HAWKING & GOD

In the beginning God created the heavens and the earth.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Génesis 1:1)

בְּרֵאשִׁית בָּרָא אֱלֹהִים אֵת הַשָּׁמַיִם וְאֵת הָאָרֶץ׃ (Génesis, Torah)

Hemos creado el cielo con energía (aydin) y en verdad tenemos el poder de ampliarlo (musi´un). (Corán 51:48)

¿No ven los incrédulos que los cielos y la tierra eran una masa compacta (ratqan) que posteriormente dilatamos (fataqna)? Nosotros creamos del agua a todo ser vivo. ¿Acaso no creerán?”. (Corán 21:31)

No es necesaria la existencia de Dios para justificar la creación (Stephen Hawking) 

————————-

A Stephen Hawking se le ha ocurrido decir, justo antes del lanzamiento de su libro “The Grand Design”, que no es necesaria la existencia de Dios para justificar la creación del universo. No ha negado su existencia; tan sólo ha dicho que Dios –exista o no- pudo no tener nada que ver en el “Big Bang”. Que el universo ha sido producto de las leyes de la física que, de la nada, han provocado su creación. En trabajos anteriores (“Una Breve Historia del Tiempo”) había mantenido que es compatible la existencia de un Dios Creador con la comprensión científica del universo. Es decir que, ni antes decía que Dios existe, ni dice ahora lo contrario. Ambigüedad de científico que lo que quiere realmente, sea él o quienes le manejan, es vender libros creando polémica previa a su lanzamiento y precisamente en la semana de la visita del Papa Ratzinger a Inglaterra.

Aunque, desde luego, es mucho menos radical que el científico ateo –y fonéticamente similar- Richard Dawkins que trata de demostrar en “The God Delusion”, la suprema improbabilidad de la existencia de un Ser Supremo. Pero incluso Dawkins apoya a Hawking: “El darwinismo expulsó a Dios de la biología, pero en la física persistió la incertidumbre. Ahora, sin embargo, Hawking le ha asestado el golpe de gracia”.

Porque la polémica que se ha montado –aunque ya casi ha desaparecido de los medios- ha sido tremenda. Los científicos creyentes y las autoridades religiosas han saltado en tromba contra la teoría Hawking. Obispos, Rabinos e Imames han puesto el grito en el cielo, y nunca mejor dicho. No es tontería decir, como alguno ha dicho, que si antes del universo tan sólo existía (¿existía?) la nada ¿qué leyes físicas potencialmente creadoras caben dentro de la nada?

JEHOVA, YAVEH

ALLAH

BUDDAH

ATEISMO

 

En palabras del arzobispo de Canterbury, Rowan Williams “creer en Dios no consiste en cómo taponar un agujero y explicar cómo unas cosas se relacionan con otras en el Universo, sino que es la creencia de que hay un agente inteligente y vivo de cuya actividad depende en última instancia todo lo que existe”. “La física, por sí sola, no resolverá la cuestión de por qué existe algo en lugar de nada”.

Según el rabino jefe, Jonathan Sacks, “la ciencia trata de explicar y la religión, de interpretar. A la Biblia sencillamente no le interesa cómo se creó el Universo”. “La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro”, dice también Sacks.

Incluso Ibrahim Mogra, Presidente del Consejo Islámico británico atacó las tesis del científico Hawking: “si uno mira el Universo, todo apunta a la existencia de un creador que le dio origen”.

 Tan ambiguas y banales expresiones como la del propio Hawking: “creencia”, “interpretación”, “todo apunta a…”. Pero se lleva la palma la declaración del Rabino: “A la Biblia, sencillamente, no le interesa cómo se creó el universo”. Pero ¿no está claro en el génesis?

En fin, no tengo conocimientos para tomar partido desde la perspectiva científica. Pero es que el asunto de la existencia de Dios es cuestión de Fe, y no de pruebas o presunciones. Tan difícil es probar su existencia como imposible es demostrar su no existencia. Es la “Probatio Diabólica” (también viene al pelo el término) o prueba imposible, expresión común en el mundo del derecho, que se refiere a la justificación de la no-existencia o no-ocurrencia de algo. No hay manera de probarlo. Pero es que tan absurdo es para nuestra escasa inteligencia pretender que el universo ha surgido de la nada como aceptar que ha sido creado por un ser supremo. No somos –no soy- capaces de entender ni una cosa ni la otra. Tan solo, creer en una de las dos….mientras no haya una tercera opción.

O, quizá,  se podría decir para salir del paso y quedar bien con todos: “Dios no existe; y él mismo lo sabe”.

HAWKING

Es muy posible que Stephen Hawking esté muy enfadado con Dios por lo que ha hecho de él: un saco inerte de huesos con un extraordinario cerebro. Y por eso, como San Pedro, lo niega. Pero le ha salido el tiro por la culata, porque como se ha visto, la negación de Dios ha puesto de acuerdo a todas las autoridades religiosas monoteistas, Islam, Budismo, Hinduismo, Judaísmo y Cristianismo (los de Zoroastro no se han manifestado aún) que han apoyado, contra la científica, la tesis creacionista. Porque, al fin y al cabo, aunque cada uno tenga su Dios, sólo hay un Dios.

Y por eso, en esta serie que va de parejas, emparejo, a Hawkins y a Dios; como pareja de conveniencia.

Pero reitero lo que al principio dije: está claro que Hawking, lo que quiere de verdad, es vender libros. Pues, a lo mejor, lo compro.

He buscado música sobre la creación y, excepto música sinfónica, nada he encontrado entre “mis clásicos”. Por eso, he tirado de recuerdos y, aunque resulte algo demagógica, traigo esta obra de Atahualpa Yupanqui, “Preguntitas sobre Dios”, que me trae recuerdos de juventud. Pero os la dejo en versión del inolvidable Victor Jara

ATAHUALPA YUPANKI, PREGUNTITAS SOBRE DIOS, por VICTOR JARA

Anuncios
  1. Belén
    15 septiembre, 2010 en 6:05 PM

    Para mi es incuestionable el hecho de que existe Dios, responsable o no del “big bang”, a pesar de que muchos hemos pensado en algún momento que sea una creación del hombre para aliviar la incertidumbre y la desesperanza que causa la muerte, lo que hay después de la muerte (si es que hay algo) y la propia vida con sus dificultades.

    Todas las religiones,interpretadas con “el nombre de tu blog” (sentido común) tienen “su sentido” y nos llevan a lo mismo, a un Dios, lo que me da que pensar en la posibilidad de que no podemos estar todos los hombres de la tierra equivocados (musulmanes, cristianos, budistas, etc…).

    Por otro lado, uno se pone a pensar en los romanos y sus dioses y puede creer que es cuestión del hombre para dar explicación al enigma de la vida.

    ¿Que hay después de la muerte?Quien sabe, tal vez no exista nada y “el reino de los cielos” sea la vida que “alguien” nos ha regalado o puede que exista la reencarnación y vayamos evolucionando generación tras generación para ser mejores, como creo que “dice” el budismo.

    Lo que si sabemos con certeza, es que Hawking ha querido vender, yo también lo pensé hace una semana o dos cuando leí la noticia.

    Yo de momento, prefiero creer en el “Dios de los cristianos” y aprender del budismo.

    Un abrazo.

    • 16 septiembre, 2010 en 11:46 PM

      Qué suerte tienes, Belén, en estar tan segura de la existencia de Dios. Pero, siendo así ¿qué duda te cabe de que “existe vida después de la vida”? Pensé que una cosa es consustancial a la otra. Yo tengo muchas dudas; de casi todo.
      Yo también creo que todas las religiones son, en sí mismas y en lo que predican, buenas y están llenas de SC. El problema es el intérprete, el hombre. El hombre siempre se ha servido de la religión para conquistar, guerrear, matar o hacer negocio. Sólo algunos justos la utilizan para ayudar a los demás.
      En fin, feliz el que esté convencido de algo sin que nadie haya tenido que convencerle.
      Besos

      • Belén
        17 septiembre, 2010 en 11:31 AM

        Es lo que prefiero creer (que es incuestionable).Al 100% nadie puede estar seguro de lo que hacemos aquí, de quien “nos puso” en este mundo, si es que nos creó alguien.Es una manera de tranquilizar el alma, simplemente.

        Una cosa es que exista un Dios creador y otra que haya algo después de la muerte porque puede que la oportunidad sea la vida.Cada uno cree de lo que nos cuentan lo que piensa que tiene más sentido y “elimina” lo que no le parece lógico.

        Yo espero tardar mucho en comprobar lo que pasa tras “el recorrido”.

        Me es suficiente con saber que la religión en muchas ocasiones es un instrumento para ayudar a los demás, bien utilizada, como tú dices.

        Si ponemos un ejemplo: nadie está totalmente de acuerdo con un partido político al 100%, todos tienen sus cosas “mejores” o que coinciden más con nuestra forma de pensar y cosas que coinciden menos con nuestra manera de ser o pensar.

        Besos.

  2. 15 septiembre, 2010 en 7:38 PM

    In “The Grand Design” Stephen Hawking postulates that the M-theory may be the Holy Grail of physics…the Grand Unified Theory which Einstein had tried to formulate and later abandoned. It expands on quantum mechanics and string theories.

    In my e-book on comparative mysticism is a quote by Albert Einstein: “…most beautiful and profound emotion we can experience is the sensation of the mystical. It is the sower of all true science. To know that what is impenetrable to us really exists, manifesting itself as the highest wisdom and most radiant beauty – which our dull faculties can comprehend only in their primitive form – this knowledge, this feeling, is at the center of all religion.”

    E=mc², Einstein’s Special Theory of Relativity, is probably the best known scientific equation. I revised it to help better understand the relationship between divine Essence (Spirit), matter (mass/energy: visible/dark) and consciousness (f(x) raised to its greatest power). Unlike the speed of light, which is a constant, there are no exact measurements for consciousness. In this hypothetical formula, basic consciousness may be of insects, to the second power of animals and to the third power the rational mind of humans. The fourth power is suprarational consciousness of mystics, when they intuit the divine essence in perceived matter. This was a convenient analogy, but there cannot be a divine formula.

    • 16 septiembre, 2010 en 11:54 PM

      Dear Ron
      Thank you very much for your interesting comment. I am not deeply familiar with the M-theory or the strings theory of the eleven dimensions.
      Maybe you might send me reference of your e-book (can it be dawnlouded into an Ipad?) and promise to read it.
      Kind regards

      • 17 septiembre, 2010 en 2:08 AM

        jichd,

        I use a Macbook, so it can be downloaded to an Ipad: Click here:http://www.suprarational.org

        My book is free because 39 mystics, religious leaders and scholars freely gave me their advice.

  3. El Corsario
    15 septiembre, 2010 en 10:00 PM

    Dicen que el temor a la muerte y a lo que sigue a la muerte es lo que induce a los
    hombres a entregarse a Dios y a la religión cuando envejecen.

    ¿Recordais aquel fragmento de El Rey Lear? :

    “Los dioses son justos, y convierten nuestros vicios de placer en instrumentos con que castigarnos”

    Slds
    El Corsario

    • 17 septiembre, 2010 en 12:00 AM

      Dichosos los ojos que te leen de nuevo, Corsario.
      ¿Cuando se envejece? Al menos, a los efectos de tu comentario. Yo creo que no es el envejecimiento (relativa aproximación a la muerte) lo que te infunde el temor a lo que hay detrás y la duda sobre la transcendencia. Yo no se si Dios existe, pero de lo que estoy personalmente convencido es de que el infierno no existe. El hombre no teme al infierno. Teme al olvido, al “no volver a ser”.
      Lo que te mueve a la duda, al temor, es la inmediatez de la muerte. No cuando eres viejo, sino cuando ya estás en el lecho de muerte.
      Joder, que tétrico es todo esto.

  4. El Corsario
    16 septiembre, 2010 en 12:14 AM

    La señorita Belén tal vez sea de la opinión de que la demostración más representativa de la existencia de Dios son las “cinco vías” de Santo Tomás. Esa teoría falsa que la Iglesia ha utilizado desde hace siglos para luchar contra el ateísmo y otros “errores” doctrinales.

    Fijaros lo que dice San Agustín: “siendo Dios el bien supremo, de ningún modo permitiría que hubiese en sus obras mal alguno si no fuese tan omnipotente y bueno que del mal sacase bien”. Luego pertenece a la infinita bondad de Dios permitir los males para de ellos obtener los bienes..

    Por supuesto sería magnífico que existiese un Dios creador en quien depositar nuestras esperanzas futuras, francamente creo que solo se puede ser independiente de Dios y su existencia, mientras conservemos la juventud y la prosperidad, despues vienen las dudas.

    De todas formas no cabe duda de que los científicos están mucho más capacitados que los filósofos para descubrir el enigma de la creación.

    El Corsario

    • 17 septiembre, 2010 en 12:17 AM

      Santo Tomás está bastante obsoleto, me parece a mi; y seguro que la señorita Belén no se deja influir por esas simplezas. La teoría no es falsa; es, simplemente, una teoría débil.
      La cita de San Agustín no es, probablemente, una de sus más afortunadas. Respecto de la “bondad” de los males que Dios envía, me quedo con esta cita de no se quién: “Dios nos libre de los males físicos, que de los morales ya me libro yo”.
      Y, como te gustan las citas, Corsario, te mando estas dos que tienen que ver con el asunto:
      “Prefiero equivocarme creyendo en un Dios que no existe, que equivocarme no creyendo en un Dios que existe. Porque si después no hay nada, evidentemente nunca lo sabré, cuando me hunda en la nada eterna; pero si hay algo, si hay Alguien, tendré que dar cuenta de mi actitud de rechazo”.
      Esto es racionalizar la fe.

      “¿Es el hombre sólo un fallo de Dios, o Dios sólo un fallo del hombre?.”. Esta tiene que ver con mi contestación anterior a Belén.
      Y, finalmente, la de un científico muy notable del siglo pasado: “El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir”.
      ¿Y si el libro de Hawking, The Grand Design, empieza a generar nuevos creyentes.
      Abrazos

  5. Cosimo Piovasco Di Rondò
    16 septiembre, 2010 en 5:15 PM

    Y yo que creía que iba a encontrar en esta entrada al blog una solución al problema y me encuentro con más dudas. “Ya te vale”.

    Yo por lo menos lo tengo clarísimo, hay verdades universales (que no son absolutas, sino tan solo evidencias que no han sido refutadas por otras evidencias posteriores, como la teoría de la relatividad) y verdades privadas que pertenecen a lo más íntimo del ser humano (y por tanto absolutas, al menos temporalmente, en esa esfera íntima, como por ejemplo que para mi madre Dios existe), ergo es verdad, al menos privada, que Dios existe.

    Por lo menos para mi madre.

    El problema es que es más fácil trascender de una verdad universal a una privada que a la inversa, por eso cuando más se sabe menos fe se tiene.

    Y le preguntaría a mi suegro, que sé que lee este blog: suegro: ¿Es compatible la teología con la fe?

    • 17 septiembre, 2010 en 12:26 AM

      Ya me choca que esta entrada te haya generado mas dudas.
      Bueno, el término “verdad” es tan relativo como cualquier otro: tu verdad, mi verdad. La verdad absoluta de tu ejemplo, la que pertenece a la intimidad, es un sentimiento. No comparable con la verdad entendida como evidencia transitoriamente no refutable. Pero te entiendo.
      Se tiene o no se tiene (la fe). Y es cierto que la ignoráncia es campo fertil para la fe. Así somos.
      Puestos a preguntar asunto de tamaña transcendencia, ¿por qué no preguntas al suegro de tu mujer, a quien yo conocía bien, y que -me consta- sabe de esto más que nadie?
      Abrazos, Cosimo

  6. 16 septiembre, 2010 en 9:15 PM

    Cuentan que Napoleón refiriéndose a la obra “Exposition du système du monde”, escrita por el gran científico Pierre-Simón Laplace, comentó a su autor: «Me cuentan que ha escrito usted este gran libro sobre el sistema del universo sin haber mencionado ni una sola vez a su Creador», a lo que Laplace contestó: «Sire, nunca he necesitado esa hipótesis». Lo que demuestra que Hawking no es, ni tan siquiera, original.

    • 17 septiembre, 2010 en 12:33 AM

      Hola Jesús.
      Desde luego, Hawking no es original.
      Pero en mi entrada no entro a valorar sus planteamientos; tan sólo su estrategia y sus objetivos: difundir el mensaje para vender más libros.
      Pero, al menos, ha servido para este interesante debate.
      Un abrazo

      ps. Leo tu blog, aunque soy mucho menos proactivo en comentarios que tu con el mío

  7. Librería islámica
    18 septiembre, 2010 en 12:21 AM

    Muy interesante tú artículo la verdad es que hace tiempo que no leo sobre este tema, de hecho creo que el último libro que leí al respecto fue precisamente “una breve historia del Tiempo” y bueno eso fue cuando tenía yo 15 años.

    Lo irónico es (si la ironía existe) que precisamente ese fue el libro el que me ayudó a entender a Dios como único e indivisible y no como una trinidad. Creo que decía algo así como que de haber Dios, Dios sería la formula que explicara todos los fenómenos y leyes naturales en el universo.

    Así que nadie sabe para quien trabaja. Y en cuanto al estado físico de Hawkins yo había pensado algo similar. Me parece que si está como está puede ser producto de su ingratitud. El Creador lo dotó de tanta inteligencia, le ha permitido comprender tanto sobre el universo y aún así se niega en reconocer la Autoridad de La Inteligencia Suprema y Su autoridad.

    Vaya, cómo sería posible deducir tantas fórmulas y leyes físicas sino existiera un patrón, repetición en los fenómenos. Si todo fuera un caos y no pudieramos predecir nada en lo absoluto, entonces tal vez podríamos pensar que todo se lo debemos a la causalidad. Pero he ahí la incongruencia de los ateos…todo al rededor apunta más a la causalidad, a la planeación y a un poder creador.

    Y no me extrañaría que escribiera cosas sólo por vender libros, después de todo, hace ya mucho tiempo que la ciencia se capitalizó, se prostituyó y se politizó también.

    Saludos

    • 20 septiembre, 2010 en 12:12 AM

      Hola amigo
      Gracias por leer el blog y por enviar tu comentario.
      Cada uno busca sus razones para creer, pero siempre es mejor, según yo creo, creer por convencimiento, por deducción que simplemente hacerlo por fe. Por tanto, bienvenido sea el día en que leiste a Hawking. Y, seguramente, The Grand Design traerá nuevos creyentes.
      En cuanto al estado físico de Hawking, no creo que sea castigo por su ingratitud ni que haya ningún ser superior culpable, directa y voluntariamente, de su mal. Creo en la suerte y en la mala suerte. Y Hawking ha tendo bastante mala suerte. Mala suerte es enfermar de ELA (esclerosis lateral amiotrofica) a los 21 años. Y mala suerte -según yo lo veo- es no morirse en el plazo razonable en el que todos los que contraen esta enfermedad -4 ó 6 años-, sino seguir viviendo como vive Hawking. Tiene la pequeña suerte, dentro de ese infierno en vida, de ser famoso, inteligente y valorado.
      Mis saludos cordiales

  8. Librería islámica
    20 septiembre, 2010 en 6:22 PM

    Una persona sin cerebro no experimenta la fe, ni la incredulidad.

    Fe e incredulidad son ambas actividades intelectuales, posiciones que la razón produce.Como pasa con todas las diferencias de opinión.

    La suerte no existe, pero ese es otro tema.

    • 20 septiembre, 2010 en 11:20 PM

      Desde luego, tienes razón. Sin cerebro no hay ningún sentimiento.
      Y, respecto a si la suerte existe o no existe, volvemos a entrar en el problema de la “probatio diabólica” que mencionaba en el post. No es posible demostrar un hecho negativo, como la no existencia de algo, y menos si ese algo es conceptual.
      Para mi, si existe.

      • Belén
        21 septiembre, 2010 en 11:53 AM

        Yo creo que sí existe (la suerte) y muchas veces consiste en estar en el momento justo en un determinado lugar (o no estar), pero claro está, no todo es suerte en la vida, hay “mucha parte” de la misma que a veces es producto del esfuerzo personal.

  9. Belén
    21 septiembre, 2010 en 12:26 PM

    Y respecto a la enfermedad de Hawking, me parece mala suerte.Lo de no morir pronto cuando se está en ese estado, no sabría considerar qué es, pero desde luego que buena suerte no es.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: