Inicio > BUROCRACIA Y ADMINISTRACIÓN > TV PUBLICAS (la ruina)

TV PUBLICAS (la ruina)

Uno se da cuenta de su edad, de si ya es “bastante mayor”, cuando se compara con algún otro elemento evolutivo que crece, evoluciona, progresa. Lo malo es que, con el tiempo, el crecimiento, la evolución y el progreso se detienen en el hombre y empieza la vía del regreso; hay que tratar de que sea lento y creativo.  Yo soy ya “tan mayor” que nací unos años antes de que la televisión lo hiciera en España. Eso sí, en los primeros años crecí mucho más rápido que ella. “Ella” nació en España  en 1956, unos años después de mí pero sus inicios fueron lentos. Durante nueve años sólo hubo un canal. En el 65 se creó el segundo, el UHF, todavía en blanco y negro, ya que el color no llega hasta el 70. Pasaron bastantes años más, nada menos que 17, cuando la televisión, aún íntegramente pública, se abrió a las Comunidades Autónomas aunque seguíamos viviendo, a efectos prácticos, con los dos canales estatales: VHF y UHF (hoy, TV1 y TV2). Y no fue hasta el 89 (pasados mis 40 años y sus 33) cuando empezaron a emitir las primeras cadenas privadas.

Bastantes años más tarde, el sistema analógico da pie a la TDT y en abril de 2010 se decreta el “apagón analógico”; ya sólo funciona la Televisión Digital Terrestre. A partir de ahí, el crecimiento desordenado, la debacle.

Lo malo es que el crecimiento desordenado en la empresa privada no nos cuesta, o nos cuesta menos que el de la empresa pública. Este lo pagamos entre todos.

Viene esto a cuenta del debate que ya apuntaba en mi última entrada, y que nadie quiere tener en serio, de la TV pública; debate que debiera conducir a la continuidad, cierre o privatización, según convenga más en cada caso, de todas o de algunas de las cadenas públicas de televisión. Porque, siendo la televisión un Servicio Público, lo primero que deberíamos de definir es si ese servicio público mantiene, hoy, las características o las condiciones que aconsejaron su creación.

Dice nuestra Constitución:

«La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación con sometimiento pleno a la Ley y al Derecho.» (art 103.1 CE)

Y, de acuerdo con el insigne jurista Garrido Falla:

La Administración gestiona la organización de medios personales y materiales cuya actuación concreta resulta necesaria para alcanzar la satisfacción de los intereses públicos y las necesidades colectivas de los ciudadanos. Estas organizaciones serian, en una primera aproximación, los servicios públicos”.

Y, con definición más vulgar, la Wikipedia define Servicio público como:

 “El conjunto de prestaciones reservadas en cada Estado a la órbita de las administraciones públicas y que tienen como finalidad la cobertura de determinadas prestaciones a los ciudadanos. Son brindados por determinadas entidades (por lo general el Estado), y satisfacen primordialmente las necesidades de la comunidad o sociedad donde estos se llevan a cabo. Los servicios públicos pueden cumplir una función económica o social (o ambas), y pueden ser prestados de forma directa por las administraciones públicas o bien de forma indirecta a través de empresas públicas o privadas.”

Hasta aquí, el concepto jurídico y vulgar del Servicio Público. Lo que hemos de ver es si los elementos básicos del servicio público se dan en el caso de las TV públicas. Los textos transcritos nos ofrecen los elementos y  fundamentos básicos que debieran motivar la prestación y la propia existencia del servicio. A saber:

Que sea prestado con objetividad y eficacia.

Que sea necesario para alcanzar la satisfacción de los intereses públicos y las necesidades colectivas de los ciudadanos.

A poco que analicemos la situación de las TV públicas observaremos, sin que probablemente haya demasiada discrepancia entre personas de diferente ideología, que:  

-Ni el servicio se presta con objetividad sino que, más bien, es el propio servicio el que sirve de apoyo y propaganda a la administración que lo gestiona, sea estatal, autonómica o local. Y sirve, también, para colocar amigos y pagar servicios prestados. Bien es verdad que este hecho se detecta especialmente en las televisiones autonómicas y en las locales, que nadie ve. Es menos evidente en las estatales.

-Ni se presta con eficacia, ya que su gestión provoca miles de millones en pérdidas recurrentes y endeudamientos pertinaces.

-Ni es necesario para satisfacer las necesidades colectivas de los ciudadanos, en demasía satisfechas por las cadenas privadas, nacionales o extranjeras.

Pues si esto es así y –me atrevo a decir que- la mayoría de los ciudadanos lo reconocen ¿Por qué no sólo no se abre el debate sino que continúan apareciendo mas y mas  TV’s públicas regionales y locales? ¿Por qué las mayores –las únicas- críticas, provienen de los representantes de las televisiones privadas? Pues a mi parecer está claro: a la primera cuestión: ningún político está dispuesto a perder su medio de influencia y propaganda; a la segunda: las privadas quieren eliminar la competencia publicitaria de las públicas y aumentar su propio “share”.

Aunque son interesadas, destaco parte de las declaraciónes de Alejandro Echevarría, presidente de Telecinco y de UTECA (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas, es decir, todas las privadas):

–         España “no puede soportar la sangría” que significan las 13 (realmente son 15, pero no cadenas, sino entes autónomos que las explotan) televisiones públicas autonómicas existentes en el país, que este año 2010 “van a costar casi 1.900 millones de euros” y se han endeudado en 1.500 millones “por los déficits de explotación del pasado”. Por ello, cree que “habrá que empezar a pensar en racionalizar”.

–         “Las televisiones públicas más caras son las que hay en Euskadi y cuestan 253 euros a cada hogar vasco (140 euros, ETB)”. La segunda televisión pública más cara es la de Cataluña (209 euros por hogar), seguida de Valencia (202 euros), Murcia (192 euros) y Andalucía (173 euros).

–         Las 13 televisiones autonómicas en España dan empleo a 10.000 personas, “que hacen lo mismo que pueden hacer Telecinco o Antena 3 con 1.000 personas de plantilla”.

–         “En ningún país europeo ni norteamericano se soporta el peso del sector público de televisión que es tan agobiante en España y con una competencia tan desleal hacia la televisión privada”.

–         “Hay demasiadas televisiones que solamente viven de un oro liquido que es la publicidad y no van a poder sobrevivir tantas televisiones en el futuro”. “Existen 1.000 televisiones locales y autonómicas en España, “lo que es una locura, porque todos vivimos de la publicidad y es imposible mantener este sector con tanta oferta como la que hay”. “Tienen que producirse reestructuraciones, desapariciones, cierres y eliminaciones de televisiones”.

 

Olvidó, o no quiso decir, que ya en 2009 el Estado tuvo que asumir la abultada deuda de TVE valorada en 7.900 millones de euros. Es decir, entre todos la pagamos.

Que sus declaraciones sean interesadas no significa que no sean ciertas en cuanto a los hechos y datos y acertadas en cuanto a las consecuencias. De momento, y precisamente por la inviabilidad financiera de continuar como ahora, en el sector privado se anuncian las fusiones de Telecinco y la Cuatro, por un lado y de Antena 3 y la Sexta, por otro, lo que dará lugar a dos grandes operadores nacionales.

Pero lo que me ha dejado perplejo de las declaraciones de Echevarría ha sido la existencia de ¡¡1000 televisiones autonómicas y locales!! Inmediatamente pensé en error tipográfico o exageración desmedida. De modo que me fui a las fuentes y el  obtuve el siguiente resultado:

Con los canales de cobertura nacional, coexisten cadenas autonómicas, locales, insulares (solapándose con autonómicas y locales) y las del “tercer sector” (canales que el Senado reconoció como “históricos de proximidad”, los cuales tienen un interés cultural, educativo, étnico o social en una comunidad determinada). Y sumé las siguientes (juro por mi honor que no exagero):

NACIONALES: 25

AUTONOMICAS: 85

INSULARES: 46

LOCALES: 741, sin contar –no encontré información- las correspondientes a los pueblos y ciudades de Castilla y León ni de Rioja.

TERCER SECTOR: 20.

Es decir, y repito que es información extraída de la red y no cálculos propios, que existen, efectivamente, ¡¡unas 1000 cadenas de televisión en España!! Supongo que bastantes estarán inoperativas o serán tan sólo licencias a desarrollar, pero por muchas que de estas haya, seguirá siendo un disparate. Lo que no se es cuántas, de entre las insulares y locales, son públicas o privadas. No existe o no he encontrado esta información, que debiera ser pública.

Como comenté el otro día, Esperanza Aguirre, presidenta de Madrid, dijo públicamente que “las televisiones públicas no deberían existir”. Añadió que la Ley no permite hoy la privatización. Leo también que Dolores de Cospedal, la jefa del PP en Castilla la Mancha y cargo importante en el partido, propuso al presidente Barreda en el debate del estado de la región, que se privatizara la televisión pública manchega. Barreda contestó que por qué no empezaban por privatizar las regiones gobernadas por el PP; lo de siempre. Todo parece indicar que el PP es proclive a la privatización mientras que el PSOE no lo es. Y estoy convencido de que si lo propusiera en serio, tendría una aceptación ciudadana muy notable. Pero ¿se van a atrever?  Me temo que no.

No se si muchos pensarán como yo, pero a mi todo esto me parece una locura. No me cabe ninguna duda de que las TV públicas, especialmente las de cobertura no nacional, son innecesarias, ineficaces, ineficientes y distorsionan, además de su bolsillo, la libertad de elección del ciudadano. Nos cuestan miles de millones que, en estos tiempos de crisis son muchos más millones que en tiempos de bonanza. Entonces ¿Por qué, para qué, para quién se mantienen? 

“The answer my friend, is blowing in the wind”  

Pero no, no os voy a poner esta  histórica canción de Bob Dylan, y mira que me gusta. La dejaré para una ocasión que la merezca. Esta entrada no la merece,

Hoy, no hay música.

Anuncios
  1. martuca
    6 octubre, 2010 en 8:56 PM

    Es buenísimo el artículo y merece toda mi adiración. Porque comparte 2 puntos con los que llevo tiempo trabajando.

    Mi humilde respuesta a este debate, es breve.
    Coincido, con el inicio del suscriptor, porque cada día, es más sabio, creativo, y me identifico con sus principios.

    Mi enorme apoyo a su crónica sobre la instrumentalización de la información, de los medios audiovisuales, privados o públicos.

    Como resultado de mi propio estudio, relacionado al mismo tema, deseo aportar mis conclusiones: Las graves consecuencias que producira en generaciónes futuras. FALTA DE IDENTIDAD, VACIO, INICIATIVA DE GENERAR RECURSOS PROPIOS, FRUSTRACIÓN POR NO PODER ACCEDER AL CONSUMO. SU TIEMPO LIBRE, SEGUIR CONECTADOS A INTERNET.

    Actualmente solo se estudia para trabajar y acceder a un puesto de trabajo. No hay un profundo deseo bocacional.

    Como en he escrito en varios medios, cuando el estomago esta lleno, el cerebro se queda como un simple órgano funcional. El abismo que produce el silencio, nos hace llevar radio en el coche, y al llegar a casa la tv. O al ordenador. Hace unos días hice mención a una propuesta, dificil: Los últimos filosofos que alimentas nuestas universidades, nos dejaron su legado, con carencias personales. Poetas murieron por defender su obra….hoy nadie defiende nada. Propuse, durante una semana; hacer semiayuno, no escuchar radio ni television, encerrarse en silencio, y escribir, la aungustia del silencio…comenzaremos a recivir montones de ideas conclusiones, que finalmente nos gustará.
    La semana pasada, como comenté me llamó una señora de barcelona, porque le encantaba lo que escribía. Entré en FB y miré que le pudo gustar, y yo misma me admiré de ello. Llevo aislada de la TV de la radio, solo creando obra, en soledad, generando mi propia filosofía, y flipando de la necendad que nos rodea. Adjunto aquelo que gustó a mi admiradora:
    Ideología política: ARISTO@CRATA
    Creencias religiosas: Creo en la vida y filosofía de aquellos, que tuvieron que morir, por defenderla

    ——————————————————————————–

    Biografía Nacida en un entorno social privilegiado, y aristócrata.
    Producto de progenitores con distintos valores humanos y racionales…con inmediata ruptura. Infancia difícil…gracias al tesón y esfuerzo de mi madre, engañada, nunca engañó. Compartimos una vida llena de experiencias, que pocos afortunados, han tenido. Matices, enriquecedores, desafiando las fuerzas de la naturaleza, por su manada. Recurriendo a su instinto más primario, hembra de la mejor especie.
    El tiempo le dió la razón, la sin razón, la pasión por vivir, y un desfío constante por controlar sus emociones.
    El gran legado, capacidad emocional, referente de esfuerzo, y filosofía de vida.
    Crecí sabiendo que no soy su hija, sino de la vida.
    Heredando más su capacidad emocional que racional. Pero con recursos importantes de supervivencia.
    Mi amiga, me dejó equivocarme, y el mejor acierto, aprender de cada equivocación…
    El progenitor, he quedó pequeñito, sin saborear el regalo que ella le dío.

    Mami, te prometo, seguir equivocarme….

    ——————————————————————————–

    Citas favoritas Siempre mirar para adelante. Aunque no lo apreendí bien.

    • Belén
      7 octubre, 2010 en 10:30 AM

      Martuca, no te conozco, pero me ha parecido muy duro lo que “entre líneas” puedo deducir de lo que leo acerca de tu “biografía”.Como no soy quien para opinar de vidas ajenas y menos aún desconocidas, solo te escribo para darte un “fuerte abrazo”, aunque sea “virtual”.Y por supuesto, desearte lo mejor en tu vida.

      Que mejor homenaje a ella, que tu felicidad.

    • 9 octubre, 2010 en 12:03 PM

      Hola Martuca, disculpa el retraso en contestar.
      Gracias por tu comentario y por las loas a este blog. Y por compartir sentimientos. Parece que estamos de acuerdo en bastantes cosas.
      Brindaré por tu Mami cada dia que beba una copa de vino.
      Y me atrevo a darte. con modestia, dos consejos:
      – Dedica todo el tiempo que puedas a crear
      – Equivocarse es bueno, a veces, para aprender. Pero llega un momento en que no es bueno seguir equivocándose.
      Besos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: