Inicio > CULTURA, EDUCACION Y SOCIEDAD, MUSICA > TORITO TORITO BRAVO

TORITO TORITO BRAVO

 

Mañana se vota en el Parlamento Catalán la propuesta de abolición de las corridas de toros. La Plataforma PROU (Basta), promovió una Iniciativa Legislativa Popular (ILT) con 180.000 firmas. Sin duda, y aunque alguien pueda tomarlo a broma, es un asunto de mucha mayor transcendencia social –aunque de mucho menor calado político, desde luego- que lo del Estatut.

Y, como en el caso del Estatut, en no demasiado tiempo se habrá olvidado, sea cual sea la decisión que adopte el Parliament. En pocas semanas, otros asuntos moverán a los políticos, que a su vez moverán a los medios, que a su vez moverán a la pública opinión que, manejada de esta manera, elegirá este próximo otoño a los mismos representantes políticos (o a otros con idénticos intereses aunque diferente disfraz) para que comience de nuevo el “tinglado de la antigua farsa” de los intereses creados de unos y de otros.

Es posible aunque no probable, que la iniciativa, cuando se planteó, tuviera bases de buena fe: proteger los derechos de los animales. Pero si las tuvo, olvidadas están. Hoy es un asunto puramente político. Supongo que parte del motivo es que los toros representan “La Fiesta Nacional” y nada que huela a “nacional”, refiriéndose a España, es soportado por gran parte de la clase política catalana. Observen mis amigos catalanes –si alguno me lee- y los que no lo son (amigos, quiero decir), que no me refiero a “los catalanes” como colectivo, sino a la clase política. Porque, como sucede con muchos de los asuntos de actualidad en esa región, léase Estatut, consultas de independencia, política lingüística, etc., el interés real de los ciudadanos no corre parejo con el de sus políticos. Es mi opinión.

 

Es cierto que no es el primer caso; los toros se abolieron en Canarias a principios de los noventa y en las islas no existe la misma sensibilidad política que en Catalunya. Y reconozco que, si tuviera que escribir sobre la abolición en canarias, no se me ocurriría plantear motivaciones políticas. Este es un punto débil en mi argumento. Pero ¿qué argumento no tiene puntos débiles?

Si de verdad hubiera razones humanitarias, lo primero que se debiera abolir es el ejercicio de la caza. Lo dice, aclaro, un cazador. Claro, que lo digo en este foro de escasa difusión, porque de tener yo, o lo que yo digo, cierta influencia social, no lo plantearía. Pequeñas miserias humanas. La mayoría estará conmigo en que es mucho más salvaje matar un animal que (en la mayor parte de las modalidades cinegéticas) no puede defenderse –excepto huyendo o no dejándose ver-, y hacerlo las más de las veces desde la distancia y con elementos bastante sofisticados y mortíferos, que pelear cara a cara, en corto, con un toro de 500 kilos que puede herirte o matarte.

Pero sucede que la caza no se identifica con una ideología, ni con una opción política, ni con una concepción de estado determinada. La caza es popular y es elitista; cazan los pobres y los ricos, los catalanes y los castellanos, los de pueblo y los urbanos. Y en Catalunya se caza como en cualquier otra parte. Prohibir la caza sería mucho más proteccionista que prohibir los toros, pero no daría réditos electorales a nadie; probablemente se los quitaría a todos. El día que alguien proponga la abolición de la caza hablaré de ello y expondré argumentos; hoy son los toros y como en quienes lo proponen no hay argumentos animalistas, sino tan sólo políticos, lo único en contrario que se me ocurre decir es que la propuesta es una estupidez. Ya se que no es argumento.

Hay algo que resulta, por lo menos, curioso. En el debate de mañana habrá libertad de voto, creo que tanto en CiU como en PSC. Creo que es uno de los poquísimos asuntos en que se permite votar en “conciencia”. ¿Por qué?

Había una canción que me impresionaba mucho de pequeño. Cantaba la muerte de un maletilla que, como muchos en aquellos tiempos, iban las noches de luna a torear a las dehesas porque no tenían otra oportunidad de dar salida a su afición. Escondiéndose de los caporales y arriesgándose a la cornada o, si salían ilesos de ella, a las palizas de la guardia civil, se enfrentaban al toro con la luna y las estrellas como únicas espectadoras.

Para todos, catalanes o no, abolicionistas o no, HUAPANGO TORERO, de Lola Beltrán
Y ya que hoy va de huapangos, a lo mejor mañana hablo de corridos


Toro, toro, toro…
Mientras que las vaquillas, !so¡
en el tentadero, única y nada más,
nada más pa’ los toreros.

Por fuera del redondel,
por cierto de piedras hecho;
sentado llora un chiquillo,
sentado llora en silencio.

Con su muletilla enjuga
sus lágrimas de torero,
con su muletilla enjuga
sus lágrimas de torero.

La noche cae en silencio,
la luna cuelga, cuelga allá lejos;
se empiezan a acomodar
las estrellas en el cielo.

Y rumbo hacia los corrales,
se ve al chiquillo que va resuelto,
él quiere torear un toro,
su vida pone por precio.

Silencio…
los caporales están durmiendo,
los toros, los toros en los corrales
andan inquietos.

Un capote en la coche
a la luz de la luna quiere torear.
Silencio…

De pronto la noche hermosa
ha visto algo y está llorando;
palomas, palomas blancas
vienen del cielo, vienen bajando.

Mentira, si son pañuelos,
pañuelos blancos llenos de llanto,
que caen como blanca escarcha
sobre el chiquillo que ha agonizado.

Toro, toro asesino,
ojalá te lleve el diablo.
Toro, toro asesino,
ojalá te lleve el diablo.
Silencio…
Los caporales están llorando

About these ads
  1. chiky
    28 julio, 2010 en 12:50 AM

    esa canción me trae muy buenos recuerdos de una persona a la que quería mucho ¡¡

    Yo nunca asistí a una corrida ni soy cazador pero no votaría ninguna ley que prohibiera esas actividades.

    Si yo fuera cazador de caza mayor me gustaría hacerlo con ballesta/arco, y a menos de 30 metros para que el animal tuviera la oportunidad de matarme a mí para defenderse, creo que sería más justo. Cazar con rifle no tiene gracia y es un poco cobardica ¡¡¡

    Hay alguien que este a favor de este sistema de caza ??

    Chiky

    • 28 julio, 2010 en 12:09 PM

      Hola Chiky
      Si, yo también pensé en ella.
      Con arco siempre hay que cazar a menos de 30 metros. A mayor distancia la flecha pierde fuerza y trayectoria. El problema es que la caza es costosa, cara o carísima, dependiendo de la fiilosofía y el bolsillo de cada uno, y hay muy pocos sitios preparados para cazar con arco (en EEUU hay muchos y mucha afición). Hay otros sistemas de riesgo, como cazar jabalí con media docena de perros y un cuchillo, pero sólo es accesible a quienes tienen coto propio.
      Cazar con rifle no es que sea cobardica, pero desde luego no es arriesgado. Aunque hay ocasiones en las que tienes que entrar a cuchillo a un guarro grande y la adrenalina te sale por las orejas. Pero son pocas.
      Bueno, el dia que prohiban la caza escribiré más.
      Hoy todas las emisoras de radio estaban con el asunto. Había un debate entre un par de catedráticos catalanes, uno de ética (en contra de los toros) y otro -no recuerdo de que- en contra de la abolición. Por muy catedráticos que sean, decían perogruyadas. Uno de ellos mantenía que puesto que el fin no es la crueldad (es decir, que la gente no va a los toros con el objetivo de ver sufrir al toro) no tenían sentido las propuestas que basaban la abolición en la crueldad. Y no se le ocurre mas que poner como ejemplo al que se come una ostra. Su finalidad no es ver sufrir a la ostra cuando, aún viva, se le echa una gotita de limón, sino simplemente comérsela. ¡¡Y es catedrático!!.
      Cuando alguien quiere entrar en debate conmigo sobre lo cruel o lo salvaje de la caza yo, como Yupanki en sus coplas, “…bicho la puerta y me alejo reculando”. No se me ocurre defender al cazador con argumentos como que si no existieran cazadores no habría caza -sea criada o salvaje- porque a nadie le interesaría mantenerla; o como que la caza genera mucho ingreso y mucho empleo. Son argumentos ciertos, pero pesa más el hecho de, en la caza, muchas veces se mata a un ser vivo. Por eso, no trato de defenderme, sino que simplemente digo: “la verdad es que tienes razón y aún no entiendo que yo, que me considero buena persona (todo es relativo) mate a un animal que es todo belleza y energía”. Y cierro la discusión no iniciada aún.
      En todo caso, dirijo el debate al falso argumento de la sensibilidad (y a veces apariencia) del animal. No es lo mismo, para muchos, matar un ciervo (¿recuerdos de Bambi?) que un feo jabalí; ni este que un conejo o un zorro. Y si vas bajando en la escala, de mamíferos a aves o de estas a peces -animales de sangre fría- el contrario y sus argumentos se van debilitando.
      De los peces pueden descender a los insectos y al final terminas comparando un ciervo con un molesto mosquito.
      Pero todos son argumentos falaces o, simplemente, estúpidos, como el de la ostra del catedrático.
      Me quedo con lo principal: matar un animal por placer es una barbaridad.
      Y plantear, con argumentos políticos disfrazados de humanitarios, la abolición de los toros, es una gilipollez.
      “Ansí es la vida”, que diría Juan Lobon (el mítico personaje de Luis Berenguer), que también dijo:
      “Los bichos montunos son de todos y de nadie; del que los trinca. No hay castigo por matarlos”.
      Juan Lobón era un cazador furtivo, que cazaba en los cotos privados por afición y por necesidad. Eso era otra cosa.
      Un abrazo

  2. Roser
    28 julio, 2010 en 6:12 PM

    con todo el respeto del mundo pero no estoy deacuerdo. Soy catalana pero vivo en Madrid y estoy contenta de la prohibición de la fiesta de los toros y de cualquier otra que implique el maltrato a un animal. Creo que querer mezclar el nacionalismo catalán con los toros es simplemente ganas de crear mas polémica y enfrentamiento. Hay mucha gente “española” que está también en contra

    • 29 julio, 2010 en 12:15 AM

      Hola Roser, bienvenida al blog.
      Yo tengo el máximo respeto por tu opinión; y por tu desacuerdo con la mía.
      Y se que muchos catalanes, castellanos, andaluces y de cualquier otra parte de España y de allende fronteras, están en desacuerdo con la lidia. Y lo están, como podrían estarlo contra la caza, por razones de sensibilidad ante el sufrimiento de los animales.
      Pero en este asunto que he decidido comentar, sigo manteniendo mi opinión: el proceso -si no el origen- se ha politizado y hay razones nacionalistas en él. Es mi opinión; mi opinión personal. Y, al expresarla, te aseguro que no pretendo crear más polémica ni enfrentamiento, entendiendo la polémica y el enfrentamiento como “nacionalista-españolista”. Porque polémica si pretendo crear con mis entradas. Es lógico, ¿no?.
      Creeme, son reflexiones inocentes, no hay anticatalanismo.

      Mis saludos cordiales.

  3. 28 julio, 2010 en 7:02 PM

    Es una pena que tu sistema bloguero no permita imágenes en las contestaciones, te pensaba a mandar la única contestación que se me ocurre:
    El toro y el burro, no se si los conoces

    • 29 julio, 2010 en 12:18 AM

      Hola Jesús.
      No tengo ni idea de si mi blog admite o no imágenes. Canciones -o enlaces a música- si que admite, porque me las mandan a veces.
      No se cual es la del burro y el toro; y no se si esa única contestación es a mi post o a la decision del Parlamento.
      Un abrazo

      • 1 agosto, 2010 en 7:20 PM

        Me he quedado colgado, la contestación era a los del Parlament con la viñeta del toro dandole al burro que los catalanistas pnen en sus coches para “diferenciarse”, te mado dos post, que habrás leido pero que alo mejor interesan a tus lectores, y que resume, a lo bestia, ya sabes que soy ib’ncapaz dde escribir solo cinco lineas, mi opinion al respecto

        http://reflexionesheteroclitas.blogspot.com/2010/07/prohibiendo-que-es-gerundio.html

        http://reflexionesheteroclitas.blogspot.com/2010/07/hispania-delenda-est.html

        Abrazos, y como esto entrará en fase veraniega ¡¡¡Buen descanso!!!

      • 1 agosto, 2010 en 11:34 PM

        Pues que quieres que te diga, lo del toro y el burro no me emociona. Probablemente a ti tampoco si fuera al revés.
        Los post los he leido.
        Al resto de lectores, si alguno queda en agosto: Comentarios sobre los “posts” de Jesús, al blog de Jesús.
        Abrazos y buen verano; yo seguiré escribiendo.

  4. Pepe
    28 julio, 2010 en 9:08 PM

    Hola Jaime,

    te acabo de leer, y te agradezco que distingas entre catalanes y clase política catalana, no siempre se hace. También acabo de enterarme del resultado de la votación (68 votos favorables, 55 en contra y 9 abstenciones) y no me parece tan desastroso como esperaba, habida cuenta de lo politizado que está el debate taurino en Cataluña, como tú muy bien señalas. Aunque por lo visto algunos corresponsales extranjeros opinan que han pesado más las consideraciones humanitarias que las nacionalistas. No sé… Por otra parte quiero felicitarte por tu sinceridad y honestidad al hablar de la caza. A mi me pasa algo parecido con los toros, me gustan pero ante un “protector de los animales” de buena fe, mis argumentos no son muy sólidos. La canción buenísima.

    • 29 julio, 2010 en 12:31 AM

      Hola Pepe
      Gracias por tu comentario.
      La canción no la escuchaba desde que era chavalín, pero la recordaba y me pareció adecuada. Hay veces que hago al revés. Quiero meter una canción determinada y me pongo a pensar qué tema le iría a esa canción.
      Nunca se me ocurre enjuiciar o glosar conductas de colectivos, sean catalanes, andaluces, mujeres, chinos o madrileños. Sí que hay rasgos culturales que se identifican más con determinados grupos, pero no conductas.
      Y, hablando de clases políticas, si que tiene sentido hablar de sus conductas, primero porque nos influyen directamente y segundo porque -con muy contadas excepciones- se mueven en conjunto, según su ideario, su interés, o las instrucciones que reciben.
      Pero sucede que en las últimas entradas me he concentrado en políticos catalanes nacionalistas porque lo del senado y lo de los toros han sido entradas muy seguidas. Pero aseguro que no tengo fijación.
      Un abrazo

  5. Cosimo Piovasco di Rondó
    30 julio, 2010 en 12:25 PM

    La motivación de cualquier decisión es importante, cierto, pero más lo es la decisión en sí, aquello de mirar la luna y no el dedo que la señala. Con este asunto me parece que se están desviando las balas. Cuando leo un texto, cuando escucho una opinión, cualquiera que sea el debate (crítica literaria, opinión política etc..) me interesa el fondo del asunto, con independencia de que pueda compartir valores con la persona que lo escribe o que la emite, con independencia de que pueda esconder un interés personal a favor, un resentimiento en contra o cualquier otra motivación, espuria o transparente. Porque las opiniones que critican la decisión del Parlament por ser “antisepañola” más que “antitaurina”, ¿no cojean del mismo pie, que no es otro que la motivación que tal opinón esconde?

    Con esto quiero decir que el debate debería centrarse en toros si, toros no y reconozco que no tengo clara mi postura, como en muchas de las cosas, veo razones de peso en ambos puntos de vista. En estos casos suelo utilizar la regla del extraterrestre: si yo fuera un extraterrestre, me llevaran a una corrida y en mi mano estuviera prohibirla, sin duda lo haría. Pero es un argumento muy simplista, lo reconozco.

    Abrazos a todos de Cósimo Piovasco di Rondó.

    • 30 julio, 2010 en 2:38 PM

      Dichosos los ojos que de nuevo te leen, Cosimo.
      En mi reflexión sobre este asunto, verás que no enjuicio ni critico la decisión del Parlament y tan sólo apunto que, aunque la iniciativa de PROU tuviera origen humanitario, el proceso político ha sido eso: político puramente.
      Por tanto, me he centrado -reconozco que superficialmente- en ese aspecto político y en la hipocresía que destila el comportamiento de los partidos.
      Y, dicho eso, sinceramente no creo que mi opinión sobre tal comportamiento daba ser tildada de “política” y, mucho menos, de anticatalanista. Pero cada uno está en su derecho de opinar sobre opiniones o de juzgar opiniones.
      Si tuvieramos que debatir la decisión en sí, lo que tu llamas fondo del asunto -o la luna en la metáfora-, me pasa lo que a tí. No lo he madurado y no tengo criterio. Pero se me ocurre pensar que muchísimos otros sí lo tienen y que en un asunto como este quizá no sea lo mejor prohibir, en todo caso, educar. Las corridas tan sólo perjudican al toro, que muere en la plaza (y no me quiero referir al riesgo del torero, porque este torea voluntariamente) “después de haber vivido como un rey en las dehesas”, como leo en un artículo de prensa hoy. Porque si debiéramos centrarnos en el sufrimiento -la sensibilidad- de quienes no quieren ver sufrir al animal, hay tantas cosas que abolir -entre ellas la caza, los famosos “correbous”, y las cárceles de animales- que esto sólo debería ser el principio.
      El extraterrestre prohibiría tantos comportamientos humanos……
      Un abrazo

  6. Cosimo Piovasco Di Rondò
    30 julio, 2010 en 4:45 PM

    Oiga usted Don Jaime, que yo no he dicho que su opinión sea política, que sus opiniones son siempre medidas y bien argumentadas y con un esfuerzo razonable de buscar el punto más objetivo posible dentro de las subjetividades de cada uno. El debate, en su fondo, es complicado, cierto y sí, probablemente yo me inclinaría más por “educar” y que luego lo demás caiga por su propio peso. El extraterrestre no vale para todo. En cuanto a la cuestión catalana, dos apuntes solamente, que no tratan de refutar nada de lo que has dicho, sino de ampliar el debate:

    (a) El hecho de que los catalanes (o determinados grupos sociales dentro de Cataluña representados en el Parlament) rechacen las corridas de toros puede bien deberse a que no comparten las mismas tradiciones que el resto de españoles, sin que ello deba interpretarse como un rechazo a la identidad española.

    (b) El otro día se me ocurrió ver la tele (la veo poco), zapeando llegué a dos tertulias, una en Veo 7 (creo que se llamaba así) y otra en Intereconomía. Me reservo la opinión sobre el sesgo de ambas (¡¡como es posible que este tipo de TV esté dominando el espectro de la TDT!!), pero lo que me pareció absolutamente impresentable eran los mensajes de sms en la parte inferior de la pantalla, los insultos a Cataluña y a los catalanes … me pareció indignante. Conozco muchos catalanes que se sienten españoles (probablemente a diferencia del sentirse español de un castellano o de un andaluz, pero totalmente válida, véase el ejemplo de la “roja” y cómo ha integrado sentimientos), pero que se están sintiendo estigmatizados por cómo se ven las cosas desde el otro lado. Pongámonos también en los zapatos de los otros.

    • 30 julio, 2010 en 11:23 PM

      No se me ofenda señor Barón, quizá me sentí aludido en la última frase del primer párrafo de tu comentario.
      En cualquier caso, lo que necesita este pobre blog es debate por parte de quienes lo leen e ideas de quien lo escribe. Conforme uno u otras vayan acabándose, el blog irá languideciendo. De modo que adelante.
      (a) Por principio (al menos en nuestro sistema electoral y práctica política), y muy especialmente observando el día a dia de la política, el hecho de que determinados grupos sociales piensen que tienen “representantes” en el parlamento (vale tanto para el nacional como para los autonómicos) no implica que estos “representantes” les representen realmente. Me refería a eso en mi entrada al decir “…porque, como sucede con muchos de los asuntos de actualidad en esa región, léase Estatut, consultas de independencia, política lingüística, etc., el interés real de los ciudadanos no corre parejo con el de sus políticos.”.
      Pero en fin, al menos ERC, y creo que IC, incluían este asunto en sus programas. De lo que no estoy segurpo es de que la mayoría de quienes han otorgado representación a CiU estén a favor de la abolición.
      Pero yo sigo insistiendo en que el proceso y la decisión final han seguido directrices políticas, si quieres llámalas identitarias, lo que es perfectamente compatible con el hecho de que los electores catalanes no tengan, en absoluto, motivación política ni identitaria en su deseo personal de que a los toros se les acaben sus días en catalunya o que acaben sus días en plazas catalanas.
      (b) ¡¡Pues queda otra que no has visto!! El trío de completa con Libertad Digital, que creo es del grupo de J. Losantos. Es curioso. En la TV analógica -exceptuamos las públicas autonómicas, la voz de su amo-, dominaban las “progres” (Prisas, Mediapros,..). Pero la digital la han invadido estas. No se como ha sucedido. Supongo que los grupos que las impulsan han sido más listos, pero tienes razón, escoran a la derecha de forma escandalosa. Todos dicen lo mismo; todos cobran por decir lo mismo.
      Tu final es un lema indio: “Antes de juzgar a una persona, camina durante tres días con sus mocasines”.

  7. Belén
    30 julio, 2010 en 10:47 PM

    Después de días y días de escuchar la radio y leer periódicos he llegado a la misma conclusión que muchos de vosotros y es que no puedo creer que la mayoría de los catalanes no se sientan españoles por lo que seguramente será otra vez “cosa de políticos”.

    Todos sabemos que una gran porcentaje de ellos son descendientes de otros lugares de España, sin ir más lejos: ¿Recuerdan ustedes las balanzas Dina que estaban en todos los comercios hace muchos años?Esa empresa fue fundada por los hermanos de mi bisabuela, la cuál les ayudó en esta tarea.Por este motivo todos decidieron continuar allí su vida, pero ninguno olvidó sus raices, de tal manera que tenían su corazón dividido.

    Este es un ejemplo más para no poder creer que exista otra razón que no sea la política.

    Y sí, Cósimo, yo también he escuchado disparates en ambos sentidos.Por un lado escuché y no recuerdo en qué cadena de radio (porque estaba en el gym)que querían eliminar de las tiendas las muñecas flamencas (que absurdo) y por otro lado sentimientos en sentido contrario.

    Si miramos todo ésto desde el punto de vista del sufrimiento de un animal, yo tampoco sabría en qué lado ponerme, pero me parece absurdo que esta forma de arte (como es el toreo) se prohiba mientras otros tiran cabras desde lo alto de un campanario.Como dijo Chiky, el toreo es un “cuerpo a cuerpo”.Que conste que no entiendo una palabra de toros a pesar de haber asistido a varias.

    Sigo pensando desde que Jaime abrió este blog que hay cosas más importantes por las que preocuparse en este momento, pero por lo visto a los políticos no les interesa.

    ¿Qué está pasando?

    Belén.

    • 30 julio, 2010 en 11:45 PM

      Hola Belén.
      Yo creo que lo de las muñecas tiene algo de intoxicación. Algo debió de decir un Conseller de ERC, Josep Huguet, que ha sido traducido por los liantes como “otra decisión antiespañolista”.
      En realación con el toreo como arte, que desde luego creo que sí lo es, he leido hoy un artículo de un poeta valenciano, Francisco Brines, del que nada antes había leido, que daba cierta vergüenza ajena.
      Besos

  8. Belén
    31 julio, 2010 en 9:37 AM

    Si, Jaime, un arte que ha dado lugar a literatura.

    Cuando escuché la noticia me vinieron a la mente esas imagenes mil veces reproducidas de Hemingway y de Ava Gardner en los toros y buscando información descubrí que “El Cossío” realmente fue idea de Ortega y Gasset, que pensó que José María de Cossío sería la persona idónea para llevar a cabo este Tratado.Pero seguí buscando y buscando y… cuan grande fue mi sorpresa cuando descubrí, en el mundo de mi ignorancia, que Miguel Hernández participó en la elaboración de algunas páginas de esta obra.

    Increible.

    Belén.

    PD: A mi me parece de risa que se haya llegado a nombrar a “la muñeca gitana”, tanto que llevo un día con un “serio conflicto interno”: ¿Si compro una por doce eurillos me echarán de casa?Si me echan, que conste que no es por sentimientos antiespañoles.Es una broma.

    • 1 agosto, 2010 en 11:42 PM

      Belén, que sí, que digo que es arte. Pero el artículo de Brines me pareció tan cursi y tan recargado que daba vergüenza.
      A pesar de que mantengo que ha habido intencionalidad política en la decisión del Parlament, el manejo que se está haciendo a posteriori, por unos y por otros de este asunto resulta penoso; esa identificación de los aficionados como la derechona de toda la vida y de los “abolicionistas” como progres de buen corazón, con los del PSOE navegando entre dos aguas y los del PP con su Santiago y Cierra España, termina hartando.
      Y ¿qué tiene de increible que Miguel Hernandez participara en la elaboración del Cossío?
      Besos

      • Belén
        2 agosto, 2010 en 2:09 AM

        Si, yo también veo cursi ese artículo y también sé que opinas que es un arte.Solo era una manera de comenzar mi comentario.

        Respecto a que Miguel Hernandez participase en la elaboración del Cossío, era algo desconocido para mi.

        Con la palabra: “increible” quería decir algo así como: “¡Cáspita!¡Que cantidad de historia tienen “los toros” en España y nos los queremos cargar!”

        Por otro lado, el otro día me comentó una persona que el toro bravo solo existía ya en España, en el sur de Francia y en Italia (si no me equivoco o si no recuerdo mal), precisamente porque existían las corridas de toros, de manera que al no servir para nada más, lo más probable es que se extinguiese si finalmente se extendía esta prohibición a otros lugares de España.

        No tengo ni idea acerca de otros “usos” del toro bravo.

        Para “don Jaime, el incendiario” (una broma).

        Besos.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 760 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: