DUELO AL SOL

Hablé hace poco de Andalucía. Después hice un guiño a las tierras del norte, aunque no para hablar de ellas, sino para flirtear con la “Chica del Norte”. Permitidme que hoy me centre un poco. Pongamos que hable de Madrid. No, no es un anticipo de la canción de Sabina.

Y, más concretamente, hablaré de un duelo: del duelo de Madrid.

En la esquina derecha, Trinidad Jiménez García-Herrera, malagueña de 48 años; en la actualidad, Ministra de Sanidad del gobierno de ZP, hija de José Jimenez Villarejo, Magistrado del Tribunal Supremo. Licenciada en Derecho y política de profesión, desde siempre, habiendo ostentado diversos cargos de relevancia en el PSOE.

T&T, TRINI Y TOMAS

En la esquina izquierda, Tomás Gómez Franco, 42 años, español pero holandés por nacimiento, de familia de emigrantes; ex alcalde de Parla durante una década (el alcalde más votado de España en municipios de más de 50 mil habitantes). Actualmente, secretario general del PSM (Partido Socialista de Madrid). Licenciado en Ciencias Económicas y, de profesión, desde siempre, político, aunque antes de su inicio en la política tuvo un trabajo civil: fue socorrista de la piscina de Parla.

El duelo, forzado por la dirección federal del partido socialista al rechazar Gómez dejar paso franco a la favorita de Zapatero para enfrentarse a la presidenta Aguirre, tendrá lugar el domingo 3 de octubre de 2010. Los padrinos: por Trinidad, Zapatero, Rubalcaba, Blanco, casi todo el gobierno, la plana mayor del PSOE y casi todos los medios afines. Por Gómez, pocos que den la cara y poco conocidos; pero en las sombras, sin atreverse a salir a plena luz, tiene más padrinos (Pajín, Caldera, López Aguilar, Chacón). Las armas: los 17.000 militantes del PSM. El trofeo: conseguir el honor de enfrentarse a Esperanza Aguirre en las autonómicas de 2011.

Son políticos regionales (Madrid) pero, por el origen y posibles consecuencias de este duelo, llenan cientos de horas y páginas de los medios. Por eso me atrevo a traer un asunto de política  local. Gómez se enfrentó –nadie del partido lo ha hecho públicamente- a Zapatero que pretendió apartarle. Por eso dicen que, si Gómez gana, Zapatero pierde. A ellos, a los contendientes, les gusta que les comparen con Obama y Clinton en su lucha por las primarias a la candidatura por el partido demócrata en EEUU. Pero su lucha recuerda, por otros motivos, a otros duelos famosos.

Recuerda a “Duelo al Sol” (King Vidor, 1946, con Joseph Cotten, Gregory Peck y Jennifer Jones), film basado en la novela de Niven Busch sobre la historia bíblica de Caín y Abel. Una joven mestiza es enviada a vivir a un rancho de Texas, propiedad del senador McCandless. La joven india llama la atención de los hijos del senador: el siempre correcto Jesse (¿Trini?) y el fiero Lewton (¿Tomás?) Los hermanos se quieren y se odian. Pronto, los dos hermanos rivalizan por el amor de la atractiva chica y el drama comienza……En fin, Tomás y Trini, también hermanos de partido que, como aquellos,  se odian y se quieren, pelearán, también, por el “amor” de la bella Esperanza……el desenlace será, es de suponer, distinto al del film.

¿Qué va a pasar el día 3, el día del gran duelo? Todo parece indicar que las cosas se están dando la vuelta. A Gómez le conocía poca gente en Madrid y casi nadie fuera. Hoy, gracias a Zapatero que quiso anularle, es personaje popular, conocido y, al menos por su bravura, casi querido. Trini era muy conocida; claro, era ministra y de las más valoradas. Pero el apoyo de tantos “grandes” le está restando, parece, el apoyo de los teóricamente pequeños pero que son los importantes, los que votan: los militantes de Madrid. Trini apareció en escena con una mentira que nadie creyó; dijo que se presentaba por propia decisión sin que nadie le hubiera “empujado”. Todos saben la verdad: que ella no quería volver a Madrid desde la derrota frente a Gallardón y que ha sido Zapatero quien le ha dado el impulso o la orden. Todos saben que, al menos en eso, Trini miente. Hoy, Gómez está arrastrando, no me atrevo a decir que arrasando. Las encuestas, que al principio favorecían a Trini, se están dando la vuelta. Hay mucho resentimiento hacia ZP en las propias filas del partido, pero es un resentimiento cobarde, que no se atreve a manifestarse excepto, quizá, en unas elecciones libres y secretas; la ofensa al lider será, así, anónima. Y el anonimato es el caldo de cultivo de la cobardía.

En los preliminares del duelo, en la campaña, ambos están manteniendo las formas; pero en el fondo hay ruido de sables: zancadillas, utilización partidaria de censos, mensajes subliminales, acusaciones y difamaciones a través de terceros. Más juego sucio por parte de Trini que de Gómez, me atrevo a afirmar. Y tanto temen uno y otra el juego sucio de una y otro que fue primero Trini la que pidió cabinas cerradas para votar; y fue, después, Gómez quien pidió más: asegurar el secreto del voto y lacrar las urnas. Vamos, que no se fían. Ante el avance de Gómez, Trini tiene miedo. Sabe que el mensaje de aquel, más populista y más de izquierda, cala más que el suyo, poco espontáneo y más estudiado. Y, por eso, se ha negado a mantener con Tomás un debate público.

Mientras tanto, Esperanza Aguirre, en la primera fila de sillas de ring, está encantada con el espectáculo. Sabe, al menos intuye, que la pelea desgasta al partido y que genera odios internos; odios que pueden devenir en venganza en forma de abstención en las autonómicas por parte de los simpatizantes del contendiente derrotado. Así de perros son (o somos) muchos electores. Y está segura de que, cualquiera que sea el triunfador, será un apetitoso bocado para ella. Yo me atrevo a apostar que a quien se va a comer Aguirre en mayo del año que viene será a Tomás Gómez.

Este duelo me va a permitir traer al blog otro duelo histórico, magnífico; un duelo musical, de banjo y guitarra. Proviene de la película “Deliverance” o “Amarga Pesadilla” (1972, John Boorman) que relata la aventura de cuatro hombres de negocios en su descenso en canoa a través de un río que transcurre entre los bosques de Georgia. El viaje de placer se convierte pronto en aventura dramática. El film, soberbio; el duelo musical, insuperable. No dejéis de escucharlo y de conocer la historia de este duelo que así me explicaba un amigo, lector de este blog:

“El niño que toca el banjo no es actor, es apenas un chico autista que residía cerca del lugar donde se estaba filmando la película. Cuando, por casualidad, el equipo paró en una gasolinera, surgió esta escena notable que el director tuvo el acierto de no interrumpir y decidió incluirla en el film. Reparad en la expresión del niño: Al principio, triste y pequeño. Pero, a medida que toca su banjo, crece con la música y se va dejando llevar por ella hasta transformar su expresión en alegría, rescatada gracias a un guitarrista forastero. El niño crece, brilla y exhibe su sonrisa apresada en los pliegues de su deficiencia, sonrisa maravillosa que la magia de la música trae a la superficie. Después, vuelve dentro de si, dejando su parte de belleza eternizada en este film.” Así me lo contaba mi lector.

Disfrutad el duelo. Aguantadlo hasta el final y no perdais de vista la cara del chiquillo. Disculparéis que no haya letra.

Anuncios
  1. El Corsario
    1 octubre, 2010 en 10:40 PM

    Memorable el duelo de Banjos, de las mejores escenas del cine.

    La película de 10.

    Del otro duelo ??, Trinidad es guapetona y simpática, al otro no le conozco.

    Yo apuesto por Trini, solo por su look y gracejo, porque no tengo ni idea de su programa. Creo que con la gripe aviar se metió en muchos charcos, por culpa de la mafiosa “OMS”, menudos cacos ¡¡

    And the winner is ??????

    Saludos

    • Belén
      4 octubre, 2010 en 8:24 AM

      Nos equivocamos, Corsario.El triunfo fue para Tomás Gómez finalmente.

  2. Belén
    2 octubre, 2010 en 12:13 PM

    A Trinidad le veo “el puntito” de Felipe González, no termino de saber el motivo y más “punch” que a Gómez, pero solo lo digo movida “por impresiones”, por la sensación que me causa cuando la “veo y escucho” hablar.Es un poquito más directa, más “batallera”.

    Una bonita historia la del niño del banjo, siempre he sentido un cariño especial por este tipo de personas, me despiertan ternura.

  3. El Corsario
    4 octubre, 2010 en 9:50 AM

    Jaja pues la verdad me importaba un rábano quien ganara, ni frío ni calor….

    Yo en Madrid no tengo mis inversiones….

    • 4 octubre, 2010 en 11:54 AM

      La verdad es que poco importa quien haya ganado. Lo relevante será quien gane el 22 de mayo.
      Pero estas primarias tenían un poquito de morbo porque el amigo ZP y sus escuderos habían apostado fuerte….por la perdedora.
      Abrazos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: