LA CHICA DEL NORTE

Si el último “post”  hablaba del sur, de Andalucía, hoy me dedico al norte, a la Chica del Norte. 

Pero no es más que una excusa. La entrada no va sobre chicas -ya he hablado mucho sobre ellas- ni sobre el norte. Al final veréis el porqué de este título.

 Una de las cosas que más me repugnan en este mundo es el abuso de poder, se derive este poder de la fuerza o de la autoridad. Nada me subleva más que la violencia física o moral ejercida por quien tiene fuerza, galones, mando o uniforme, sobre el que no tiene ninguna de estas cosas. El abuso de poder se manifiesta en cualquier faceta de la vida y sea cual sea el entorno social, económico o cultural en que se produce. Desde verdaderos genocidios y ataques a minorías étnicas,  hasta “simples” palizas en comisarías, peleas callejeras o, como sucedió hace no mucho tiempo en Madrid, el asalto y asesinato, pegándole fuego, a un pobre mendigo que dormía en la puerta de un banco.

 Una de las facetas del abuso de poder, y este es el objeto de esta entrada, es la discriminación. Quizá sería mejor denominarlo aprovechamiento de la debilidad de ótro; para el caso, es lo mismo. Porque, normalmente, el discriminado es el débil o el diferente y, quien discrimina, el fuerte, el que tiene capacidad de decisión sobre cualquier asunto que ataña a la posición del débil. La sociedad tiene la obligación de proteger al débil frente al fuerte. Y el mecanismo para hacerlo no es otro que la Ley. Pero ¿qué pasa si quien tiene el derecho o el poder de promulgar las leyes abusa,a su vez, de ese derecho o poder?. Ahhh,… ahí está el problema.

ZEROLO

Desde la abolición de la esclavitud en Estados Unidos la evolución de la legislación antidiscriminatoria o de igualdad de trato ha avanzado mucho, y muy especialmente en los últimos tiempos. En nuestro país, es a partir del 2003 cuando se trasponen las directivas comunitarias 2000/43 (no discriminación por razones de origen racial o étnico) y 2000/78 (no discriminación por motivos de religión o convicciones, de discapacidad, de edad o de orientación sexual en el ámbito del empleo y la ocupación). Pero aún no está completa la regulación en nuestro derecho positivo. El principio constitucional de que “los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” (Artículo 14 CE), aún no ha sido plenamente desarrollado, con excepción -parcial- del ámbito laboral y algún otro y con mayor énfasis, de momento, en la discriminación por razón de sexo. Aún está verde la legislación que proteja frente a la discriminación por motivos raciales o étnicos y la religiosa o ideológica. Pero no queda mucho para llenar este vacío legislativo. El principio constitucional se completará con la LEY DE IGUALDAD DE TRATO Y NO DISCRIMINACION, actualmente en proyecto, que garantizará la igualdad entre personas independientemente de su edad, raza o etnia, orientación sexual, religión o creencia, sexo y discapacidad y no sólo en el ámbito laboral sino en el acceso a bienes y servicios.

CALDERA

Este Blog, que pretende –seguramente sin conseguirlo– ser independiente (lo cual no siempre implica ser objetivo, pues el que escribe no puede escapar de sus ideas ni de sus criterios, siempre subjetivos) suele ser crítico con muchas de las actuaciones de nuestro gobierno, mejor dicho, de nuestros gobernantes. Al fin y al cabo, son quienes nos gobiernan y, con excepciones en hechos y personas,  no lo hacen demasiado bien. Pero en materia de igualdad, o mejor –para no identificar el concepto con el ministerio–  de no discriminación, creo que han sido activos y valientes. Demasiado, dirán algunos; es posible, contesto, y yo mismo he criticado en este blog actuaciones frente a la discriminación. Pero mis críticas no iban dirigidas al objetivo de no discriminación, sino más bien al método o proceso para conseguirla. Es posible que recordéis el “post”  Agentes y promotores, etcétera (15 mayo 2010). Esta Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación es necesaria por muchos motivos: porque el principio constitucional no está desarrollado, porque hay muchos colectivos que precisan protección y porque Europa va en la misma línea; entre otras razones. 

Pero, amigos, aquí va mi crítica. España siempre tiene que ir más allá que nuestros vecinos europeos y, quizá, de lo que el Sentido Común aconseja. Nuestros gobernantes no se dan por satisfechos con trasponer y desarrollar las directivas europeas. Tienen que ser más, destacar, epatar a los vecinos, impresionar al “conjunto de la ciudadanía” (así nos llaman nuestros políticos; todos). El trabajo de elaborar el Proyecto de Ley se lo han pasado a tres “Estrellas de la Política”:  Bibiana Aído (Ministra de Igualdad), Pedro Zerolo (Secretario Federal de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE) y Jesús Caldera (Presidente de la Fundación Ideas, el laboratorio de ideas o “think tank” como les gusta llamarlo). Pues estos tres se han dedicado a investigar,  junto con todos sus comités de sabios, y han encontrado unos cuantos supuestos más de potencial discriminación.

AIDO

Y los han encontrado. Así, Aído y Zerolo plantean la discriminación por motivos de “apariencia física” -sin especificar demasiado- y otros “a definir”, cajón de sastre que me hace temer lo peor, especialmente conociendo lo desocupados que deben de andar estos tres. Parece, dicen, que han detectado que hay muchos casos de discriminación a obesos, a personas de mediana edad, a personas demasiado jóvenes,…. Efectivamente, la Fundación Ideas ha preparado un informe para ayudar al gobierno en la preparación del proyecto de Ley. En la presentación del informe, Jesús Caldera ha apostado por una legislación que amplíe el número de rasgos sospechosos de discriminación, añadiendo a los seis protegidos por el ordenamiento jurídico europeo (discriminación por género, etnia/raza, religión/convicciones, edad, discapacidad y orientación/identidad sexual), nuevas formas de discriminación derivadas de la apariencia física, la obesidad, padecer una enfermedad, ser pobre (aporofobia), ser transexual (transfobia), etc.” “La lista de rasgos sospechosos debe estar abierta a nuevas y diversas formas de discriminación.”. 

Es decir, que no se van a quedar ahí. Quizá, el próximo paso de Caldera será constituir un Comité de Sabios para que siga indagando en casos sospechosos que pudieran dar lugar a potencial discriminación. Por si acaso, para que no se escape ninguno.  

Junto a tanta casuística, se plantea también la discriminación múltiple, es decir, el rechazo por alguno de los rasgos enunciados al que se suma el acoso por otro u otros motivos. Por ejemplo, cuando una persona es gorda y mujer, bajo y gitano, o budista y transexual. Y también tratará la ley la discriminación asociada, discriminación compleja pero muy extendida y que tiene que ver, como explica Zerolo, no con el hecho en sí, sino en lo que se supone. Es la discriminación que practican algunos empresarios, por ejemplo, cuando se niegan a contratar a una mujer que tiene tres hijos pequeños, al entender que faltará al trabajo con más frecuencia que el resto de los empleados por el hecho de ser madre. O rechazar en las pruebas de selección de personal a un hijo único con padres mayores, al considerar que esa persona se ausentará de su puesto de trabajo para atender la hipotética dependencia de sus progenitores”. Ya hay, según dice sentencias condenatorias por estas razones. 

Dice Zerolo, sin duda con razón, que la futura ley “no es para las minorías, sino para la inmensa mayoría, ya que cualquiera puede verse en una situación de discriminación en algún momento de su vida”. Cómo no va a ser así, si en la Ley vamos a caber, por un motivo u otro, todos. 

Siento que, a pesar de mi previa valoración positiva de la actuación de este gobierno en la materia, estos últimos párrafos puedan parecer sarcásticos. Por eso, he tratado de entrecomillar lo que dicen los tres “sabios”. Lo que sí digo es que difícil será regular todo esto si mantienen tal ambición de contenido. Centrémonos por ejemplo, en la regulación de la discriminación por género -la más común- y edad. Hoy leo en prensa que una tienda ha sido expedientada y sancionada por poner un anuncio con el siguiente texto: “Se necesita personal femenino. Entregar aquí el curriculum vitae”. No dice la noticia cual era el comercio de la tienda, pero a mi me parece una insensatez sancionar por esto. ¿Qué les pasará a las empresas que busquen “jóvenes –de ambos sexos- entre 25 y 30 años”, búsqueda muy común en determinadas actividades? ¿Será discriminación por excluir otras edades? ¿Lo será por pedir sólo jóvenes o por limitar la edad de los jóvenes en el marco de un lustro? ¿Lo será por no incluir otras tendencias sexuales?. Me gustará ver la redacción del precepto y, especialmente, en lo que se refiere a la catalogación de las actividades “autorizadas a discriminar” o cuya conducta, presuntamente transgresora, no implique vulneración de la Ley. 

Porque, claro, un instituto de belleza preferirá mujeres, a ser posible, jóvenes y guapas, en tanto que una empresa de guardaespaldas preferirá hombres jóvenes y fuertes, a ser posible. Igual que una empresa de construcción buscará hombres y una empresa de moda femenina, mujeres. No es sexismo, es Sentido Común. Y la ley tiene necesariamente que atender a estas “excepciones”. Porque, además, hablando de discriminación por edad, sorprende que en la administración pública “se mantengan requisitos como tener entre 18 y 28 años para alistarse en el ejército, o no haber cumplido los 30 para ingresar en la Guardia Civil o en la policía municipal de Madrid, o no sobrepasar los 35 para formar parte de los Mossos. Máxime, cuando para acceder hay que superar unas pruebas físicas que ya descartan a aquellos que no cuenten con la preparación suficiente. ¿O es que todos los jóvenes de 22 años están mejor preparados físicamente que uno de 36?” (entrecomillado; no es redacción mía).   

Como he dicho antes, es posible que alguno encuentre sentido sarcástico a esta entrada. Aseguro que no es mi intención. Me parece absolutamente necesario tratar de contener los casos de abuso y los de discriminación y creo que este gobierno ha dado pasos firmes y valientes en esa línea y por eso ha sido fuertemente criticado. Pero no puedo evitar caricaturizar el empeño de Zerolos, Bibianas y Calderas en esa búsqueda imparable de supuestos de discriminación. Al final, tendrá razón Don Pedro al decir que “la inmensa mayoría” podemos ser objeto de discriminación por razones que puedan no tener nada que ver con género, etnia/raza, religión/convicciones, edad, discapacidad y orientación/identidad sexual. Efectivamente, la mayoría de la población es baja, alta, joven, vieja, obesa o excesivamente delgada, guapa, fea (no todo al tempo, naturalmente) o tener cualquier otro “rasgo sospechoso de estar abierto a nuevas y diversas formas de discriminación”, como dice Don Jesús. 

Pero con todo, lo que más me asusta de este asunto, y es lo que me ha motivado a escribir esta entrada, es lo que he leído hoy en prensa: “EL ACUSADO DE DISCRIMINAR POR RAZA O EDAD, DEBERA PROBAR SU INOCENCIA”. No se porqué el titular destaca “raza o edad”, no he tenido acceso al proyecto. Pero en las tripas de la noticia se lee: “Será el demandado quien deba probar que actuó bien. Cuando alguien presente indicios de discriminación o represalias y pida que se sancione al presunto discriminador, será este el que tendrá que probar, aportando una justificación objetiva y razonable de su actuación que pruebe que lo que a priori parecía una discriminación era, en realidad, necesario”. Está entrecomillado, por lo que deduzco que será declaración de autor o de autorizado. El proyecto invierte la carga de la prueba que, en derecho, suele recaer sobre quien afirma, en este caso la persona objeto de la discriminación. “El fundamento del onus probandi radica en un viejo aforismo de derecho que expresa que “lo normal se presume, lo anormal se prueba”. Por tanto, quien invoca algo que rompe el estado de normalidad, debe probarlo (“affirmanti incumbit probatio”: a quien afirma, incumbe la prueba)”. No es una aberración jurídica ya que hay supuestos, especialmente en aquellos en que existe desproporción en la capacidad de las partes, en los que la inversión de la carga de la prueba es admisible. Lo que temo es el resultado final de una norma de este tipo en manos de impulsores tan radicales como los citados en esta entrada. 

Por favor, no convirtamos un loable intento de atajar la discriminación y conseguir la igaldad de trato, en un ejercicio de abuso de autoridad. 

Hay muchísimas canciones que hablan de segregación, especialmente racial. Os aseguro que he buscado mucho, de modo que valorad el esfuerzo. Se que hay lectores -aunque no muchos- que leen, pero que no escuchan “mis canciones”. Es mucho mejor, tenedlo por seguro, la música que pongo que las palabras que escribo. Pero si no las escucháis, no sabréis valorarlas.  

Y aquí enlazo con el inicio, no me he olvidado. NORTH COUNTRY (En Tierra de Hombres) es un film de 2005 dirigido por Niki Caro y protagonizado por Charlize Theron. Como tiene mucho que ver con lo que trato hoy, os transcribo la trama del film:

NORTH COUNTRY GIRL

 

Cuando fracasa su matrimonio, Josey Aimes (Charlize Theron) vuelve a su pueblo natal en el norte de Minnesota en busca de un buen trabajo. Madre soltera con dos niños a su cargo, busca trabajo en la fuente principal de empleo de la región: las minas de hierro. El trabajo es duro pero se paga bien y las amistades que se forman allí se extienden a la vida coti-diana, uniendo familias y vecinos en un hilo común. Es una industria dominada por los hombres desde siempre, en un l Dylan ugar poco acostumbrado a los cambios. Animada por su vieja amiga Glory (Frances McDormand), una de las pocas mujeres mineras en el pueblo, Josey se une a aquellos trabajadores que perforan la roca para sacar el mineral en la cantera. Está mentalizada para el peligroso y duro trabajo pero no para aguantar el acoso que ella y las otras mineras sufren por parte de sus compañeros, lo cual es una prueba mucho más dura. Lo último que quieren los mineros es tener que competir con mujeres para los pocos empleos que hay, mujeres que según ellos no deberían estar conduciendo camiones ni arrastrando piedras. Cuando Josey protesta contra el trato que ella y sus compañeras reciben, se encuentra una gran oposición. No sólo los que mandan no quieren escuchar la verdad, tampoco otros miembros de la comunidad como sus padres y muchas de sus propias compañeras que tienen miedo de que haga que la situación vaya de mal en peor. Las consecuencias de la lucha de Josey para conseguir una vida mejor para sí misma y sus hijos afectarán a todos los aspectos de su vida, incluso las relaciones con su joven hija y su hijo adolescente. A través de estos contratiempos, Josey encontrará el valor para luchar por lo que cree, a pesar de tener que hacerlo sola. Inspirada en una historia real, “En tierra de hombres” sigue el viaje de Josey por un camino que la conducirá más lejos de lo que nunca hubiera imaginado, inspirando a muchos otros, y acabando en el primer pleito masivo contra el acoso sexual. 

En fin, como veréis, viene al pelo. 

Y esta película tiene una banda musical digna de escuchar. He seleccionado, para mí y para vosotros, una canción de “mis clásicos”: TE NORTH COUNTRY GIRL (LA CHICA DEL NORTE), de Bob Dylan que, en interpretación de su autor y Johnny Cash es, simplemente, magnífica. Tened en cuanta que es grabación de 1969. Ahí os queda; como siempre, con su letra: 


Well, if you’re travelin’ in the north country fair,
Where the winds hit heavy on the borderline,
Remember me to one who lives there.
She once was a true love of mine.

Well, if you go when the snowflakes storm,
When the rivers freeze and summer ends,
Please see if she’s wearing a coat so warm,
To keep her from the howlin’ winds.

Please see for me if her hair hangs long,
If it rolls and flows all down her breast.
Please see for me if her hair hangs long,
That’s the way I remember her best.

I’m a-wonderin’ if she remembers me at all.
Many times I’ve often prayed
In the darkness of my night,
In the brightness of my day.

So if you’re travelin’ in the north country fair,
Where the winds hit heavy on the borderline,
Remember me to one who lives there.
She once was a true love of mine. 


Anuncios
  1. Cosimo Piovasco Di Rondò
    28 septiembre, 2010 en 12:40 PM

    Brother, me has tenido con el alma en vilo en el post, no se por donde ibas, esas fotos del trío Zerolo, Caldera y Aído… esas alabanzas, pero me gusta tu “entrada” meandro, mucho.

    En cuanto a lo avanzado de las políticas discriminatorias del gobierno ZP yo las alabo y me uno a tu calificativo de “activos y valientes” (es una postura personal y no pretendo dogmatizar, tan respetable como la mía me parece cualquier opinión contraria); el pretender ser “avanzados” quizá se deba a que tomamos la salida con treinta y tantos años de retraso respecto de otros países de nuestro entorno. Una mirada hacia atrás nos permite comprobar hoy que toda medida social “avanzada” (o quizá ni siquiera eso) ha sido puesta en tela de juicio por el sector (más) conservador de los españoles y, a su pesar, con los años ha pasado a ser norma de plena aceptación por la inmensa mayoría, incluidos aquellos que la cuestionaban (la ley del Divorcio –uno se sonroja al recordar ciertas posturas contrarias-, la regulación de los supuestos lícitos de interrupción del embarazo o, incluso, la más reciente ley sobre el matrimonio homosexual que todavía sangra).

    En cuanto a la parte de crítica de tu comentario, no he leído el precepto del anteproyecto al que te refieres, ni siquiera sé si existe como tal o son sólo ideas, la falta de tiempo me tiene en ocasiones desinformado, pero aparentemente yo no le veo esa perversidad (el calificativo es mío, que conste) que infiero de tu comentario. Una ley de esta naturaleza debería tener una vocación de permanencia y estabilidad y, por tanto, ser lo suficientemente abierta (o al menos no ser restrictiva) para dar cabida a supuestos que, de hecho, ya se están manifestando en la sociedad (en general y por todos, la estigmatización del “diferente”) y exceden de los supuestos tradicionalmente considerados como factor de discriminación. La realidad corre más que la ley. Quizá una definición abierta permitirá a los jueces aplicar la norma en cada caso tomando como criterio interpretativo “la realidad social del tiempo en que han des ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas” (art. 3 del Código CIvil.

    Aunque no trata exactamente de la discriminación, voy a recomendar un libro muy bueno que he leído recientemente “El informe Brodeck” de Philippe Claudel, una historia terrible y dura que habla, entre otras muchas cosas, del rechazo al diferente y de la cobardía del grupo..

    Come sempre, abbracci per tutti

    Cósimo

    • 29 septiembre, 2010 en 9:02 PM

      Hola Cosimo
      Lo de “meandro” ¿es por que el texto tiene que ir sorteando las fotos?. La verdad es que lo de dar a las teclas del alfabeto lo tengo dominado, pero en cuanto quiero insertar fotos, links, videos o lo que sea, me lio; no se hacerlo bien. Las fotos tienen vida propia y se colocan donde ellas quieren.
      A mi también me gustan mucho tus comentarios. Siempre picantes y bien fundados.
      Es cierto que muchas de las iniciativas de este gobierno en el terreno socio-educativo o socio-familiar, han sido enormemente cuestionadas por los centroderechas. Una de las razones es que no son capaces de aceptar nada de lo que proponga el Psoe; no saben, no está en su naturaleza, como el cuento de la rana y el escorpión (y esto es recíproco). La otra, importante, es que el PP cubre todo el arco de centro a extrema derecha y, además está muy influido por planteamientos católicos. No es libre y eso es malo. Pero en alguno de los ejemplos que pones, también ha habido mucha radicalidad en los “progresoes”. ¿No crees que si no se hubieran empeñado en llamar “matrimonio” a la union estable de homosexuales, habrían tenido la conformidad del PP? Yo creo que sí.
      Y en lo del Proyecto de Ley, estoy de acuerdo con lo que dices. Y, precisamente por eso, porque creo que la ley debe ser más abierta, yo creo que debería regular los seis casos típicos (los de las dos directivas) y dejar a criterio del juzgador cualesquiera otros supuestos de discriminación, sin pretender regularlos positivamente. Porque si se empeñan en incluir como tipos la “aporofobia”, la “transfobia” y los supuestos de apariencia física, y encima invierten la carga de la prueba, será entonces cuando los jueces tendrán poco que decir.
      Gracias por la sugerencia literaria. No lo he leído pero lo anotaré entre los “pendientes”.
      Abrazos

  2. 29 septiembre, 2010 en 11:59 AM

    Ya Thomas Jefferson advertía –en 1781- que pedir otra igualdad distinta de la “Igualdad ante la Ley” conduce al lecho de Procusto; .

    “Como hay peligro de que los hombres grandes ganen a los pequeños hágase a todos del mismo tamaño, estirando a los segundos y cortando a los primeros”.

    En la mitología griega, Procusto era un hermoso bandido y posadero del Ática que invitaba a los viajeros solitarios a tumbarse en una cama de hierro donde, mientras el viajero dormía, lo amordazaba y ataba a las cuatro esquinas del lecho. Si la víctima era alta, Procusto la acostaba en una cama corta y procedía a serrar las partes de su cuerpo que sobresalían: los pies y las manos o la cabeza. Si por el contrario era más baja, la invitaba a acostarse en una cama larga, donde también la maniataba y descoyuntaba a martillazos hasta estirarle

    Así, como nos recuerda Escohotado, según el mismo Jefferson:

    “Reiterados intentos de establecer uniformidad –ideológica, material o de ambos tipos- han atormentado a incontables seres humanos desde el principio de los tiempos. El resultado ha sido hacer de una mitad del mundo estúpidos, y de la otra mitad hipócritas”.

    En último término tan solo merece realmente la pena la defensa de la libertad, sobre la base del principio de igualdad ante la ley, pues solo ella permitirá al hombre su completo y feliz desarrollo.

    • 29 septiembre, 2010 en 9:12 PM

      Como dice Belén :Jesus, derrochas cultura
      Como dice Corsario: Jesús, que bruto era Procusto.

      • 30 septiembre, 2010 en 1:03 AM

        Lo malo es que estos genios del PSOE y su “Think Tank” nos estan llevando al lecho de Procusto y al chascarrillo de Jefferson. Para los marxistas solo la idea imposible del “Hombre Nuevo” y perfecto eliminaría las discriminaciones. Mientras tanto, ya que no lo son, hagamos que los hombres parezcan todos iguales prohibiendo la mera percepción de las diferencias. Asi habrá gordos, feos, bajos o idiotas pero con prohibir decir que los hay vamos “igualando”. ¡¡¡Genial!!!

  3. El Corsario
    29 septiembre, 2010 en 5:15 PM

    Buena música de dos leyendas ¡¡

    Yo en la música soy un poco discriminatorio, reconozco que me gustan mucho los Negros y los Gitanos.

    Para muestra una del fantástico Bluesman John Lee Hooker : ” Big Legs Tight Skirt” …are driving me out of my mind, you know they’re so tight they can hardly wiggle. Le gustaban las mujeres hermosas(a quien no ¡) y a ellas les cantaba sus blues. Dylan fué su “telonero” en los 60.

    Os recomiendo escuchar sus clásicos “Dimples” y ” Boom Boom ”

    De los mejores músicos de blues del Delta, al que tuve la oportunidad de escuchar en vivo en New Orleans en los setenta.

    Emigró hacia el norte industrial, al igual que hacían muchos otros negros del sur en aquella época de discriminación racial, por cierto fué muy venerado por la audiencia blanca.

    Jesus que bruto era Procusto ¡¡

    El Corsario

    • 29 septiembre, 2010 en 9:21 PM

      Pues hay payos y blancos que no lo hacen mal. JLH es demasiado “puro” para mi. Habrás visto que lo mio es el country, folk, soul,….algunos “cantautores” de mi tierra, tango….en fin, muy clásico. Y ya meteré también calypsos y balada.
      Abrazos

  4. El Corsario
    29 septiembre, 2010 en 7:00 PM

    Por cierto JLH dedicó una bonita canción a Annie Mae, activista de Nova Scotia, que se distinguió como un miembro destacado del American Indian Movement a principios de los 70. Fué encontrada muerta en 1976, a los 30 años, en una reserva India cerca de Wounded Knee. En su autopsia se dijo : “she had died of exposure.”, el forense “seguramente” no se percató de la bala del 45 que tenía incrustada en la cabeza…

    Casi 30 años más tarde se codenó a los culpables.. . Es recordada como una martir del “Red Power”, el Movimiento Para la Resistencia de las Tribus Indigenas.

    Eso es todo, casi na ¡¡

    El Corsario

    • 29 septiembre, 2010 en 9:34 PM

      No conocía la historia de Anni Mae.
      Pero, enlazando con la música negra, ¿sabes quien era, también, Annie Mae?, Pues, nada menos que…..Tina Turner.
      Proud Mary, con Ike, de lo mejor que se ha hecho.
      Abrazos

  5. El Corsario
    29 septiembre, 2010 en 10:30 PM

    Yes Sir ¡

    Tina Turner expectacular, la vi también en vivo, tiene una energía increible y unas piernas que no se acaban. Creo que ha vuelto a los escenarios a los 70 y…

    Tiene un Proud Mary bastante bueno con Elton John al piano.

    Saludos

  6. 30 septiembre, 2010 en 1:04 AM

    Jesus :Lo malo es que estos genios del PSOE y su “Think Tank” nos estan llevando al lecho de Procusto y al chascarrillo de Jefferson. Para los marxistas solo la idea imposible del “Hombre Nuevo” y perfecto eliminaría las discriminaciones. Mientras tanto, ya que no lo son, hagamos que los hombres parezcan todos iguales prohibiendo la mera percepción de las diferencias. Asi habrá gordos, feos, bajos o idiotas pero con prohibir decir que los hay vamos “igualando”. ¡¡¡Genial!!!…

  7. Cosimo Piovasco Di Rondò
    30 septiembre, 2010 en 11:21 AM

    jlchd :Hola CosimoLo de “meandro” ¿es por que el texto tiene que ir sorteando las fotos?.

    No, es por los giros que va dando el comentario y la mi lectura “condicionada”.

    ¿No crees que si no se hubieran empeñado en llamar “matrimonio” a la union estable de homosexuales, habrían tenido la conformidad del PP?

    Yo creo que no (me refiero a la postura oficial del PP), pero creo que habrían logrado el consenso de muchos de los votantes naturales del PP menos escorados a la derecha. Por eso quizá el PSOE debería haber sido más flexible en la cosa del nombre, pese al deseo de los homosexuales de que se llamase matrimonio. Pero no es fácil inventar un término que implícitamente incluya el hecho de ser una “unión legal”, quizá de ahí qeu se mantuviera el término matriomion (qué se yo). De todas formas es un nombre que ya ha calado y la gente lo utiliza con naturalidad (burlas al margen) y la Real Academia ya anunciado que incluirá la acepción “matrimonio homosexual” en la edición de 2013 por uso consolidado del término. Lo que no sé como lo hará, si modificando la definición (para que no sea sólo unión de hombre y mujer) o como forma compleja en la entrada de matrimonio. Supongo que será lo primero, pero no lo sé.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: