LA FAMILIA KOREANA

 

monsters

 
 

 
 
 
 
 
 
 

simpson

 
 
 
 
 
 
 

ADDAMS

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hay familias y familias. Las hay numerosas o de pocos hijos, bien avenidas o que se llevan a matar , reales o de fantasía, simpáticas o aburridas, famosas –de esas que salen en todos los medios– o discretas, pobres o ricas, de sangre o políticas. Y las hay malas. No malas como los Adams o los Monster, sino malas de verdad, siniestras; y feas, feas.. Como la que traigo hoy aquí.
 
 

kim jong

 
 
 
Estos días la Familia ha roto su peligrosa discreción y ha exhibido la fuerza de sus ejércitos. La excusa ha sido el anuncio de la sucesión dinástica que asegura la continuidad del régimen. La familia es la de los KIM, los dueños de Corea del Norte.
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Patriarca, ya muerto, fue KIM-IL- sung, presidente eterno y padre de la nación. Se la apropió en 1948 cuando Corea logró su independencia de Japón. La gobernó con mano de hierro hasta su muerte en 1994, cuando pasó a su hijo, KIM-JONG-il, el amado líder. 
 
 

 

El amado líder, KIM-JONG-il, está ahora enfermo, de una reciente apoplejía (en la foto, como “the naked emperor“). Antes de que los tiburones se coman su cadáver y los de su familia, ha decidido dejarel futuro “atado y bien atado” y ha resuelto nombrar a su sucesor en la persona de su hijo menor, KIM-JONG-un, de 27 años (el que sale con cara de listo en la foto), que ya es conocido como el Joven General o el Bondadoso Camarada. Le ha “ascendido” a general de cuatro estrellas, miembro del Comité Central del Partido de los Trabajadores y vicepresidente de la Comisión Central Militar de la formación.

 

Esta decisión no ha sentado nada bien a otro de sus hijos, el mayor, KIM-JONG-nam. Era el destinado a la sucesión pero, como Esaú, vendió su primogenitura por un plato de lentejas. Occidente le gustaba y, de hecho, cursó estudios en Ginebra y Moscú. Pero le detuvieron hace años en el aeropuerto de Tokyio, con pasaporte falso, en su intento de visitar el Disneyland japonés. Pecado imperdonable.

 

Aún hay un tercer hijo (el segundo en edad) del amado líder. Se trata de KIM-JONG-chul. Dicen que su padre lo habría descartado para la sucesión por considerarlo demasiado “afeminado”. También estudió fuera del país y, como a su hermano mayor, también le gusta la cultura occidental. Se le ha visto en Europa en varias ocasiones e incluso, en verano de 2006, asistió un concierto de Eric Clapton en Alemania. Viendo su foto, parece el único normal de la familia.

Esta es la familia directa. Pero aún queda KIM-KYONG-hui, mujer de 64 años y hermana menor del amado líder. Tiene mucha influencia. Su carrera política la empezó joven, como Bibiana Aído, en el Sindicato de Mujeres, que debe de ser algo parecido al ministerio de igualdad. Lo debió de hacer bien: basta observar lo iguales que son todas las coreanas y lo poco que se diferencian de los coreanos. Esta semana ha sido nombrada general de cuatro estrellas (vedla ¿no tiene toda la pinta?) y miembro del buró político del partido, con la intención, según los analistas, de arropar a su sobrino menor en la eventual transición. Debe de ser cierto, porque con la cara de panoli que tiene el niño, va a necesitar mucha tutela. 

Casi todas las familias tienen un cuñado: “el cuñado”. Pueden tener otros, pero hay uno que es el importante. Este papel lo juega CHANG-SUNG-taek, marido de la anterior, que hace poco ha sido nombrado vicepresidente de la Comisión Nacional de Defensa, también para proteger al “bollicao”, lo que le ha convertido en “número dos” del país. La pareja actuará como “regente” de Kim Jong-un.

Pues esta es la familia. Si no fuera por el peligro que tienen, es para tomarlo a risa.

Así es. Podría tomarse a chunga si no fuera (1) porque Corea del Norte es uno de los tres países que, sin haber firmado el Tratado de no Proliferación Nuclear, son considerados potencias nucleares (con India y Pakistán), (2) porque es enemiga acérrima de occidente (como el Irán de Ahmadineyad) y (3) porque China se ha erigido en su protector.

Corea del Norte ocupa una extensión algo menor que la cuarta parte de España; más o menos como Andalucía y Extremadura juntas. Sus 23 millones de habitantes, la mitad que España, son como zombies, como robots: no viven, no piensan, no opinan y apenas comen; pero desfilan como muñecos mecánicos. Es un país secreto cuyas interioridades pocos –incluyendo a la CIA– conocen. Cómo es, cuál es su ideología actual -si es que la tienen-, su estilo de vida, su esquema social, es algo que muy pocos conocen y a lo que poca importancia concedemos. Corea es la última dictadura estalinista, aunque se desarrolló con una ideología comunista propia. La que le ha llevado a ser lo que hoy es: la ideología Juche.
El “Pensamiento Juche” es un sistema “filosófico e ideológico” cuya formulación se atribuye al presidente Kim Il Sung y cuyo desarrollo se atribuye al actual líder norcoreano Kim Jong-il. Según algunos sectores comunistas el juche supone una desviación del leninismo, del cual surge, pero cuyo único objetivo es “adaptarse a la cultura coreana”. Es decir, a las ambiciones del sus gobernantes.
La principal idea es que el hombre y la mujer son los responsables de sus destinos. Esta máxima, en un sistema revolucionario, traslada al conjunto de personas que componen las masas populares la autoría de la revolución y su desarrollo. De esa manera, cada coreano tiene su parte de responsabilidad en el destino de la colectividad.
La revista norcoreana Korean Review señala que Juche significa adoptar el papel de maestro de la revolución y reconstrucción de tu propio país. Esto significa un proceder independiente y creativo de cada uno con el fin de adaptar las soluciones a los problemas que puedan aparecer en el proceso de revolución y construcción. Así se explica la principal aplicación práctica de esta teoría. Algunas características de Juche son:

 • Defensa de la independencia económica y política respecto a países extranjeros.
• “Songun”: el aspecto militar es el más importante de la política.
• Voluntarismo.
• Nacionalismo, exaltación de los símbolos nacionales y la defensa de la patria norcoreana ante la amenaza imperialista.
• Respeto y defensa de la cultura tradicional coreana.

Como muchas de las ideologías revolucionarias, aunque sus inicios puedieran ser legítimos y no exentos de cierto romanticismo y ensalzamiento del individuo, su desarrollo y consolidación ha derivado en la anulación intelectual de aquellos a quienes pretendió defender. El caso es que, sobre estas bases ideológicas, Corea del Norte es hoy un país de millones de pobres hambrientos, millones de soldados y millones de mentes vacías; con cientos de miles de presos políticos, ejecuciones públicas, esclavitud, y todas las vulneraciones de los derechos humanos que se nos puedan ocurrir.

No hay el más mínimo respeto por el individuo, por su libertad física e intelectual; no hay prensa libre –todos los medios son oficiales-, no hay Internet, excepto para el poder. La gente se muere de hambre. En radical cumplimiento de su ideología juche, no acepta ayuda humanitaria del exterior, ni siquiera con ocasión de recientes desastres naturales que ha sufrido; prefiere que sus ciudadanos mueran de hambre a recibir ayuda externa.

Pero tiene el cuarto mayor ejército del mundo, armas nucleares y alianzas peligrosas. Por eso, es una amenaza para el mundo.

                              

Como decía antes, la igualdad que han conseguido, tanto entre hombres y mujeres como entre ellas mismas, según vemos en estas fotos, puede ser envidiable para nuestra querida (ex) ministra de igualdad.

No se me ocurre música para esto; la coreana es poco atractiva y la música militar, triste y dura. Por eso, he tirado de mis clásicos y he recordado esta bella canción de Bob Dylan, The Chimes of Freedom, (“Campanadas de Libertad”), creada e interpretada por él mismo. La escribió en solidaridad con los pueblos oprimidos y con la esperanza de que algún día comiencen a sonar las campanas de la libertad. Escuchadla, es preciosa.

Far between sundown’s finish an’ midnight’s broken toll
We ducked inside the doorway, thunder crashing
As majestic bells of bolts struck shadows in the sounds
Seeming to be the chimes of freedom flashing
Flashing for the warriors whose strength is not to fight
Flashing for the refugees on the unarmed road of flight
An’ for each an’ ev’ry underdog soldier in the night
An’ we gazed upon the chimes of freedom flashing.

In the city’s melted furnace, unexpectedly we watched
With faces hidden while the walls were tightening
As the echo of the wedding bells before the blowin’ rain
Dissolved into the bells of the lightning
Tolling for the rebel, tolling for the rake
Tolling for the luckless, the abandoned an’ forsaked
Tolling for the outcast, burnin’ constantly at stake
An’ we gazed upon the chimes of freedom flashing.

Through the mad mystic hammering of the wild ripping hail
The sky cracked its poems in naked wonder
That the clinging of the church bells blew far into the breeze
Leaving only bells of lightning and its thunder
Striking for the gentle, striking for the kind
Striking for the guardians and protectors of the mind
An’ the unpawned painter behind beyond his rightful time
An’ we gazed upon the chimes of freedom flashing.

Through the wild cathedral evening the rain unraveled tales
For the disrobed faceless forms of no position
Tolling for the tongues with no place to bring their thoughts
All down in taken-for-granted situations
Tolling for the deaf an’ blind, tolling for the mute
Tolling for the mistreated, mateless mother, the mistitled prostitute
For the misdemeanor outlaw, chased an’ cheated by pursuit
An’ we gazed upon the chimes of freedom flashing.

Even though a cloud’s white curtain in a far-off corner flashed
An’ the hypnotic splattered mist was slowly lifting
Electric light still struck like arrows, fired but for the ones
Condemned to drift or else be kept from drifting
Tolling for the searching ones, on their speechless, seeking trail
For the lonesome-hearted lovers with too personal a tale
An’ for each unharmful, gentle soul misplaced inside a jail
An’ we gazed upon the chimes of freedom flashing.

Starry-eyed an’ laughing as I recall when we were caught
Trapped by no track of hours for they hanged suspended
As we listened one last time an’ we watched with one last look
Spellbound an’ swallowed ‘til the tolling ended
Tolling for the aching ones whose wounds cannot be nursed
For the countless confused, accused, misused, strung-out ones an’ worse
An’ for every hung-up person in the whole wide universe
An’ we gazed upon the chimes of freedom flashing.

Anuncios
  1. Chiky
    22 octubre, 2010 en 8:27 PM

    Que familia de guapos ¡¡

    Parece buena gente..

  2. Chiky
    23 octubre, 2010 en 2:20 PM

    A estos sátrapas Koreanos les vendría bien que, http://www.wikileaks.org/ , la wikipedia de las filtraciones, el azote de los poderosos, les sacara los trapos sucios como estan haciendo con las barbaridades cometidas por los americanos en Irak.

    Me parece una web fantástica, a pesar de las críticas feroces de los conservadores americanos ¡

    No me sorprendería que en cualquier momento “suicidaran” al creador,Julian Assange, como ocurrió con el MP Inglés que desvelo las mentiras de las armas de destrucción masiva en Irak y que Tony Blair usó comop pretexto para intervenir en la guerra, igualito que nuestro “Ansar” como decía el carnicerito de Texas Mr. Bush Jr.

    Seguro que Frederick Forsyth saca algún thriller sobre este tema.

    No tiene mucho que ver con tu post pero así saco el tema de las filtraciones que me parece interesante

    Chiky

    • 25 octubre, 2010 en 4:32 PM

      A estos les da lo mismo que les vean los trapos sucios.
      Assange tiene huevos. De mometo van a por él -en Suecia- con su presunto asunto de violación. Pero aunque sea cierto, no afecta en nada a lo que cuenta su wikileaks.
      Los ayatollahs americanos, aunque hoy sean los demócratas, le van a dictar una fatwa, como hicieron los iraníes con Salman Rushdie cuando publicó sus Versos Satánicos. “Daños colaterales”
      Abrazos

  3. El Corsario
    23 octubre, 2010 en 9:21 PM

    Estoy de acuerdo con el apelativo de “carnicero” sobre el Sr. Bush, yo diría que el señor, por llamarle de alguna manera, Donald Rumsfeld también se ha ganado a pulso esa descripción, sobre todo por por sus actuaciones en Faluja. Cada niño muerto en aquella ciudad, cada niña destrozada por las bombas, cada mujer violada y asesinada por los invasores es parte de esa ofrenda que DR hizo a su mentor.

    an understatement ¡

    Corsario

    • 25 octubre, 2010 en 4:39 PM

      Wellcome back, Corsario.
      Ellos lo provocaron, pero Clinton y el Pentágono parece, por las declaraciones que acaban de hacer, que defienden lo hecho. No la guerra como decisión poilítica, sino incluso las salvajadas de los combatientes usa e irquíes: “la divulgación pone en peligro a las tropas”, es lo único que han dicho. Pero no dicen una palabra de condena contra los salvajes.
      Abrazos

  4. Cosimo Piovasco Di Rondò
    25 octubre, 2010 en 11:48 AM

    Yo de los Koreanos estos no comento, que no entiendo (bueno, entender, entiendo de pocas cosas o de ninguna), pero parecen unos golfos. Me trae a la memoria uno de los libros que más me han impactado, “El otoño del patriarca”, de Gabriel García Márquez, una novela experimental y de lectura compleja (escasa puntuación, sin separación de párrafos, sin gota de diálogo, un monólogo coral surrealista), con una prosa de enorme expresividad, uno de esos libros cuya lectura va mucho más allá del significado de las palabras. Trata de los últimos días del sátrapa dictador de un país caribeño imaginario, encerrado en su soledad. Un libro inmenso e intenso del que GGM ha dicho que es uno de los libros que más esfuerzo le costó escribir. Para saber más dejo enlace a la wiki
    http://es.wikipedia.org/wiki/El_oto%C3%B1o_del_patriarca

    • 25 octubre, 2010 en 5:16 PM

      A los coreanos nadie les entiende, pero son de temer. Se me ocurrió escribir sobre ellos cuando leí el show del nombraqmiento del sucesor. Ahora ya los conozco (sin entenderlos) un poco más.
      Pero en lo esencial no son muy diferentes de los Obian Ngema y compañía. Se enriquecen a costa de que los suyos pasen hambre física e intelectual.
      Pero al menos, a los KIM JONG no les ayuda nadie, mientras que los Ngemas perpetran las salvajadas con el conocimiento, aceptación y en ocasiones colaboración de los paises ricos que les compran petróleo, les venden armas y les abren sus bancos. Y hasta les aceptan míserables donaciones para poner su nombre a un premio de la UNESCO.

      Abrazos

  5. chiky
    25 octubre, 2010 en 2:32 PM

    Sr Cosimo, por cierto es el nombre de un Boss de la Camorra Napolitana, de la famosa familia “Di Lauro”, nada que ver, yo supongo ¡

    A GGM le gusta mucho escribir sobre los gobernantes Latino Americanos. Hace años, cuando yo tenía conexiones con esos pagos, un cliente me regaló un libro de GGM, “El General en su Laberinto”, recreaba los ultimos días de Simón Bolivar, bastante ameno de lectura, recuerdo.

    Saludos
    Chiky

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: