Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > LA COSTILLA DE ADAN (o Just Like a Woman)

LA COSTILLA DE ADAN (o Just Like a Woman)

Génesis 1:27: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó.

Adán fue creado primero, y Dios, al verlo solo, decidió que necesitaba una compañera que fue creada partiendo de una costilla del hombre. Así lo aceptan el Islam y la religión cristiana.

Seguramente algunos/as me tildarían de machista si escribiera “sobre mujeres”, porque es imposible hacerlo sin caer en determinados tópicos. Por eso, no me arriesgo. Pero algunas noticias que leemos, de las que son víctimas mujeres por el hecho de serlo, me impulsan a escribir sobre ellas (sobre las noticias). Veremos hacia dónde me lleva el teclado.

Llevamos días leyendo y escuchando sobre un par de casos.

El primero se refiere a Sakineh Mohammadi Ashtiani, la mujer iraní de 43 años condenada a morir lapidada tras ser condenada por adulterio. La última noticia sobre este asunto es que acaba de confesar que fue cómplice del asesinato de su marido y que mantuvo relaciones extramatrimoniales. Incluso, a través de terceros, ha acusado a su abogado de mentir en su nombre y de difundir su caso internacionalmente. ¿Alguien dudaría de que estas confesiones han sido hechas bajo presión insoportable? Desde luego, no lo duda el abogado, que ha tenido que pedir asilo en Noruega y que ha declarado que Ashtiani fue torturada durante dos días hasta que aceptó hacer la entrevista televisada. Yo, tampoco.

Debo decir que la lapidación no está recogida en el Corán, no es Ley Islámica. Irán la introdujo en su Código Penal después de la revolución islámica basándose en la doctrina de las fuentes de emulación [las máximas autoridades religiosas del islam chií]. Quizá por eso, el gobierno iraní, humanitario como pocos, ha conmutado la pena de lapidación por la de la soga al cuello, aunque hay aún muchos funcionarios que siguen insistiendo en lo de las piedras. Yo espero que, a cambio de sus –forzadas bajo tortura– declaraciones, le concedan amnistía y libertad.

El segundo caso se refiere a Bibi Sanubar, afgana, 35 años, viuda y embarazada. Le pegaron 200 latigazos antes de ser ejecutada con tres disparos a la cabeza,  en público, por los talibanes. Parece ser que la condición de viuda es incompatible con el estado de buena esperanza (¡¡qué paradoja, el término!!). No fue cosa de jueces; fue el pueblo talibán el que juzgó y ejecutó. Seguramente hay muchos casos similares, pero estos son los más recientes.

El sentido de este escrito no es una crítica al Islam, sino a los salvajes, que los hay en todas partes, pero resulta que la ley coránica y sobre todo la práctica en el Islam es extraordinariamente misógina; por eso los salvajes abundan más en los países musulmanes. Aunque, según el Corán, Alá concede la igualdad al hombre y a la mujer y los mismos derechos, virtudes y obligaciones, la realidad es otra. En la mayoría, por no decir en todos los países musulmanes, la mujer sufre una fuerte discriminación y opresión. Alá dicta unas normas en el Corán, pero los musulmanes se toman la justicia por su cuenta. A la mujer se le prohíbe la libertad de expresión y pensamiento; están sometidas permanentemente al control del hombre. Visten como manda su religión, o sus maridos y viven totalmente condicionadas e infravaloradas. Desde restricción de derechos civiles hasta indumentaria humillante y opresiva; desde la prohibición a conducir y a pasear en soledad, hasta reunirse en grupos públicamente; desde la ablación del clítoris hasta la tortura y, en ocasiones, la muerte por comisión de adulterio.

Y esto me lleva a reflexionar sobre la moral sexual en el Islam frente a la que impera en occidente.

La religión cristiana ha evolucionado poco en materia de moral sexual, pero al menos sólo castiga con el pecado y, eventualmente, con las penas del infierno, que algunos creen que no existe; pero no con el látigo, la soga o las piedras. Sin embargo, al contrario de lo que sucede en el Islam, en la sociedad occidental se ha producido una verdadera revolución. Y, quizá, uno de los países más “avanzados” en la materia sea España (quién lo diría hace solo unas pocas décadas).

Tenemos muchos ejemplos. Desde el matrimonio entre homosexuales (que, excepto en el nombre del contrato, me parece muy bien) hasta el histrionismo del día del orgullo gay, que más parece un desfile de carnaval que una fiesta de dignificación homosexual. Desde la impudicia de algunos programas televisivos, que venden en horario infantil vergüenzas, reales o inventadas, relacionadas con el sexo, a cambio de publicidad  y de dinero –hablo de oídas-, hasta el ridículo del “quien da más” en determinadas políticas educativas en la materia. Los cursos de masturbación (impulsados por la Presidenta del Consejo de la Juventud de la Junta extremeña, Laura Garrido) y los “mapas del clítoris” de nuestra querida Bibiana Aído, han quedado superados por la web institucional de sexualidad para jóvenes –con sus contenidos medio pornográficos– de la insigne Marina Geli, Consejera de Salud de Catalunya. Todo para consumo infantil y juvenil y todo subvencionado. Y, curioso (no se me critique porque aún no he dicho si me parecen bien o mal estas cosas), pero todas o casi todas las impulsoras son mujeres.

Pero aquí detecto una paradoja. La misma Bibiana Aido, muy influyente en nuestro Presidente, pretende eliminar los anuncios de contactos (eufemismo de publicidad de la prostitución) en la prensa. El mismo ZP, yo creo que para despistar de los asuntos de verdad importantes, ha dicho en el Congreso:

“Mientras sigan existiendo anuncios de contactos se estará contribuyendo a la normalización de esta actividad, por lo que estos anuncios deben eliminarse, estos anuncios deben eliminarse”.

La prostitución no es ilegal en España; lo son determinadas conductas relacionadas con ella. Las que atenten contra la libertad sexual, como la inducción a menores, o a mayores si media engaño, violencia, etc, entre otras. Pero no hay una condena en nuestro código penal en relación con la prostitución que puede reputarse (no hay intención malsana en la utilización de este verbo) legal. Ni hay pena para quien la ejerce libremente. Pues entonces, si el ejercicio de la prostitución no forzada es legal ¿por qué no se dedican los esfuerzos que sean necesarios a regular los derechos de quienes, libremente, decidan ejercerla? Sean estos derechos laborales, de difusión o de protección. ¿Por qué no se “normaliza”, utilizando el término de ZP, la prostitución libre?

Pues supongo que porque Aído considera que tal actividad es denigrante para la mujer. ¿Por qué? pues porque sí. Pero ¿no utilizan los actores/actrices su belleza corporal para vivir? ¿no, su fuerza y destreza corporal, los/las deportistas? ¿Por qué, entonces, no han de poder utilizar –libremente, insisto– su cuerpo aquellas que tienen la suerte de que sea deseable para otros?

Ahí tienes un filón, Bibiana. A la vez que tratas de impedir la prostitución “esclava”, lo que me parece necesario, regula su ejercicio libre para que, precisamente las mujeres (y los hombres) que quieran, puedan practicarla con tranquilidad física y moral. Lo que temo –repito- es que, posiblemente, consideres que el ejercicio de tal actividad es, en sí mismo, indigno para las mujeres. Yo no lo creo. Más se “prostituyen” muchos políticos, y con mayor daño. Y se les deja.

Y, mientras por aquí andamos así, en el Islam la masturbación está prohibida (para ambos sexos) y, en cuanto a la prostitución, también el Islam condena y rechaza absolutamente esta práctica y prohíbe a todo hombre y mujer, libre o esclavo, vender su sexualidad para conseguir dinero. Aunque creo que no les matan, como a las adúlteras.

Con tales diferencias en asuntos tan sensibles, veo poco futuro a la Alianza de Civilizaciones.

En fin, ya sabía yo que una cosa me iba a llevar a otra.
 

 

 

 

La Costilla de Adan era Amanda Bonner (Katharine Hepburn) en la deliciosa y divertidísima película de George Cukor (1949) del mismo nombre (The Adam’s Rib). Amanda es abogada y tiene que defender el caso de una mujer (Judy Holliday), que es acusada del intento de asesinato de su infiel marido (Tom Ewell). Pero Amanda no sabe que su marido Adam (Spencer Tracy), también abogado, ha sido designado fiscal para el juicio. Lo cual convierte para Amanda el intento de asesinato en una causa feminista y un duelo de gran resonancia pública. Pero esta pelea ante los tribunales no afectó a la relación de esta maravillosa pareja de actores. Ni en la película, ni en la vida real. Solo les separó la muerte. La de Spencer Tracy, dos semanas después de rodar, también con Katherine Hepburn, “Adivina quien viene esta noche”.

Os dejo la escena de la cena de Spencer y Kathie, mientras David Wayne, enamorado de Amanda, interpreta al piano la canción “My Sweet Amanda”, que aún hoy, muchas veces me sorprendo tarareando. Vedla, es simpatiquísima. La canción se inicia pasado un minuto del video.

Y como en la entrada “The Giving Pledge” no pude colgar la canción (algún error técnico) hoy doblo la ración con una preciosa canción de Bob Dylan, “Just Like a Woman”, de la que os anticipo, en español, el estribillo (la letra original, como siempre, más abajo).

Ella aguanta como una mujer,

Hace el amor como una mujer,

Y le duelen las cosas como a una mujer.

Pero se deshace como una chiquilla”.

Por y para ellas:

MI DULCE AMANDA, y JUST LIKE A WOMAN

Nobody feels any pain
Tonight as I stand inside the rain
Ev’rybody knows
That Baby’s got new clothes
But lately I see her ribbons and her bows
Have fallen from her curls.
She takes just like a woman, yes, she does
She makes love just like a woman, yes, she does
And she aches just like a woman
But she breaks just like a little girl.

Queen Mary, she’s my friend
Yes, I believe I’ll go see her again
Nobody has to guess
That Baby can’t be blessed
Till she sees finally that she’s like all the rest
With her fog, her amphetamine and her pearls.
She takes just like a woman, yes, she does
She makes love just like a woman, yes, she does
And she aches just like a woman
But she breaks just like a little girl.

It was raining from the first
And I was dying there of thirst
So I came in here
And your long-time curse hurts
But what’s worse
Is this pain in here
I can’t stay in here
Ain’t it clear that–

I just can’t fit
Yes, I believe it’s time for us to quit
When we meet again
Introduced as friends
Please don’t let on that you knew me when
I was hungry and it was your world.
Ah, you fake just like a woman, yes, you do
You make love just like a woman, yes, you do
Then you ache just like a woman
But you break just like a little gir 

 

Anuncios
  1. 15 agosto, 2010 en 10:44 PM

    No se que pasa, pero en tu blog no puedo ver los videos que cuelgas; En los demás si, no se si será un problema de configuración de mi PC o de tu WordPress.

    Abrazos

    • 16 agosto, 2010 en 3:57 PM

      Me he dado cuenta. No se que es lo que pasa. Con lo que me costó aprender a colgar videos….Parace que se copian bien, pero al publicar no aparecen.
      Si se te ocurre algo para solucionarlo, dimelo.
      Thanks

    • 16 agosto, 2010 en 10:11 PM

      Jesús, Belén,
      Ya he solucionado lo de los videos. Ya están colgados “If I were a Rich Man” (en The Giving Pledge) y “Mi dulce Amanda” y “Just Like a Woman” (en La Costilla de Adan).
      Abrazos

    • 16 agosto, 2010 en 10:20 PM

      Para Amanda, pincha en “ver en Youtube”, en el centro de la pantalla

  2. chiky
    16 agosto, 2010 en 1:17 AM

    http://www.ensemana.com/sitio/articulo/20100803_8858303.asp

    otra barbaridad reciente de los Talibanes ¡¡

    No me gusta juzgar a un colectivo pero despues de visitar muchos paises musulmanes durante mis singladuras me resulta bastante desagradable ver la forma en que tratan a las mujeres. Además de ser unos intolerantes con las costumbres de los “infieles”, mucho más de lo que lo somos nosotros con ellos cuando vienen a nuestro pais.

    En Arabia Saudita aparte de no poder ir a tierra ni siquiera me dejaban salir al muelle en bermudas para mirar los calados …y luego se quejan de que prohibamos el Burka ¡¡

    Es una pena porque son paises muy interesantes para visitar pero a veces resultan peligrosos

    Chiky

    • 16 agosto, 2010 en 4:01 PM

      En general son bastante intolerantes. Yo solo voy “al moro” de vez en cuando y por pocos días, pero casi siempre hay algún conflicto, sea con los polis o con los paisanos. Quieren imponer sus costumbres en su tierra, pero no aceptan seguir las de otras culturas fuera de ella.

  3. Belén
    16 agosto, 2010 en 12:31 PM

    Muy buena la canción de Sabina, “que fino es el tio”.

    Pobrecita Bibi Aisha.

    Hace meses fui al cine a ver una película “para pasar el rato”, la última de “Sex and the City”, en la que a través del personaje interpretado por Kim Cattrall y con toques de humor se podía ver “la problemática de la mujer en el mundo árabe”.

    Tras salir del cine pensé (con una “castiza” expresión): “anda que los árabes se van a poner bonicos cuando vean la película”.Y ahora, meses después, he visto por internet que tuvieron que irse a rodar a Marruecos después de que en los Emiratos Árabes les dijeran: “de eso nada”.

    Es triste que siempre tengamos que ser nosotros “los tolerantes” y que en caso contrario no ocurra lo mismo ni exista el mismo respeto.En Europa nos cuestionamos: “burka si, burka no” (y por cuestiones de seguridad) y ellos, como dice Chiky no te dejan ir en bermudas.

    Conozco la historia de una persona que si quería ir a visitar a su novio en Emiratos Árabes no podía salir de casa sin compañía masculina, lo cual le suponía un problema mientras “su respectivo” estaba trabajando.

    Un abrazo.

    • 16 agosto, 2010 en 4:15 PM

      ¿Tu puedes ver los videos que cuelgo, Belén?
      Es que desde hace un par de entradas no se que pasa pero no se ven en la entrada.
      Lo que es curioso de todo esto, es que no he escuchado críticas de ninguno de nuestros gobernantes hacia las salvajadas de esta gente. Ni a Zerolos ni a Aídos. En cuanto al Burka, aunque algunos políticos locales (tanto Psoe como PP) ya se han pronunciado en contra, el Psoe nacional ha impedido que se debata en el congreso. Cada uno, en función de la importancia que de a su (dudosa) consideración como símbolo de religión, a su (indudable) signo de humillación de la mujer o a razones de seguridad pública, decide lo que conviene a sus intereses electorales.
      Lo que va a traer cola (ya la está trayendo) es el apoyo explícito de Barak (Hussein) Obama a la proyectada construcción de una mezquita en la zona cero de NY. ¿La aceptaría ZP junto a la estación de Atocha?. (Que conste que no estoy en contra; una cosa es el Islam y otra el terrorismo islámico, aunque este mate en nombre del Islam)

      • Belén
        16 agosto, 2010 en 5:34 PM

        No, Jaime, no veo los vídeos, los busco en youtube.

        Hace poco vi un documental acerca de Jomeini en el que se decía que tras llegar a Irán impuso a la mujer una vestimenta.

        http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_6581000/6581675.stm

        A ZP no creo que le interesase ni “sacar el tema” de la mezquita…Y Aído puede que esté entretenida pensando en la posibilidad de que sea Jasmine la que “conduzca” la alfombra de Aladín.

        Me sorprendió bastante este asunto de Obama cuando lo escuché (pensé: uff..la que se puede liar).

        Me da la impresión de que no estamos tan evolucionados en España(ni preparados de momento para separar Islam y terrorismo islámico, demasiado recientes los atentados).De hecho, todavía no “hemos encajado” la Guerra Civil…

        A mi, de momento, tampoco me haría mucha gracia el asunto de una mezquita en Atocha (siendo sincera, aunque quede algo “Puerto Hurraco” decirlo).

        Un abrazo.

  4. chiky
    16 agosto, 2010 en 8:32 PM

    Belen eso que dices del novio en UAE es cierto.

    Yo navegué de capitán en un barco de la Naviera Nacional de Saudi Arabia, el “Saudi Diriyah” y el segundo oficial era Saudita, pues bien su mujer tenía que hacer gestiones para el colegio de sus hijos pero tenía que ir acompañada de un familiar y que fuera hombre, como no lo tenía el segundo oficial tuvo que desembarcarse en USA para hacer las gestiones…tampoco podía conducir , esta prohibido para las mujeres ¡¡¡

    vivir para ver ¡, ellos lo llaman “su cultura”.

    También conocí a un “mooring master” Irakí cargando petroleo en Kharg Island(Iran), me decía todo ufano que se había prometido con una niña de 14 años “adjudicada por sus padres”, el tenia 50, despues de divorciarse de su mujer canadiense que era decía era muy “intolerante” y “desobediente”.

    Chiky

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: