Inicio > BUROCRACIA Y ADMINISTRACIÓN, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > ¿TE IMPORTA SI NO LO ENTIENDO?

¿TE IMPORTA SI NO LO ENTIENDO?

Llevo días dándole vueltas al asunto y aún no lo entiendo; algo se me escapa y quizá algún seguidor de este blog me ayude a saber qué es. Tiene que ver con las subvenciones. No es que sea importante, pero es que no lo entiendo.

Subvención viene del verbo “subvenir” que, según el DRAE significa “venir en auxilio de alguien o acudir a las necesidades de algo”. La subvención es, además de ayuda a quien la necesita, arma política de notable calibre. Y es sólo arma política, es decir sin ser “ayuda a quien la necesita”, cuando la subvención se utiliza como instrumento para acallar críticas, para conseguir adeptos, para desarrollar políticas radicales, o simplemente estúpidas, de políticos en el poder que no tienen realmente nada que hacer, nada que ofrecer, excepto justificar permanentemente que existen; o para, en fin, asegurar el mantenimiento en el sillón de poder de quien las concede.

Todos conocemos excepciones; es decir, subvenciones que realmente atienden a la mejora del bien común o al auxilio del necesitado. Pero fijaos que digo “excepciones” para identificar el buen uso de la subvención. Porque lo general es su utilización partidaria o partidista con objetivos espurios de instrumentalización de colectivos, formaciones políticas, sindicatos, fundaciones, ciertas ONG’s o asociaciones de cualquier tipo.

ROURES

La mayoría estará de acuerdo en que, especialmente en épocas como esta que estamos sufriendo, el gasto público debería dedicarse a potenciar actividades productivas, a generar empleo, a mejorar la formación, en fin a objetivos que ayuden a salir de donde estamos. Sin olvidar naturalmente su destino natural: ayudar a quien lo necesita, sea a través del subsidio de desempleo, del PER, de las ayudas a la dependencia, o ayudas de similar naturaleza que pueden estar mejor o peor gestionadas pero que non necesarias. En otras palabras, debería tenderse a suprimir el gasto público inútil –y entiendo por inútil el que es puramente político- y a potenciar el productivo.

Pero lo que observo es que se hace lo contrario. Las subvenciones a partidos políticos, que ya eran elevadas, aumentan un 30% para 2011. Estoy harto de ver en todos los telediarios y medios a políticos, sean del partido que sean, arengando a los suyos en mítines cuya organización y parafernalia cuesta un dineral o saber de estructuras de partidos que parecen ministerios plagados de funcionarios. Harto de escuchar que el famoso tripartito continúa abriendo embajadas, delegaciones o lo que sea para colocar amigos. Harto de leer que tal o cual ministerio entregan dinero –cuya mayor parte queda en los bolsillos del dictadorzuelo de turno- para pies zambos en Zimbabue o para cualquier otra gilipollez. Harto de conocer que los de la Zeja y los de la Kultura se forran por apoyar a los dueños del dinero. Cansado de sindicatos instrumentalizados por millonarias subvenciones.

¿Para que seguir con ejemplos? Veis, escucháis, leéis, conocéis lo mismo que yo. Y aunque pueda haber matices interpretativos, seguramente estamos de acuerdo en lo esencial. Porque es cuestión de Sentido Común.

Pero aún con todo, lo anterior lo entiendo, aunque no lo comprenda. Lo que ni entiendo ni comprendo, como anticipaba al principio de este comentario, es de naturaleza mucho más práctica y tiene que ver con el deseable objetivo de las subvenciones de potenciar la actividad.

El gobierno aprobó a fines del pasado año, dentro del Plan 2000E, la prórroga de una subvención directa para la compra de coches. Para 2010 esa ayuda, a razón de 2000 € por operación, cubría la compra subvencionada de unos 200.000 vehículos. El mantenimiento de esta política ha permitido que un sector extraordinariamente sensible a la crisis y enorme generador o destructor de empleo, según vaya la cosa, como el del automóvil, se haya reactivado tras una vertiginosa caída desde el inicio de la crisis. Basta extractar algunos datos de Faconauto:

Marzo de 2010: “Un total 91.281 vehículos se matricularon durante el pasado mes de febrero, lo que supone un aumento del 47% en comparación con el mismo mes de 2009 y el sexto crecimiento mensual consecutivo”.
Abril de 2010: “Las matriculaciones de automóviles se elevaron a 124.756 unidades durante el pasado mes de marzo, lo que supone un incremento del 63,1% respecto al mismo mes de 2009 y la mayor subida mensual de la historia, gracias principalmente al efecto del Plan 2000E”.

Pero, hete aquí, amigo, que al ministro Sebastián o a quien se lo ordenara, se le ocurre terminar con esta política de subvención. La siguiente noticia que leemos es esta:

Septiembre de 2010: “Las matriculaciones de automóviles se desploman; se situaron en 44.578 unidades durante el pasado mes de agosto, lo que supone una caída del 23,8% respecto al mismo mes de 2009 y el segundo retroceso mensual consecutivo…”.

Si nos quedamos aquí, puede resultar incluso normal. Se aprueba una subvención por un tiempo, se aplica, se acaba y ya está. Nada nuevo. Pero a mi se me ha ocurrido hacer unos números muy sencillos. La subvención era, creo recordar, de 1.500 € a cargo del erario público y 500 € a cargo del sector. La compra de un coche está sujeta al IVA (18%) y al Impuesto de Matriculación (tipos variables, pongamos un 10% de media). Hagamos números para un vehículo medio de 20.000 € de pvp:

Coste de la subvención            -1.500
Ingreso directo por IVA           3.200
Idem por IM                                      2.000

De lo que resulta un ingreso neto para las arcas del Tesoro de 3.700 € por vehículo. Por 200.000 vehículos –alcance de la prórroga de la medida- serían 740 millones de euros. A lo que habría que añadir:

-Los ingresos indirectos del Impuesto sobre los beneficios del fabricante y distribuidor.
-El impuesto aplicable a la venta del vehículo usado.
-El mantenimiento del sector de la automoción y del empleo.
-La reducción de emisiones de CO2 (coche nuevo contamina menos).

¿Porqué, pues, eliminan esta subvención y siguen manteniendo las inútiles? Que alguien con mejor criterio o con más certera información me lo explique. Seguramente algo importante se me escapa.

En “mi música” no encuentro nada relacionado con coches ni con subvenciones, pero como no me gusta dejar una entrada sin música, os dejo esta versión de Do you mind too much if I don’s t understand? (¿Te importa mucho si no lo entiendo?). De Willie Nelson. Aunque poco tenga que ver con esta entrada.

“Pero cuando mientes y haces daño a alguien que te necesita y te quiere,
¿Te importa mucho si no lo entiendo?”

 

I’d be the last one to tell you that you shouldn’t go.
And the first to say: “Be happy if you can.”
But when you lie an’ hurt someone who needs an’ loves you so,
Do you mind too much if I don’t understand?

I suppose that you’re convinced this is the thing to do.
Life is short an’ sweet; break all the hearts you can.
I guess I shouldn’t be surprised: it’s all a game to you.
But do you mind too much if I don’t understand?

Forgive me but it all seems so unreal to me.
An’ my heart an’ me, we’d made so many plans.
But that’s all over now, there’s nothin’ left to do.
But do you mind too much if I don’t understand?

Instrumental break.

Forgive me but it all seems so unreal to me.
An’ my heart an’ me, we’d made so many plans.
But that’s all over now, there’s nothin’ left to do.
But do you mind too much if I don’t understand

Anuncios
  1. Lolita
    5 noviembre, 2010 en 3:46 PM

    ¡Hola Jaime!

    Como otras muchas cosas que, para mi, no tienen explicación.

    Hace poco comenté en el blog de Jesús el “sinsentido” de la supresión de la deducción por inversión en vivienda para los que su base en I.R.P.F. fuera superior a 24.107’20 euros.

    La explicación que escuché fue que en Europa piensan que es una medida ineficaz que, si entendí bien, hace que los vendedores mantengan altos precios confiados en la venta de sus existencias mientras permanece esta deducción.

    También dije en dicho blog: ¿Excusas de mal pagador o realidad?Y alguien contestó que no era el momento, con lo que estoy completamente de acuerdo.Se está haciendo todo a “destiempo”, y añado: no es fácil comprar una casa para alguien con menores ingresos.

    Dejé una pregunta en el aire que nadie contestó porque es “controvertida”:¿Qué pasará con la bonificación del 100% en la cuota del I. sobre el Patrimonio?

    Respecto a tu canción y sin ponerla en relación a la entrada, a veces hacemos daño sin darnos cuenta.

    Un abrazo a todos.

    Lolita.

    • 6 noviembre, 2010 en 9:47 PM

      !!!Lolita¡¡¡
      Dichosos los ojos, cuanto tiempo sin leerte. Bienvenida de nuevo. Me gusta tener nuevos comentaristas, pero más aún que vuelvan los antiguos.
      En épocas de bonanza, y en el caso de la vivienda con precios desorbitados, las deducciones fiscales no tenían sentido porque, efectivamente, con el boom comprador los promotores incrementaban precios y la deducción perdía su sentido. Ahora, con un stock de un millon sin vender y el desempleo por las nubes, lo que tendría sentido es mantener la deducción para reducir stock y dinamizar de nuevo el sector. Pero, en fin, doctores tiene la iglesia.
      En cuanto asl impuesto de patrimonio, como el de sucesiones, no parece que vayan a dar marcha atrás. Corresponde su gestión a las CCAA y fue precisamente ZP el que lo eliminó con carácter nacional (y Tomás Gómez el que apoyó su supresión en Madrid). Bastantes dudas han tenido con el “impuesto para ricos” hace unos meses que ha desembocado en un mínimo retoque en la tarifa del tramo más alto del IRPF.
      Besos

      • Lolita
        6 noviembre, 2010 en 11:16 PM

        Efectivamente, al final se ha modificado la escala y respecto a la bonificación del 100% de la cuota del I.P., creo que fue para evitar que lo “tocasen” las CCAA, por eso todavía existe como sabes…En fin…A Noé (tú) no le voy a hablar yo de la lluvia…

        Creo que la gran duda fue: ¿Qué se considera rico?

      • 6 noviembre, 2010 en 11:31 PM

        Concepto jurídico indeterminado….

  2. Joselito
    5 noviembre, 2010 en 5:28 PM

    Hola Jaime,

    Hoy me has dado, porque es un tema que me indigna – aunque, siendo honesto, he de reconocer que de sus derivadas, más o menos lateralizadas, intento ganarme la vida – profesionalmente hablando.

    Intentaré contestar tu pregunta, aunque es muy compleja y no seré breve: en mi opinión, el problema es la herencia de una pura inercia, de un SIN SENTIDO – sin ningún sentido común – que llevamos arrastrando 30 años como consecuencia de conseguir la democracia (o mejor dicho la partitocracia de 2 grandes partidos); que para conseguirla hubo que contentar a todos creando 17 Comunidades Autónomas y 51 Diputaciones para atender a los más de 6.000 pequeños Ayuntamientos de los 8.111 que existen en España… Una vez creada toda esa estructura, hay que dotarla de funcionarios…y de fondos para repartir. En el año 77 había unos 700.000 funcionarios y ahora hay más de 3 millones, sin sumar todos los contratados laborales de todas las Administraciones.

    En España hay 18.321 Organismos/entidades públicas en esos 3 grandes niveles (Estado, Autonomías y Entes Locales) y, si no dan subvenciones, para qué existen, cómo se justifican?

    El problema es que nadie las cuestiona, nadie las conoce de verdad, sólo aparecen en cuentagotas en algunos periódicos, como anécdotas de uno u otro partido – dependiendo del periódico que las publique, pero da igual. Todo el sistema político está igual de “corrompido” en el sentido no literal de que se lleven el dinero, pero sí de que toleran esta situación que tampoco sería razonable en época de vacas gorda, pero que ahora es totalmente inadmisible e intolerable en época de crisis, recortándose el poder adquisitivo de las pensiones de los jubilados.

    El sistema propicia que, si las hay, se pidan. Personalmente me beneficié de ellas. Como empresario de restauración, un asesor, ya hecha la inversión en el sur, en Andalucía, me ofreció el tramitarla, a cambio de un porcentaje si se conseguía, y lógicamente le dijimos que sí. Se consiguió al cabo de 15 meses de hecha la inversión, y todos contentos. Es verdad que nos habíamos endeudado los socios para crear el negocio, que habíamos creado empleo, y que, ciertamente, la subvención alivió nuestra tesorería y redujo nuestro endeudamiento, pero ser empresario es asumir riesgos, para bien o para mal. Y estoy convencido que ese dinero podría haber tenido un mejor fín, o habérselo ahorrado la Administración y, por tanto, todos nosotros en impuestos.

    El problema se acrecienta cuando una Ministra en activo afirmó literalmente que “el dinero público no es de nadie”, y no pasó nada. tendría que haber sido fulminantemente cesada ese mismo día. Y con ese ejemplo, el resto de gestores de la cosa pública hubieran aprendido que por supuesto que el dinero público tiene dueño, es de todos los españoles. sale de nuestros bolsillos, bien de impuestos directos o indirectos…de eso sabes tú un montón.

    Creo que en todo este sistema contaminado ha influido muy negativamente todo el dinero que desde Bruselas ha llegado a España desde 1986. Acordaros que cada vez que se negociaban los fondos había peleas para ver quién había conseguido más fondos, si González o Aznar, como si ser más pobres que los demás socios europeos y conseguir más subsidios fuera una heroicidad para pasar a la historia como el mejor estadista y gobernante.

    Ahora, de las líneas de ayuda que hay, 3 de cada 4 euros llegan de Bruselas. es lógico que España ponga un euro para que lleguen 3 más, pero habría que ver en qué se gastan….

    A diario veo muchos concursos públicos y es absolutamente alucinante en qué se gastan el dinero las distintas Administraciones públicas… Siempre he pensado que debiera haber una web pública, con un formato simple, de excel, en el que se desglose, de verdad, cómo se gasta el dinero de todos los españoles, sin jerga contable que sólo entienden 4….Si se hicieran así los presupuestos, y todas las partidas tuvieran su correspondiente desgloses, este desparrame de gasto público – y de subvenciones – se terminaba en 3 telediarios.

    El problema, en mi opinión, es la falta de información que tenemos – y el deseo de no tenerla – o el conformismo o aburguesamiento en el que vivimos -. Porque no hay sociedad civil ni movimiento alguno que cuestione la partitocracia y que saque todo esto a la luz…

    Y como muestra un botón: hace un par de días me indigné al ver que la Diputación Foral de Vizcaya sacaba un concurso de 331.864 euros para la “Asistencia Técnica para la elaboración anual de la Memoria Hidrometereológica y de calidad de los ríos de Bizkaia”.

    ¿Qué sentido tiene? Y así, todos los días; podría poner tres o cuatro ejemplos grotescos. Para ser también justo, no todo es así. Como en botica, hay de todo; conozco programas de apoyo a empresas que, persiguiendo fines loables, consiguen sus propósitos invirtiendo el dinero público de forma razonable.

    En definitiva, para no extenderme más, que las subvenciones, en mi modesta opinión, están para ocupar al exceso de funcionarios que existen en este país, para justificar al exceso de instituciones que se solapan entre sí y para alimentar a un sistema creado por dos grandes partidos, a los que no les interesa su desmantelamiento pues viven de él muchos cientos de miles de fieles y afiliados.

    Si todo lo anterior produjera resultados, podríamos aceptarlo, pero, desgraciadamente, aún a pesar de su existencia, son incapaces de conseguir que este país sea productivo, competitivo e innovador y cada vez más nos vamos a convertir en un país de sol, playa y servicios.

    Creo que la siguiente burbuja que debiera estallar, por nuestro bien, debiera ser la “Administrativa”. Quizás sea muy drástico mi análisis pero es la explicación que yo le doy a porqué se mantiene este sinsentido – conociendo un poquito el funcionamiento de las distintas Administraciones y de cómo se gastan el dinero de todos – y nadie lo cuestiona seriamente.

    Disculpad por la extensión y Un abrazo,

    Joselito

    • 6 noviembre, 2010 en 10:06 PM

      Caray Joselito, vaya comentario. Gracias por el esfuerzo.
      Lo de las administraciones con competencias superpuestas clama al cielo. Rajoy declaró hace pocos días que es necesario revisar la descentralicación de muchas competencias. Fácil es decirlo desde la oposición, pero recordémoslo para ver si mantiene su compromiso cuando el PP gobierne.
      Yo creo que es exagerado pensar que, de las subvenciones, tres cuartas partes provienen de la UE. Aquí no estamos hablando de las de la PAC (política agraria común) ni de las del FEOGA, FEDER y similares. Estamos hablando de las del gobierno, de las de los partidos, sindicatos, fundaciones, asociaciones, igualdades, oenegés, etc. Esas salen todas, o casi todas, de presupuestos.
      Pero es cierto que tanta subvención existe porque existe tanto funcionario. Para darla y para gastarla. Fuera del asunto de las subvenciones, sabemos que hay muchos ayuntamientos en los que el pago de los salarios del personal empleado, funcionarial o amigos, supone el 80% del presupuesto. No tiene ningún sentido.
      De todas maneras, amigo Joselito, lo de las subvenciones en general lo entiendo, aunque no lo comprenda como decía en mi entrada.
      Lo que ni entiendo ni comprendo, y esa era mi pregunta final es ¿Por qué eliminaron la subvención a la compra de coches que, según analizaba en mis cálculos, tiene un retorno directo de más del 200% para el estado y un retorno indirecto aún superior?
      Esa era mi pregunta.
      Un abrazo

  3. Fabrizio Corbera de Salina
    6 noviembre, 2010 en 2:02 AM

    No existe justificación alguna para ningún tipo de subvención.
    Si dejasemos actuar al mercado libremente este depuraría las actividades no rentables y no justificadas.
    Ya pasó en el Franquismo (ranciamente socilaista) con el INI que financió empresas insostenibles con la excusa del “interés estrategico nacional” y hoy ocurre con las cosa más chungas que podamos imaginarnos, como el estudio de la lenteja autictona aragonesa.
    Hay que limitar la intervención del Estado en la Sociedad, hay que reinventar el papel de las instituciones; habría que crear un “tea party” a la española.
    Ni siquiera las “coberturas sociales” estatales cumplen su papel “protector”; es más impoortante la labor asistencial de “Caritas” que la del Estado.
    Las “politicas economicas sociales” elaboradas desde los gobiernos están llamadas siempre al fracaso. baste leer las tesis de los últimos premios Nobel de economía y el efecto pernicioso de esas políticas sociales.

    El Principe de salina

    • 6 noviembre, 2010 en 10:34 PM

      Príncipe, eres como una docena de “Jesuses” juntos. Hiperliberalismo descomunal.
      Si dejamos actuar libremente al mercado, efectivamente, las actividades no rentables desaparecerían. Y muy posiblemente la competencia. Monopolios a tope: el vino a 100 € la botella y el pan la mitad.
      ¿Para qué los impuestos? Cada uno que haga con su dinero -bien ganado- lo que quiera. ¿Para qué la educación? Ni es rentable ni serviría para nada. ¿Para qué la sanidad, excepto la privada? ¿Para qué la solidaridad interregional? Doctrina Monroe a tope: Madrid para los madrileños, Barcelona para los barceloneses,….acumulemos armas a tope como los de la asociación nacional del rifle de Charlton Heston para defender nuestras posesiones de quienes quieran arrebatárnoslas. Si hay alguien que necesita algo, armados hasta los dientes nos encontrará.
      Bueno, perdona, he tomado demasiado literalmente las primeras frases de tu comentario y no he prestado suficiente atención al resto.
      Tienes razón en que hay que limitar la intervención del estado, en lo que resulte excesiva y restrictiva de determinadas libertades -bastante clarito se lo acaban de decir a Obama- y reinventar el papel de las instituciones que, por inutilidad o por torcida gestión, entorpecen una adecuada marcha de la vida del país. Lo complicado es definir los términos “excesivo”, “adecuado”, etc.
      En cuanto a Cáritas, parece que su papel es, necesaria y tristemente, complementario del de las coberturas sociales cuando estas no llegan o se acaban.
      No he leido nada de los últimos nóbel de economía, pero me atrevería a decir que no se limitan a identificar “Política social gubernamental” con “fracaso inevitable”. Por mucho que critiquen la gestión del desempleo, especialmente en países como el nuestro.
      Prometo leer algo en algún hueco entre los libros que recomienda Cosimo.
      Un abrazo

  4. 6 noviembre, 2010 en 2:09 AM

    Me alegra ver que hay “comentaristas2 aún más liberal/conservadores que yo.
    ¡¡¡Enhorabuena Principe por tus comentarios!!!
    Con un liberal como tu en este blog yo casi he de pasar a callarme.
    Soplo un apunte. Está bien lo de limitar el papel del Estado en la Sociedad, salvo en cuestiones fundamentales en las que si creo que están la “asistencia social” y la “sanidad”, en el fondo porque no las paga el Estado, sino nosotros mismos con nuestras aportaciones al sistema de la Seguridad Social. Otra cosa es la cuestión de su buena o mala administarción, sobre lo que podríamos escribir un tratado.
    En cualquier caso hoy si estoy de acuerdo, sinceramente, con jaime; subvenciones solo las imprescindibles y cuando cumplan el requisito de la “necesidad social”, lo que ocurre solo excepcionalmente.

    Abrazos y besos a todos y todas.

    Jesús

    • 6 noviembre, 2010 en 10:42 PM

      Jesús, si hasta he llegado a pensar que era un desdoblamiento virtual -y recrecido, como en algunas películas de ciencia ficción- de mi amigo Jesús.
      Pero no te calles: combate, que no te dejen atras.
      De acuerdo con el resto; pero no te me ablandes….
      Un abrazo

  5. corsario
    6 noviembre, 2010 en 8:49 AM

    Hay algunas subvenciones que por no ser “discriminatorias” son injustas, el “cheque bebe” es una de ellas, es una paradoja que por ejemplo el Principe, que lo más cerca que ha estado de trabajar es cuando ha tenido descendencia, tenga también derecho a esas subvenciones.

    An understatement in fact ¡¡

    El Corsario

    • 6 noviembre, 2010 en 10:50 PM

      ¿Qué “principe” Corsario?
      No le veo yo al de Salinas recibiendo una subvención.
      A mí, la que me gustó fue la de las bombillas de bajo consumo que regaló Sebastián. Creo que eran casi 50 millones de bombillas ¿cuánto en euros?. Y a mi no me llegaron.
      Vaya cabeza brillante!!!

  6. Lolita
    6 noviembre, 2010 en 10:26 AM

    Tienes razón Corsario, hay cosas que son injustas.

    El “cheque bebé” desaparece finalmente con efectos desde 1 de enero de 2011.

    Y respecto al Príncipe, no me gustaría tener “su trabajo” (ni por todo el oro del mundo), supone estar encorsetado y supeditado para toda una vida a una agenda.Se me pone la piel de gallina de pensarlo.

    Un abrazo, Corsario.

    • 6 noviembre, 2010 en 10:51 PM

      Pues yo no te veo de príncipe, Lolita. Te prefiero así

  7. corsario
    6 noviembre, 2010 en 11:11 AM

    Pues me has fastidiado Loulitaa porque estoy embarazado y doy aluz en el 2012.

    Agenda tenemos todos, unas más cutres que otras, yo cambio la mía por la suya con los ojos cerrados.

    Un abrazo para tí Loulitaa.

    El Corsario

  8. corsario
    6 noviembre, 2010 en 1:47 PM

    Interesantes opiniones, habrá que matar a los tullidos que no hacen nada y gastan.., aplicar la política kropotkiniana, el principio básico del mundo animal para su supervivencia.

    “si quieres vivir: sé fuerte, sé grande‚ sé enérgico en todo lo que hagas (…) Tal es cuanto puede decirte la ciencia de la moral: a tí te toca escoger”.

    Vive Le Revolte ¡¡

    Abrazos
    Corsario

    • 6 noviembre, 2010 en 11:11 PM

      Ojo que a veces los extremos tienden a aproximarse. Entre la idea de eliminar el intervencionismo del estado (Jesús, te falta la segunda parte de “Liberalismo”) y la de eliminar el estado mismo, hay mucho margen, pero puede ir cerrándose poco a poco.
      La ley de la selva, Corsario.

  9. Lolita
    6 noviembre, 2010 en 3:53 PM

    Que risa Corsario, ceda usted su cuerpo a la ciencia porque posiblemente haya evolucionado según la selección natural de Darwin para adaptarse al absurdo mundo de ciertas medidas de Zapatero (y así “pillar” algo) con las que generalmente acaban beneficiándose los que no deben y no los que deberían.

    Y…pensándolo mejor, “me pido” ser Letizia (es una broma, por supuesto, ser princesa no solo es llevar zapatos de Magrit como piensan algunas/os).

    Abrazos,

    Loulitaa.

    • 6 noviembre, 2010 en 11:12 PM

      Jo, Letizia, digo Lolita, críptica, no te pillo.
      Besos anyway

  10. corsario
    6 noviembre, 2010 en 8:07 PM

    Eso haré Loulitaa, cuando mi cuerpo y mi espiritu no estén de acuerdo y mi paso pierda solidez, cuando no haya placer en la vida. Cuando no tenga sueños ni ilusiones. De momento hay razones para vivir así que la ciencia tendrá que esperar.

    Y Vd. Loulitaa que hara con el suyo, estoy muy interesado ?

    Abrazos
    Corsario

    • 6 noviembre, 2010 en 11:19 PM

      “Cuando estén secas las pilas de todos los timbres que vos apretás” (algún día buscaré el modo de meter Yira).
      Bellas palabras Corsario. Casi siempre hay razones para vivir….siempre que la vida merezca la pena.
      Lolita, no te fíes mucho de la gente de mar; son acomodaticios, se adaptan al viento que mejor sople y, si tienen la patente como si no, acechan a su presa buscando siempre su barlovento.
      Besos y cuidadín

      • Lolita
        7 noviembre, 2010 en 5:38 PM

        Mensaje recibido, navegaré con cuidado por los laberintos de tu blog…sorteando el peligro…

  11. Lolita
    6 noviembre, 2010 en 11:02 PM

    ¡¡¡La ciencia conmigo lo lleva claro, no tengo intención de morir!!!De disfrutar cada instante, si; de luchar por cosas y personas en las que crea, también, incluso de permancer silenciosamente cerca de todo aquel al que quiero o estimo por si me necesita.

    “Olvídate del reloj, nadie se ha muerto por ir media hora tarde al currelo…”, como dice Sabina en un contexto más romántico.

    Y…Recurriendo de nuevo al “poeta urbano”:¿Acaso no merece la pena besar, enamorarse e incluso llorar como la “bruja” de Sabina?

    Me temo que “le estamos cambiando el rumbo a la entrada de Jaime”, nos va a acabar “nominando para la expulsión de su blog”, para que no le destrocemos los temas que con tanto mimo crea.

    http://www.goear.com/listen/80aa066/bruja-joaquin-sabina

    Perdón, Jaime.

    Abrazos a todos.

    Loulitaaa.

    PD: Corsario, espero ser tan generosa, o nada egoista, como vos si algún día veo el final.

    • 6 noviembre, 2010 en 11:29 PM

      Por lo que a mi me toca, Lolita, me encantan las derivaciones de las entradas. Son daños colaterales soportables y muy entretenidos.
      Pero repito, cuidadín; con piratas, corsarios y viejos viajeros……you may know
      Besos

  12. corsario
    7 noviembre, 2010 en 6:14 AM

    Por cierto para que no haya malas interpretaciones, cuando me refiero al Principe me refiero a vuestro Principe.

    Y obviamente cuando me refiero a trabajar lo es a cuando uno se “esfuerza” en procrear.

    A buen entendedor..

    Loulitaaa gracias por ser generosa no esperaba menos de Vd. A disfrutar ¡¡

    “La muerte, dijo el poeta,tiene nuestra vida cogida por los dos extremos.La vejez no está más cerca del óbito que la infancia.”

    • 7 noviembre, 2010 en 11:09 AM

      Tomo nota de la aclaración, Corsario.
      Hay poetas que ya no saben que decir.

  13. corsario
    7 noviembre, 2010 en 11:13 AM

    Pardiez ¡ Menos mal que Jaime deja fuera de su particular lista negra a la sufrida estirpe de los Camioneros de ruta.

    Dentro de dos ó tres días inicio un largo viaje por tierras inhospitas y me será dificil encontrar un drive-thru para escucharos.

    Me queda mi viejo jukebox para escuchar buena música. Os recomiendo a Lowell Fulson, y su “Three O´clock Blues”, in the West Coast blues tradition.

    Cheers ¡¡

    Corsario

    • 7 noviembre, 2010 en 11:22 AM

      Ahhhhh, no!!
      Yo no tengo listas negras. Puede que tenga “personas” negras, y no muchas. Se es mucho más feliz no teniendo a quien odiar y con pocos a quienes tener manía.
      Duermes poco Corsario. Comentario a las 0614 y a las 1113 (mi LT). Duerme bien antes de iniciar tu ruta.
      Te echaremos de menos.
      Keep safe!

  14. corsario
    7 noviembre, 2010 en 6:58 PM

    Bravo Loulitaa no tengas miedo de los Corsarios, solo podrían secuestrarte, estoy de acuerdo que no son mucho de fiar aunque tengan patente ¡¡ Os mando una bonita estrofa (alterada..) de la Canción del Pirata.

    En las presas
    yo divido
    lo cogido
    por igual.
    Sólo quiero
    por riqueza
    la belleza
    del rival.

    Abrazos

  15. Lolita
    7 noviembre, 2010 en 7:43 PM

    ¡¡¡Eso me alivia!!!¡¡¡Tan solo secuestrarme (casi na!)!!!¡¡¡Muy ufano le veo a usted intentando capturarme por internet!!!

    Yo también le dejo algún verso de ese poema:

    “(…)¡Sentenciado estoy a muerte!
    Yo me río
    no me abandone la suerte,
    y al mismo que me condena(…)”

    Abrazos.

    • 9 noviembre, 2010 en 10:25 PM

      También decía el bueno (en los dos sentidos) de Serrat, cantando a los piratas:
      “por un quítame esas pajas, te pasan por la quilla
      Pero en el fondo son unos sentimentales…”
      No se que es peor

  16. Joselito
    8 noviembre, 2010 en 8:47 AM

    Hay un chiste divertido hoy en Público:

    Hola Jaime, veo que el blog está tan animado como siempre…

    Disculpad que sea un tostón volviendo al origen de esta entrada. Hoy viene una noticia en Público titulada “La patronal mantiene una red de asociaciones para captar ayudas”, con un subtítulo de que “Miles de abogados, técnicos, secretarias y profesores viven del entramado de más de 5.000 agrupaciones que dependen de la CEOE”

    recomiendo entrar al link por la portada para no perderse el chiste, que luego no viene en el desarrollo de la noticia:

    El link es http://www.publico.es/

    Abrazos

  17. Lolita
    8 noviembre, 2010 en 10:15 AM

    Nos tienes que perdonar tú a nosotros, Joselito, por lo menos a mi…

    Corsario Rubirosa, me planto.

    Abrazos a todos.

  18. Joselito
    8 noviembre, 2010 en 10:16 AM

    Hola de nuevo Jaime,

    Volviendo a tu pregunta ¿Por qué dejaron de subvencionar la compra de coches, cuando según tus cálculos era una actividad incluso rentable para el Estado?

    Probablemente, por alguna de las siguientes razones, o por el sumatorio o el conjunto de todas ellas: para evitarse: 1. un tirón de orejas de Bruselas, (porque se puede ayudar/subvencionar a una industria, pero con ciertos límites o cuantías económicas (si se traspasan, ya es competencia desleal respecto a otros vecinos que, no haciéndolo, se ven perjudicados) 2. una denuncia de algún país europeo por competencia desleal,(por lo anterior) o 3. porque ya se les habían acabado los fondos de Bruselas que podían destinar a ayudar al sector productivo del automóvil (acuérdate que para no cerrar fábricas de automoción, también el Ministro Sebastián tuvo que hacer una ronda por las casas matrices europeas y asiáticas, con promesas de ayudas/subvenciones millonarias para evitar cierres). Y se evitó alguna, sólo hay que consultar la hemeroteca, pero por la falta de transparencia habitual nunca sabremos lo que nos ha costado cada puesto salvado ni quien lo ha pagado de verdad, si nosotros o Bruselas, ni en qué proporción.

    Al final, no somos conscientes del dineral que llega de Bruselas y de cómo nuestra capacidad legislativa se ve mermada por todas las Directivas Europeas. Creo que por una o por ambas razones, en base al libre mercado que no puede distorsionar la libre competencia entre los Estados miembros está la respuesta a tu pregunta.

    Siento no tener tiempo para documentarla pero … la pregunta, ya lo decía en mi primer intento era compleja.

    UN FUERTE ABRAZO

    • 9 noviembre, 2010 en 10:32 PM

      Pues alguna de esas razones habrá sido la causante de la decisión. Probablemente cuestión de competencia desleal y no de fondos disponibles, porque los fondos de esa subvención no vienen de Bruselas. Aún así, lo entiendo poco. Desde que Bruselas sugiere algo hasta que el pais miembro se siente forzado a actuar en el mismo sentido pasan años. Fíjate en el carbón, en las vacaciones fiscales vascas……
      De todas maneras, en este asunto someto mi criterio, puramente intuitivo, al tuyo, mucho más experto.
      Gracias Joselito.
      Un abrazo

  19. Cosimo Piovasco Di Rondò
    8 noviembre, 2010 en 1:15 PM

    Qué barbaridad lo que ha dado de sí esta entrada.

    Yo soy también escéptico respecto de muchas de las subvenciones, aunque quiero creer que por ser normativa regulada (Ley 38/2003 de Subvenciones) y concederse con luz y taquígrafos (políticos y prensa con afán escrutador) los políticos se cuidan muy mucho de cualquier conducta prevaricadora. Fiscalización administrativa y judicial aparte.

    Cuestión distinta es que la utilidad pública o el interés social al que deba responder cada subvención no sea compartido por todos. Ese interés social no puede ser sinónimo de “bien común” (lo digo por la expresión que utilizas en la entrada); no todo “interés social” responde ni debe de responder a un “bien común”, de lo contrario muchos fines de interés para ciertas minorías quedarían huerfanos de subvención. El “bien común”, como el “sentido común” es un concepto que puede resbalarse como anguila en la mano, pues dependerá de la “ideología” (en el sentido más amplio) compartida por el grupo.

    En la lista de subvenciones habrá un tanto por ciento (pienso que amplio) que gustará a la mayoría. Una parte que sólo gustará a unos u otros depende de su posición. Y una tercera parte (quiero creer que reducida) que apesta.

    Abrazos,

    Cosimo Piovasco di Rondó

    • 9 noviembre, 2010 en 11:26 PM

      Algunos políticos se cuidan no tanto de que las conductas no sean prevaricadoras, sino de que no lo parezcan con demasiada evidencia o que, aún pareciéndolo, no se puedan probar “sin atisbo de duda razonable” en la fiscalización administrativa o judicial. Los casos en Andalucía son sangrantes.
      En cuanto a la dicotomía interés social/interés común, están muy ligados ambos conceptos, al menos en la intención que pretendía. Es interés común – a todos beneficia- que un determinado sector social (p.e. subsidos a los 4-5 millones de parados, sanidad a los inmigrantes no regulares, ayudas a un sector afectado por crisis o catástrofe…) esté protegido. Porque, de no estarlo, el bien(estar) común se resentiría.
      Pero en fin, creo que queremos decir lo mismo.
      Un abrazo y gracias por el ritmo que le das al blog

  20. Joselito
    8 noviembre, 2010 en 3:54 PM

    Lolita, no hay nada que perdonar.

    Al revés, es muy divertido leer cómo del tronco que Jaime nos propone van saliendo ramas, ramitas, hojas y se van bifurcando en direcciones variopintas pero siempre interesantes y divertidas… Ya querrían otros blogs tener estos “bosques” de príncipes, corsarios, princesas y algún espontáneo como yo, que lee más que escribe…

    Abrazos a todos ¡¡¡

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: