Inicio > BUROCRACIA Y ADMINISTRACIÓN, POLITICA > AGENTES Y PROMOTORES ETCETERA

AGENTES Y PROMOTORES ETCETERA

 

Hace un par de semanas lo leí en la prensa:

Bibiana Aido, titular del Ministerio de Igualdad, ha propuesto la creación de la figura del comisario de Igualdad, como persona encargada de velar por el respeto y la no discriminación de género dentro de la empresa.

Esta figura sería la encargada de llevar a su máxima expresión la Ley de Igualdad tanto en la empresa pública como privada y aunque no se han definido unos criterios de implantación por tamaño en las empresas, todo indica que cubrirían todo el espectro económico y empresarial, desde empresas de un trabajador a grandes empresas.

Pensé que era broma, pero no, no lo es. Parece que es una figura reconocida por la ley (no se que ley) pero aún apenas implantada. y Parece también que hay dos profesiones que se relacionan directamente con el asunto. Apunten:

 Promotores/as de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y 

Agentes de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres (obsérvese que no dice “agentes/as”)

 ¿Cuál será la diferencia entre ambas profesiones? Supongo que unos/as exigen y otros/as vigilan que se cumpla lo exigido. No tendría sentido que una misma profesional realizase ambas funciones, hay que especializarse.

 Hubo hace poco una reunión en FEPAIO (supongo que sabréis lo que es, pero por si acaso, explico el acrónimo: Federación Estatal de Asociaciones Profesionales de Agentes de Igualdad de Oportunidades). La noticia dice que la profesión sigue siendo bastante testimonial, es decir, que existen aún muy pocas personas que se dedican a ella pero, fijaos, ya existe una Federación de Asociaciones ¿Cuántas personas habrá en cada asociación? ¿cuántas asociaciones en la federación? La FEPAIO está, naturalmente, subvencionada.

De la web de FEPAIO extraigo lo siguiente:

La Presidenta de la Federación Estatal de Asociaciones Profesionales de Agentes de Igualdad de Oportunidades (FEPAIO), Eva Latorre, la coordinadora de FEPAIO, Carmen Cajide, y la Directora del Master de Género de la Universidad de Almería, Elena Jaime de Pablos, se han reunido hoy con la Secretaria General de Políticas de Igualdad, Isabel Martínez, la Directora del Instituto de la Mujer, Laura Seara, y la Directora General para la Igualdad en el Empleo, Capitolina Díaz. El objetivo de la reunión ha sido estudiar la situación en la que se encuentran las figuras de Agentes de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres y de Promotores/as de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres.

 De los seis cargos que se mencionan en la noticia de la web, seis son mujeres. Hay un nombre de varón, Jaime, pero resulta que es el apellido de Elena. Supongo que las labores auxiliares las llevarán a cabo secretarios y no /as

 Pues, ojo, que aunque parece broma, va en serio. Dentro de poco puede estar implantado no sólo en el sector público (más funcionarios/as, para el presupuesto) sino también en la empresa privada; y con carácter obligatorio, claro. Y la perla: en el inciso final de la noticia arriba reseñada se dice desde empresas de un trabajador a grandes empresas”. ¿Imagináis un Agente, etcétera, en una empresa de un solo trabajador?

De locos

Perdonad la aparente misoginia que esta entrada puede destilar. No hay tal. Tan sólo, un poco de ironía. Soy consciente de que existen aún, especialmente en algunos sectores, discriminaciones de género, pero bien podrían ocuparse de ello los sindicatos, con sus delegados y liberados, que para algo están. Si recordáis mi entrada del 4 de mayo, “Que les Echen a Patadas“, decía que la función de los liberados sindicales es la “defensa y promoción de los intereses de sus representados” ¿No entra en este concepto el asunto de la igualdad de género y la igualdad de oportunidades?

Y aún dicen que el Ministerio de Igualdad sobra

Anuncios
  1. Lolita
    10 mayo, 2010 en 11:17 AM

    Estamos ante otro “invento” poco práctico, un capricho que no soluciona ciertas cuestiones que requieren tiempo para que la sociedad evolucione y actuar mediante la educación porque es una cuestión más profunda que imponer igualdad…Ésto me recuerda a la “Alianza de Civilizaciones”, que básicamente se puede resumir en: pretender derribar un muro de cemento tirando “chinas”, algo que “suena” muy bien pero sin demasiada aplicación práctica. Otra tontuna para el despilfarro que como bien dices, Jaime, podrían solucionar los sindicatos. En los tiempos que corren, no creo que la prioridad sea crear “el Cuerpo Nacional de Policía del Respeto”, por no hablar de la frase que destacas en “negrita”:”desde empresas de un trabajador a grandes empresas”.

    • 11 mayo, 2010 en 5:32 PM

      Lolita
      Ya que has aludido a la Alianza, te contesto con una entrada sobre ella.

  2. María
    17 mayo, 2010 en 12:24 AM

    Dices ser “consciente de que existen aún, especialmente en algunos sectores, discriminaciones de género”, solo por eso vale la pena dedicar unos minutos a un comentario. En primer lugar aclarar que no soy Agente ni promotora de igualdad, pero sé que a principios de los noventa se llevaron a cabo varios proyectos con Fondos Europeos destinados a la formación y definición de este perfil profesional. El propio Instituto de la Mujer (años 2002/2003/2004 con el PP) llevó a cabo el proyecto “Equal-Promociona” destinado a definir y acreditar el perfil profesional de Agente de Igualdad. A finales de 2004 Mª Jesús Sainz (PP) presenta en el Congreso una iniciativa instando al Gobierno a definir y acreditar la profesión. No sé cuantas socias tiene la Federación, pero Agentes de Igualdad en España hay más de 90.000 mil. Por último, por mucho que insistas, nadie se creerá el cuento de que obliguen “desde empresas de un trabajador a grandes empresas”. La Ley habla de planes de igualdad en las grandes empresas, ojalá recogiera la obligatoriedad de ser implementados por profesionales, pero por desgracia no es así.

    • 17 mayo, 2010 en 12:35 PM

      Hola María
      Gracias por leer el blog y por comentar. Del debate sale la luz.
      Por el tono de tu comentario veo dos cosas: a) que estás un poco molesta por mi entrada y b) que estás mucho más informada que yo. Mis disculpas por las dos cosas.
      Reconozco que el comentario mío caricaturiza algo la noticia. La función de este blog, tal y como me la he planteado desde el principio, es comentar noticias, conductas y situaciones desde el prisma de lo que yo entiendo por “Sentido Común”. Lógicamente no soy experto en todo; yo diría más bien en casi nada, pero tengo algo de sentido común.
      Respecto a este asunto, comenté la noticia que leí y me informé algo a través de la red. Quizá lo haya caricaturizado, pero no digo nada que no haya leído, de distintas fuentes. Nada invento. Ni siquiera lo de “desde empresas de un sólo trabajador hasta grandes empresas”. Por otro lado, es la propia FEPAIO la que dice que la profesión es aún bastante testimonial. No dudo que, como dices, pueda haber más de 90.000 agentes y promotores, pero no se qué estarán haciendo.
      Pero dicho lo anterior, a mi me parece de locos todo este asunto. Se llega al disparate. No hace mucho leí que el ministerio de Igualdad, o los agentes o quien sea, expedientó (no se en que acabaría el expediente) a una empresa porque solicitó, en un anuncio de oferta de trabajo, “auditores”, cuando a juicio del expedientador, debió pedir “auditores o auditoras”. La puñetera manía del desdoblamiento del lenguaje en materia de género.
      Como en muchas situaciones sucede, es posible que el propósito de la iniciativa sea noble, pero el desarrollo de ese propósito es kafkiano y conduce directamente a la Apoteosis de la Necedad.
      Como va a suceder, si alguien no lo remedia, con el Senado de Babel que se nos viene encima.
      Y, María, ¿no te parece que tiene sentido que la figuara del Comisario de Igualdad, la desarrollen los liberados sindicales y ahorremos unos euros a la vez que les damos alguna ocupación?
      Bueno, María, espero que sigas atenta y mandes comentarios.

  3. María
    25 mayo, 2010 en 11:16 AM

    Hola Jaime!
    Pienso que precisamente por sentido común llevo media vida (tengo 53 años) dedicada a la lucha por la igualdad. Además de criar a mis dos hijos varones, mi trabajo…siempre busco unas horas para dedicarme a formarme, a reflexionar y profundizar sobre el porqué nos socializan a unos para el poder y a otras para la sumisión. Dedicar un tiempo a reforzarme, para no dejarme llevar por noticias interesadas del ABC y todos esos interconomías que junto con la Iglesia y algunos (que no todos) sectores de la derecha quieren a las mujeres fuera de la escena pública.
    No me tomes esto a mal, no pretendo darle clases a nadie, me considero con opinión porque me lo tengo muy currado. Seguro que habrá muchísimos otros temas en los que tendrás una opinión mucho más formada que yo.
    En cuanto al desdoblamiento del lenguaje, tenemos que buscar fórmulas que visibilicen a mujeres y hombre por igual. ¿Por qué decir buenas tardes a todos y a todas? con decir buenas tardes es suficiente, pero si dices buenas tardes a todos a mi me estarás excluyendo. Piensa si alguien dice buenas tardes a todas, como te sentirías tu? Después de todo, el orden alfabético es el sistemas más utilizado para poner las cosas en su lugar, recuerda que la A está antes que la O! Pero no se trata de darle la vuelta, sino de corregir e integrar por igual. La Real Academia no tiene la verdad absoluta, deberá adaptarse a la sociedad actual.
    Te ruego que no insistas con lo de comisarios de igualdad. A través de la formación (Máster, Posgrados…) existen muchas denominaciones, pero eso de “comisario” es algo inventado en negativo, que no existe, y que el sentido interesado que se le quiere dar, no tiene nada que ver con la figura profesional de Agente de Igualdad.
    De lo que hacen las personas liberadas de los sindicatos, no tengo mucha idea, pero deberían contar con agentes de igualdad (profesionales), como entidades subvencionadas con dinero público y por la actividad que desarrollan.
    Un agarimos saludo desde Galicia

    • 26 mayo, 2010 en 12:11 AM

      Hola de nuevo María
      Si todos (y todas) lucharan por la igualdad desde posiciones activas y comprometidas como parece la tuya, sería mucho más eficaz. Pero yo critico el falso y fatuo feminismo, no el tuyo. Y, de verdad, hay mucha falsía, fatuidad y paranoia en muchas de las iniciativas de Bibiana y adláteres
      Por favor, no pienses que estoy contra el movimiento feminista ni, mucho menos contra la igualdad de capacidades ni de oportunidades.
      Mi vida profesional se ha desarrollado en un entorno competitivo de hombres y mujeres haciendo lo mismo, ganando lo mismo y progresando lo mismo. No había lucha de género, no competencia malsana, no demagogia.
      Te mandaré al mail que figura en tu nombre (por cierto, ¿alegórico a la trilogía de Arturo barea “La forja de un rebelde”?) un debate epistolar que he tenido con un lector de este blog sobre el asunto.
      Y el desdoblamiento forzado del lenguaje, perdóname, me parece insensato; dicho con todo el respeto del mundo, una estupidez. No añade nada a la lucha por los derechos de la mujer y genera, cuando no sonrisa, confusión.
      Que alguien piense (supongo que tu lo utilizas como hipérbole) que por no incluir a “todas” estás excluyendo a ellas en el saludo genérico de “buenas tardes a todos”, me parece de locos. En el ejemplo que ponía ¿se sieten excluidas Bibiana, Trini, Carme y otras señoras por no decir “Consejo de ministros y de ministras”?
      Es, además,una cuestión de economía de lenguaje. Escuchamos “catalanes y catalanas, madrileños y madrileñas” pero es raro oir “Castellano leoneses y castellano (¿o castellana? leonesas”.No lotomes a broma, por favor, no es mi intención lamofa ni siquiera la ironía. Tan sólo, el Sentido Común.
      Termino con lo de “Comisarios de igualdad”. No invento María, en este Blog trato de ser objetivo y critico lo que veo criticable y alabo lo que considero digno de loa,sin fijarme en quien es y a que grupopertenece el protagonista. Así lo quise hacer ver en mi primera entrada “Justificación de este Blog”. El término “Comisario” no es mio. En laprimera página que te abre Googlesi buscas “comisarios de igualdad”, aparece lo siguiente:
      Bibiana Aido, titular del Ministerio de Igualdad, ha propuesto la creación de la figura del comisario de Igualdad, como persona encargada de velar por el respeto y la no discriminación de género dentro de la empresa.
      Y similar en casi todas. Es posible que todas inventen o exagere y que Bibiana jamás haya pronunciado este término pero, personalmente he renunciado a acudir a lapropia fuente objeto de una críatica oloa de este blog.
      Ojala que te vaya bonito

  4. Cosimo Piovasco Di Rondò
    26 mayo, 2010 en 1:12 PM

    El debate sobre el feminismo es, desde luego, apasionante y como en casi todo, “de según como se mire todo depende”, como dice la canción de Jarabe e Palo. El sentido común admite diversos puntos de vista también.
    La lengua, al menos el castellano, es sexista, no cabe duda, en parte porque antropológicamente la sociedad ha sido y sigue siendo en gran medida machista. La cuestión está en si la solución es el desdoblamiento del género. Y creo que no, porque la lengua es fundamentalmente una herramienta de comunicación y ese desdoblamiento (con una lengua como es el castellano con tantas palabras tetrasílabas) la entorpecería enormemente, de forma que le veo más inconvenientes que ventajas. Quienes defienden el desdoblamiento de género creo que se fijan más en los árboles que en el bosque. De todas formas esta es una de esas situaciones “Catch 22” en las que la acción u omisión no permiten soluciones perfectas.
    En cuanto a la igualdad de oportunidades. Conozco al autor de este blog y su larga trayectoria profesional dirigiendo equipos de personas en la que ha demostrado su talante exquisitamente igualitario fomentando lo mejor de cada persona con independencia de su género y dando las mismas oportunidades. Sin embargo hay en lo que discrepo, Jaime, cuando te refieres al “entorno competitivo de hombres y mujeres haciendo lo mismo, ganando lo mismo y progresando lo mismo, sin lucha de género o competencia malsana”. Las mujeres y los hombres no compiten en igualdad de condiciones. No será posible mientras la mujer siga asumiendo preponderantemente las responsabilidades de los hijos y las labores domésticas de la casa y en eso, aunque se ha avanzado mucho, queda un enorme camino por recorrer. Pertenezco a una generación que accedió a la universidad en los años de la democracia y la educación y formación era igualitaria, incluso los expedientes académicos de las mujeres eran notablemente mejores. Eso les daba, como mínimo, igualdad a la hora de acceder al primer trabajo (y fíjate que debería haberles dado, incluso, cierta ventaja competitiva). Sin embargo, el número de mujeres que ocupan puestos directivos es menor al de los hombres y su retribución, en muchos casos, sigue siendo menor a la de los hombres para puestos iguales. Dos pueden ser las razones (a) porque se las discrimina (quiero pensar que no es este el motivo) o (b) porque en un determinado momento de su carrera la mujer renuncia a los “éxitos” profesionales 0(entrecomillo “éxito” porque es una palabra llena de ambigüedad) o a “darlo todo por la empresa”, para dedicarse a otras cosas. Curiosamente muchas de las mujeres que han llegado a lo más alto de la escala profesional son mujeres con menos responsabilidades familiares. Asumiendo que el motivo sea el (b) la duda es cuánto de rol social hay en esa renuncia y cuanto de convencimiento íntimo de querer estar con los hijos (no vale contratar una “cuidadora de los niños”) o dedicarse a taras domésticas (por otra parte esenciales para la familia). Desde luego la función biológica de la madre es insustituible pero a partir de ciertos mínimos, la participación de los padres (varones) en el cuidado, educación etc… de los hijos debería ser exactamente la misma, al igual que en el resto de las tareas domésticas, es de sentido común. Pero hoy todavía la sociedad ve con cierta extrañeza que la mujer trabaje y que el hombre se ocupe de la casa, sin embargo la opción inversa se ve con naturalidad, ahora con tanta crisis, se vive con más asombro que en una pareja sea el hombre pierda su puesto de trabajo, es así. La libertad de horarios, viajes, etc… se sigue viendo de forma natural en un hombre/padre y no tanto en una mujer/madre. Eso se traduce en una COMPETENCIA DESLEAL. Es así, y es preciso romper esa tendencia con políticas que fomenten la igualdad, porque el feminismo es un movimiento que nace como respuesta al machismo y para equilibrar la balanza. Si el empresario supiera que las decisiones de conciliación familiar (reducción de jornada, menor compromiso etc…) la decisión a la hora de contratar o promocionar sería igualitaria. De la misma forma si el hombre asumiera con naturalidad un papel igualitario en las responsabilidades domésticas, es posible que muchas mujeres no renunciaran a su carrera profesional (o levantaran el pie del acelerador).
    Pero dicho esto, como en toda evolución, la ejecución de esas medidas debe responder a la sensatez y evitar una brecha (aunque la situación que se pretende romper sea injusta), porque difícilmente en cuatro años puede cambiar una situación que se ha ido generando a lo largo de la historia de la humanidad. Pero también es cierto que como cada medida tiene su dosis de retroceso, debe irse siempre un paso más allá.
    Al final todo depende del punto de vista.
    De verdad que no quería enrollarme tanto.

    • 27 mayo, 2010 en 11:49 AM

      Menos mal que no querías enrollarte!!
      El Sentido Común tiene, desde luego, diferentes perspectivas, pero seguirá siendo sentido común. La acepción que le da esa especie de biblioteca universal que es Wikipedia, es: “El término sentido común describe las creencias o proposiciones que parecen, para la mayoría de la gente, como prudentes, siendo esta prudencia dependiente de unos valores de conciencia compartidos que permiten dar forma a una familia, clan, pueblo y/o nación.”
      Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices sobre el desdoblamiento.
      Y agradezco tu comentario sobre el autor del bolg, aunque en ningún momento he percibido que se haya cuestionado por nadie mi conducta, aunque suongo que sí (quizá por María) mi enfoque sobre el asunto, al menos, en lo que se refiere a la entrada que motiva estos comentarios “Agentes y Promotores…”
      Y respecto a tu última consideración sobre la “competecia desleal” derivada del diferente rol de hombre y mujer en la vida, te mando el comentario que mandé a un amigo -lector de este blog y bloguero a su vez- al hilo de este mismo debate que él trató también en su blog. Como ves, coincide mucho con lo que dices tu y la solución tendrá que venir de la mano de la educación, del tiempo y, quizá, de la evolución en la investigación.
      Ahí te va. Como verás, es asunto tan pasional que todos nos enrollamos mucho.
      Ufffffffffffff¡¡¡
      He logrado llegar hasta el final, lo que no está carente de mérito.
      Estoy bastante de acuerdo, aunque me sigue sonando rancia la frase.
      Está claro que la discriminación que hoy puede existir no tiene nada que ver con la que existía a mediados del siglo pasado. Los tiempos en que las mujeres no votaban, no podían abrir cuentas bancarias sin permiso del marido, no podían entrar en determinados sitios, están en el olvido, felizmente.
      Gran parte de la discriminación de hoy es, efectivamente, imputable a la diferente naturaleza de lo que llamas “los roles vinculados a los procesos reproductivos humanos”. Mi propia experiencia profesional, que te cuento, está plagada de ejemplos de este tipo.
      En una organización de servicios profesionales de “alto nivel”, con alrededor de 2.000 personas, sucedían cosas como estas:
      1. Todos los puestos de auxiliar administrativo (secretarias) estaban ocupados por mujeres. No había competencia masculina. ¿Por qué ningún hombre (habrá, supongo, excepciones) realiza estudios de secretariado? Yo creo que los propios hombres consideran esta profesión “femenina”. Hay un complejo “machista” en esta consideración.
      2. Todos los puestos de auxiliar de almacen, transportista, etc., estaban ocupados por hombres. Y no creo que la razón fuera que tales puestos requieran mayor esfuerzo físico. También aquí hay complejos de género.

      En cuanto a las posiciones “profesionales”, normalmente eran abogados y economistas los requeridos, esta era la evolución:

      3. A la hora de hacer la selección de profesionales, siempre tenían más éxito las mujeres. Así, si para incorporar 100 profesionales se examinaban 500 cv’s, es posible que la mitad correspondieran a cada sexo. Conforme avanzaba el proceso, iban quedando más mujeres que hombres, hasta que al final, de los 100 nuevos profesionales, podrían quedar (es un ejemplo, pero muy real) 65 mujeres y 35 hombres.
      4. En los primeros años de carrera la evolución iba pareja, quizá con más profesionalidad ellas que ellos.
      5. Pasados unos años, entraban en juego los famosos “roles”. Era muy habitual que al contraer matrimonio la dedicación profesional de la mujer se redujera por comparación con la del hombre en similar circunstancia.
      6. Y aquí llega el momento clave: Aproximadamente el 30% de las mujeres, con ocasión de su primer embarazo o nacimiento, o poco después de él, solicitaban reducción de jornada que, naturalmente, se les concedía. Bien es verdad que aún con esa reducción mantenían elevada eficiencia profesional, pero como sugieres en tu comentario, “ya no estaban para todo”. Era difícil contar con ella para un viaje intempestivo o de mediana duración, para reuniones que pudieran alargarse hasta altas horas de la noche, etc. Sencillamente las prioridades habían cambiado.
      7. Aunque algunas de las mujeres con jornada reducida llagaban a máximo nivel profesional (socios en la jerga de este tipo de compañías) sólo un 20 a 25 % de los socios eran mujeres. Efectivamente, en los procesos de nombramiento de socio no había muchas mujeres. La mayoría había quedado rezagada. Y no por discriminación de otros sino por propia decisión.

      Las cuestiones y conclusiones.

      Los comentrarios 1 y 2, obedecen a planteamientos de educación, no de sexismo ni de discriminación. Simplemente, el mercado está así. Habrá que cambiarlo o ya cambiará sólo.
      Los comentarios 3 y 4 indican que ambos sexos tienen idénticas capacidades e incluso que “ellas” son conscientes de que tienen que estar mejor preparadas para ser igual tratadas. Y, efectivamente, en general estaban mejor preparadas.
      Los comentarios 5 y 6 son claves. Es en ese momento de la vida donde se produce la bifurcación, donde cambian las prioridades, donde la mujer decide, por ella sóla, sin instituciones ni influencias de nadie, cual va a ser su rumbo y su ritmo vital.
      Y el 7 es la conclusión. Como en los Consejos de Administración de las grandes sociedades. ¿Puede alguien con Sentido Común exigir cuotas? ¿Que la mitad de los Consejos y de los Partnerships de las sociedades de servicios estén constituidas por mujeres?
      Yo no me tengo en absoluto, ni aplicando la más severa autocrítica, por machista, pero creo que la exigencia de cuotas en estos ejemplos es estúpida.

      He querido ponerte este ejemplo que aunque parezca solo eso: un ejemplo, es experiencia real, muy real, de muchos años de vida profesional. Es posible que sea en un entorno muy concreto, pero es el de mi experiencia.

      Y dicho esto, sí que creo que hay que seguir luchando contra la discriminación allí donde se encuentre, pero no donde no exista. Ni tampoco con estúpidas medidas de estudio diseñadas desde los despachos por gente sin ideas y que no tiene otra cosa que hacer que hacer el ganso.

      • Cosimo Piovasco Di Rondò
        27 mayo, 2010 en 1:03 PM

        Interesante lo del “sentido común”, casi da para otro debate. Está claro que el sentido será “común” si al menos dos personas comparten los mismos valores.
        En cuanto al mensaje al bloguero, coincidimos mucho en los síntomas, has expuesto, como es lógico, una radiografía bastante exacta de los hechos. Sin embargo discrepo en algo en el diagnóstico, en dos puntos (a) las diferencias en los puntos 1 y 2 las atribuyes a la educación y no al sexismo, pero yo pienso que ambas cosas van de la mano, el problema es que la educación ha sido sexista y (b) en el punto 7 te refieres a la “propia decisión de la mujer” y cuando haces una valoración de los hechos del punto 6 dices que “la mujer decide, por ella sóla, sin instituciones ni influencias de nadie, cual va a ser su rumbo y su ritmo vital”. Ahí es donde yo introduzco el matiz, no es tanto que discrepe, sino que creo que la decisión de la mujer puede estar muchas veces condicionada por ese rol social impuesto al que me refería en mi comentario y al que me remito para no repetirme. Si hasta la reforma del Código Civil del 75 la mujer necesitaba el consentimiento del hombre para cualquier acto de disposición ¿cómo no va a seguir existiendo algo de ese condicionante social? 35 años son pocos para corregir los desequilibrios, pese a las políticas de igualdad, en las que yo sí creo, siempre que se apliquen con sensatez y con una razonable perspectiva temporal. Lo que está claro es que mirando 30 años atrás, vamos por buen camino.

      • 27 mayo, 2010 en 9:47 PM

        Cosimo
        Sabes aquel….”culo, hijo, dije culo…”. Pues eso.
        Que aunque te empeñes en seguir el debate, me temo que no hay desacuerdos.
        Si te fijar, en mi discurso trato de separar el origen del problema con la situación hoy. En los puntos 1 y 2 digo que es un problema de educación, en cuanto al origen, pero no hay, HOY, sexismo o discriminación.
        En los puntos 5 y 6, lo que digo (o pretendo decir) es que la decisión de la mujer se produce por ella misma (naturalmente imbuida por el entorno “histórico-formativo” y condicionada por el rol social impuesto-asumido. Pero que no hay HOY, instituciones ni influencias de NADIE. Naturalmente que todavía existe el condicionamiento social de origen y el de la propia naturaleza humana.
        Dicho de otra manera, todavía hoy, la mujer tiene que ser mucho más fuerte o enérgica para tomar el camino que al hombre le viene dado de forma natural.
        No hay discrepancia.

      • Cosimo Piovasco Di Rondò
        27 mayo, 2010 en 1:26 PM

        y …. completo mi comentario (vas a acabar diciendo aquello de “culo hijo, dije culo”) diciendo que ese condicionante social le afecta también al hombre, en la medida en que la sociedad siga midiendo su éxito en función de sus logros profesionales. El problema es el mismo: los papeles que desde niños la sociedad nos reparte y que no nos hace enteramente libres de nuestras decisiones. Pero se ha avanzado mucho, sí.

      • 27 mayo, 2010 en 10:00 PM

        Ya lo dije….
        Claro que todo afecta a todos. Pero el hombre (genérico, si se me permite) es libre para tomar su camino, dentro de su marco de acción. En el entorno profesional del que hablamos, tiene que tomar una decisión: apuesta por ese entorno, con sus pros y sus contras, u opta por otro. Así es el capitalismo y la sociedad de mercado.
        Yo soy yo y mi circunstancia (JOG). Ningún hombre es libre de la formación que de niño recibió ni de la influencia social. Podrá rebelarse o evadirse en lo que pueda, pero ese mismo esfuerzo para escapar implica esa falta de libertad. No era libre ni siquiera Tarzán. Y menos que nadie. La formación que recibió de manos de los grandes monos de la tribu de Kerchack le influyó de por vida, tanto en su vida selvática como en la urbana posterior.
        A tu planteamiento le cuadra, como ejemplo de ansia de libertad y de huir de “convencionalismos”, el comportamiento de Bernard de Moitessier que relataba en “Héroes y Villanos” de hace un par de días.

  5. Lolita
    26 mayo, 2010 en 1:58 PM

    Cósimo, desde ayer llevo pensando como escibir muchas de las cosas que has dicho, como por ejemplo, que todavía queda mucho para que la sociedad evolucione como debería en este aspecto, que la carrera profesional de la mujer se frena cuando decide ser madre, etc…Pero también he de decir, puesto que yo me muevo en un ámbito laboral en el que se tiende al machismo, que la sociedad cada vez está más concienciada (gente de todo tipo de ideologías), que la que quiere, con esfuerzo (al igual que el hombre), llega al mismo sitio, porque en la actualidad se valora la preparación y los conocimientos por encima de todo (incluso de las bajas por maternidad).

    Es cierto que a la hora de contratar, en muchos casos las circunstancias personales de cada uno son decisivas por motivos prácticos y ya no solo porque alguien sea mujer sino por otras circunstancias como tener familia que dependa de uno/a, etc…Así pues, el problema que se le plantearía a la mujer todavía se podría solucionar en el futuro cuando como dices el hombre asuma un papel igualitario en las responsabilidades domésticas, pero…¿Y los demás?Así es la vida de complicada, todos tenemos que demostrar mucho día a día.

    A mi todo el mundo me dice cosas como: “no sabes donde te estás metiendo”, Ese es un trabajo muy esclavo, no es para una mujer”, pero hay que intentarlo.No soy de las “mujeres que hacen machista al hombre”, ni mucho menos, pero tampoco creo en “los agentes de igualdad”, creo en el esfuerzo personal y en luchar con todas las fuerzas que uno tenga para lograr lo que se propone.

    Puede que sea demasiado jóven, que esté muy equivocada, que no tenga “demasiado mundo” o que haya estado muy protegida toda mi vida, pero lo que si es cierto es que nadie me ha regalado nada de lo que he conseguido y que “hoy por hoy” pienso de esta forma.

    Lolita.

    • 27 mayo, 2010 en 12:11 PM

      Lolita
      Mi contestación a Cosimo vale también, en parte, para tu comentario.
      No me da la sensación de que estés equivocada ni de que seas “demasiado joven” a los efectos de este debate.
      Sigue así.
      Un abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: