Inicio > ESTRELLAS DE LA POLITICA, MUSICA, POLITICA > UN BAILE DE MASCARAS

UN BAILE DE MASCARAS

El Estatut está reposando. Los debates post abolición de la lidia en Catalunya están dando sus últimas boqueadas. Ya no dan para más, hasta que se produzca una nueva iniciativa en el sentido que sea. No hay otras noticias “de calado” y agosto, con casi todos los pesos pesados en vacaciones, genera poco morbo. Por eso, la serpiente de verano es el Baile de Máscaras que se está produciendo en los partidos principales para definir quién ha de llevar la máscara de representante del ciudadano en las próximas elecciones catalanas este otoño y municipales, con el resto de las autonomías, en primavera de 2011.

El PP tiene su culebrón particular con la extemporánea iniciativa del “presunto” Camps en Valencia que intenta, y consigue, doblegar a la cúpula “genovesa”. El PSOE tiene toda una “bichera” en sus dos principales retos: el que quiere ganar (Madrid) y el que no quiere perder (Barcelona). Mal lo tiene en ambos sitios. En Madrid, los esfuerzos por descabalgar a David Lucas (por Lizsaveski) y sobre todo al “bueno” de Tomás Gómez (por la “buenísima Trinidad Jiménez), pueden costarle un disgusto en el PSM (el psoe madrileño). Y en Catalunya, la espantada de Antoni Castells que huye de un partido (el PSC, o sea el psoe catalán) que está perdiendo su identidad nacional para intentar ganar la catalana, debilitará la estructura de este partido en favor de CiU.


Un Baile de Máscaras (Un ballo in maschera) es una ópera en 3 actos con música de Giuseppe Verdi y libreto de Antonio Somma, basado en el libreto original de Eugène Scribe para la ópera Gustave III (1833) de Daniel-François Auber. El argumento gira en torno de una conspiración política, con enredos y amores cruzados, cuyo objetivo es asesinar al Rey Gustavo de Suecia.
Los personajes de la ópera (de la de Scribe ya que, por razones de censura, Verdi cambió escenario y personajes) son:
• Gustavo III, rey de Suecia

• Anckarström , brazo derecho del anterior

• Amelia, esposa del anterior

• Ulrica, la hechicera

• Óscar, paje del Rey

• Silvano , un pescador

• Samuel , funcionario de la gobernación/corte y conspirador

• Tom , funcionario de la gobernación/corte y conspirador

Pues un Baile de Máscaras es lo que está pasando estos días en el PSOE. No terminará con la muerte (física) del Rey Gustavo III (Zapatero), a manos de Anckarström (Montilla), pero quizá salga tan debilitado que pudiera ser la puntilla para su muerte política.

Porque esa deriva pueden tener las conspiraciones de Samuel (Antoni Castells) para salirse del PSC y quizá formar nuevo grupo menos radical ideológicamente que ERC, pero mucho más independentista que PSC, grupo que bien pudiera servir de apoyo a CiU en futuro gobierno y de trampolín personal para un desubicado Castells.

Y no menos efecto desestabilizador puede tener la conspiración de Tom (Pepiño Blanco) para descabalgar del secretariado general del PSM al otrora amigo de Zapatero, Tomás Gómez (Oscar, paje del Rey) a pesar de los dudosos poderes de la hechicera Ulrica (Leire Pajín) y poner en su lugar a la “buenísima” Amelia (Trinidad Jiménez) como candidata a presidanta de la CAM.

En cuanto a Silvano, el pescador, puede tener su “alter ego” en este Baile de Máscaras nacional en cualquier mirón enredador, como bien pudiera ser Chaves.

Todas las conspiraciones políticas, obviando ciertos detalles sin importancia, son intercambiables entre sí. Porque todas tienen el mismo objetivo: “quítate tú, que me pongo yo” o, lo que es lo mismo, “de aquí no me mueve ni dios”. Todas, hayan sucedido o no, han sido ya escritas y todas, hayan sucedido o no, han sido ya cantadas. Como titulaba una entrada de hace unas semanas, “nihil novo sub sole”

Porque lo de Lepe (Lepe tenía que ser) da para otra entrada: de los 135 militantes socialistas, 132 han sido suspendidos de militancia.

y no temais, no voy a castigaros poniendo en esta entrada la opera de Verdi. Pero a cambio os regalo “música electoral“. Una graciosa canción, estilo canción-protesta de los sesenta, que canta “El Jubilado de Moratalaz” a ZP, y una cutre-charangera canción, estilo vallenato colombiano, que canta nosequien a Rajoy y que no se cómo no han borrado de internet.

ZAPATERO, YO VOTARÉ POR TI

MARIANO RAJOY, CONTIGO ESTOY

Anuncios
  1. Cosimo Piovasco Di Rondò
    4 agosto, 2010 en 1:19 PM

    Y es que los políticos (no diré la “política” esta vez) viven en permanente impostura, por eso resulta triste comprobar cómo son capaces -con la complicidad de los periodistas “voceros”-, de crear opiniones que más que unir dividen. Unos y otros, y en similar medida, claro está.
    Abrazos!!

    • 5 agosto, 2010 en 9:21 PM

      Y esto que dices enlaza con mi primera entrada: “Justificación de este Blog”, precisamente la razón por la que inicié el Blog.
      Extraigo tres párrafos que dicen lo que tu dices.
      Un abrazo
      En una sociedad económica y culturalmente evolucionada, como parece ser la nuestra, el “entorno” que más influencia ejerce sobre nosotros es el mediático. La prensa escrita y los medios audiovisuales para ser más concreto. No existe, en mi opinión, medio de información independiente. Por mucha objetividad de la que quieran presumir, los medios privados se deben a sus grupos accionariales dominantes y a la línea editorial que aquellos han decidido; los públicos, a los poderes ejecutivos que nombran a sus cargos directivos y de los que, normalmente, reciben subvenciones.
      Por encima de los medios, y alimentando sus contenidos, están los partidos políticos y los grandes grupos de interés económico que se someten a mutua influencia, asistidos o presionados por sindicatos y patronales así como por multitud de asociaciones, fundaciones, colectivos y muchos otros grupos o grupitos que apoyan o critican con el único interés de sobrevivir y medrar. El interés de todos estos grupos es el de mantenerse en el poder, sea el político, el económico o el de poder influir en uno o en otro.
      Los Partidos Políticos ya no persiguen el bien de la “ciudadanía” (o del “conjunto de la ciudadanía” como les ha dado ahora por llamarnos colectivamente). No se mueven por planteamientos ideológicos, como pudo ser originalmente, ni por eficacia en la gestión de los recursos públicos, como pudo ser después. Su único interés es el de mantenerse en el poder, si lo tienen, o en conseguirlo en caso contrario. Sus acciones y decisiones persiguen, casi exclusivamente, ganar o al menos no perder electorado.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: