenes y la falta de ambición o exceso de conformismo. Y ellos tienen sólo una parte de la culpa, precisamente ese inconformismo.
      Quitando las acciones, normalmente violentas y siempre con ocasión de alguna celebración de actos tipo foro de Davos o reuniones de G’s, de los grupos antisistema, manejados como marionetas, los colectivos de jóvenes aparecen en escena para reclamar botellones y cosas por el estilo. Que nadie se enfade. Es un comentario sobre la generalidad y quizá exagerado. Siempre hay excepciones.
      Tu eres como yo, optimista; yo también creo que de esto saldrá algo bueno, auque aún no sabemos qué, o si será bueno en términos materiales y morales o sólo de uno de los dos tipos y de cuál.
      La vida es al revés en muchas cosas, pero es la que tenemos. Había una película, creo que se llamaba el Caso de Benjamin Button, en que él personaje nacía con cuermo de viejo e iba “descumpliendo” años físicos. Y no resultaba envidiable.
      Pero, además, la toma de decisiones siempre tiene que tener, respecto al futuro, un componente de riesgo; incluso aquellas que marcarán el resto de nuestra vida. Y, respecto al pasado, un componente de incertidumbre (¿qué habría pasado si yo hubiera…?).
      Un abrazo

    • Oscar Cantero
      17 enero, 2011 en 12:43 PM

      Cosimo,
      Simplemente quiero daros las gracias por el regalo de navidad ya que no he tenido la oportunidad de veros personalmente. Sin ánimo de hacerte la pelota la verdad es que escribes muy bien y pones el listón muy alto.
      Saludos y un fuerte abrazo

  4. Fabricio Corbera de salina
    14 enero, 2011 en 5:24 PM

    Tutti i movimenti rivoluzionari ha avuto inizio con l’indignazione di qualcuno (Lutero, Los Jacobinos, Marx e Lenin, Hitler, ecc …) e tutti finirono nelle “aburguesammiento” della rabbia.

    Indignemonos airadamente, tras nuestra ducha caliente y un buen chocolate con churros, mientras escuchaos en la radio las noticias matinales, después vamos a relajarnos.

    Salutti

    • 16 enero, 2011 en 8:12 PM

      Pues ya que utilizas el italiano para tu breve discurso te diré, Príncipe, que, efectivamente, “Así es (si así os parece)”.
      Estamos demasiado aburguesados, así es, y no queremos ver lo que hay por debajo o por fuera de ese “aburguesammiento”. Por eso, lo que hacemos es -mientras nos duchamos, etcétera- indignarnos y decir a los demás que estamos indignados para que ellos nos digan lo mismo y así, poco a poco, la indignación llegará a ser colectiva.
      Si no estuviéramos tan aburguesados, alguien se habría quemado a lo bonzo y su llama habría ya prendido en la sociedad que, en dos días o dos años de indignación y acción, habría puesto en el borde del abismo a un sistema ineficaz, incapaz y corrupto. Como acaba de pasar en Tunez. ¿Quién habría pensado que eso era posible?.
      Pero, sin llegar naturalmente a esos extremos, creo que sí; que nos debemos indignar y debemos colectivamente hacer algo. No se qué, ni cómo, ni detrás de quién. Pero el hecho de que la mayoría ignoremos estas incógnitas, las fundamentales, no debe impedir la indignación.
      Aunque luego nos relajemos con un gin tonic (es lo que estoy tomando ahora; el chocolate en taza no me gusta).
      A tu salud, Fabrizio Corbera de Salina.

  5. odile
    16 enero, 2011 en 1:59 PM

    Estupendo artículo. Hace tiempo que te sigo y es la primera vez que me animo a escribir.
    ¿Que podemos hacer?
    Hace tiempo que pienso, que la solución sería crear un gobierno de gestores que no fueran políticos. Un gobierno con una duración determinada, formado por buenos profesionales jubilados, que quisieran aportar su experiencia al pais, para sacarlo de este caos en el que estamos metidos.
    Pienso que sería un buen ejemplo para los políticos, y estoy segura que saldriamos de la crisis en poco tiempo.
    Pero… ¿Como se puede conseguir?

    • 16 enero, 2011 en 8:29 PM

      Muchas gracias Odile.
      Ya que has entrado en el foro, intenta quedarte. Me divierte y me enseña el debate que se abre sobre algunas entradas.
      Precisamente, una de las críticas al sistema es que son los poíticos de carrera los que devienen en gestores de asuntos tan importantes como la gobernanza de un país o de una región. No se valora la capacidad, la experiencia, la inteligencia. Se valora, por encima de todo, la lealtad al partido y al lider.
      Estoy convencido de que muchos de los ministros (o consejeros de las CCAA) que han de gestionar asuntos de tan transcendental importancia, no serían elegidos en un procesoi de selección independiente para llevar la dirección de un PYME.
      Tu propuesta es razonable pero inviable. Los pocos casos de ministros con capacidad real como gestores, no como políticos lameculos del lider), como Solbes, Sevilla y pocos más, han sido fulminados en cuanto se han desviado de las directrices.
      Un abrazo Odile.

  6. CORSARIO
    16 enero, 2011 en 6:25 PM

    Magnífico que un hombre de 93 años tenga esa chispa revolucionaria y poder de convocatoria.

    Os mando un enlace de un video de un Economista Catalán que también esta “indignado”

    slds

    Corsario

    http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl/index.php?option=com_content&task=view&id=2059&Itemid=16

    • odile
      16 enero, 2011 en 7:29 PM

      Hola Corsario.
      Hay muchísimos jubilados que tienen entre 60 y 70 años y que son mucho mas válidos que toda esta gente.
      No tendrían ese afán de enriquecimiento
      No serían políticos en busca de voto
      Platón en la Republica habla de los 50 años como edad mínima para empezar a gobernar

    • 16 enero, 2011 en 8:42 PM

      Hola Corsario.
      Gracias por el video. Es interesante y todo lo que describe tiene visos de ser muy cierto.
      Pero, como me pasa a mí y a la mayoría, lo facil es criticar, indignarse. Lo difícil, hacer propuestas. O derumbar lo que hay, teniendo la seguridad de que vas a poder construir algo mejor que lo que hay.
      Entre las cosas que dice (y la única propuesta que le he escuchado), destaco la que se refiere a los presidentes corruptos de paises tercermundistas (Obiang, Hassan, Mugabe,…) que, mientras tienen al pueblo muerto de hambre, mantienen sus fortunas robadas en bancos extranjeros. Dice el amigo catalán, despues de criticar a los corruptos, que países como España deberían condonar la deuda externa que tales países tienen con estados acreedores. Fundamenta su propuesta en que los intereses que cobramos por la deuda son superiores a nuestras aportaciones como cooperación al desarrollo y por tanto, les quitamos más que les damos.
      A mi me parecería una propuesta razonable si se planteara después de haber exigido a los presidentes corruptos a que devuelvan lo robado; o se les impidiera mantener los depósitos en bancos occidentales.
      Porque, si no, igual que sucede con una gran parte de ayudas al tercer mundo, lo que se les da o se les condona, terminan engrosando las cuentas de los corruptos en nuestros bancos.
      Un abrazo

  7. Lolita
    16 enero, 2011 en 8:47 PM

    Respecto al vídeo de Corsario:

    Hay tantas empresas que han auspiciado la injusticia…

    Leí, y posteriormente vi en un documental, que en la Segunda Guerra Mundial, al parecer, Bayer experimentó con personas judías en los campos de concentración.Sin ir más lejos, una de las plantas de la empresa estaba junto al campo de Auschwitz.

    Ayer, una persona que conozco comentó refiriéndose a Zapatero: ¿Cómo es posible que alguien que lo ha hecho tan mal tenga en el futuro un sueldo vitalicio considerable?

    Y, por otro lado, para terminar, la gente se está poniendo realmente nerviosa, tanto que algunos ya están llegando al disparate,a la barbarie, a cosas que no se pueden consentir:

    http://www.elpais.com/articulo/espana/consejero/Cultura/Murcia/agredido/puno/americano/elpepunac/20110116elpepinac_11/Tes

    Como tú dices Jaime, rebelión, pero no revolución y menos todavía, agresión.

    En fin…

    Abrazos.

    • Sarah G.
      17 enero, 2011 en 5:51 PM

      Hola Lolita,

      Respecto al enlace y comentario sobre la horrible agresión del Consejero de Cultura de Murcia, llámame tonta pero…. yo no puedo hacer una lectura ni de implicación de ideología política ni de crispación general como origen de esta agresión.

      Por lo que leí publicado me resulta más fácil pensar en un origen de cuestión personal, nada me indica otra cosa, sería sobrino o “sobrinísimo” de su tía aunque tuviera una tienda de fotografía, y el resto de palabras que supuestamente dijeron los agresores,, que voy a decir, se puede oir varias veces al día por cualquier tontería, cosa que no justifico, tan solo quiero decir que quizás no tienen tanto “hierro” y hay que investigar más a fondo este lamentable hecho.

      Besos

      Sarah Guadiana

      • lolita
        17 enero, 2011 en 8:52 PM

        ¡Hola Guadiana!

        El ambiente por Murcia está caldeado, como en otros lugares, por la crisis.La gente rumorea cosas desde hace aproximadamente dos años (que yo no voy a comentar porque ni sé si son ciertas, ni quiero saberlo, ni me importan).

        Yo prefiero creer que tal vez estar demasiado tiempo en el poder solo trae problemas (tengas o no tengas nada que ver con ellos).

        Hace poco le lanzaron huevos a la hija de dicho presidente de la Com. Autónoma por la calle y ahora, han atacado al sobrino de su mujer por ocupar el puesto de consejero de Cultura (según dicen, gasta mucho, lo cual me recuerda a “Amanece que no es poco”: “la maté porque era mala”).

        Es lo que pasa cuando las cosas van mal, que algunos descerebrados hacen barbaridades y se toman “la justicia” (si es que hay alguna que aplicar) por su mano.

        Si no fuera por motivos políticos este asunto, Rajoy no habría dado importancia política al mismo.

        Respecto a “colocar a dedo” (hablando de primos y sobrinos), ya dijo Pajín hace poco algo parecido a: “faltaría más que la Ministra no pudiera elegir a quien le saliera de los c…”.La última palabra con puntos suspensivos es exactamente la que utilizó aunque yo no la haya reproducido textualmente.

        A mi, mientras la persona “elegida” lo haga bien, me da igual de quien sea prima, pero a muchos no (y algunos tal vez tengan sus motivos, no digo que no, porque en muchas ocasiones, los hay).

        Besos.

        PD: Siento no haberte podido aclarar mucho, S. Guadiana.Con Hermann Tertsch parece que si fue por motivos personales cuando se pensaba que fue por ideología…¿Quién sabe el motivo?

  8. CORSARIO
    17 enero, 2011 en 1:51 AM

    la ordinariez, el odio y la codicia de la clase politica tienen mucha culpa de todo lo que está pasando.

    Abrazos

    Corsario

  9. CORSARIO
    17 enero, 2011 en 11:59 AM

    Pues sí Odile, yo que he viajado mucho por el lejano oriente veo lo que allí se respeta a los viejos, se les venera y cuida,no solo por su experiencia y sabiduría si no por lo que aportan a la sociedad.

    En la vieja Europa desgraciadamente no es así en la mayoría de los casos, los viejos poco cuentan.

    Slds
    Corsario

    • 17 enero, 2011 en 10:25 PM

      ¿A que edad se es viejo? No se la tuya, Corsario, ni la de Odile. En cualquier caso, me interesa vuestra respuesta a esta pregunta tan concreta pero tan complicada.
      Hoy, en China, han tenido que reforzar con una Ley la vieja tradición del cuidado de los hijos hacia sus padres. Antes permanecían juntos de por vida. Ahora, los jóvenes emigran a las fabricas, a las ciudades; y si no se les obliga, la tradición se pierde y los viejitos palman.
      En la vieja España hubo un tiempo en que, como a los perros, se les abandonaba en una gasolinera camino de las vacaciones de verano.
      Que Dios nos ampare….a los viejos, cuando ya lo seamos. Y que nos acoja cuando ya dejemos de serlo.
      Abrazos

  10. lolita
    17 enero, 2011 en 2:26 PM

    Tal vez el hecho que comenta Corsario se deba al creciente uso de las tecnologías, a la sociedad de la información, en la que todo va a mil por hora.Puede que en poco tiempo haya cambiado todo a un ritmo vertiginoso y a las personas de otras generaciones les cueste más hacerse al las nuevas formas de funcionar.Pero a pesar de todo esto y en este asunto concreto, yo creo lo mismo que Odile, la experiencia, la sabiduría y la técnica de los mayores, no hay quien la suplante ( sobre todo el sentido comun).

    • 17 enero, 2011 en 10:36 PM

      Con tu delicadeza habitual, cambiaste el titulo de “viejos” por el de “mayores”. Me quedo con este.
      Y con tu comentario final, con esa sabiduría, experiencia, técnica (?) y sentido común, sobre todo sentido común, que les atribuyes.
      Besos Lolita

  11. Cosimo Piovasco Di Rondò
    17 enero, 2011 en 5:12 PM

    El problema está en el mismo corazón del sistema. Se ha roto la confianza entre los representados (pueblo español según la Constitución) y sus representantes (diputados y senadores que conforman el Congreso y el Senado) sean electores/elegidos del PP o del PSOE, por hablar de los dos partidos mayoritarios. Y si el sistema está podrido, la solución lógica y natural sería votar en blanco o abstenerse ¿sí?, deslegitimando así a cualquier gobierno elegido (o ley votada) por representados sin representación ¿o no?. Sin embargo, por encima de esa desconfianza general existe una desconfianza visceral hacia el contrario (lo de “voto util” para que no ganen lo otros) que algunos pueden considerar también un ejercicio de “responsabiliad”. Esa desconfianza hacia el contrario impide tal acción de deslegitimación, que debería ser una consecuencia lógica de la “indignación” generalizada. O sea, no nos gustan, pero les votamos, nos tienen cogidos por los cataplines.

    Cósimo

    • Sarah Guadiana.
      17 enero, 2011 en 6:06 PM

      Completamente de acuerdo contigo Cósimo.

      El “voto útil” es otro freno más que nos lleva a esa dócil resignación que acepta el “mal menor” como la mejor solución.

    • 17 enero, 2011 en 11:09 PM

      Cosimo,
      Leo tu comentario después de haber colgado la segunda entrada sobre este asunto. En ella verás la triste y divertida (que paradoja) historia del voto en blanco.
      La mayoría de la gente, y no me excluyo, vota casi siempre a los mismos por inercia o por animadversión hacia el otro.
      Por eso es raro que el cambio se produzca tras una legislatura nada mas. Hay que dar mas tiempo al otro partido para que cometa locuras. Si recuerdas, los cambios en nuestra joven historia se han producido por situaciones dramáticas política o socialmente: a) debacle de UCD e intento de asonada b) terrorismo de estado, GAL y corrupción estratosfera c) atentado del 11M y pésima gestión del mismo por el PP y d) previsiblemente, ruina del país provocada por la crisis mundial y la nacional, mas profunda, provocada esta ultima por la errática gestión de este gobierno.
      Es muy raro que, en ausencia de situaciones tan criticas, se produzca un trasvase de votos de un par de millones entre los dos grandes.
      Y, por otro lado, tenemos la pesada carga de los partidos regionacionalistas y aquellos cuyo único programa es robar. Ayudados por nuestra ley electoral.
      Por los mismisimos cataplines, Cosimo.
      Un abrazo

  12. Sarah Guadiana.
    17 enero, 2011 en 5:59 PM

    Es cierto, la indignación es palpable, todos la sentimos y hablamos de ella pero como tú dices Jaime, ahí nos quedamos. Es una extraña mezcla de indignación/impotencia/pataleo/resignación. No conozco a nadie que imagine una solución viable (no se acepta como válido cortar muchísimas cabezas).

    Los políticos no pretenden el interés general porque realmente no son políticos, no dan la talla como tales, son individuos con cierta dosis de egolatría, ansia de poder y codicia.

    Ocupan demasiado tiempo y recursos públicos – es decir dinero aportado por los ciudadanos- intentando nadar y guardar la ropa, cuando deberían nadar, incluso a contracorriente en aguas gélidas, buscando el bien general, dando su ropa a otro ciudadano necesitado y asumiendo que si salían victoriosos de su intento ya se buscarían otra ropa, El interés general sería su motivación.

    No tenemos políticos, tenemos aspirantes a político (de diferente colorido) lo malo es que llevan demasiados años siendo aspirantes, lo que demuestra que no son aptos para esa responsabilidad.

    Estoy de acuerdo con Odile, sería muy interesante encontrar ideas y personas motivadas para sacar adelante un proyecto (tampoco estoy segura de qué proyecto, pero creo que este ya …) entre gente sabia (para ser sabio hace falta vivir mucho y aprender con ello) con experiencia, con capacidad de análisis y reflexión y muy importante, sin ambiciones “poderosomateriales”.

    ¡¡¡Es que yo también estoy indignada y sin ideas viables!!!..

    En fin, que no he arreglado ni aportado nada nuevo ni diferente…

    Besos

    Sara Guadiana

    • 17 enero, 2011 en 11:41 PM

      Hola Guadiana
      !Qué actividad derrochas hoy¡ Como para poner una presa y una central hidroeléctrica.
      No puedo estar mas de acuerdo con lo que dices. Y seguramente tiene mas culpa el sistema que loas personas. Supongo que muchos políticos inician su carrera con ilusión, con romanticismo y con ganas de ser útiles. Hasta que se dan cuenta de que para subir hay que ir despojandose de los pesados principios y valores. Pesan demasiado para ascender con rapidez. Como el lastre y los globos aerostáticos.
      Besos grandes

  13. Sarah Guadiana.
    17 enero, 2011 en 10:42 PM

    Hace poco le lanzaron huevos a la hija de dicho presidente de la Com. Autónoma por la calle y ahora, han atacado al sobrino de su mujer por ocupar el puesto de consejero de Cultura (según dicen, gasta mucho, lo cual me recuerda a “Amanece que no es poco”: “la maté porque era mala.

    Lolita, esto es lo que yo dejo en el aire mientras no se llegue al final de una investigación más profunda: “han atacado al sobrino por ocupar el puesto de….”¿ha sido realmente por eso???

    Si no fuera por motivos políticos este asunto, Rajoy no habría dado importancia política al mismo..

    Otra cuestión que dejo en “stand by”.
    Rajoy y cualquier otro de su clase – político quiero decir, de cualquier color, no hago distinciones- en estos momentos en que todas las artes de distracción son útiles para ellos recurre al victimismo, por lo que su interpretación tampoco es para mi la verdadera, ni siquiera la única posible.

    Estoy de acuerdo, mientras la persona elegida para desempeñar un cargo sea la mejor, o de las mejores posibles para llevar esa nave a buen puerto, buscando la consecución de los mejores objetivos -de interés general- partiendo de la eficiencia en la utilización de los recursos, es perfectamente aceptable y válida

    Besos
    y gracias

    Sarah Guadiana

    • 18 enero, 2011 en 12:03 AM

      Permitidme la intrusión.
      Estoy mas con Guadiana, de momento, quizá por deformación profesional: “nullum crime sien culpa”. No se puede culpabilizar a alguien sin pruebas o claros indicios. Las apariencias no sirven.
      El caso del fantoche de Herman T. Fue similar y mira que le dieron cuerda. Al final creo que se metió en una pelea de borrachos o algo así.
      Pero, apariencia si que hay. Como también es cierto que la calle se moviliza mas contra los gobiernos de derechas que contra los de izquierdas. Estos últimos son mas manipuladores. Frescos están los casos en que políticos de derechas, incluso de centro (Rosa Diez) son abucheados por sicarios enviados por los manipuladores, y tolerado por los rectores “izquierdosos” cuando van a la universidad a dar sus charlas.
      Así es hoy. Parecido a cuando, hace treinta y tantos años (ventajas de ser mayor o viejo) los ultras apaleaban a los progres. Hasta que se les fue la mano ( o no se les fue) y asesinaron a media docena de pobres abogados Laboralistas. Fue el 24 de enero de 1977.
      Esperemos que esto no pase de una cara partida y que no hayan sido los sociatas. Si finalmente son ellos diré, como cualquier político “ya lo dije yo”
      En cuanto a Rajoy, como todos aprovecha la mínima para incordiar.
      Disculpad mi intromisión en vuestro dialogo.
      Besos
      Perdonad la intromisión en vuestro dialogo.

  14. Lolita
    18 enero, 2011 en 12:18 AM

    Sarah, disculpa que quiera ser comedida.

    Besos a todos.

  15. Sarah Guadiana.
    18 enero, 2011 en 12:33 AM

    Jaime,
    no es intromisión,(creo que Lolita estará de acuerdo conmigo) entre otras cosas lo agradable de esta tu casa es que cada uno aporta su opinión, a favor o en contra sin acritud y eso nos aporta a todos, además me encantan los cruces…

    Lolita, no tengo que disculpar nada, sé siempre como quieras ser, comedida, atrevida, prudente, imprudente..

    Te leeré encantada.

    Besos

    S. Guadiana

    PD. Jaime, este caudaloso afloramiento, no es más que eso (hasta yo estoy sorprendida)un caudaloso afloramiento.
    Será que hoy ya toqué el tema de la “indignación” con un compañero de trabajo, asuntos de política local, es decir, ya venía yo caliente!!!.
    Más besos

  16. CORSARIO
    18 enero, 2011 en 1:58 AM

    Pues yo no soy viejo (me gusta más que mayor que parece cursi) ni tampoco joven, el caso es que uno se encuentre bien en su piel. Soy lo suficientemente viejo, como para no aceptar favores del demonio, o como decía un amigo mío brasileño, “tengo un pie en la tumba y el otro en una cascara de platano”, en realidad lo mismo que cuando era joven.

    Digamos que soy un viejo pirata y los viejos piratas nunca mueren, siempre esperan encontrar su tesoro ¡

    Despues de todo supongo que me pudriré con mis sueños.

    Slds

    Corsario

    • Sarah Guadiana.
      18 enero, 2011 en 4:50 PM

      Hola Corsario,
      Precioso comentario, es cierto, en ningún momento de la vida estamos más cerca o lejos del final que desde el mismo momento del nacimiento, da igual la edad cronológica.
      Aunque en muchas etapas o momentos no nos paremos a pensarlo, siempre todos estamos “con un pie en la tumba y otro en una cáscara de plátano”.

      Persigamos los sueños e ilusiones y que nunca nos falten, aunque en el tema de la entrada nos falten ideas como posibles soluciones.

      Besos

      Sarah G.
      PD. encantada con el tema de The Beatles de la 2ª parte de la entrada.

  17. CORSARIO
    18 enero, 2011 en 5:54 PM

    Gracias Sarah

    en realidad mientras el cuerpo y el espiritu estén de acuerdo hay que tirar palante, si uno de los dos falla empiezan los problemas, rebeldes hay que ser siempre, no es patrimonio de los jovenes, nuestro amigo Hessel es un ejemplo ¡

    Los Beatles, por suerte, es un privilegio del que podremos disfrutar nosotros y las genercaciones hasta el fin de los tiempos..

    besos

    Corsario

    • 20 enero, 2011 en 11:47 AM

      Estoy con Guadiana.
      Interesante la filosofía de este Corsario, marino o navegante, tanto da, trotamundos al fin y al cabo.
      Me recuerda a una canción, de la que solo os dejo la última estrofa; prefiero guardármela entera para alguna entrada.
      Seguro que la identificaréis inmediatamente. Ahí va:

      Así que, de momento, nada de adiós muchachos,
      me duermo en los entierros de mi generación;
      cada noche me invento, todavía me emborracho;
      tan joven y tan viejo, like a Rolling Stone.

      Un abrazo

      • Lolita
        20 enero, 2011 en 12:50 PM

        ¡Buenísima!

        “…Ella me dió las llaves, de la ciudad prohibida,
        yo, todo lo que tengo, que es nada, se lo dí.”

        Abrazos y besos.

  18. CORSARIO
    20 enero, 2011 en 8:41 PM

    ….sólo un modesto camionero al servicio de la corona y sin patente de corso. En mis tiempos había leído novelas de marinos de alta mar, recuerdo, como no, La Isla del Tesoro de RLS, la posada del “Almirante Benbow”, también Moby Dick de HM, recuerdo que describían a marinos con una sola pierna, nobles y recios de espíritu, envidiaba los horizontes azules que describían y el aire marino que respiraban.

    Slds Corsario

    • 22 enero, 2011 en 10:07 PM

      Con Lord Jim, de Joseph Conrad, completas el trío.
      Abrazos

  19. Lolita
    20 enero, 2011 en 9:59 PM

    Según las cosas que has contado a lo largo del tiempo, verás otros horizontes azules y no menos interesantes, conocerás lugares que tal vez los que pasamos el día sentados en una habitación nunca conoceremos, verás amanecer y anochecer, conocerás como nadie el otoño y la primavera, al ser humano a fuerza de tratar con personas de diferentes lugares, sus distintas formas de vida…¡Que maravilla!

    ¡Si señor, viva el transporte terrestre!(esto último es una broma).

    Abrazos, Corsario.

    • Sarah Guadiana.
      20 enero, 2011 en 10:45 PM

      Si señor, estoy de contigo Lolita, yo no podría decirlo mejor.

      Besos a todos
      S. Guadiana

      • Sarah Guadiana.
        20 enero, 2011 en 10:47 PM

        lo siento, o sobra el “de” o falta “acuerdo”, el significado es el mismo.

        Más besos

        S.G.

  20. CORSARIO
    21 enero, 2011 en 12:52 AM

    Nos estamos poniendo romanticos y desviando del “indignez-vous” ¡¡

    Lolita yo hace años que busco esos mundos maravillosos que cuentas, por ahora veo sobre todo caminos tortuosos y polvorientos, pero hay que seguir explorando, creo que fué Graham Greene quien dijo que lo importante no es el destino si no el viaje, seguro que os acordais de su famosa novela policiaca “el tercer hombre”,de la que el mismo dijo que “no fue escrita para ser leida sino para ser vista”,gracias a la mágnifica interpretación de Orson Wells y Joseph Cotten, una película memorable no os la perdais,

    slds

    Corsario

    • 22 enero, 2011 en 10:14 PM

      El Indignez Vous es ya historia pasada, bastante ha dado de si.
      No esta mal esto de aprovechar cualquier entrada para, mediante las oportunas variaciones introducidas por cualquiera, hablar de las cosas de unos y de otros.
      ¿Guadiana, Lolita? C’est a vous mes dames.
      Es broma.
      Abrazos

  21. CORSARIO
    21 enero, 2011 en 1:57 AM

    Si señor , buena musica y buen cine : “the third man”

    para los nostalgicos :

    slds

    Corsario

  22. María Pilar Tortosa del Carpio
    28 marzo, 2011 en 5:59 AM

    Preocupa donde nos llevarán

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: