Inicio > EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > THE GIVING PLEDGE

THE GIVING PLEDGE

The Giving Pledge, la Promesa de Dar.

www.thegivingpledge.org

FILANTROPIA: del griego φίλος philos o filos, y άνθρωπος o antropos (ser humano), que se traducen respectivamente como ‘amor’ (o ‘amante de’, ‘amigo de’), y ‘antropos’ (o ‘ser humano’), por lo que filantropía significa ‘amor a la humanidad’

Cada uno tiene sus manías. Una de las mías es dormir con una pequeña radio entre mi almohada y mi oreja. No uso auriculares porque temo estrangularme pero, en cambio, suelo extender la antena con serio riesgo de sacarle un ojo a mi mujer. Cuestión de prioridades y de arriesgarse al daño menor entre los posible. Hace unos días, entre dos sueños, escuché en mi pequeña radio una noticia buena, de las que no hay muchas. Pensé que los periódicos iban a recogerla el día siguiente, pero me ha sorprendido que no lo hayan hecho, al menos los dos o tres que suelo leer. De modo que he acudido a la Gran Fuente; a Internet. La noticia, en corto, es:
Cuarenta millonarios de EEUU aceptaron donar, al menos, la mitad de su fortuna.

 

Los detalles están en la página web que cito más arriba. Destaco algunos relevantes.
La “Promesa de dar” responde a una iniciativa de Bill Gates y Warren Buffett, los dos hombres más ricos de los EEUU, que lanzaron la idea durante una cena de magnates que tuvo lugar en mayo del año pasado. Cuarenta millonarios de Estados Unidos ya han anunciado que aceptan donar, al menos, la mitad de su fortuna para destinar los donativos a obras de caridad.

“Apenas empezamos pero ya tuvimos una respuesta fantástica“, dijo Warren Buffett, cuya fortuna asciende a 47 mil millones de dólares. David Rockefeller, Ted Turner, Larry Ellison, Michael Bloomberg, Barron Hilton, George Lucas, por citar algunos de los más conocidos, están entre los cuarenta que se sumaron a la iniciativa.

Gates y Buffett lanzaron en junio la campaña ‘The Giving Pledge’ (La promesa de dar) con el objetivo de convencer a cientos de multimillonarios estadounidenses de que donen una mayor parte de su fortuna, ya sea en vida o después de muertos, y que manifiesten públicamente sus intenciones con una carta de explicación.

Hasta aquí, los rasgos principales de la noticia. Tanto Gates como Buffet son filántropos “con experiencia”. El primero, sólo en el quinquenio 2000-2005, donó a través de su Fundación Bill y Melinda Gates, cuya misión es la lucha contra las enfermedades infecciosas y las mejoras educativas, 30 mil millones de dólares. Desde entonces, las donaciones han ido en aumento. Por su parte, Buffett se comprometió en 2006 a donar el 99% de su fortuna a la misma Fundación y a otras organizaciones benéficas. Pero hay algo más importante que dar una parte de lo que te sobra: convencer a otros para que hagan lo mismo. Y eso es lo que están consiguiendo con The Giving Pledge.

En la página web se publica la lista de los donantes y la carta que cada uno de ellos ha escrito, en la que explican sus motivos para dar, al menos la mitad de su fortuna, a causas filantrópicas. Extraigo algunos párrafos de las cartas.

“En los 90, un filántropo anunció que dejaría a la John Hopkins University 50 millones de dólares. Y yo le dije ¿porqué esperar? ¿Porqué negar a esta generación esta ayuda, el posible remedio a una enfermedad? Esto le convenció y entregó el dinero en ese momento. Como he escrito en mi autobiografía, la realidad de las grandes fortunas es que no puedes gastar todo y no te lo puedes llevar. Durante décadas me he comprometido a dar la mayor parte de mi fortuna a las causas que me apasionan a mí y a mis hijos. Por eso, me entusiasma aceptar la “promesa de dar” y donaré la mayor parte de mi patrimonio en los próximos años o lo dejaré a mi fundación”. (Michael Blomberg, Alcalde de NY)

“Mi promesa: más del 99% de mi fortuna se destinará a causas filantrópicas durante mi vida o a mi muerte…..Esta promesa no me premite donar mi activo más valioso: mi tiempo. Mucha gente, incluyendo –lo digo con orgullo- mis tres hijos, aportan gran parte de su tiempo y de su talento a ayudar a otros. Esto es a menudo mucho más valioso que el dinero…..Todo lo que he tenido en la vida ha sido suerte. La reacción mía y de mi familia ante esta extraordinaria suerte no es de culpabilidad, sino de gratitud…..Dedicar más del 1% de mi fortuna a nuestras necesidades no incrementará nuestra felicidad ni nuestra comodidad. En contraste, el restante 99% puede tener un extraordinario efecto en la salud y bienestar de otros.” (Warren Buffet)

“Hace años coloqué la mayor parte de mi fortuna en un trust con la idea de dedicar al menos el 95% a causas caritativas. Ya he dado cientos de millones a investigación médica y a educación y daré miles más en los próximos años. Hasta ahora, lo he hecho con discreción porque creo que estos asuntos son muy personales. ¿Porqué voy a hacerlo ahora público? Bueno, Warren Buffet me pidió personalmente que escribiera esta carta porque serviría de ejemplo e influencia para otros. Espero que tenga razón.” (Larry Ellison)

Pues de este tenor son todas. ¿Vanidad? ¿Afán de protagonismo? Algunos pensarán que estos “no dan puntada sin hilo” y que algo tiene que haber detrás de todo este asunto. A mi me da lo mismo lo que cada uno pretenda si no es filantropía. Me quedo con lo principal. Unos cuantos cientos de miles de millones de dólares, que es mucho, muchísimo dinero, pasarán de propiedad privada a fundaciones con objetivos humanitarios. Y estoy convencido de que cuando dicen que quieren devolver a la sociedad una parte de lo que esta les ha dado, muchos lo dicen de corazón.

Seguiré la pista a este bonito asunto, con la esperanza de que la “Promesa de Dar” se convierta, rápida y realmente, en tangibles mejoras para la humanidad. Y que el ejemplo cunda.

No se me ocurría música apropiada hasta que me he acordado de una película que vi de chaval: El Violinista en el Tejado (1971) de Norman Jewison.. Relata la vida de una familia de judíos en un pueblito de Ucrania. Tuvo algunos oscars y la música era muy buena. Una de las canciones, If I Were a Rich Man, seguro que la canturrearon algunos de los 40 millonetis cuando fueron jóvenes y menos ricos. Ahí la tenéis, con la escena original del filme; es una simpática canción, aunque resulta un poco anticuada.

IF I WERE A RICH MAN


“Dear God, you made many, many poor people.
I realize, of course, that it’s no shame to be poor.
But it’s no great honor either!
So, what would have been so terrible if I had a small fortune?”

If I were a rich man,
Ya ha deedle deedle, bubba bubba deedle deedle dum.
All day long I’d biddy biddy bum.
If I were a wealthy man.
I wouldn’t have to work hard.
Ya ha deedle deedle, bubba bubba deedle deedle dum.
If I were a biddy biddy rich,
Yidle-diddle-didle-didle man.

I’d build a big tall house with rooms by the dozen,
Right in the middle of the town.
A fine tin roof with real wooden floors below.
There would be one long staircase just going up,
And one even longer coming down,
And one more leading nowhere, just for show.

I’d fill my yard with chicks and turkeys and geese and ducks
For the town to see and hear.
(Insert)Squawking just as noisily as they can. (End Insert)
With each loud “cheep” “swaqwk” “honk” “quack”
Would land like a trumpet on the ear,
As if to say “Here lives a wealthy man.”

If I were a rich man,
Ya ha deedle deedle, bubba bubba deedle deedle dum.
All day long I’d biddy biddy bum.
If I were a wealthy man.
I wouldn’t have to work hard.
Ya ha deedle deedle, bubba bubba deedle deedle dum.
If I were a biddy biddy rich,
Yidle-diddle-didle-didle man.

I see my wife, my Golde, looking like a rich man’s wife
With a proper double-chin.
Supervising meals to her heart’s delight.
I see her putting on airs and strutting like a peacock.
Oy, what a happy mood she’s in.
Screaming at the servants, day and night.

The most important men in town would come to fawn on me!
They would ask me to advise them,
Like a Solomon the Wise.
“If you please, Reb Tevye…”
“Pardon me, Reb Tevye…”
Posing problems that would cross a rabbi’s eyes!

And it won’t make one bit of difference if i answer right or wrong.
When you’re rich, they think you really know!

If I were rich, I’d have the time that I lack
To sit in the synagogue and pray.
And maybe have a seat by the Eastern wall.
And I’d discuss the holy books with the learned men, several hours every day.
That would be the sweetest thing of all.

If I were a rich man,
Ya ha deedle deedle, bubba bubba deedle deedle dum.
All day long I’d biddy biddy bum.
If I were a wealthy man.
I wouldn’t have to work hard.
Ya ha deedle deedle, bubba bubba deedle deedle dum.

Lord who mad the lion and the lamb,
You decreed I should be what I am.
Would it spoil some vast eternal plan?
If I were a wealthy man.

Anuncios
  1. Belén
    13 agosto, 2010 en 10:44 AM

    ¡¡¡Jaime!!!

    A mi también me sorprendió gratamente esta noticia cuando la leí y más aún teniendo en cuenta la dureza con la que, según documentales, se portó Gates en el “caso Netscape”.Le hacía una persona vanidosa y desconsiderada.

    Muy gracioso tu comienzo.Es cierto, todos tenemos nuestras pequeñas manías, a cada uno nos da por una cosa.

    Un abrazo.

  2. Belén
    13 agosto, 2010 en 1:45 PM

    El tiempo dirá si todo es: “mentira” (una táctica para mejorar imagen):

    Pero como dices, lo que importa es “lo principal”.

    • 14 agosto, 2010 en 3:49 PM

      Muy bonita la ranchera de Solís. Seguiré el asunto e informaré.
      Besos

  3. chiky
    13 agosto, 2010 en 11:27 PM

    en los paises latinos esa propuesta de repartir no cuajaría, la filantropía no tiene el mismo arraigo que en los paises anglosajones.

    No veo yo a los oligarcas sudamericanos repartiendo su botín ¡¡¡

    Tampoco a los ricos españoles.

    Me sorprende que Larry Ellison y Ted Turner, dos cracks de la vela de alta competíción, se apunten a los donativos los tenía por unos frivolos del copón ¡

    En fin a ver si cunde la idea, que ando mal de pasta y siempre nos tocará algo a los pobres ..

    Saluti

    Chiky

    • 14 agosto, 2010 en 3:54 PM

      Es que muchos de los oligarcas y de los “ricos” a los que te refieres (quizá “muchos” sea una exageración), previamente lo han “distraido”. Quedaría raro que lo devolvieran.
      Pero, a lo mejor, la idea se exporta a otros países. Inch’Allah.

  4. Cosimo Piovasco di Rondó
    14 agosto, 2010 en 10:10 AM

    Entiendo bien que lo hagan, lo alabo y me alegro. Lo entiendo porque la felicidad es un estado en el que -entre otras muchas cosas- se mezclan a partes parecidas el bienestar y la grandeza. El primero no se verá mermado ni aunque donaran el 95% de su patrimonio. Y esta generosidad es una forma de alcanzar la grandeza. Y lo que dice el brother chiky es cierto, hay por ahí un índice que mide la “generosidad país” y los países latinos, entre ellos España, creo que no salen muy bien parados.

    • 14 agosto, 2010 en 4:08 PM

      Eso es lo que dice Buffet: aún donando el 99%, el 1% restante les permite vivir sin renunciar al ritmo de vida que tenían.
      A propósito, he visto que no se colgó la canción If I were a Rich Man. Colgaré otra.

  5. 14 agosto, 2010 en 2:47 PM

    El concepto de la “filantropía” anglosajona es tradicional. Hace algunos años, ante la propuesta del Presidente creo que Reagan de suspender el impuesto de sucesiones, un conjunto de casi cien multimillonarios americanos le escribieron una carta diciendo que eso era una barbaridad, que ellos habían forjado sus fortunas desde la nada y que suprimir el impuesto de sucesiones era tanto como destruir la institución del “self made man” propia de la idiosincrasia de su Nación. Que sus hijos, bien formados y educados en las mejores universidades del País hiciesen lo que ellos, trabahjar duro y forjar sus propias fortunas. Si os fijais, en la entradade todoslos grandes museos americanos abundan placas conmemorativas de las donaciones millonarias recibidos por los mismos de personas que perpetuaban en esos noexcesivamente aparaentes monumentos su labor filantrópica. Efectivamente los anglosajones, esencialmente los americanos tienen muy a gala “Devolver a la Sociedad parte de lo que han recibido de ella”. Un buen ejemplo a seguir, efectivamente estoy de acuerdo con lo comentado anteriormente: Los paises latinos no se caracterizan, precisamente, por su afan filantrópico; la generosidad es algo que se ejerce con “mesura” y así nos luce el pelo.Y si no preguntale a Montilla si está dispuesto a financiar las escuelas extremeñas.

    • 14 agosto, 2010 en 4:22 PM

      Jesús, tu si que “no das puntada sin hilo” (me refiero a la puntilla a Montilla).
      Los mal pensados dicen que detrás de es filantropía hay motivación fiscal. Es posible, es seguro, que en algunos casos la hay: en las donaciones a los partidos, que poca filantropía tienen.
      Y en el caso del impuesto de sucesiones, alguien me dijo que se hicieron cálculos que llevaron a la conclusión de que si se suprimía el impuesto sobre sucesiones, los impuestos compensatorios (especialmente el Income Tax, nuestro IRPF) que tendrían que crear-incrementar, podrían tener efecto superior al ahorro en sucesiones.
      Pero, aún habiéndola, que donen, que donen.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: