Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > BEAUTY AND THE BEAST

BEAUTY AND THE BEAST

 

La pareja de hoy es más circunstancial y efímera. Y por supuesto, más terrenal que la última de H&G.

La Bella y la Bestia

La Bella y la Bestia. Cuento de hadas de autor anónimo, que relata la típica historia de un príncipe encantado del que, sufriendo aún su apariencia de monstruo, se enamora una niña de triste historia. Cuando la chiquilla le confiesa su amor, el encanto se desvanece y la bestia se convierte en un hermoso príncipe. Vivieron felices,,,,,y, colorín colorado,…

Este cuento me sirve de excusa para traer otra historia, real y reciente, aunque intranscendente, de una bella y una bestia. De reto y de duelo; de duelo entre hombre (mujer, la bella) y máquina, la bestia. Y su protagonista es otra de “mis heroínas del mar”.

 

Gisela, la Bella

 

La Bestia

 

 

 
Gisela Pulido, la Bella, es una preciosa niña de 16 años y cincuenta kilos, que ya ha conquistado el campeonato del mundo de Kite Surf en seis ocasiones. Desde los 10 años, tan sólo en una ocasión no ha quedado campeona. El Ferry que hace el pasaje entre Tarifa y Tánger, la Bestia, tiene 40.000 caballos de potencia y 4.000 toneladas de peso.  El reto: competir una contra otro en una carrera entre Tarifa y Tanger, aproximadamente 15 millas entre salida y llegada. El ferry hace el trayecto en apenas 35 minutos. Sin duda, su velocidad (35 nudos de media) es muy superior a la de Gisela en su Kite, con puntas de 25 nudos, pero el ahorro de tiempo en los puertos permitió a la bella compensar la disparidad de fuerzas y, al final, igualar el duelo. A pesar de los roles de viento y de las fuertes olas de casi tres metros que para el gigante no son nada pero para la Bella un serio obstáculo. Es impresionante ver el salto de salida de Gisela desde la bocana del puerto. Despegó como un angel, amerizó como una sirena. 

Escuchando a Gisela se percibe aún la excitación de la aventura:

“Ha sido una experiencia increíble. En el estrecho de Gibraltar se junta el Mediterráneo con el Atlántico. Esto genera mucha corriente y olas realmente grandes. Además son mares muy profundos, con tráfico de animales marinos y mercantes. El estar allí en medio del estrecho, en aguas de 800m de profundidad y rodeada de grandes buques hace que te sientas muy pequeña.

Lo cierto es que ha sido una reto muy difícil. El haber empatado con el Tarifa Jet ha sido un buen resultado.

La velocidad de crucero del buque son 35 nudos constantes. Además es una apisonadora. No le importa si hay olas, nunca va a volcar.

Para mí ha sido mucho más difícil. El rumbo para dirigirse a Tánger es totalmente al largo. En las embarcaciones a vela como el kitesurf, este rumbo nos perjudica mucho. Vamos bastante más despacio.

Además con el oleaje que hay ahí en medio hay que estar muy concentrado para no caer. Y si pierdes la tabla, es muy complicado recuperarla.

Me resulto muy agotador porque siempre iba con la misma pierna atrás, no puedes cambiar de posición durante el trayecto. Al final terminé con las piernas agotadas.

Mi velocidad de crucero fue de 25-27 nudos. Iba más despacio que el ferry peo al ser una embarcación más pequeña tengo más agilidad. El ferry tardó 5 minutos en salir de puerto y yo en cambio pegue un salto desde el Santo que hay en la bocana del puerto y ya estaba dando caña. En este tiempo conseguí sacar una gran ventaja. Finalmente llegamos a la vez.”

Resulta chocante la precocidad de las mujeres en estas actividades.

En fin, disculpad la intranscendencia de esta historia, pero quería rendir mi pequeño homenaje, junto con mi deseo de que viva feliz el resto de su larga vida.

Y, para cambiar un poco de estilo de música, escuchad The Mermaid Song (la Canción de la Sirena), de Joseph Haydn, interpretada por la soprano Eva Dahre.

Anuncios
  1. Chiky
    18 septiembre, 2010 en 5:07 PM

    Chica mona y brava ¡¡

    Kite Surf, Parapente,Caida Libre, Body Gliding, Windsurfinf de olas,Balconing…son deportes que los mayores de 50 posiblemente ya no experimentaremos.

    Siempre nos quedará el wine drinking y la navegación a vela ¡

    Chiky

    • 20 septiembre, 2010 en 12:16 AM

      Coño Chiky, no mezcles el “balconing” con los otros deportes. Esa es una actividad de locos enloquecidos aún más por el alcohol y las drogas. Se matan o se quedan tetrapléjicos. Si em dijeras “puenting”…
      Y en cuanto al Kite, me dijo un experto hace poco que es mucho menos “demanding” que el surf de nuestra época.
      Let’s drink -con moderación- and sail.
      Abrazos

  2. chiky
    20 septiembre, 2010 en 12:25 AM

    POR ESO PONGO BALCONING…

    yo se de algunos que hacian “balconing” a los 10 años, sin alcohol ni drogas, en un tercer piso saltando de un balcón a otro…creo que tu también ¡

  3. Greta
    11 abril, 2012 en 10:46 PM

    Pese a mi kitefobia me encanta esta historia…
    Kitefobia porque además de la envidia que me dan sus saltos, pueden coger “mi ola” mucho antes que yo con mi tabla…
    Es un deporte relativamente fácil así que aquí se ha convertido en una plaga y los principiantes son realmente peligrosos con esas cuerdas que se convierten en látigos en muchas ocasiones!si todos fueran como Gisela otro gallo cantaría….

    • 13 abril, 2012 en 10:20 PM

      Lo clásico (surf) detesta lo moderno (kite). Sucedía con el esquí y la invasión de los snowboarders. A los tradicionales nos llamaban “palilleros”, por los bastones.
      Pero el mar alberga a todos. Si alguna vez haces kite, seguro que te gusta.
      Tu padre y yo fuimos “pioneros”, año 68 ó 69, con aquel paracaidas usado que se trajo de las américas, al que le cortamos un par de gajos y pusimos plomos de submarinismo para mantener a popa y abajo lo que creíamos que debía estar a popa y abajo. Primero, enganchados a un land rover por los arenales del eucaliptus. Cuando vimos, después de una leche mía, que era peligroso, cambiamos coche por barca y arenas por aguas. Fue tu padre el que casi se mata en esta nueva experiencia.
      En fin, cousas da vida.
      Besitos

  4. Greta
    14 abril, 2012 en 10:51 AM

    Ese paracaidas acabó en CAngas y los días de viento nos lo llevabamos a la playa y también lo atabamos en el coche. Eramos como 10 primos y el loco de mi tio y nos lo pasábamos en grande!
    Navegué con kite varias veces pero soy demasiado vaga para tanto montaje. La tabla la coges y listo, es otra historia….

    • 16 abril, 2012 en 10:17 PM

      Dulces good old times! Cómo lo pasábamos de bien.
      Cierto lo que dices, si uno de puede divertir con menos parafernalia, mejor.
      kiss, que además de besos, también quiere decir keep it short and simple.

  1. 15 marzo, 2012 en 8:10 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: