Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, GENERAL, MUSICA > HEROINAS DEL MAR (¿dónde está el límite?

HEROINAS DEL MAR (¿dónde está el límite?

Laura Dekker

Hace unos meses, el 17 de mayo, escribí una entrada sobre una niña de 16 años que acababa de completar su vuelta al mundo en solitario a vela. Su nombre (el de la niña y el de la entrada): Jessica Watson. Hoy, tres meses después, otra niña más joven aún, acaba de iniciar aventura similar. Hace pocos días zarpó de Gibraltar. Su nombre: Laura Dekker, 14 años, holandesa. Su barco: el Guppy, un Ketch Jeanneau Gin Fizz 38, barco francés de serie, de poco más de 11 metros y más sólido que rápido. Su objetivo: ser la persona más joven en dar la vuelta al mundo en solitario, con 13 años, batiendo la marca de Jessica, que la completó tres días antes de cumplir los 17.

¿Dónde está el límite?

Guppy

Mi querida nieta Alejandra tiene doce años y es bastante adulta para su edad. De verdad, no concibo que una niña de catorce pueda estar preparada para esta aventura. Pero, atención, un detalle: Laura nació a bordo de un Ketch, cuando sus padres navegaban por las costas de Nueva Zelanda. Sin duda, el entorno también transmite sus genes.

Lo que más me sorprende de esta historia, al margen naturalmente de su faceta heroica, es la postura de sus padres. Cualquier padre se preocupa si su hija de 14 años sale por la noche, se va un fin de semana de casa, o se da un paseo en ciclomotor. Y es muy posible a ellos les suceda lo mismo, pero en esta gran aventura no sólo apoyan incondicionalmente a Laura sino que se han enfrentado a los tribunales holandeses, que les retiraron la patria potestad cuando Laura “se perdió” durante tres días en el Atlántico y apareció en las Antillas Holandesas. Finalmente, el fallo de la corte de Utrecht fue revisado por la de Middelburg que consideró a la niña preparada y con la suficiente madurez para hacer algo que muy pocos adultos se atreven a afrontar. Los padres estarán sin duda preocupados durante los dos años que durará la aventura pero también, sin duda, felices sabiendo que la niña lo es cumpliendo el sueño de su vida.

También han tenido en contra a las autoridades portuguesas, país previsto para la salida, que se negaron a dejarle zarpar sin compañía de adultos. Finalmente cambiaron Portimao por Gibraltar como puerto de salida.

Laura nació en el mar y el mar es su casa. Con razón declara que “lo más difícil será hacer escala en los puertos. En el mar todo va bien, pero en los puertos hay con frecuencia rocas y barcos, entonces es más duro”.

¡Catorce años!

Ellen MacArthur

La navegación ha sido tradicionalmente cosa de hombres pero, como en muchas otras facetas “reservadas” al hombre, el mal llamado “sexo débil” esta tomando posiciones. Y está ganando. Muchos conocemos las hazañas de Ellen MacArthur, que en 2005 batió el record mundial de velocidad en vuelta al mundo sin escalas. Pocos años antes, con 24 añitos, Ellen quedó segunda en la Vendée Globe de 2001-2. También las de Florence Arthaud, la “pequeña novia del atlántico”. Ambas han competido en igualdad de condiciones con hombres y ganado en buena lid. Y, cómo no, las de Isabelle Autissier, que en 1999, en su tercera vuelta al mundo, naufragó y fue salvada por otro competidor, Giovanni Solvini.

Naufragio de Autessier

La primera mujer que dio la vuelta al mundo en solitario, en el año 1976, y que por tanto obtuvo el título de “Primara Dama de los océanos”, fue la polaca Krystyna Chojnowska-Liskiewicz. Con (contra) ella competían Naomi James (NZ) que, además, batió el record que poseía Sir Francis Chichester, y Anne Gash (Australia). Naomí estuvo a punto de perder la vida al romper el palo y volcar su velero.

Los éxitos quedaban atrás y los retos delante. Cada vez había que hacerlo más difícil. No era suficiente dar la vuelta al mundo ni hacerlo en solitario. Ahora había que rodear el globo en solitario, sin escalas y sin ayuda exterior (“solo non-stop around the globe”). La primera en conseguirlo fue Kay Cottee en 1988, a los 34 años de edad. El relato de su viaje es, en algunos momentos, apasionante. Al margen de las penalidades habituales de este tipo de aventuras, Kay “tuvo que afrontar vientos de más de 100 nudos, olas de 60 pies y gigantescos icebergs. Al doblar el cabo de Buena Esperanza, una racha de 100 nudos hizo volcar su velero (el First lady, de 11 metros) y salió despedida por la borda aunque sujeta por el arnés a la línea de vida de su barco. Después de varios minutos, otra fuerte racha de viento adrizó de nuevo el barco y Kay pudo encaramarse a bordo.”

…rachas de 100 nudos…

Catherine Chabaud fue también la primera, aunque esta vez en regata (la Vendée Globe de 1997), en rodear el globo en solitario y sin escalas.

A estas heroínas del mar han seguido otras muchas, de nombres menos conocidos pero con similares hazañas. Y, como casi todo está ya conseguido, el reto ahora es que repitan las niñas lo que antes hicieron las mujeres. ¿Dónde está el límite?

“Quién pudiera perderse en el mar, lejos del mundo del hombre…“ (del blog “Lobas de Mar”)

——————————————–

Después de esta tensión, de estas rachas de 100 nudos y de estas olas enormes, relajaos con esta preciosa y relajante habanera que canta Pasión Vega a Cadiz, que al fin y al cabo es mi zona de navegación y ha sido la tierra escogida por Laura para iniciar su aventura: La Habanera de los Ojos Cerrados. Hay mucha música sobre barcos, sobre mares, que vendría mejor a esta historia. Pero las habaneras son, a veces, irresistibles.

Yo, que soy navegante aficionado, brindaré cada vez que pueda por todas estas “lobas de mar”. Safe sailings, Laura

LA HABANERA DE LOS OJOS CERRADOS

He cerrado los ojos…
veo tu playa
como un manto que cubre…
a las murallas
la brisa me ha traído…
dama de noche
y un vigía velando…
desde una torre

Estrellitas dormidas…
sobre las barcas.
un levante travieso
entre las faldas
el beso de las olas
y de las rocas
las eternas gaviotas
siempre tan locas.

Las campanas tan serias
y tan cumplidas
que sin ellas no hay tardes
ni buenos días
Castillos que se hablan
con lunas llenas
y una cigüeña libre
sobre La Pepa

Chiquillo con churretes
Santa María
palmita del viñero
ella te guia
las bombitas que tiran
los fanfarrones
un poeta que quiere salir de pobre.

Ummmmm
Ahhhhhhh
Mi corazón contigo se queda
ahí te lo mando
con la marea ahhhh
En cuando enciende
tu plata fina
ay amor mio
iré enseguida

He cerrado los ojos
veo al lorenzo
copulitas azules
con azulejos
casitas de colores
gracia infinita
vigas con golondrinas
la tía norica

arboles milenarios
el mar enfrente
aunque niña es la vieja
del occidente
los bracitos abiertos
de una atalaya
he cerrado los ojos
veo tu playa

Mmmmmm
ahhhhhh
mi corazón contigo se queda
ahí te lo mando
con la marea
En cuanto enciendas tu plata fina
ay amor mio
iré enseguida.

He cerrado los ojos…

Anuncios
  1. Belén
    28 agosto, 2010 en 3:30 PM

    Bonita habanera, bonito Cádiz y valientes niñas.

    Puede que la edad les de ese arrojo para tales hazañas que con el tiempo se pierde o tal vez sea que sienten el mar con vehemencia.Siempre he pensado que cada persona tiene su debilidad particular, su pasión concreta, porque eso es lo que nos hace vivir con ilusión.

    El propósito de esta niña es arriesgado pero demuestra que todavía quedan chicos y chicas jóvenes que están vivos y que su vida gira entorno a algo más amplio que salir por las noches, gira entorno a un sueño.

    Y que decir de Cádiz donde he pasado buenos momentos desde pequeña, paseando por sus calles, admirando sus balcones propios de una ciudad de puerto, bañándome en sus playas de aguas cristalinas y arena fina (Zahara, etc…), recorriendo los lugares llenos de historia del Puerto de Santa María (sus edificios de siglos pasados, su plaza de toros, sus curiosas tabernas con olor a pasado, carteles taurinos, y azulejos andaluces, el encanto de sus bodegas y sus casas señoriales con rejas y puertas imponentes reflejo de épocas pasadas).

    Yo añadiría a tu música “habaneras de Cádiz” cantada por Carlos Cano o por Pasión Vega, las dos preciosas.

    Un abrazo.

    PD: Y las tortitas de camarones, se me olvidaba.

    • 30 agosto, 2010 en 10:13 PM

      Hola Belén, comentarista leal y solitaria.
      Las cosas complicadas hay que hacerlas cuanto antes; cuando tienes edad y coraje. Una frase que oí lo resume: “Cuando llega el tiempo en que se podría hacer, probablemente ya pasó el momento en que se pudo hacer”. La vida está llena de pasados, de futuros y, sobre todo, de condicionales. Carpe Diem.
      Hay un amigo lector, que a veces también hace comentarios, que entre sus muchos méritos está el de haber celebrado su 50 cumpleaños cruzando a nado el estrecho de Gibraltar, con record incluido. Le gustará leerlo. Hay que tener proyectos y prepararse para cumplirlos. Cada edad tiene sus retos (y todas los tienen).
      Me gustó la de los Ojos Cerrados porque escapa de la Habanera tradicional. Es bonita la de Carlos Cano.
      Pero a ti que te gusta Cadiz, te regalo este fandango. Como no se colgarlo aquí -ya me enseñaras si tu sabes- te lo mandare por mail.
      Las tortitas de camarones, espectaculares.
      Besos

  2. Javier
    1 septiembre, 2010 en 4:20 PM

    Como de este tema estoy más al loro me extenderé un poco con el peligro de que se me duerman los lectores.

    A quien no le hubiera gustado tener una aventura, como dar la vuelta al mundo en un velero, a los 14 años y pasar a la historia ¡

    A la única mujer que conozco, personalmente, que haya dado la vuelta al mundo es Dee Caffari, en 2006, con la que hablé cuando recaló en la Coruña sin mastil, en su barco “Aviva”. Hablaba de su vuelta al mundo sin darle ninguna importancia, como otros hablan de un fin de semana saliendo a navegar por la bahía.

    Sin embargo, a mí, como pienso que a la mayoría de los padres, no me gustaría que mi hija de 14 años se embarcara en una aventura que entraña muchos riesgos, yo desde luego pasaría mucho más miedo pensando en como transcurriría su navegación, que ella misma en la mar. Si sale bien todos estarán muy contentos, pero si sale mal culparemos a esos padres que animaron a su hija a emprender una navegación que es complicada para un adulto y bastante peligrosa para una niña, por muy experimentada que sea.

    Ocurre que a veces los padres usan a los hijos para alcanzar su propia gloria, por lo que habría que indagar si esta aventura es el “sueño de su vida” -de la niña- o el de sus padres irresponsables.

    Por todo ello no me extrañan las reservas de las autoridades de Holanda y Portugal, que tal vez hayan intuido que la niña pudiera estar siendo “animada” por sus padres en busca de la gloria.

    También es verdad que nacer y vivir en un barco da una perspectiva diferente a la que pueda tener cualquier ciudadano convencional.

    La navegación en solitario puede ser maravillosa a veces, pero también durísima otras, creo que los “single-hander” están hechos de una pasta especial, yo admiro su esfuerzo, habilidad y coraje ¡

    Joshua Slocum con su sloop de 11 m , el “Spray”, fue el primero en dar la vuelta al mundo a finales del XIX, y el que inspiró a muchos otros marinos a la aventura de navegar en solitario. Su libro “ Sailing Alone Around the world” , es junto a los libros de circumnavegaciones de Moitessier y Vito Dumas en plena guerra mundial, un clásico de la navegación de aventura. Desapareció en una travesía en el atlántico norte.

    Desde el punto de vista de la seguridad, en la regatas en solitario los participantes tienen que demostrar su experiencia y entrenamiento para ser admitidos y el barco tiene que tener unos standards de seguridad específicos. Alguien ha supervisado si en el caso de Laura se cumplen estos requisitos ?. Además en regatas las balizas transmiten continuamente la posición al cuartel general de la organización, lo que eventualmente podría ayudar a detectar cualquier anomalía en la navegación, dudo que en el caso de Laura sea así.

    Por supuesto la peor pesadilla de un navegante solitario es caer al agua, algo que no es difícil, sobre todo después de muchos meses de navegación cuando uno se siente muy confiado. Tampoco hay que desdeñar los peligros de ser abordado durante la noche por un mercante que no le ha detectado en el radar, caso bastante frecuente. En fin que hay montones de situaciones peligrosas durante una vuelta al mundo.

    A veces, al anochecer, en medio de un temporal duro, contemplando el panorama desde el cómodo puente de mi barco, a 25 m sobre el nivel del mar, pienso en lo duro que sería estar sola en un pequeño velero en condiciones de supervivencia, pensaré en esa niña de 14 años.

    Yo animaría a que su padre diera la vuelta al mundo con ella, en otro barco como “escort”…sería más seguro e incluso tendría más repercusión mediática.

    Remember Laura: “ one hand for yourself, one for the ship”.

    Deseo la mejor de las suertes a Laura ¡

    Chiky

    • 16 septiembre, 2010 en 11:31 PM

      Hola Chiky
      Perdona la tardanza en contestar. Muy interesante y entretenido tu comentario. Siempre se aprende de un buen navegante.
      Los tiempos de Slocum no son los de ahora. Ahora es una aventura; antes, una locura.
      Si hubiera estadísticas, que seguro que las hay, nos dirían que son muchos más los accidentes que ocurren cerca de las costas que en las circumnavegaciones o travesías oceánicas. Uno de los últimos, esta primavera: un tipo que yo conocía indirectamente, de travesía con su hijo de Cadiz a Baleares, cayó por la noche entre alborán y almería. Su hijo se apercibió al despertarse para la guardia. Nunca se le encontró. Lo que dices al final: una mano para tí, otra para el barco. Estés a una milla o a 100 millas de la costa.
      En cuanto a nuestra influencia sobre los hijos. Es cierto que a veces queremos ver nuestras frustraciones superadas por nuestros hijos. Muchos quieren que sus hijos hagan lo que nunca se atrevieron a hacer los padres. Otros quieren que hagan exactamente lo que ellos hicieron. ¿Que es peor? El mundo está lleno de hijos amargados por haber estudiado lo que sus padres les indujeron a estudiar.

      Laura está aún en Canarias. Con esta temporada de huracanes no pasa el Atlántico. Lo que no se es porqué eligió agosto para zarpar. Supongo que, como intuías, pasará por los trópicos y no por los cabos.

      Un abrazo

  3. Javier
    1 septiembre, 2010 en 5:46 PM

    Se me olvidaba citar el caso de Abby Sunderland a la que tuvieron que rescatar en el Índico, a un coste de 200,000 USD pagado por el gobierno australiano.

    Hay mucha gente que está criticando “esta moda” y a los padres les estan cayendo demandas legales por poner en peligro la vida de sus hijas/os

    http://www.guardian.co.uk/world/2010/jun/13/abby-sunderland-lone-sailor-rescued

    Chiky

  4. 8 julio, 2012 en 5:11 PM

    Perdón, una pequeña corrección sobre la frase: “Quién pudiera perderse en el mar, lejos del mundo del hombre…“ (del blog “Lobas de Mar”). No es del blog “Lobas de Mar”, sino de Nautiblog, y “Lobas de Mar” es sólo una entrada de ese blog.
    Un saludo.

    • 9 julio, 2012 en 2:39 PM

      Muchas gracias por la matización, siento haber sido poco fiel a las fuentes.
      Saludos

  1. 28 agosto, 2010 en 2:07 AM
  2. 15 marzo, 2012 en 8:10 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: