Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > ALIANZA, YIHAD, GUERRA SANTA…(2)

ALIANZA, YIHAD, GUERRA SANTA…(2)

….continuación del anterior “post”.

Circula por la red, y aunque existen fotos no puedo asegurar que sea cierto, lo sucedido en una “reciente” (destaco el término porque a pesar de que he visto entradas de distintas y distantes fechas, en casi todas ellas se menciona “reciente”) manifestación de islamistas celebrada, con la autorización pertinente, en Londres. Los promotores la organizaron bajo el lema de “la Religión de la Paz”. Las fotografías muestran rostros y actitudes de una extraordinaria crispación y agresividad, bajo pancartas con leyendas que llamaban a la muerte y al exterminio del infiel. La manifestación terminó como empezo, sin oposición por parte de las autoridades. Imaginemos qué hubiera sucedido de producirse este acontecimiento en país musulmán y contra la religión del Islám, aunque es un supuesto impensable.

————————————————-

Lo que sí es cierto, es el debate que desde hace tiempo se está produciendo en varios países en torno al uso de los diferentes tipos de velo islámico (hiyab, niqabs o burkas), y a su posible prohibición en espacios públicos. La restricción en el uso se plantea aduciendo razones de seguridad (identificación de la persona), de uniformidad (colegios) o por motivos que hacen referencia a la sumisión de la mujer que se ve obligada a utilizarlos. Asi, según el Corán:

“Di a los hombres creyentes que deben bajar su mirada y proteger su pudor, esto será una mayor pureza para ellos, y Dios está bien enterado de todo lo que hacen.
Y di a las mujeres creyentes que deben bajar su mirada y proteger su pudor, y que no deben mostrar su belleza y adornos, excepto lo que sea visible por sí mismo, que deben colocar sus velos sobre su pecho y no mostrar su belleza, excepto a sus maridos”. (Corán 24:30-31)

Yo puedo entender que esto moleste a los seguidores del Islam, para quienes este asunto es cuestión religiosa y saben que en los países occidentales hay una casi absoluta libertad de indumentaria, hasta tal punto que exigen esa libertad para uso de velo, cuando ellos no la conceden para el “no uso”.  Porque resulta que los países musulmanes, que también piden respeto hacia sus costumbres, exigen a la mujer occidental el uso de velo en suelo islámico (en la foto, Michele Obama que por lo visto ha provocado un escándalo al estrechar la mano de un hombre) y no hay oposición: hay respeto. Yo soy muy respetuoso con las personas y con las culturas y acepto que la libertad sea restringida si su ejercicio atenta contra la dignidad de otros. Lo que no puedo aceptar es que los conceptos de libertad y de dignidad sean diferentes para unos y para otros o que la libertad y dignidad de unos esté por encima de las de otros. Ni siquiera utilizando la religión como argumento. El del velo me parece un debate legítimo. No es un ataque al Islám.

————————————

Aún con todo, estos problemas podrían ser tolerables si se quedaran en debates, conflictos diplomáticos, manifestaciones o pancartas. Porque cualquiera de los asuntos que hasta aquí he descrito, excepto las muertes producidas en la fatwa contra Rushdie han quedado en eso y porque las pretendidas agresiones de occidente al Islam son incruentas. Pero –y esto es lo que me ha motivado a escribir esta entrada-, ¿cómo habría de reaccionar occidente o el cristianismo ante los intentos –y actos reales- de exterminio contra quienes lo practican en suelo musulmán, que se están produciendo desde hace meses, y que no parece molestar en exceso –a la vista de la poca repercusión que tienen– a los gobiernos occidentales?

Porque en casi dos docenas de países islámicos, desde Marruecos a la India y en parte del sudeste asíatico, los cristianos son hoy objeto de persecución implacable que, en muchas ocasiones ha terminado con asesinatos sangrientos. Haciendo un repaso muy somero, se destacan casos como los siguientes:

– Octubre 2010. Rawalpindi, Pakistán. Una docena de creyentes asaltan una iglesia; atan al pastor y a su familia y profanan la biblia y la iglesia.
– Noviembre 2010. Bagdag. Asaltan una iglesia y retienen a 100 católicos. En el intento de liberación se producen 52 muertos.
– Enero 2009. Malasia. Diversos ataques sufridos por lugares de culto cristianos. En cuatro días, nueve iglesias y templos fueron atacados con cócteles Molotov.
Maruecos. Extremistas musulmanes se dedican a través de Factbook a la caza, captura de docenas de cristianos “convertidos”, a los que llaman “evangélicos hienas” o “lobos con piel de cordero” y que tratan de “trastornar la fe de los musulmanes”.
– Nuevos ataques con más muertos en Bagdag. El objetivo –la expulsión de los cristianos, un nuevo éxodo– se está consiguiendo. Los cristianos huyen a territorio del Kurdistán iraquí.
Indonesia. Durante los seis primeros meses de 2010 se registraron 28 actos violentos de “grupos intolerantes”, frente a los 18 del conjunto del año pasado y a los 17 ataques de 2008, según un informe del Instituto Setara para la Democracia y la Paz.
– Julio 2009. Nigeria. Sangrientos enfrentamientos entre fuerzas del orden e islamistas radicales registrados ayer en un Estado del noreste de Nigeria se propagaron por toda la región y han causado 65 muertos.

Son casos aislados seguramente, pero son muchos, y cuyos autores son radicales islámicos. Lo que me inquieta es la escasa repercusión que tienen en Europa y la casi inexistente condena –rayana en el “laisez faire, laisez passer”- de los gobernantes de países musulmanes ante esta radicalización criminal. Y más me inquieta aún que la mecha encendida, ante la escasa respuesta, se propague.

——————————————–

He pretendido reflejar en esta entrada una situación que, lejos de apaciguarse, parece que toma aceleración y que, si no se controla, puede derivar en un conflicto civil de dimensiones incalculables. Una WWIII entre civilizaciones que puede hacer estallar al planeta sin que hayamos tenido tiempo de buscar otro en el que pedir asilo, tal como sugería Stephen Hawking.

Por eso, la Alianza de Civilizaciones puede tener sentido como concepto y -ojalá- como objetivo. Pero, lamento mucho decirlo, no bajo la batuta de Sampaio, Zapatero, Erdogan o Ban Ki Moon. Ni sobre las bases de la famosa e inútil para muchas cosas doctrina del buenismo zapateril. Está bien que tratemos de no molestar demasiado con asuntos como nuestra blandura oficial -apelando a la razón de estado– en el asunto del ataque marroquí al campamento de la dignidad en Sahara Occidental, e incluso caerles bien promoviendo la enseñanza del árabe como segunda lengua extranjera en Andalucía, como pretende la Junta. Pero, en serio, esta postura no nos lleva a otro sitio que a una retirada paulatina y una constante humillación. No pretendo, desde luego, responder con las armas ni con la agresión. Pero sí con una diplomacia enérgica y un establecimiento, sin fisuras, de principios de reciprocidad. Es tarea de grandes líderes por ambas partes. Pero ¿dónde están esos grandes líderes?

Cada uno tiene su Dios, que al final suele ser el mismo, como al principio lo fue. Y nadie puede pretender que su Dios sea más dios que el Dios del otro. Ni puede obligarle a aceptarlo con la fuerza de las armas si con la de la razón no ha sido capaz. Por eso, para que todos puedan cantar con voces distintas a su dios y decir que es el verdadero, os dejo MY GOD IS REAL. Como digo, puede cantarla cualquiera que crea –o que esté seguro- de que su Dios es el verdadero. Es una preciosa canción de Gospel (God Spell, Dios anuncia) que sin duda –y, claro, siempre que la escuchéis, que me he enterado que pocos lectores escuchan mi música-os gustará. A pesar de que hay una versión buena de Johnny Cash e incluso otra de Jerry Lee Lewis, como esta es una pura canción gospel os la dejo en boca de la extraordinaria Mahalía Jackson.

 

There are some things I may not know
There are some places I can’t go
But I am sure of this one thing
That God is real for I can feel Him in my soul

My God is real, He’s real in my soul
For He has washed and made me whole
His love for me his precious love, is like pure gold
My God is real, for I can feel him in my soul

Now I cannot tell just how you felt
When my blessed, blessed, blessed, Jesus
Took all your sins away
But since that day, neighbors, ha-ha-ha
Since that hour my God is so real
Because I felt his holy ghost power
Oooh-oh

My God is real, I’m tellin’ ya now
He’s real in my soul
For He has washed and He’s made me whole
His love for me-e-e-e is like pure gold
My God is real, for I can feel him in my soul

Yes, my God is real
How well I can feel him in my soul.

Anuncios
  1. 14 noviembre, 2010 en 1:21 PM

    Según Pedro Buendía, experto del Grupo de Estudios Estratégicos en su comentario a la declaración de Derechos Humanos en el Islam, publicada en la página Web del Grupo de Estudios Estratégicos, (www.gees.org):

    “La parte más grave de la Declaración es aquella que afirma “Todo ser humano tiene derecho a prescribir el bien, y a imponer lo correcto y prohibir lo censurable”. Bajo esta filantrópica expresión alcoránica (al-amr bi-lma’ruf wa-n-nahi ‘ani-l-munkar, 3:104), la Declaración oculta un concepto islámico de la moral pública que, en el plano práctico, equivaldría a autorizar a todo el mundo a fiscalizar la vida de su vecino y, en última instancia, a emprender particularmente la acción política represiva. “Imponer lo correcto y prohibir lo censurable” es, en efecto, una parte esencial del programa político del yihadismo internacional, y desde luego es una conducta que han aplicado los regímenes musulmanes más represivos, como el sudanés, el talibán, el iraní o el de Arabia Saudí, donde incluso hay departamentos de policía moral con ese nombre “Al-amr bi-l-ma’ruf wa-n-nahi ‘ani-l-munkar”.

    Pues bien, si consideramos estos principios, que aparecen en el mundo islámico como esencia de la filosofía que debe presidir la vida de todo “buen musulmán” y su relación con los no creyentes, difícilmente podrá nunca llegar a concretarse un entendimiento razonable entre Occidente y el Islam.

    En cuanto a la intansogencia de los musulmanes respecto del cristianismo hemos de comenzar por señalar que según la doctrina islámica se define como los “asociadores”, a los que reiteradamente se refiere, a todos los politeístas afirmándose que los cristianos, en cuanto que defienden el Dogma de la Santísima Trinidad, declaran la divinidad de Jesús y elevan a sus santos a los altares, han de ser considerados politeistas y por tanto “asociadores”, ya que tales creencias son contrarias al principio esencial del Corán de que “Dios es Uno”

    Así en la Sura “Al taueba” (El arrepentimiento), o Sura 9ª, aparecen algunos versículos esclarecedores al respecto; entre ellos citaremos tan solo el versículo

    9,5: Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores dondequiera que les encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes”.

    La recomendación no puede ser más explicita, y aquí si que no cabe interpretar matarles por “mantener con ellos un debate intelectual”
    El pasado 30 de junio el “Financial Times” publicó un artículo de Jonh Lloyd en el que su autor formulaba una pregunta clave para tratar de definir las relaciones del Islam y Europa:

    ¿Puede un musulmán devoto ser leal a un Estado laico?

    O dicho con otras palabras:

    ¿Será posible que los musulmanes europeos puedan separar, de modo expresamente diferenciado, el ámbito de su fe y la piedad con la que la defienden y practican sus ritos, y el ámbito de sus derechos y obligaciones civiles impuestas por la legislación del Estado en el que residen o del que formen parte?

    La cuestión es efectivamente crítica, y las consecuencias derivadas de ella, inmensas.

    Una de las consecuencias es que al igual que los musulmanes exigen respeto a su fe y libertad para su práctica, deberían corresponder, pues tales son las leyes de las sociedades occidentales, con un pleno respeto hacia las posiciones religiosas o filosóficas de los demás, especialmente de aquellas para las que el Islam exige una mayor beligerancia y falta de respeto.

    Nicolás Sarkozy en su libro publicado por la editorial Gota a Gota de la fundación FAES, bajo el título “La República, las religiones, la esperanza”, nos presenta las siguientes conclusiones:

    Los Estados deben garantizar el respeto y la promoción del culto de las distintas religiones que se practiquen en sus territorios, pero, en el caso de la Unión Europea, deben mostrar una especial sensibilidad hacia el cristianismo, que no solo es una religión, sino que es la base de nuestra cultura.

    Entre los sistemas defendidos en distintos países europeos en relación con le Islam, el “multiculturalismo” y la “asimilación” y pese a reconocer los fallos de ambos sistemas, Sarkozy defiende la exigencia de integración de los musulmanes a la cultura occidental para evitar la formación de “getthos” culturales o la deriva de los ciudadanos europeos musulmanes hacia la violencia
    del “yihadismo” integrista.

    Su pensamiento se puede resumir en la frase dirigida por Sarkozy, en un programa televisivo, a una defensora del uso del velo o “chador” por las jóvenes musulmanas en las escuelas francesas:

    “Al igual que los cristianos tienen que quitarse sus zapatos, por respeto a las tradiciones musulmanas, al entrar en una
    mezquita, las musulmanas se tiene que quitar el velo, por respeto a nuestra tradición de escuela laica, al entrar en un
    colegio.”

    Solo un proceso de “integración” cultural del Islam en los esquemas sociológicos y de derechos y libertades Occidentales permitiría la coexistencia de Islam y cultura occidental, del modo en que es posible la coexistencia entre cultura occidental y cristianismo.

    En ese sentido, y como muestra de la evolución del Islam se señala, por ejemplo, la diferente redacción que se propugna entre las corrientes integristas y las más moderadas, del último inciso del versículo 34 de la Sura An-Nisáa (Sura 4ª La mujer):

    “En relación con aquellas mujeres de las que tengáis pruebas de su hostilidad, hacedlas entrar en razón, evitad su intimidad e imprimid en ellas la necesidad de un cambio” (Versión moderada)

    “Respecto de aquellas mujeres de las que temáis que no os serán sumisas, reñidlas, relegadlas a sus habitaciones, y golpeadlas” (versión Integrista)

    En cualquier caso, con ser groseras las diferencias entre una y otra versión, se olvida que lo esencial de la cuestión no se encuentra en este último inciso del versículo, si no en su primer inciso, que ambas corrientes declinan de modo idéntico:

    “Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos más que a otros y de los bienes que gastan.”

    Lo que implica una sumisión de la mujer al hombre contraria a los principios de la Declaración Universal de Derechos Humanos y difícilmente conciliable con ella.

    Son estas, y otras cuestiones fundamentales referidas a la falta de respeto por parte del Corán a aspectos concretos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, las que dificultan una verdadera integración del Islam en la cultura occidental.
    En una entrevista publicada por Abc con el líder de la comunidad musulmana norteamericana Ahmed Younis, abogado de origen egipcio y Director del Consejo de Asuntos Musulmanes de los Estados Unidos, quien realiza algunas manifestaciones que merecen la pena ser comentadas.

    El entrevistado se va por las ramas en todas sus contestaciones, de las que se desprende que, a su juicio, toda realidad musulmana incómoda, como sean el terrorismo yihadista salafista, Arabia Saudí, el régimen de los Ayatolas, o los ortodoxos integristas islamistas no representan al verdadero Islam, y que todo aquel que es amenazado o vituperado por los musulmanes radicales lo será por
    su propia culpa, pues el entrevistado considera que todos ellos —v.g. Ratzinger, Iris Ali o Deligoez— han actuado equivocadamente y por lo tanto están pagando sus errores.

    Por su parte, y en relación con el velo, que es lo que ahora nos interesa, realiza la siguiente manifestación:

    “Es ridiculo decir que el velo es un símbolo del choque de civilizaciones. Es completamente ridículo y no está basado, ni remotamente, en el conocimiento de la realidad. Yo puedo añadir que no es obligatorio llevarlo según la Ley Islámica. Pero yo defiendo el derecho (de las mujeres) a llevarlo, si quieren”

    Me sorprende que la conclusión del entrevistado y
    me asalta una duda en relación con tales argumentos.

    Si eso que dicen fuese así, si existiese libertad de decisión a cerca del uso del velo por la mujer musulmana, y por tanto su uso no fuera una muestra de discriminación y sometimiento de la mujer, sino una opción cultural e identitaria voluntaria, cabría hacerse esta pregunta: ¿Porque será que dos mujeres musulmanas no islamistas, la diputada holandesa de origen somalí Iris Ali, y la diputada alemana de origen turco Ekin Deligoez, han sido amenazadas por los militantes islamistas de sus respectivos países por manifestarse contra la imposición, sino ya legal si cultural, del velo a la mujer en las sociedades musulmanas incluso en los países occidentales?

    Mientras tanto el GAN para la Alianza de la Civilizaciones ha presentado sus conclusiones en Ankara a sus paladines Rodríguez, Erdogan y Annan, en las que, al parecer y según informa la prensa, se hace referencia a la realidad de las mujeres en el mundo musulmán de pasada, mientras se hace hincapié en que “en materia de derechos de la mujer hay muchas mejoras que introducir en los países occidentales.”

    El mundo al revésw.

    Finalomente. En un informe de la fundación británica “Internacional Release” difundido por varios medios de comunicación españoles, se estima que en el mundo durante este año 2007, al menos 250 millones de cristianos serán perseguidos por causa de su Fe.

    Persecución que en algunos casos, como sucede en Arabia Saudí, llega a las condenas a muerte para los musulmanes que abandonen la fe de Mahoma y abracen la Cristiana, por el delito de apostasía, o incluso para quienes propaguen la Fe Cristiana.

    Y mientras tanto el Gobierno Socialista español, anunciaba entonces por boca de su Ministro Moratinos, siempre tan oportuno la convocatoria para el segundo semestre del año 2007 de una “Conferencia sobre Islamofobia” a celebrar, precisamente, en Córdoba, para tratar sobre la “intolerancia hacia los musulmanes, problema que empieza —según las palabras de Moratinos— a adquirir carácter alarmante”.

    Sin embargo echo de menos una convocatoria similar del Gobierno Socialista español para tratar sobre la intolerancia creciente hacia los cristianos en
    el mundo, la “cristianofobia” —que se incrementa no solo entre los musulmanes sino también entre los progresistas dogmáticos occidentales— y la persecución al cristianismo en nuestro planeta, que
    sinceramente creo que también está “empezando a adquirir carácter alarmante”.

    • 14 noviembre, 2010 en 10:03 PM

      ¡¡¡Desperté de nuevo a la bestia!!!
      Pero Buendía, ¿no era la familia de 100 años de soledad? Es broma, Jesús.
      Decía Lord Byron algo así como “cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro”. Pues en esto, pasa algo parecido: “cuanto más conozco sobre el islam, más aprecio mi propia religión”. Y para que nadie piense que comparo –aunque sea metafóricamente y por exigencias del guión que yo mismo escribo– al cristianismo con un perro, especificaré que “mi religión” se basa en pocos principios: dignidad, lealtad y respeto a los demás. Si, además ayudas al prójimo en lo que puedas, eres un santo.
      Porque será un tópico, pero en nombre de las religiones que han olvidado esos principios, se ha matado y se ha robado mucho. Hoy, la que excluye, la que elimina la libertad y en muchos casos la dignidad y la que no respeta al que discrepa hasta el punto de eliminarle, es el fundamentalismo islámico.
      Hubo tiempos en que ese jeroglífico impronunciable que mencionas (prescribir el bien, imponer lo correcto y prohibir lo censurable), era practicado por otras religiones. Afortunadamente esos tiempos quedaron atrás. Como espero que queden atrás estos; me resisto a aceptar como inexorable tu mención en el sentido de que “difícilmente podrá nunca llegar a concretarse un entendimiento razonable entre Occidente y el Islam“. Y, si puedo elegir, prefiero quedarme con este otro desideratum de un sabio como tú: “solo un proceso de “integración” cultural del Islam en los esquemas sociológicos y de derechos y libertades Occidentales permitiría la coexistencia de Islam y cultura occidental, del modo en que es posible la coexistencia entre cultura occidental y cristianismo“.
      Pensemos que es posible y que, en digna reciprocidad y con la necesaria lealtad, occidente e islam respeten las esencias culturales de los estados en los que sus ciudadanos hayan decidido asentar sus vidas. Es necesario aprender a ejercer el dificil arte de convivir en (relativa) paz.
      Porque, si no ¿que opción hay? exclusiones, expulsiones, persecuciones, exterminio……unos para imponer su ¿verdadera? religión,….otros para ejercer su ¿legítima? defensa. Dios (cualquiera de ellos) nos pille confesados.
      Pero, ya lo dije, para relajar la tensión y emprender un camino en el que el Sentido Común sea la directriz, se necesitan líderes. Moratinos, Zapatero, Erdogán, Sampaio, Ban Ki Moon……no dan el perfil.
      Un abrazo y descansa, Jesús.

  2. Cosimo Piovasco di Rondò
    14 noviembre, 2010 en 4:59 PM

    Buen resumen Jaime, pero uff, no sé por donde empezar. Mejor ni empiezo, porque además me declaro un lego total en esta materia, sobre la que me gustaría saber más, el problema es elegir bien la fuente de información.

    Las diferencias entre le mundo mundo occidental y el islámico son evidentes en lo que a derechos humanos se refiere, pero no creo yo que el problema esté en la raíz, sino en los mandatarios y en el protagonismo que las religiones han tomado en cada uno de los sistemas a lo larGo de los cinco últimos siglos. También soy lego en materia religiosa, pero quizá los principios que se encuentran en la Biblia no disten mucho de los que se manifiestan en el Corán, lo que ocurre es que en los paises occidentales nuestros gobernantes han sabido despojarse del lastre religioso. Por eso yo me declaro totalmente a favor del laicismo, también en el mundo occidental, naturalmente. Que cada palo aguante su vela y cada creyente a su religión. Las religiones han demostrado ser un lastre para cualquier progreso, sin ir más lejos en España, a lo largo de siglos y durante la dictadura franquista, los dirigentes de la iglesia católica y su influencia en lo “público” han hecho mucho daño.

    En cuanto a la Alianza de Civilizaciones, creo que es un buen proyecto. Naturalmente no soy tan ingenuo para pensar que veré una solución al problema antes de morir, pero veite o cincuenta años en la historia no son nada. Y si no se aboga por una aproximación entre el mundo occidental y el islam ¿qué nos queda? ¿matarnos a palos? ¿construir un muro? ¿No sería mejor tratar de buscar una aproximación? ¿O es que todos los islamistas son terroristas?

    De tu primer post me ha gustado mucho el comentario que haces sobre Zapatero y Erdogan y la paradoja que puede suponer su apoyo al diálogo de civilizaciones, pero me choca que en tu segunda entrada desconfíes de ambos como promotores del diálogo. Yo, en cambio, creo que ambos son interlocutores válidos, precisamente por su falta de radicalismo y por la distancia con la que pueden abordar el problema.

    Creo que Turquía es el ejemplo, que el legado de Ataturk es el camino a elegir por los paises islámicos y la Alianza de Civilizaciones podría ser el marco impulsor para ello.

    Y lástima que esta crisis económica ha dejado en un segundo plano y sin recursos cualquier otro problema, incluido este programa.

    Por cierto ¿qué coño hace nuetro monarca el “bobón” en Abu Dhabi? ¿Trabajar en favor de la alianza de civilizaciones? Un ejemplo más del cinismo occidental, que el jefe del estado Español ande por ahí. A mi que a esta monarquía le quedan dos cortes de pelo. Os dejo vínculo a la entrada en Wiki sobre los derechos humanos de los Emiratos Arabes Unidos ¿o es que estos no son malos porque no amenazan a occidente?.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Derechos_humanos_en_los_Emiratos_%C3%81rabes_Unidos

    Cuando fui a Estambul me lei “Estambul” de Orham Pamuk, un retrato del Estambul de finales del XIX y de la primera parte del XX, en parte con los recuerdos de su infancia y juventud y en parte con memoria “robada” a escritores y poetas occidentales y turcos que escribieron sobre Estambul. Un libro de memorias, bien escrito y entretenido, pero con un poso de tristeza y amargura.

    Esta vez mi comentario está un poco deslavazado, será cosa de los domingos.

    Abrazos,

    Cosimo Piovasco di Rondó

    • 14 noviembre, 2010 en 11:01 PM

      Gracias Cosimo
      Me acaba de pasar una de esas cosas que hacen a uno odiar la informática y mendar a paseo esto. Tenía ya terminada mi respuesta a tu comentario y, antes de enviarla, se me ha ocurrido pinchar el link que mandas sobre EAU. Cuando he vuelo a la página del blog, mi comentario había desaparecido, “porco governo”.
      En fin, decía que tienes razón, que el problema está en los gobernantes, no en la raíz de las religiones. Pero cuando en lugar de ser una democracia el sistema de gobierno, es una teocrácia, como sucede en la mayoría de países islámicos, el problema se agiganta.
      Los tiempos de franco pasaron, como pasaron las cruzadas y la inquisición. Hoy, la religión -al menos en occidente- no es un anacronismo. Al fin y al cabo la cultura europea -y hablamos sobre todo, como en el comentario y respuesta a Jesús- de cultura tiene sus raices en el cristianismo. Yo no me siento hoy incómodo con que España sea un estado aconfesional y realmente no veo la diferencia práctica entre aconfesional y laico (Francia lo es). Si en España el 80% de la población se declara católica y la iglesia se financia directamente por los contribuyentes que quieren sostenerla (la famosa x del IRPF) ¿por qué hay que excluirla? Hace poco el Príncipe hablaba de Cáritas como institución activa y beneficiosa para la población. Yo estoy de acuerdo en que siga siendo así. Y, sin reconocerme católico -no practico ni tengo creencias que pudiran llamarse, ni de lejos, “profundas”- estoy en contra de la abolición de los símbolos religiosos en los colegios porque una minoría así lo quiera; estoy en contra de la hipocresía de algunos de “laicizar” (supongo que no existe el verbo) ceremonias de raíz cristiana para hacerlas simplemente “fiestas”, como los bautizos y las comuniones (no así el matrimonio, que es simplemente un contrato civil entre dos partes, en el que la “cosa” y el “precio” como elementos básicos del contrato son el amor y la lealtad mutuas).
      Estoy, en fin, en contra de las exclusiones, especialmente cuando el que quiere excluir es minoría y el potencial excluido mayoría.
      Bueno, yo si que estoy “deslabazando”. Retomo el asunto.
      Como decía en mi entrada, la Alianza me parece un proyecto importante y con unos objetivos de gran trascendencia. Y, como creo eso, creo tambien que necesita unos líderes “serios”, a los que los demás líderes mundiales respeten y valoren. Y ni Sampaio, ni Zapatero, ni Erdogán, ni Ban ki Moon generan respeto en el entorno internacional. Necesitan “seniority” y cierta influencia emanada de cualquier poder fáctico; sea económico o -triste decirlo- bélico.
      De Erdogán quizá tenga sentido hablar en el futuro, porque un asunto de transcendencia es la posible integración de Turquía en la UE.
      En fin, Cosimo, respecto al Borbón que quieres que te diga. Creo que fue a Abu Dhabi a ver la carrera de Formula 1; pero no me hagas mucho caso, igual fue a otra cosa. Esos paises no son ni Islamistas ni “ná de ná”. Son fincas particulares de señores feudales que pagan muy bien a sus jornaleros. Pero tienen dinero, petróleo y han comprado a mansalva bonos soberanos de paises occidentales y participaciones industriales de empresas globales. Si, además, actúan como colchón de aire entre Islam y Occidente, ¿qué más se necesita?. Se trata, nada más, que de la misma manera que reacciona USA, Francia y -por fuerza- España, con el asunto del Sahara: “no me incordiéis a Mohamed VI”. Razón de Estado.
      Un abrazo

  3. Cosimo Piovasco di Rondò
    15 noviembre, 2010 en 12:15 AM

    Vaya, me iba a acostar y se me ha ocurrido echarle un vistazo a tu blog.

    ¿Qué es ser católico? Yo es que no sé cómo se hacen las estadísticas. El CIS hizo una encuesta en el 2010 y, en efecto, parece que el 73% se autodeclaró católico, pero curiosamente sólo un 13% de los así autodefinidos se declaró practicante habitual, es decir un 10% deltotal. Si dejamos de lado los “automatismos” en las respuestas, probablemente son pocos los católicos; quizá sean más aquellos que “quieren creer que creen” (San Manuel bueno y martir, que extraordinaria novelita de Unamuno), aunque no sepan exactamente en qué, pero en algo que de explicación a los tres pilares de cualquier religión: de donde venimos, qué hacemos aquí y a dónde vamos y como tenemos al Dios de los cristianos tan “a mano”, pues a eso vamos.

    Creo en el laicismo, aunque mi postura no será absolutamente beligerante. En cuanto a los símbolos en los colegios, me parece estupendo qeu en un colegio religioso existan crucifijos, la religión forma parte de su ideario. Pero no entiendo bien por qué motivo en un colegio público, por poner un ejemplo, en una sociedad multicultural y multirreligiosa deben existir símbolos religiosos con los que posiblemente una amplia minoría de los alumnos no se sienten identificados ¿qué necesidad hay de ello? ¿tan sólo por “tradición” de un país católico que ha dejado de serlo? Es que no le veo la “razón” y no me vale la “tradición”

    Existe una opinión generalizada de que los valores occidentales provienen del cristianismo. Quizá no sea así, quizá el progreso vino de la mano de los principios de la Ilustración: razón, libertad e igualdad, bastante lejanos por cierto de los valores que históricamente ha puesto en práctica la religión cristiana.

    Y lo digo desde el mayor respeto a todos aquellos que creeis en el Dios de los cristianos y que formáis parte del a iglesia católica, apostólica y romana.

    Volviendo al tema de tu entrada, el problema del Islam es el problema de todos los totalitarismos. Algunos se han superado, incluido el totalitarismo histórico de nuestra cultura occidental (con la revolución francesa como punto de inflexión) o el terrible totalitarismo de los paises marxistas (Stalin: un muerto es una tragedia, medio millón de muertos una estadística). ¿Por qué no va a ser posible la superacion del Islam en un mundo globalizado?

    Qué deslabazado!!

    Abrazos

    Cosimo

    • 15 noviembre, 2010 en 4:51 PM

      Empezando por el final, claro que es posible una superación del Islam, o al menos del fundamentalismo islámico, en un mundo globalizado. Estaríamos listos si considerásemos que no es posible. Problemas mas aparentemente insolubles se han superado. Pero así como creo que la via es el díálogo, también creo que ese diálogo debe ser firme y planteado sin complejos por parte de occidente y firme y sin agresiones excluyentes por parte del Islam. Firmeza y reciprocidad: el viejo chiste del dentista y su paciente.
      Y regresando al principio, claro, si usamos las encuestas no tratemos de reinterpretarlas con “automatismos de respuestas” o si católico no practicante no es católico. Si un 73% se declara de una determinada tendencia, no buaquemos el detalle de esa tendencia, excepto que la resolución del debate en el que estamos nos lo aconseje. Porque cuando yo hablé de encuesta y tu contestas con encuesta nos referimos, parece, al mismo “sub-debate” (valga el término) de excluir la iglesia, la tradición cristiana o sus símbolos de la vida cultural de los españoles. Y casualmente -viene al pelo- esta madrugada he escuchado en alguna radio (uso la radio como almohada) que el 74% (mas, menos) de los españoles está contra la retirada de los símbolos religiosos de las escuelas. No desciende al debate de si pública o no, o concertada (que creo que son los colegios religiosos), pero son tres cuartas partes de la población.
      ¿Que en un colegio concreto hacen una encuesta y deciden por mayoría quitar los símbolos? Me parecería perfecto, porque aunque no en todas las facetas de la vida la mayoría debe prevalecer, en estas cosas sí.
      Pero, personalmente, me opondría a que en un asunto como este una minoría excluyente erradique una tradición de siglos. La iglesia ha hecho daño, ya lo he dicho en varias ocasiones, pero no creo que, hoy, la tradición cultural vinculada al simbolismo religioso sea muy dañina.
      Yo también creo en el laicismo y, de hecho, reconozco que veo demasiada diferencia con el “aconfesionalismo” a efectos prácticos, pero vuelvo a lo de antes. Si en un aspecto para muchos tan sensible, y en mi opinión relativamente inocuo hoy en día, como este una minoría, con el impulso del gobierno de turno se impone a una mayoría, lo que se consigue es un ensanchamiento de la grieta social: las dos españas. Porque el siguiente gobierno, si es de otro color, trataría -también con legitimidad- volver a la tradición que quiere la mayoría. La política del péndulo.
      Dejemos que la sociedad evolucione y que las cosas que no hacen daño vayan cambiando con el transcurso del tiempo, sin violentar colectivos ni tradiciones.
      Otra cosa sería que se impusiera una religión o una práctica determinada. Ahí, estaría totalmente en contra. En fin, me aburre lo neutral que soy a veces.
      Yo no he dicho que los “valores occidentales” procedan del cristianismo, aunque la doctrina cristiana contiene valores muy notables. He dicho que la raíz cultural europea tiene mucho que ver con la cultura cristiana.
      Los tres pilares a que te refieres los redefinieron los hermanos Marx con su famosa frase: ¿Quiénes somos? ¿A dónde vámos? Y, sobre todo, ¿de dónde venimos que traemos tan sucios los pantalones?
      También con todo el respeto, Cosimo,
      Un abrazo fuerte

      • Cosimo Piovasco Di Rondò
        15 noviembre, 2010 en 5:03 PM

        Yo creo que en cuestión de creencias -y circunscrito al asunto de este debate particular- no se trata tanto de valorar la relación mayoría/minoría, sino de respetar las creencias ajenas en una sociedad multicultural y multirreligiosa y no imponer las propias, empezando por los símbolos, que creo que tienen mucha trascendencia. En este caso ya digo que la tradición no me vale. Eliminando símbolos no imponemos creencias. Imponiéndo símbolos si lo hacemos. Es mi “sentido común” qeu por supuesto respeta cualquier otro, como en este caso el tuyo.
        Abrazos fuertes también!
        Cosimo

      • 15 noviembre, 2010 en 9:12 PM

        Bueno, al menos, aunque mantengamos alguna discrepancia los comentarios van adelgazando.
        Yo no creo que se estén imponiendo símbolos; de hecho se han eliminado de la mayoría de centros públicos donde antes eran presentes. Y sigo manteniendo mi opinión (mi opinión, nada más) en el sentido de que supone más imposición eliminar algo que desea la mayoría que mantener algo que no quiere la minoría. Sucedió -aunque sea un ejemplo torpe- con los símbolos del franquismo (estatuas, nombres de pueblos, de calles). Se eliminaron por una decisión lógica y porque la mayoría lo quería así. Probablemente, haberlo hecho en el año 77, de golpe, hubiera sido un error. Se hizo paulatinamente y todos contentos.
        No es tanto cuestión de creencias sino de oportunidad. Las mayorías y las minorías cambian con los tiempos y las tradiciones pierden relevancia.
        No hay más que ver como Santa Claus (¿recuerdas el gordito rojo?), halloween y otras tradiciones no cristianas van suplantando, sin violentar a nadie, a los reyes magos y la fiesta de difuntos.
        Abrazos
        Abrazos

  4. 15 noviembre, 2010 en 11:03 AM

    Solo un dato interesante para tu reflexión Barón; En los últimos tres años el número de contribuyentes que ponen la x en la casilla de la Iglesia Católica ha ido creciendo a un ritmo superior al 10% de incremento anual. La gente no será practicante, allá cada uno con su fé de carbonero, pero creen que la Iglesia sí que cumple un papel importante en la Sociedad. Y llegado el momento trágico de la muerte piden un confesor.

    Jesús

    • 15 noviembre, 2010 en 5:00 PM

      En lo de la x, hay un elemento movilizador adicional: muchos creen -yo entre ellos- que la alternativa, la x para “fines sociales”, se utiliza con criterios excesivamente partidistas o movidos por amiguismo.
      No digo que sea así, solo digo que yo también lo creo. Si la alternativa a la x de la iglesia fuera a destinos a determinar no por el gobierno sino por algún tipo de comisión ética o humanitaria nombrada por el Parlameno, a lo mejor el ritmo sería decreciente.
      Un abrazo

  5. Cosimo Piovasco Di Rondò
    15 noviembre, 2010 en 12:18 PM

    Gracias por el dato Jesús, pero no creo que exista una equivalencia entre ser “católico” y poner la x en la cassilla de la iglesia en el IRPF. Lo compruebo en mi entorno. La asignación a fines de la iglesia católica tiene un claro componente político. De todas formas, no quiero que mis críticas a la iglesia se interpreten como un elemento corrosivo, nada más lejos de mi intención. Soy consciente de la labor social qeu los miembros de la Iglesia Católica llevan a cabo (ej. Cáritas). No me incumben las reglas morales que la iglesia inculque a sus fieles en el ámbito de lo “privado”, aunque no estoy de acuerdo con muchas de esas reglas (allá cada cual, como tu dices, y suerte de aquellos que tengan una fe verdadera, poder vivir con esperanza es una maravilla y ya me gustaría a mi). Donde pongo la duda es en esa pretensión de la iglesia, o más concretamente, de los dirigentes de la conferencia episcopal, de tratar de imponer a la sociedad (cualquiera que sea su credo o su “no” credo) las reglas morales qeu deben presidir lo “público”. Durante siglos han cumplido su objetivo, con evidentes resultados (que cada cual los interprete a su modo) y pretenden seguir haciéndolo, pero creo que es algo que está ya fuera de su tiempo. Afortunadamente.

    Por cierto tengo en altísima estima la labor de Cáritas (para mi de lo más digno que tiene la Iglesia), que forma parte de ese brazo social de la Iglesia, pero igualmente alabo la labor social de muchas ONG de caracter no religioso que tienen la misma preocupación de ayuda a los necesitados.

    Y…. por cierto “más”, los ingresos de Cáritas creo que no provienen de la asignación a la iglesia católica en en IRPF, sino precisamente de la otra casilla, la de fines sociales (salvo error por mi parte). Curioso ¿no?. A ello se suma la financación privada de los fieles en las parroquias y otras donaciones.

    Perdón por desviar el tema de la entrada.

    Un abrazo,

    Cosimo

    • 15 noviembre, 2010 en 5:16 PM

      Pues si, he mirado por encima la página de cáritas y dice que una parte importante de su financiación procede de la casilla “otros fines de interés social”. Lo bueno de hacer un blog es que te obligas a investigar cosas nuevas o a confirmar o rectificar conocimientos viejos.
      Aunque no afecte al fondo del debate, es un dato a tener en cuenta.
      A pesar de nuestros diferentes puntos de vista en la simbología y en las tradiciones, estoy de acuerdo contigo. A mi tampoco me afectan o incumben las reglas morales que tratan de imponer, especialmente en asuntos de relación social privada o de práctica del culto. Son, cuando menos, anacrónicos y en muchos casos dañinos. La religión en sí misma, en sus valores fundamentales, es un asunto de reflexión privada y de comportamiento, sin fariseismos, público.
      Y en el asunto central, el Islam, creo que estamos -parece- bastante de acuerdo, quizá con la excepción de los diferentes escenarios de solución de cada uno vemos, más o menos factibles, a mas largo o más corto plazo y con recursos más o menos enérgicos.
      Un abrazo

  6. Cosimo Piovasco Di Rondò
    15 noviembre, 2010 en 7:09 PM

    Es un tema interesante este de la cruz en la declaracion del IRPF, porque las decisiones son en la mayoría de los casos emocionales y seguramente nadie reflexiona o se informa acerca del destino real de estas subvenciones.

    Cruz Roja y Cáritas se llevan con diferencia la “parte del león” de la asignación a “otros fines sociales”. Os dejo un par vínculos a páginas web, una del Ministerio de Sanidad, Política social e Igualdad y otra del BOE.

    http://www.msps.es/gabinetePrensa/notaPrensa/desarrolloNotaPrensa.jsp?id=1708

    http://www.boe.es/boe/dias/2009/01/22/pdfs/BOE-A-2009-1077.pdf

    Creo que en otra entrada de este blog ya comenté que las subvenciones se conceden con luz y taquígrafos, a través de expedientes de solicitud que son públicos. No descarto que que no haya gazapos y que algunos se beneficien indebidamente, pero en general creo que hay transparencia que permite un control suficiente para evitar un destino partidista, sin perjuicio de que los fines de interés social no sean en todos los casos del agrado de todos, y que tanto pares como impares puedan llevarse las manos a la cabeza en algunos casos, pero seguramente serán irrelevantes en proporción al total. La prensa y la oposción están, entre otras cosas, para destapar esos abusos y la verdad es que se oyen pocos escándalos con fundamento. Según me comenta un amigo que sabe de esto, todo va a “proyectos”, no a pago de costes de estructura de ONG.

    Por lo que se refiere al destino de las aportaciones que la Iglesia Católica obtiene con la X desconozco si hay alguna información publicada por la Conferencia Episcopal, pero me ha picado la curiosidad. Ya hemos visto que de ahí no va nada a Cáritas.

    De verdad que siento desviar el tema, pero conocida es mi afición a irme por las ramas.

    Abrazos,

    Cosimo

    • 15 noviembre, 2010 en 9:24 PM

      Uff, volvemos a las subvenciones. Yo soy menos crédulo o más malpensado que tu en este asunto. No hay transparencia total, ya quisiéramos. Tampoco quiero decir que la mayoría, ni siquiera una parte importante, sean concedidas en fraude o con irregularidades. Pero hay amiguismo y hay oscuridad.
      Sucede como con las subcontratas de las administraciones: hay expedientes de solicitud, luz y taquígrafos, pero en bastantes casos la luz se difumina a voluntad del concedente y los taquígrafos son de “la peña”; y si hay que trocear el expediente para que no pase por los órganos fiscalizadores, pues se hace.
      Y como en las concejalías de urbanismo. Seguramente la gran mayoría de los concejales de urbanismo son honestos, pero una minoría que no lo es hace desconfiar del sistema en su conjunto.
      Miraré los enlaces y no te preocupes en andar por las ramas; desde arriba se ve el suelo con mejor perspectiva, aunque alguna rama pudiera tapar parte de la escena, lo que en tu caso no sucede.
      Un abrazo

  7. Fabrizio Corbera de Salina
    15 noviembre, 2010 en 11:38 PM

    Señores:
    El tiempo pone todo en su lugar.
    No olvidemos que vivimos el año 1431 del calendario islámico, que se inicia en el 622 del calendario Gregoriano, año en que el Profeta huye de La Meca a Medina, hecho conocido como la Hejira
    En Europa en 1431 del calendario Gregoriano nacía Vlad III Draculea de Transilvania, inspirador, por su terrible crueldad, de la leyenda de Drácula.
    Juana de Arco era ejecutada en la hoguera por los Ingleses.
    Francisco de Pizarro introdujo la cría del cerdo en Panamá
    Nació en Játiva Rodrigo de Borja, que llegaría a ser Papa bajo el nombre de Alejandro VI.
    En cosas parecidas están hoy los musulmanes ¿Y queremos una alianza con estos barbaros medievales?

    El Principe de Salina

    • 16 noviembre, 2010 en 2:07 AM

      Bien, un nuevo enfoque para el debate, pero ¿qué año no nace un drácula, muere una Juana de Arco o nace un personaje que será, en el futuro, histórico?
      Esto pasa casi todos los años en todas las culturas y en todas las religiones. El gregoriano 2010 será recordado, seguramente, por acontecimientos más notables que los que describes.
      Yo, personalmente y pecando de extraordinaria ingenuidad, prefiero una alianza sin humillación que una guerra con o sin victoria.
      Inshallah, Príncipe

  8. Fabrizio Corbera de Salina
    15 noviembre, 2010 en 11:39 PM

    Lo de Pizarro debe ser un error, lamento el mismo, el resto es histórico.

    El Principe de Salina

  9. Fabricio Corbera de salina
    16 noviembre, 2010 en 1:44 PM

    Lamentablemente mi amable anfitrión, el que todo esto desemboque en una conflagración planetaria (como diría la Ministra Pajín), es bastante probable. Isaac Newton, en escritos no publicados por el mismo por miedo a ser declarado hereje, trató de encontrar las claves de las leyes del universo en la Biblia, y llegó a la conclusión de que el fin del mundo (Tal vez del que conocemos) se produciría en el año 2060; por esas fechas situa Nostradamos una nueva gran guerra entre el Islam y la Cristiandad. ¿Coincidencias o preclaras adivinaciones?
    Que Dios nos pille confesados (a los creyentes) y en paz de espíritu a quines no lo son

    Que Dios te bendiga jlchd

    El Principe de Salina

    • 17 noviembre, 2010 en 12:46 PM

      ¿Como a un tipo de debía de ser inteligente, como Don Isaac, se le ocurre acudir a la biblia para tratar de encontrar las claves de las leyes del universo
      Respecto a Nostradamus, que ya ha predicho tantas veces el cataclismo, alguna vez acertará. Creo que el próximo es diciembre del 2012.
      El fin del mundo vendrá de la mano de la trayectoria incorregible de un asteroide de tamaño suficiente o de la locura de un par de tipos a los que se se les ocurra apretar el botón nuclear.
      Lo que hay que hacer es convencerles de que guarden las bombas para destruir a los asteroides.
      Disfrutemos mientras tanto.
      Un abrazo

  10. Tadurraca
    24 noviembre, 2010 en 7:29 PM

    Hola Jaime, fantástica entrada que ha dado lugar a muchos comentarios. Me permito alguna puntualización. No añado citas del Corán, porque jesús ya ha hecho algunas muy buenas. Pero no cabe duda de que en el Corán SÍ HAY SURAS QUE INCITAN EXPLICITAMENTE A LA VIOLENCIA. Ciero que también se dice lo contrario en otras. Y este es el punto. El Corán dice una cosa y la contraria. Cierto que esto también ocurre en la Biblia, pero la Biblia es un libro INSPIRADO por Dios, no DICTADO por Dios como afirmaba Mahoma del Corán. Por eso, cuando a Mahoma le dijeros que Alá se contradecía, Al,a le dictó la sura Sura 2, v. 100, en la que Alá dice: “Nosotros no abrogaremos ningún versículo de este libro ni haremos borrar uno sólo de tu memoria, sin reemplazarlo por otro mejor o igual. ¿No sabes que Alá es Omnipotente?” Es decir, Alá es Omnipotente hasta para engañarnos. Cosa que no puede hacer el Dios Judeocristiano. Yo aprendí desde pequeñito que Dios no puede ni engañarse ni engañarnos. Por eso existe teología cristiana y no musulmana. Porque mientras la convicción de que Dios no nos engaña y que la Biblia es inspirtada, no dictada, hay que interpretar sus aparentes contradicciones, mientras que el Corán, al ser dictado y poder Alá engañarnos, el Corán no es interpretable. Esto ha dado en el Islam lugar a la polémica llamada del abrogante y el abrogado. Qué sura o versículo es posterior a otro y por lo tanto lo anula. Pero lo malo es que nadie sabe a ciencia cierta en qué orden fueron dictadas las suras (en el Corán aparecen, salvo la 1ª, de más largas a más cortas y como tampoco hay en el Islam una autoridad reconocida por todos, pues el callejón no tiene salida. El Papa, en su lección magistral de Ratisbona, vino a decir que una religión sin lógica (sin logos, sin teología) es una religión que incita a la violencia y, sus palabras se cumplieron.

    Naturalmente que hay musulmanes buenos que leen el Corán desde una óptica benévola, pero los hay que hacen la lectura violenta y son tan buenos musulmanes como los otros, según el Corán. Pero, además, la vida de Mahoma, se parece más a la lectura violenta que a la pacífica. En el Corán, dictado por Alá, se justifica el saqueo y la rapiña y Mahoma lo hizo. Además Dios le dejó bien claro que la quinta parte del saqueo era para él, lo que era, qué duda cabe, un incentivo. No puede decir lo mismo un cristiano, porque en el Evangelio no hay ni una sola línea que incite a la violencia contra las personas, ni Jesucristo yuvo una sola acción de violencia contra nadie, sino que, muy al contrario, murió perdonando a sus enemigos. Si los cristianos hacemos barbaridades, y las hemos hecho y las haremos, las hacemos en contra de lo que nuestro Dios encarnado nos ha enseñado.

    Respecto a la reciprocidad. Un día, un Imán musulmán (el Imán de la mezquita de la M-30)que vino a la Universidad habló de la tolerancia del Islam. Le pregunté qué le pasaría a él si un día repartía folletos pro Islam en la puerta de su mezquita. Me dijo que nada. Después le pregunté qué pasaría si en El Caito, de donde era, un sacerdote católico hiciera lo recíproco. Se cayó. Luego le dije que si mi hija se hiciese musulmana me daría, sin duda, una enorme pena, pero seguiría siendo mi hija, viviendo en mi casa, teniendo las mismas amigas, estudiando en la misma universidad y, eventualmente, trabajando en cualquier trabajo. Le pregunté qué pasaría si su hija se hiciese cristiana. Volvió a cayarse.

    En fin, podría seguir, pero esto es sólo un comentario. Si te interesa, mándame un mail y te mando un documento sobre el Islam que tal vez te interese.

    Recuerdo muy a menudo a José María y a María Teresa con pena y añoranza pero orgullosos de haber tenido amigos así.

    Un abrazo y gracias por tu blog.

    Tomás

    • 26 noviembre, 2010 en 12:55 PM

      Querido Tomás
      Es un honor (y una alegría) que hayas aceptado mi invitación, en comentario a tu Blog TADURRACA (cuya lectura recomiendo) a leer estas entradas. La opinión de un experto es muy interesdante y aporta nivel a este blog. También te recomiendo la lectura del de Jesús (de nada, Jesús) Reflexiones Heteróclitas: denso e interesante.
      La distinción entre Biblia inspirada y Corán dictado -confusamente- aclara conceptos y conductas.
      La tolerancia, igual que la reciprocidad, tienen significados muy diferentes en función de cual sea la religión que los utilice.
      Voy a aporvechar tu ofrecimiento y te pediré el documento.
      Un abrazo y muchas gracias.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: