Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA, POLITICA > IZAS, RABIZAS Y….ESPERANZA

IZAS, RABIZAS Y….ESPERANZA

MARIA MAGDALENA

 

Y si yo mucho pequé

Más pecó la Magdalena

Y luego la hicieron santa

Cuando vieron que era buena.

 

 

 

 

 

Izas, Rabizas y Colipoterras, era el título de un libro de Camilo José Cela (ed. 1964). El título alude a sinónimos de “prostituta”; al menos los dos primeros términos, porque el tercero no figura en el DRAE. Sustituir El tercer sinónimo por “Esperanza” no tiene intención malsana alguna. Me merece, Esperanza, todo el respeto personal y bastante admiración política. Es, simplemente, por ligar el título con el contenido

Y viene a cuento porque en mi último “post”, que trataba el duelo entre Trini y Tomás, mencioné a Esperanza Aguirre, presidenta de Madrid, a la que uno de aquellos dos pretende merendarse en las próximas elecciones. Mientras lo escribía, escuchaba una entrevista que le estaban haciendo en TV. Esperanza tendrá partidarios, detractores y enemigos declarados. Pero lo que nadie puede negarle es que es directa y clara como muy pocos políticos. Orgullosa de su posición política y paladín del liberalismo, no tiene complejo de ser “de derechas y liberal”, como muchos de los políticos del PP. Expresa sus ideas y opiniones con claridad, aunque sean contrarias a las oficiales de su partido. Entre las respuestas que le escuché, destaco tres que son de titular:

1. Soy partidaria de legalizar la prostitución. “Hay que garantizar que, si quieren ejercer la prostitución, puedan hacerlo libremente. Que puedan tener una regulación y que la ley garantice que no van a ser extorsionados por otros”. “Si alguien quiere pagar por el sexo, no veo por qué lo debemos prohibir“, ha dicho.

2. La propuesta de Felipe González de legalizar las drogas “hay que estudiarla muy en serio”.

3. Las televisiones públicas no deberían existir.

Estas tres afirmaciones/opiniones, pueden dar lugar a debates muy interesantes. Hoy me centro en la primera. La legalización de la prostitución. Como introducción a esta entrada, transcribo un párrafo de mi “post” LA COSTILLA DE ADAN, de 15 de agosto.

La prostitución no es ilegal en España; lo son determinadas conductas relacionadas con ella. Las que atenten contra la libertad sexual, como la inducción a menores, o a mayores si media engaño, violencia, etc, entre otras. Pero no hay una condena en nuestro código penal en relación con la prostitución, que puede reputarse (no hay intención malsana en la utilización de este verbo) legal. Ni hay pena para quien la ejerce libremente. Pues entonces, si el ejercicio de la prostitución no forzada es legal ¿por qué no se dedican los esfuerzos que sean necesarios a regular los derechos de quienes, libremente, decidan ejercerla?

Respecto a las declaraciones de Aguirre, el PP se ha apresurado a decir que “no está en sus planes abrir un debate” y, no solo eso; se atreven a declarar que “no tienen un criterio definido sobre este asunto”; ¿cómo puede ser esto? Parecida es la postura de PSOE. Y ni siquiera, contra lo que pudiera parecer, los partidos a su izquierda están por la labor. En efecto, aunque a finales de 2009 ERC presentó en el Parlamento una proposición que instaba al Gobierno a regularizar la prostitución, su postura oficial es “que desaparezca, pero mientras no sea ilegal, que se regule”. IU tampoco tiene posición clara. Los partidos en general, y quizá con la excepción de la casi testimonial UPyD, no tienen postura, ni clara ni oscura, sobre el asunto. Lo que equivale a decir que no quieren ni prohibirlo ni regularlo; simplemente, no tratarlo. Tratan de ponerse de perfil y evitan manifestarse directamente. Puritita hipocresía

Algunos políticos, muy pocos, aprovechando que no hay “postura oficial” manifiestan con cierta claridad su posición aún a riesgo de “represalias”. Por eso valoro la postura de Aguirre, a quien las represalias le importan un carajo.

Tan sólo manifiestan posición clara algunas asociaciones. A favor de la legalización, HETARIA, un colectivo que defiende a las prostitutas. En contra, la Plataforma de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución. Las que están en contra de la legalización suelen destacar que fomentaría el proxenetismo, la esclavitud sexual, la trata de mujeres, la delincuencia asociada, además de suponer humillación y degradación vender sexo por dinero. Quienes están a favor atienden al acto intrínseco de ejercer la prostitución, de manera libre y voluntaria y, naturalmente, condenan cualquier elemento delictivo que pudiera existir alrededor de este ejercicio. Y, precisamente por eso, para permitir lo legal y perseguir lo ilegal, piden que se regule.

Naturalmente, estoy más a favor de estos que de aquellos. Puesto que la prostitución no es ilegal, además de no ser intrínsecamente “mala” para quien vende o compra el servicio (como pudiera predicarse de las drogas) y los delitos asociados si lo son, lo que hay que hacer es protegerla a través de su regulación y fortalecer la persecución de los delincuentes que se aprovechan de ella. Estoy convencido de que, regulándola, se reduciría la delincuencia. Y regularla implica su reconocimiento como actividad profesional, aunque nos pueda sonar raro el término; actividad que se debiera poder  ejercer por cuenta ajena, mediante relación laboral (lo que equivaldría a “convertir” lo que hoy se entiende por proxenetismo en actividad empresarial), o por cuenta propia, como autónomos. Como digo suena raro pero no veo por que no debiera ser así. Naturalmente, con sus derechos y obligaciones en la seguridad social y en el pago de impuestos. La actividad se ordenaría y, consecuentemente, se reduciría la posibilidad de explotación. Las arcas del Estado y de la Seguridad Social agradecerían una medida en este sentido.

PROXENETA. DIRK VAN BABUREN

BURDEL. TOULOUSE LAUTREC

 

Algunos que han estudiado el asunto dentro de estas asociaciones con mucha mayor profundidad que yo, lo analizan desde la perspectiva de las potenciales consecuencias que acarrearía una decisión abolicionista frente a la legalizadora (con regulación). Y, curiosamente, han desarrollado sendos decálogos con consecuencias radicalmente contrarias. Esto extraigo de la red:

Decálogo de posibles consecuencias de la prohibición (por los “legalizadotes”):

1. Abandono institucional: deja a quienes la ejercen sin derechos ni protección de    ninguna clase.

2. La prohibición no conseguiría, probablemente, su propósito: reducir la prostitución.

3. Convierten a gente presumiblemente honesta y pacífica en delincuentes.

4. Convierte un mercado libre y pacífico en una actividad clandestina donde la competencia es violenta.

5. Encarece el precio del servicio, al no haber competencia libre.

6. Perjudica la “calidad del producto”, al no poder ejercer control sanitario.

7. Provoca la delincuencia asociada (trata, esclavitud, economía sumergida, menores, etc.).

8. Puede hacer que el sistema de policía y justicia sea más corrupto

9. El Estado convierte actividades pacíficas en criminales

10. Provoca un aumento de notable del gasto estatal

Por su parte, los partidarios de la abolición plantean el siguiente decálogo de posibles consecuencias de la legalización regulada:

1. La legalización / despenalización de la prostitución es un regalo para los proxenetas, los traficantes y la industria del sexo.

2. La legalización / despenalización de la prostitución y de la industria del sexo promueve el tráfico sexual.

3. La legalización / despenalización de la prostitución no supone un control de la industria del sexo. La expande.

4. La legalización / despenalización de la prostitución aumenta la prostitución clandestina, ilegal y la prostitución de la calle.

5. La legalización de la prostitución y la despenalización de la industria del sexo promueve la prostitución infantil.

6. La legalización / despenalización de la prostitución no protege a las mujeres que están en la prostitución.

7. La legalización / despenalización de la prostitución aumenta la demanda de la prostitución. Incentiva a los hombres a comprar a las mujeres por sexo en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

8. La legalización / despenalización de la prostitución no promueve una mejora de la salud de las mujeres.

9. La legalización / despenalización de la prostitución no aumenta las posibilidades de elección de las mujeres.

10. Las mujeres que están dentro de la prostitución no quieren que se legalice o despenalice la industria del sexo.

Moralinas aparte, no me tengo que estrujar demasiado el coco ni torcer mis convicciones para llegar a la conclusión de el “decálogo” de los defensores de la regulación tiene muchísimo más Sentido Común que el de los abolicionistas. Y no entiendo que los Partidos Políticos, en un asunto tan sensible socialmente como este, no tengan una posición definida. Lo que no se puede es dejar esta actividad en el limbo y tratar de contenerla con medidas tangenciales, como prohibir su publicidad.

Había pensado traer una preciosa canción del folk americano, de autor desconocido pero interpretada por muchos de “los míos” (Leadbelly, Guthry, Baez,…): The house of the rising sun (la casa del sol naciente) pero entiendo que estéis ya un poco hartos de este estilo. Por eso, traigo una canción de Joaquín Sabina, que cuadra bien con este asunto: LA MAGDALENA. Aquí la canta con Pablo Milanés.

http://www.youtube.com/v/4uuu2Hl4iSA?fs=1&hl=es_ES

Si, a media noche, por la carretera
que te conté,
detrás de una gasolinera
donde llené,
te hacen un guiño unas bombillas
azules, rojas y amarillas,
pórtate bien
y frena.
Y, si la Magdalena
pide un trago,
tú la invitas a cien
que yo los pago.
Acércate a su puerta y llama
si te mueres de sed,
si ya no juegas a las damas
ni con tu mujer.
Sólo te pido que me escribas,
contándome si sigue viva
la virgen del pecado,
la novia de la flor de la saliva,
el sexo con amor de los casados.
Dueña de un corazón,
tan cinco estrellas,
que, hasta el hijo de un Dios,
una vez que la vio,
se fue con ella.
Y nunca le cobró
la Magdalena.
Si estás más solo que la luna,
déjate convencer,
brindando a mi salud, con una
que yo me sé.
Y, cuando suban las bebidas,
el doble de lo que te pida
dale por sus favores,
que, en casa de María de Magdala,
las malas compañías son las mejores.
Si llevas grasa en la guantera
u un alma que perder,
aparca, junto a sus caderas
de leche y miel.
Entre dos curvas redentoras
la más prohibida de las frutas
te espera hasta la aurora,
la más señora de todas las putas,
la más puta de todas las señoras.
Con ese corazón,
tan cinco estrellas,
que, hasta el hijo de un Dios,
una vez que la vio,
se fue con ella,
Y nunca le cobró
la Magdalena.

Anuncios
  1. Belén
    4 octubre, 2010 en 2:41 PM

    Os dejo aquí un artículo que leí en febrero en el que se habla del “Reglamento Especial para la Organización y Vigilancia de la Prostitución” de 1898.No he podido dejar una imagen de la portada del Reglamento por las limitaciones de un blog, se la he enviado a Jaime, aunque en la parte derecha del propio artículo se puede observar.

    http://www.laverdad.es/murcia/v/20100221/murcia/escandalosas-casas-huespedes-20100221.html

    Saludos a todos.

    • 4 octubre, 2010 en 3:13 PM

      Gracias Belen
      Pues “mutatis mutandi”, teniendo en cuenta el siglo y pico transcurrido, la cosa no ha cambiado mucho. Hoy, como entonces, “el oficio se permite tanto como se esconde”.

  2. Cosimo Piovasco Di Rondò
    4 octubre, 2010 en 4:58 PM

    La prostitución es una realidad y Cósimo está a favor de regularizarla, lo cual equivale a “abolir” la explotación de la prostitución, fomentar la higiene y salud de quienes intervienen en el intercambio sexual y regular los espacios donde puede ejercerse, entre otras cuestiones. Y ello con un severo régimen sancionador centrado principalmente en la explotación sexual (centrado principalmente en proxenetas y clientes que se favorecen de la explotación).

    A partir de ahí y con las debidas garantías, la decisión de prostituirse y de pagar por ello debería ser una cuestión privada tan sólo limitada por la moral de cada uno.

    Considerando que actualmente el 95% la prostitución (¿me quedo corto?) gira alrededor de las mafias y proxenetas, una situación de “alegalidad” como la actual sólo les favorece a ellos. Con una buena regulación la lacra de la explotación sexual tendería a desaparecer. Haría falta tiempo “clarostá”.

    Mi lectura recomendada no puede ser otra hoy que la genial y divertidísima “Pantaleón y las visitadoras”, un libro que Vargas Llosa escribió de corrido. A Pantaleón Pantoja, capitán del ejército peruano, le encomiendan una delicada misión que no es otra que satisfacer las necesidades sexuales del regimiento y para ello crea el llamado Servicio de Visitadoras para Guarniciones, Puestos de Frontera y Afines. Lectura obligatoria.

    Abrazos!

    Cósimo

    • 6 octubre, 2010 en 8:37 PM

      De acuerdo Cosimo.
      Siempre que veo el verbo abolir, que entrecomillas, me viene a la cabeza la anécdota que atribuyen a Castelar, pero que creo es inventada. Se trataba de votar en el congreso, de viva voz, la abolición de una ley. Los señores diputados se iban levantando: “yo voto porque se abola” (risas) “yo, porque se abuela” (risas). Así hasta que se levantó Castelar y dijo: “que se abolezca, señores, que se abolezca”.
      Bueno, pues tampoco. He investigado y este verbo no se conjuga en presentes; el indicativo, solo en las dos primeras personas del plural; el subjuntivo, en ninguna.
      Bueno, a lo que vamos. Los proxenetas se reconvertirían en empresarios, porque de hecho, un proxeneta es un empresario, hoy en la economía sumergida, que vende sexo por persona interpuesta.
      Lo que tendrían que cuidar mucho, en este proceso de regulación, es todo lo relacionado con la ley de protección de datos.

      Ah….y poner el IVA al tipo superreducido.
      El libro, estupendo, de mis veintitantos años también
      Abrazos

  3. El Corsario
    4 octubre, 2010 en 5:08 PM

    BUENISIMO LIBRO ¡

    La pelicula tampoco está mal, con una guapisima protagonista en el papel de “visitadora”.

    Yo también soy partidario de la legalización, igual que con las drogas.

    Saludos

    • 6 octubre, 2010 en 8:38 PM

      Hablaremos de las drogas….

  4. martuca
    5 octubre, 2010 en 5:46 AM

    Aunque intento callarme la boca, por más que lo evito. Tengo la suerte de encontrar citas con libertad de expresión. Considero libertad, pensar…
    Hace poco, me llamó una señora,letrada relevante, de Barcelona, agradeciéndome, accediese a hablar con ella, para expresar su gratitud y admiración por lo que yo escribo. Su pregunta fue si yo soy escritora. Y mi respuesta fue, si ella era lect
    Día a día este blog está creciendo. Una vez más, admiro, el noble y justo criterio de su dirección. Un abrazo. Martuca

  5. martuca
    5 octubre, 2010 en 6:15 AM

    Ah! se me olvidaba, no hay rabizas, izas. Sólo la esperanza. La única…ser fieles, día a día, a NOSOTROS. SIN CRÍTICAS, SINO CRÓNICAS…ASI ME LO ENSEÑO MI ABUELO, NUNCA HABLAR MAS DE LOS DEMÁS…CADA UNO QUE REFLEXIONE SOBRE SU HONESTIDAD, SU VERDAD…UN BESO

    • 6 octubre, 2010 en 8:40 PM

      Gracias por tus comentarios Martuca. Aunque me despistan un poco, ya que no tienen -o no lo veo yo- nada que ver con la entrada….
      Tu abuelo debió de ser hombre notable…
      Abrazos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: